Manual para no legalizar la mariguana

¿Es usted un prohibicionista de closet? ¿Se opone a la mariguana legal, pero no quiere ser condenado al ostracismo en la Condesa? ¿Quiere aureola de reformista, pero garantía de que nada cambie? Nada tan fácil: sólo siga estos siete sencillos pasos.

  1. Presente varias iniciativas sobre mariguana, al mismo tiempo, en diversos espacios legislativos, con propósitos distintos e instrumentos contradictorios. Así se asegura que nadie controle el mensaje, cualquier vocero parezca confundido y los medios publiquen lo que Dios les dé a entender sobre el tema.
  2. Consiga que ninguna de las iniciativas tenga respaldo multipartidista, que todas vengan del mismo partido y, si se puede, de la misma corriente del mismo partido. Así, el tema queda inserto en conflictos políticos más grandes y acumula desde el arranque rechazos que nada tienen que ver con la sustancia.
  3. A alguna de sus propuestas, póngale un título realmente ganador como “iniciativa de reformas para la reducción de riesgos y daños en el aprovisionamiento y uso de la cannabis.” Ya con eso se fue la mitad del tiempo cuando vengan las entrevistas.
  4. En su iniciativa local, no legalice ni despenalice nada. Simplemente proponga un sistema de tolerancia a la ilegalidad. Sus aliados le llamarán “regulación del principio de oportunidad” y asegurarán que algo similar sucede en Holanda, pero no se preocupe: ineludiblemente se va a interpretar, en los partidos, los medios y la opinión pública, como un mecanismo para institucionalizar la simulación.
  5. Incorpore frases como la siguiente: “El SiRe se compone del SIRRD, las Comisiones de Disuasión, y la aplicación del Principio de Oportunidad a los delitos contra la salud de competencia concurrente en el Distrito Federal, con la finalidad de proporcionar información a los usuarios de substancias psicoactivas ilícitas para que puedan, responsablemente, minimizar los riesgos y daños de su conducta, así como los asociados con el aprovisionamiento de la cannabis.” Enough said.
  6. Incluya entre sus iniciativas un mecanismo notoriamente inaplicable, algo así como un semáforo para narcotienditas, para informarle al público si un vendedor de drogas ilegales cumple con “todas las Medidas Mínimas de Reducción de Riesgos y Daños” (así, con mayúsculas). Con eso, se encarga usted de que surjan preguntas obvias y sin respuesta, tales como: ¿qué narcomenudista en sus cabales va a permitir que lo inspeccione la autoridad? ¿Cómo evitar que, además de tráfico de drogas, surja un tráfico de semáforos?
  7. Asegúrese de que ninguna de sus iniciativas incorpore algún mecanismo tributario. Ningún impuesto, ningún derecho. Nada de nada. La recaudación propuesta debe ser cero pesos con cero centavos. Así las medidas de control sanitario se quedan sin fondeo, no hay cobro a probables externalidades ni manera de atraer a ciudadanos escépticos con la mariguana, pero que tal vez quieran mejores escuelas o más clínicas o algo de infraestructura urbana.

Con esta sencilla receta, usted podrá en pocos días:

  • Sembrar confusión general sobre la naturaleza de las propuestas
  • Acumular el rechazo de 25 de 34 legisladores locales del partido que propuso la reforma.
  • Conducir al partido político que introdujo las iniciativas a tratar de salvar cara y proponer una consulta que, a la luz de encuestas recientes, no puede más que saldarse con un no rotundo.
  • Con algo de suerte, lograr que el Jefe de Gobierno del Distrito Federal declare lo siguiente: “Todavía hay mucho debate en donde dicen ‘es que no se debe legalizar la marihuana’, todos estamos de acuerdo en que no se debe partir de un enfoque recreativo, por supuesto que no”.

Como ve, es posible tenerlo todo: prohibición y aplausos, statu quo e imagen de reformismo. Todo es cuestión de no cuidar los detalles, privilegiar los símbolos sobre los resultados, legislar para los reflectores, utilizar la mariguana para ganar puntos en otras batallas. Aviéntese, usted puede, saque sin sacar al prohibicionista que trae dentro.

PD: las opiniones de este artículo son enteramente personales y no reflejan necesariamente las posturas institucionales del IMCO.

PD2: por si los interesa, estoy a favor de la producción, consumo e intercambio legal de la mariguana. Estoy, sin embargo, en contra de las iniciativas que están en la mesa y, más aún, del proceso político que se ha seguido.

Close
Comentarios