Fundar, Centro de Análisis e Investigación

Res Pública

Perfil Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico

Ver Más

Dime cómo gastas y te diré cuáles son tus propósitos

 

Por: Diego de la Mora (@diegodelam)

En este país dimos una lucha intensa por el voto: las y los mexicanos nos apropiamos de la democracia y participamos activamente en los procesos electorales. Sin embargo, hay un tema del que las y los ciudadanos no nos hemos apropiado a cabalidad y que, además, tampoco hemos podido cambiar realmente: el presupuesto público.

Incluso las reglas del presupuesto en México se han modificado, pero no hemos podido quitarle una de sus principales características: la inercia. A qué me refiero con esto, a que lo único que varía año con año son aumentos que, en el mejor de los casos, reflejan la inflación.

Desde 2008 México ha construido un Sistema de Evaluación del Desempeño (SED) para pasar de este presupuesto inercial a otro sistema que se llama presupuesto basado en resultados. Este método de presupuestar usa la información sobre los resultados e impactos que tiene el gasto público y con esa información se programa y presupuesta en los años subsiguientes. Hoy no sabemos, bien a bien, cómo se utiliza esta información: pero lo que si vemos es que no hay cambios significativos en el uso de los recursos públicos.

¿Por qué es importante que la sociedad se apropie del proceso presupuestario? Porque el presupuesto esta inmerso en la vida de todos y porque la posibilidad de que más personas tengan una vida digna pasa por el presupuesto ejercido con eficiencia, transparencia y honradez como dice la constitución, pero también pasa porque los recursos estén dirigidos a garantizar los derechos humanos de las personas.

El Presupuesto de Egresos de la Federación para 2013 es, junto con el Pacto por México, el acto del nuevo gobierno que mejor define las prioridades y los ejes que articularán a la administración de Enrique Peña Nieto. Desde su Exposición de motivos, este documento administrativo plantea que “el gobierno eficaz y democrático […] tiene como base los siguientes ejes: México en Paz, México Incluyente, México con Educación de Calidad para Todos, México Próspero y México Actor con Responsabilidad Global”.

Estos cinco ejes son los mismos que utilizó Peña Nieto para ordenar su Gabinete y, muy probablemente, serán los que articulen el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018; aunque no son muy distintos a los que se utilizaron durante la administración anterior, si presentan ciertos cambios. Calderón ordenó su PND a partir de cinco ejes: Estado de derecho y seguridad, Economía competitiva y generadora de empleos, Igualdad de oportunidades, Sustentabilidad ambiental y Democracia efectiva y política exterior responsable.

Como puede observarse mediante una simple comparación, los ejes propuestos por la nueva administración cambian muy poco: se modificaron los nombres y se sustituyó la educación de calidad por la sustentabilidad ambiental. Las prioridades del nuevo gobierno parecen, entonces, no muy distintas a las de la administración anterior.

Un segundo nivel de análisis que permite el presupuesto es el que se desprende de la clasificación funcional (para qué se gasta). La clasificación más agregada es la de “finalidad de gasto”. Aquí tampoco hay cambios: las finalidades (o grupos funcionales) siguen siendo: Gobierno, Desarrollo social y Desarrollo económico.

En realidad, la estructura general del presupuesto no cambió, lo cual sugiere que, a pesar de las nuevas prioridades que se delinean en la exposición de motivos y a pesar de la oportunidad para modificar el presupuesto a partir de los resultados del SED, no se hicieron grandes cambios en el primer presupuesto de la nueva administración.

Sin embargo, lo que sí cambió y para mal fue que se quitaron obligaciones de transparencia y rendición de cuentas que se habían logrado insertar en el Decreto del PEF 2012: tanto en el rubro de salud como en el gasto para migración se habían insertado controles externos e internos al gasto público complementarios a los que se contemplan en las leyes. Aunque algunos de los controles que se tenían en el presupuesto de 2012 se incluyeron a través de la reforma reciente a la Ley de Contabilidad Gubernamental, en Fundar observamos que es mucho más efectivo que dichas obligaciones se inscriban en el Decreto de presupuesto y se publique su disposición mediante leyes generales.

Un ejemplo específico de estas obligaciones de información se puede encontrar en el tema de salud y, en particular, en el Seguro Popular: se quitaron obligaciones de informar sobre padrones de beneficiarios, controles para el uso de recursos destinados a infraestructura en salud, controles y obligaciones de información para el gasto en medicamentos, la obligación de que los recursos del seguro popular sean fiscalizados por la ASF, entre otros.

No son buenas señales del nuevo gobierno: tanto la forma inercial de presupuestar como la falta de controles del gasto por medio del Decreto de presupuesto son muestra de que los retos que México enfrenta para tener un ejercicio del gasto moderno y eficiente aún están por cumplirse. Esperemos que se aproveche el tiempo que se tiene durante 2013 para hacer los cambios que permitan utilizar la información que arroja el SED en el presupuesto de 2014 y que se recuperen los controles que se habían incluido en el Decreto del PEF 2012.

 

*Diego de la Mora, coordinador del Área de Presupuestos y Política Públicas de Fundar, Centro de Análisis e Investigación.

 

 

 

Deja un comentario