Para suplir a Mondragón

¿Quién sustituirá a Manuel Mondragón? Ni idea ¿Quién debería sustituirlo? No lo sé. Pero, en mi humilde opinión, el nuevo Comisionado (o Comisionada) Nacional de Seguridad debería ser un civil, no un militar.

Manuel Mondragón y Kalb ya no es el Comisionado Nacional de Seguridad. Así lo anunció ayer, en Twitter, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

¿Quién lo sustituirá? Ni idea ¿Quién debería sustituirlo? No lo sé. Pero, en mi humilde opinión, el nuevo Comisionado (o Comisionada) Nacional de Seguridad debería:

  • Ser un civil, no un militar: no tengo nada en contra de los oficiales del Ejército o la Marina, pero es importante hacer distinciones entre la función militar y la seguridad pública. Eso empieza (debe empezar) desde la cabeza de las instituciones federales de seguridad pública.
  • Ser un funcionario con experiencia en tareas de seguridad pública, no un policía: el Comisionado Nacional de Seguridad no es el jefe de la Policía Federal (para eso está el Comisionado Galindo o quién lo sustituya). Su rol es gobernar el aparato federal de seguridad pública, no tomar decisiones operativas. Debe entender del tema, pero con distancia crítica frente al cuerpo policial. Como símil, el secretario de Educación debe saber de la materia, pero no ser un maestro en activo: eso le restaría autonomía para la toma de decisiones.
  • Estar comprometido con la reforma policial: las policías en México son obra en construcción (para decirlo gentilmente). Salvo excepciones, son cuerpos mal pagados, mal entrenados, mal equipados, poco motivados, terriblemente vulnerables a la corrupción y la intimidación. Para modificar esa realidad, se requieren muchas reformas: desde el establecimiento de normas homogéneas de reclutamiento y profesionalización hasta el fortalecimiento de las unidades de asuntos internos, pasando por la construcción de un régimen de seguridad social para los policías. Nada de eso es fácil ni rápido. Por tanto, resulta indispensable que el nuevo Comisionado esté plenamente comprometido con la agenda de reforma policial, no sólo para transformar a la Policía Federal, sino para proveer liderazgo en el proceso de cambio tanto a nivel estatal como municipal.
  • Estar abierto a la supervisión y el escrutinio externos: los mejores cuerpos de seguridad del mundo son los más sujetos a vigilancia y control desde fuera de la corporación. Ojalá, el nuevo titular de la CNS esté no sólo comprometido con la transparencia y la rendición de cuentas, sino abierto a innovar con mecanismos de supervisión. El INSYDE, por ejemplo, ha propuesto desde hace años la creación de un auditor policial externo. Sería un gran gesto para la sociedad civil por lo menos explorar la posibilidad de explorar esa idea.

Hay otras características deseables de un candidato ideal (p.e., comodidad con enfoques cuantitativos, experiencia en temas internacionales, interlocución probada con la sociedad civil, etc.), pero no son esenciales. A mi juicio, lo fundamental es que el nuevo Comisionado (o Comisionada) esté comprometido con a) el control civil sobre las fuerzas de seguridad, b) la reforma institucional, y c) la fiscalización externa. Con eso, yo me daría por muy bien servido.

 

@ahope71

 

Close
Comentarios