En el ISSSTE los papás sí tienen derecho a guardería

A diferencia del IMSS, en el ISSSTE los padres trabajadores sí tienen derecho igual que las madres a llevar a sus hijos a las estancias infantiles.

Por: Georgina Montalvo (@ginmontca)

Confiamos en que al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) le encantaría comunicar que cualquier hombre derechohabiente puede acceder al servicio de estancia infantil para su hijo o hija.

Desconocemos la razón por la que el Instituto no ha diseñado una campaña de comunicación específica para promover ese beneficio vigente desde 2014, cuando modificó su estatuto orgánico y aprobó el “acceso igualitario a las estancias infantiles a hijos e hijas de padres y madres derechohabientes”. Pero en GIRE no queremos que pasen más días sin que lo sepas. Así que, si eres uno de estos padres o conoces a uno, difunde la información. Existen 243 estancias distribuidas en el país para escoger.

A diferencia del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el ISSSTE no condiciona a padres viudos, divorciados o poseedores de la custodia legal de sus hijos el acceso a sus estancias. Los hombres derechohabientes del IMSS enfrentan esas limitantes y los que no entran en esos grupos tienen la opción de iniciar un proceso legal para obtener el acceso a las estancias. En los últimos años, GIRE ha acompañado jurídicamente tres procesos contra el IMSS de manera exitosa.

Que los hombres tengan acceso sin restricciones a las estancias infantiles para sus hijos o hijas no es una prestación menor, pues resolvería el dilema que enfrentan varias familias cuando no hay quien se haga cargo del cuidado de los pequeños mientras se van a trabajar. Las estancias del ISSSTE tienen otra ventaja sobre las del IMSS, pues se hacen cargo de niños y niñas desde los 60 días de nacidos hasta los seis años de edad; mientras en las segundas, el día que cumplen cuatro años de edad es el último que asisten a la estancia infantil.

El ISSSTE informó que, a junio de 2017, son dos mil los hombres afiliados que han inscrito a sus hijos en sus estancias. Son pocos, pero el impacto positivo que tiene para la dinámica de esas familias ha sido invaluable. Existen miles de familias donde el hombre, como único empleado en el sector formal, es quien tiene seguridad social.

La ola expansiva del beneficio alcanza para mejorar la vida de algunas abuelas, quienes suelen quedarse con la carga del cuidado de los nietos si la madre no cuenta con seguridad social o no hay recursos económicos suficientes para pagar por el servicio en una estancia privada.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social (ENESS) 2013, en el grupo de niños y niñas de cero a seis años que son cuidados por personas distintas a sus padres, 51.2 por ciento queda al cuidado de las abuelas, 11.3 por ciento asiste a estancias infantiles o guarderías públicas, 4.3 por ciento asisten a guarderías privadas y 33.3 por ciento se encuentran bajo el cuidado de otras personas.

Sin embargo, si tomamos en consideración la proporción de afiliados a algún sistema de seguridad social, la apertura del ISSSTE resulta en un mínimo esfuerzo por parte del Estado mexicano para garantizar el bienestar de niños y niñas y en sus políticas respecto a la corresponsabilidad entre padre y madre del cuidado de su descendencia. La misma encuesta de 2013 indica que sólo 6 por ciento de las mujeres mexicanas trabajadoras en el sector formal está afiliado al ISSSTE; 34 por ciento está afiliado al IMSS, y 37 por ciento al Seguro Popular de Salud (SPS), que no brinda el servicio de estancias infantiles, ni licencias de maternidad o paternidad.

Celebremos y difundamos las viejas nuevas en lo que el IMSS deja de condicionar el acceso a sus estancias a hijos e hijas de hombres afiliados. Cuando lo hagan, en este espacio, no tendremos problema para contarlo.

 

@GIRE_mx

Close
Comentarios