#Revolution 2.0 #LaVirtuosaHerramienta

“Si un grupo de personas piensan lo mismo, o por lo menos una comenzó creyendo algo y obligó a rezar fe en eso a otras personas y se asientan en algún lugar es claro que eso va influir en su alrededor. El lugar se va a convertir en el pensamiento, y el pensamiento en el lugar . .”

-Stephen Dedalus- Retrato del artista adolescente, James Joyce.

“A este mundo se ha venido a todo,  menos a parecer un cobarde.”

Ernest Hemingay-

 

A raíz de los hechos suscitados posteriores a la publicación de mi carta abierta a la diputada Mendicuti, medité en silencio que si alguien me hubiera asegurado dos años atrás, que me convertiría en una “activista” en las redes sociales, le hubiera recomendado la valoración inmediata de un neurólogo.  En ese entonces, me limitaba a usar el correo electrónico con la misma cuenta bautismal de mi ingreso a internet –y que aún conservo- con la reticencia natural que me ha distinguido para integrarme a nuevas tecnologías.  Hoy día, me he convertido en una muy entusiasta usuaria de las plataformas de facebook y twitter,  comparto a la par de un gran número de personas la idea de que las redes sociales ocupan un lugar imponderable en el avance de la comunicación en la sociedad moderna. El uso que desee darle el usuario a estas herramientas, es meramente personal, cada uno decidimos el color de nuestras ropas así como las cualidades de nuestro perfil público.

Antes y después del acoso y las agresiones anónimas, he recibido una cascada de apoyo, solidaridad,  de gente que se ha indignado, pero también que me ha preguntado: ¿qué hacemos?

La respuesta es simple: #Revolucion2.0


Porque no basta demandar rotundamente una renuncia. Mañana se va Mendicuti, pero pasado mañana puede llegar uno peor, mucho peor.

Necesitamos urgentemente en nuestro carácter de ciudadanos y contribuyentes, EXIGIR cuentas porque es nuestro derecho, porque hay leyes laxas que permiten atrocidades como una Mendicuti presidiendo cultura (¿quién estará en educación o seguridad pública?), porque hay leyes que proponer, candados que colocar. ¿Quién lo va a hacer? ¿Los legisladores? ¡Claro que no!,  no les importa, a nosotros debería.

Orquídea Fong, Ana Laura Santos, Luis Muñoz Oliveira, Ari Volovich y yo, hemos redactado un documento esperando hacer eco en la conciencia ciudadana. Este no es el gobierno que merecemos, construyamos juntos, el gobierno que queremos.

Si comparten nuestra misma visión, súmense a la causa. Ya lo escribí alguna vez, México necesita una auténtica revolución emanada de las ideas, de las grandes ideas. . .¿por qué no una #Revolucion2.0 ?

 

Carta abierta a la ALDF

La democracia mexicana es débil, adolece de corrupción, de violencia, de derechos que el Estado no puede garantizar, de legisladores que entienden su puesto como un negocio particular. Una vía para avanzar sus intereses personalísimos y también, -el recuento no es exhaustivo- de una ciudadanía inculta y poco entendida, que no asume la importancia de la crítica, de la evaluación, de exigir resultados, de participar en la “razón pública”. En este tenor, digamos que tampoco los políticos están acostumbrados a que los escruten, no dudamos que sea parte de la herencia autoritaria.

A sabiendas del pobre debate que alimenta la discusión sobre el interés común y en nuestro carácter de ciudadanos, intentando ejercer nuestra civilidad, señalamos con cierto ahínco un caso muy concreto que nos llamó la atención, todo a partir de una serie de artículos publicados en distintos medios de comunicación. Nos referimos al Caso Mendicuti.

Edith Ruiz Mendicuti, diputada de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF),  reconoció públicamente que no le interesaba presidir la Comisión de Cultura de la ALDF, sin embargo, fue la que “le tocó”. La diputada también afirmó que no leía novelas, confundió a José Emilio Pacheco con Tennessee Williams, sugirió prohibir el perreo en las escuelas bares y cantinas, e insinuó que sería mejor que los niños se vistieran de charro. También propuso un exhorto para que la Secretaría de Gobernación clasifique la música y así se evite, según ella,  que el Heavy Metal (entre otros géneros) llegue a los adolescentes y se convierta -afirma la diputada- en una mala influencia para ellos.

Es claro que Mendicuti carece de la formación adecuada para presidir la Comisión de Cultura.

A esto se sumó la circulación de una versión no corroborada y aparentemente falsa (publicada por El Universal) de que ganaba 400 mil pesos, esta versión encendió los ánimos de muchos, que sea falsa no demerita nuestras exigencias. La diputada recibe un salario de poco más de 50 mil pesos y, eso sí,  cerca de 180 mil para su módulo de atención ciudadana. Por supuesto, no rinde cuentas claras de cómo utiliza estos recursos, no está obligada por las normas de la ALDF. También se hizo público que empleó a su prima Silvia Ortíz Mendicuti como coordinadora de dicho módulo, este último dato de nepotismo está comprobado, basta revisar la información pública que se encuentra en la página de la ALDF.

