Perfil El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE.

Ver Más

La madre que (no) te parió

Por: Isabel Fulda (@IFulda)

La gestación subrogada brinda una oportunidad a quienes por diferentes motivos no pueden tener un embarazo y quieren hacerlo. En los países donde no existe regulación o está explícitamente prohibida, la gestación subrogada es una práctica que ocurre de facto y, en la clandestinidad, se presta a grandes abusos. Su regulación puede ayudar a minimizar los daños relacionados con su práctica y a proteger los derechos de las personas involucradas. Recientamente se presentó ante la ALDF una iniciativa del PRD para crear una Ley de Gestación Subrogada en el Distrito Federal. Aunque atiende muchas de las críticas a iniciativas anteriores, contiene problemas graves.

La discusión en torno a la gestación subrogada involucra cuestionar uno de los supuestos más comunes acerca de la maternidad: la madre es quien gesta a un bebé en su útero; una es hija de la madre que la parió. Las regulaciones en el mundo son variadas y se relacionan con temas complejos como el cuerpo, el mercado y la familia. En algunos países, como India, la gestación subrogada está establecida como un servicio comercial del que se obtienen honorarios para la persona gestante. En otros, como Francia, se permite exclusivamente con fines altruistas. En México, no existe una legislación federal con respecto a la gestación subrogada, aunque se encuentra contemplada en los códigos civiles de Tabasco y, más recientemente, de Sinaloa.

En 2010, la diputada Maricela Contreras del PRD presentó una iniciativa para regular la gestación subrogada en el Distrito Federal que fue discutida, revisada y aprobada por el pleno de la ALDF; tras una moción suspensiva, fue turnada a comisiones. En marzo de este año, el diputado Carlos Hernández Mirón del PRD presentó una iniciativa que ha incorporado muchas de las críticas planteadas por GIRE al proyecto original, pero contiene tres problemas graves.

Primero, especifica que la persona gestante tendrá derecho a recurrir a la Interrupción Legal del Embarazo en los términos que el código penal del Distrito Federal señala, pero agrega que para ello necesitará el consentimiento ante Notario Público de los beneficiarios del convenio de subrogación. En el Distrito Federal, cualquier persona tiene derecho a interrumpir su embarazo dentro de las primeras doce semanas de gestación sin necesitar el consentimiento de su pareja ni de terceras personas. El texto de la iniciativa contradice la legislación local y la sentencia de la SCJN que especifica que la decisión acerca de la ILE corresponde exclusivamente a la persona gestante.

Segundo, establece que la persona gestante está obligada a proporcionar leche materna al recién nacido durante 6 meses. Esta obligación resulta escandalosa y excesiva, especialmente considerando que según la misma iniciativa el acuerdo de subrogación concluye con el parto. Además, la lactancia podría generar un vínculo afectivo entre el recién nacido y la persona gestante que dificultaría la renuncia a cualquier vínculo de filiación que se espera del convenio de subrogación. En todo caso, el acuerdo con respecto a la lactancia podría establecerse entre las partes, pero de ninguna manera debe ser una obligación descrita en la ley.

Tercero, a pesar de que la iniciativa establece que pueden ser beneficiarias del convenio de gestación subrogada la o las personas que así lo deseen —incluyendo parejas homosexuales o personas solteras—, el código civil del Distrito Federal continúa estando permeado por estereotipos e ideas tradicionales de la familia, por lo que se refiere a “los cónyuges” o a “el hombre y la mujer” cuando establece reglas de filiación en casos de reproducción asistida. La falta de armonización entre el código civil y la Ley de Gestación Subrogada provocaría serios problemas para determinar la filiación de los o las hijas que nacieran a partir de un convenio de gestación subrogada en los casos en los que los beneficiarios no sean cónyuges o sean homosexuales.

Una ley de gestación subrogada para el Distrito Federal puede brindar felicidad a muchas personas que no tienen forma de recurrir a otros métodos reproductivos. Sin embargo, la aprobación de la iniciativa en su versión actual sería violatoria de los derechos reproductivos de la persona gestante y ocasionaría problemas graves que podrían evitarse. Ojalá las comisiones que revisen la iniciativa estén dispuestas a dialogar con la sociedad civil y a asegurarse de que la ley sea respetuosa de los derechos humanos.

* Isabel Fulda es asistente de la dirección de GIRE.

Deja un comentario