Perfil El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE.

Ver Más

Pacto por México: Fase Dos

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

El Pacto por México me ha dejado con un mal sabor de boca, no sólo por sutil evocación al “Pacto de Solidaridad Económica” zedillista y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento Económico de Miguel de la Madrid (PECE), ya que un acuerdo que busca crear una sociedad de derechos y libertades debe ir acompañado con un compromiso de facto con la paridad, de lo contrario los derechos humanos a los que se refiere son demagogia. Sin paridad en el gabinete hay un mensaje de tolerancia a una sociedad desigual donde las estructuras políticas y económicas que no corresponden con la realidad demográfica  de hombres y mujeres: Más de la mitad de la población pero la tercera parte del legislativo, por poner un ejemplo ¿Cómo se puede pensar en una reforma estructural sin la participación de las mujeres y sin el compromiso específico de mejorar sus condiciones?

Acertadamente ha sido llamado un Pacto de caballeros, ya que falla al no mencionar  compromisos específicos con la igualdad de género. La palabra mujer o mujeres no está presente en el texto, sólo al referirse a ellas como madres en el compromiso al “Seguro de Vida para Jefas de Familia”. Pensar en que hay referencias específicas a la salud reproductiva,  el embarazo adolescente o la mortalidad materna es sin duda un sueño, mucho menos al considerarlas como elemento indispensable en el combate contra la pobreza y el cambio climático o para establecer criterios de acción afirmativa en compromisos tales como el ciencia y tecnología para el aumento en  “el número de investigadores.”

La siguiente fase del debate sobre el Pacto por México está por comenzar. Tras la aprobación del Presupuesto de Egresos 2013 y con la posibilidad de un acuerdo en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), es ineludible hablar de la  ampliación de los temas y los actores involucrados en el Pacto.  Por ejemplo, hay presión de organizaciones de la sociedad civil para que un diálogo social acompañe el proceso de planeación democrática. Por otra parte, al parecer parte del consenso en el PRD sería la de exigir la ampliación de la discusión.

Además, con la posibilidad de tregua entre las corrientes orquestada por Manuel Camacho, parte del consenso perredista sería la de exigir “abrir el abanico de discusión” para reformas más allá del Pacto, como lo declaró Silvano Aureoles.  Este acuerdo pondría fin a la crisis que inició el 25 de noviembre con la firma de Jesús Zambrano. La idea de ampliar las reformas le otorgaría al PRD la posibilidad de insistir en ampliar el contenido de derechos humanos y perspectiva de género del Pacto, al tiempo que acotaría el tiempo legislativo dedicado a las iniciativas presentadas a través de iniciativas preferentes, como ya han declarado tres coordinadores legislativos en el Senado.

Otros actores, en todo el país, reclaman su participación en la ampliación de este Pacto. Espacio social para el Diálogo Estratégico, una iniciativa que han promovido Incide Social, Ririki Intervención Social, Sin Fronteras IAP, Católicas por el Derecho a Decidir, Cauce Ciudadano, entre otras organizaciones, han elaborado un posicionamiento sobre la Política Social desde los Derechos Humanos para el Pacto por México en el que piden iniciar un diálogo social que forme parte de las consultas que por Ley se deben realizar para formular el Plan Nacional de Desarrollo que debe estar listo en 5 meses. La propuesta no sólo se fundamenta en el artículo 26 constitucional sobre el proceso de planeación democrática, sino también en el cumplimiento de las obligaciones del Estado Mexicano con los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.

En este posicionamiento, las organizaciones reconocen que los 95 compromisos incluidos en el Pacto son una plataforma valiosa para un diálogo amplio con pluralidad y diversidad, sin embargo no puede realizar sin incluir a las voces de la sociedad civil organizada y a la ciudadanía en general. El documento ha sido suscrito por organizaciones de todo el país, incluyendo a redes de organizaciones y personas, sin duda recoge el sentir de la ciudadana de a píe que mira con escepticismo los acuerdos entre partidos políticos.

Hablando de escepticismo, hay que mencionar la crítica de México Evalua al sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que “no contempla la generación de consenso en objetivos y no promueve la articulación efectiva de metas de corto plazo con las de mediano y largo alcance”. El principio de éxito es la instrumentación del Plan, y para ello es necesario reformar el artículo 26 constitucional y la Ley de Planeación, incluyendo la rendición de cuentas, el reparto de responsabilidades y la revisión del ciclo del presupuesto-gasto. Esto no será posible ya que se preparan las reformas a telecomunicaciones y la reforma  hacendaria, la instrumentalización del Plan Nacional de Desarrollo no forma parte del Pacto por México .

En el presupuesto aprobado, el Anexo 12 se refiere a los recursos etiquetados para los programas de mujeres e igualdad de género, y por ley los recursos serán vigilados a través de la Cuenta Pública, tendrán reglas de operación revisadas por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria y el Instituto Nacional de las Mujeres, y las dependencias que los ejerzan están obligadas a informar de los resultados y crear padrones de beneficiarios y beneficiarias para reflejar en un matriz de indicadores resultados desagregados, al menos por sexo y entidad. Aunque es un candado para asegurar que los $18,760,618,532 pesos serán gastados de acuerdo a los objetivos y será posible evaluar su desempeño e impacto, al leer los rubros del Anexo 12, hay rubros tales como el de “Actividades de apoyo administrativo” de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por $15,808,965 que me despiertan suspicacia sobre la manera en la que cumplen con el objetivo de lograr la Igualdad de Género. Sin embargo hay un ejemplo demoledor, ¿Cómo asegurar que los $17,773,718 que se destinaron en este Anexo para que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos promuevan efectivamente la igualdad entre hombres y mujeres cuando la responsable del programa de igualdad, Emilia Montejano Hilton no sólo es una negacionista del derecho a decidir sino que usa el presupuesto para hablar de la “ideología de género” y “valores universales” y es incapaz de publicar un informe especial de los años 2011 y 2012?

La Ventana de oportunidad se está cerrando, mientras el diálogo social alrededor del pacto esté limitado y una reforma indispensable para asegurar un plan Nacional de Desarrollo efectivo no sea ni considerada, sin la ampliación de sus temas para rectificar sus omisiones en materia de género e igualdad, el Pacto por México será sólo un eslogan, una manera del régimen de servirse de la eficacia simbólica de un déjà vu de tiempos mejores, que para las mujeres nunca lo fue.

 

* Omar Feliciano es responsable de Medios Digitales de GIRE.

 

 

Related

Deja un comentario