Además de todo lo anterior, Mendicuti es la legisladora que, sin justificante alguno de por medio, acumula más faltas en la Asamblea (no asistió a 14 de 15 sesiones). Es preocupante que a pesar de que el artículo 24 de la Ley Orgánica de la ALDF sea explícito al respecto, no se hayan tomado las medidas que la propia ley señala:

Artículo 24 .-El Diputado que no concurra a una sesión del Pleno, sin causa justificada o sin permiso de la Mesa Directiva, no tendrá derecho a la dieta correspondiente al día en que falte. . . exceptuando las inasistencias por causas médicas, los diputados no podrán justificar más de cinco ocasiones consecutivas en un mismo periodo ordinario y en más de tres durante la diputación permanente.  . . El diputado que no asista a reuniones de Comisión o Comités y reúna más de tres faltas consecutivas, sin justificación alguna, causará baja de la misma, la cual, será notificada por el Presidente de la Comisión o Comité respectivo ante la Comisión de Gobierno y avalada por el Pleno de la Asamblea Legislativa

Por todo lo anterior, nos pareció un caso suficientemente nítido como para utilizarlo en nuestros reclamos ciudadanos. Así, pensamos que debíamos exigir que justificara su posición diciéndonos por ejemplo,  a quiénes contrató para que fueran sus asesores y con qué credenciales cuentan, o bien,  que renunciara a presidir la comisión de Cultura.

Publicamos una carta en http://www.ipetitions.com/petition/justificacionorenuncia/ que ha reunido hasta el momento 596 firmas, entre las que se encuentran las de ciudadanos notables, con amplia trayectoria en el  ejercicio de cultura, las artes y la creación literaria, periodistas, locutores  y cientos de ciudadanos que expresan su indignación mediante una silenciosa rúbrica electrónica. La diputada, por supuesto (no están acostumbrados a que los escrutemos), dijo que buscábamos hueso y que éramos los de siempre, no contestando absolutamente nada de lo que se le pidió en el documento.

En el camino fuimos averiguando detalles: el nepotismo no está prohibido en la ALDF, así que la diputada no actuó de forma ilegal, aunque sí de manera inmoral,  al contratar a su prima. Averiguamos también que amenazó con renunciar al PRD, pero debido a que en esta legislatura la mayoría de dicho partido en la Asamblea es mínima (basta la baja de un diputado a la fracción para que esta se esfume), el Jefe de Gobierno se reunió con ella y la convenció de quedarse. Esto último, echó luz a lo improcedente de nuestra exigencia: la diputada, sin quererlo, es pieza clave en el equilibrio de dicho organismo local, casi podemos decir que su renuncia a la Comisión no depende de ella.

Todo lo anterior nos hizo pensar que más que centrarnos en la renuncia de la diputada a la Comisión debemos exigir que la Ley Orgánica y el Reglamento Interno de la ALDF establezcan un procedimiento claro y basado en méritos para elegir a los presidentes de todas las comisiones. Además, nos parece fundamental que hagan obligatorio que las comisiones contraten asesores expertos en la materia de cada una. También es necesario exigir que se prohíba el nepotismo en todos los niveles, no sólo para cargos como la Oficialía Mayor. Por otro lado, es indispensable que se establezcan los mecanismos para que los diputados y la Asamblea rindan cuentas de cómo utilizan, por ejemplo, las prerrogativas que se otorgan para cada uno de los módulos de atención ciudadana, no es posible que se siga utilizando  el dinero público como si fuera privado.

Seguiremos exigiendo. El caso de la diputada Mendicuti  no es de ninguna manera aislado, si bien ha servido para manifestar rotundamente nuestro repudio e indignación a la forma en la que se hace política. La labor de construir una sociedad menos injusta está en nuestras manos, asumamos la responsabilidad de exigir, tomemos la iniciativa de impulsar leyes desde la trinchera ciudadana.  Podemos, la pregunta es: ¿Quién se suma?

Atentamente.

Luis Muñoz Oliveira, Orquídea Fong, América Pacheco, y quien se sume.

P.S. si estás de acuerdo con estos planteamientos pega esta carta en tu blog, difúndela por Twitter, Facebook, mail, o de manera personal.

Close
Comentarios
  • Rubio González

    Ustedes que están más cerca de la información tal vez puedan saber ¿cuáles son los instrumentos legales que tenemos los ciudadanos para exigirle al legislativo? Pienso, en efecto, en los diputados que no asisten, pero no solo de la Asamblea, sino de la Cámara de Diputados. Pienso en la ratificación del Auditor en Jalisco, después de haber recibido 10 millones de pesos… Esas cosas, pues. ¿Podemos hacer denuncias formales, dónde poner una queja?

    Son buenas las cartas, y voy a pegar la suya en mi blog, pero habrá también que arroparlas de procedimientos administrativos y legales.

    Gracias, y saludos.

    María Luisa