Perfil El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE.

Ver Más

El fácil trabajo de criminalizar a las víctimas

Por: Ana Ávila (@anaavilamexico)

 

La joven fue exhibida ante los medios de comunicación como carne de cañón. Los reporteros le lanzaban preguntas, los fotógrafos no dejaban de disparar, el camarógrafo le apuntaba en la cara un reflector que, aunado a la vergüenza, la forzaba a bajar la cabeza. Luego de que la Policía Naval la detuviera, la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI) llamó a los periodistas para que la lincharan, perdón, la entrevistaran por el delito que había cometido.

Veracruz se ha convertido en uno de los estados más violentos del país. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha reportado que se encuentra entre los 10 estados que más bajas causan al Ejército. En el sexenio pasado, se tuvo que implementar el programa Veracruz Seguro para que las fuerzas armadas junto con la Secretaría de Seguridad Pública estatal y federal coordinaran acciones para resguardar a la ciudadanía. Además, están los asesinatos a periodistas.  Durante 2012, recuerdo a la organización Artículo 19 reportando una tras otra la muerte de los periodistas en aquel estado del Golfo. Regina Martínez, Guillermo Luna, Gabriel Huge, Esteban Rodríguez, Víctor Manuel Báez.

Los servidores públicos de Veracruz invirtieron recursos públicos y horas de trabajo en buscar a Laura, le pongo así para no criminalizarla una y otra vez, usaron oficinas de la AVI, mandaron invitaciones de prensa, dieron entrevistas para dar cuenta de lo sucedido y, desde luego, alzarse el cuello con una detención más.

Laura vive en una unidad habitacional de interés social. Tiene 20 años, es mamá de una niña de seis y trabaja para aportar al gasto del hogar. Menciono su situación por dos razones: 1) el contexto nos ayuda a tomar distancia, a ver a la mujer y no a una criminal sin escrúpulos, 2) su situación social y económica nos muestra que es mucho más fácil hacer una detención a una mujer en condiciones así, que a un integrante del crimen organizado o a un funcionario público vinculado con éste. De hecho, Laura aceptó entregarse cuando la fueron a buscar a su casa. No hubo uso de la fuerza. Seguramente ese día los funcionarios públicos involucrados en su detención pudieron ir a comer tranquilos, sin exabruptos y con sensación de “misión cumplida”. Felices de haber mostrado a los veracruzanos, a través de los medios, que la razón para pagarles con dinero público estaba justificada.

Laura decidió interrumpir un embarazo no deseado. Se tomó unas pastillas y cuando sintió las contracciones se salió a un monte cerca de su casa. El acto privado convertido en asunto público. La maternidad, decisión tan personal, expuesta ante una moral colectiva. Los medios de comunicación en complicidad con las autoridades, dueños del vientre de Laura, se erigieron como conciencia pública y en su calidad de tribunal le impusieron la mancha perpetua de la culpa, el destierro social dentro de su misma comunidad.

En GIRE buscamos a Laura para saber cómo estaba, para preguntarle si quería ayuda psicológica o asesoría jurídica. Ella, golpeada, no quería nada de nadie. Desconfiaba, pues quién –después de semejante atropello— creería que la ayuda y la posibilidad de justicia existe.

Televisa Veracruz mostró la cara de Laura por 53 segundos, los diarios del estado la llamaron desalmada, mujer infiel, desnaturalizada. El cuerpo de una mujer convertido en cuerpo endemoniado. El cuerpo pecador por decir que no a la maternidad; por renegar del destino impuesto que ve a la mujer como un medio para un fin.  Claro, en la noticia se pone el foco en la manera en que tuvo el aborto, en lo crudo que suenan los hechos, pero se nos olvida que una mujer que ha llegado a la decisión de no ser madre, lo va a lograr, sin importar si existen los servicios de salud, las condiciones sociales y legales para hacerlo.  Si la interrupción del embarazo fuera legal en Veracruz, se resguardaría la integridad física de la mujer. Ya no sería una delincuente, sino una mujer que ejerce su derecho a decidir.

En Veracruz los periodistas son víctimas de la impunidad, de la displicencia de las autoridades, padecen los crímenes irresueltos de sus colegas y, desgraciadamente, los que hicieron pública la vida de Laura acabaron sirviendo a esa autoridad que los desdeña. Se prestaron a la parafernalia, al show barato. Sirvieron a sus victimarios. Sí, las conferencias de prensa hay que cubrirlas. Sí, también hay que llevar la nota todos los días y la de Laura estaba fácil, cumplidora, tenía el escarnio necesario. Y, ¿dónde está el reportero reflexivo, al que le duele la injusticia?, ¿dónde está el periodista que no se presta a complacencias, el que cuestiona, el que vigila el actuar de los servidores públicos?

El azul puerto de Veracruz con sus soleados cafés con leche en La Parroquia tiene como sombra a sus ciudadanos muertos, a la impunidad, al poder que se ejerce con autoritarismo, ¿por qué no ponemos el foco de la noticia en donde debemos y no en la cara de Laura?

 

*Ana Ávila es Coordinadora de Comunicación de GIRE.

Deja un comentario