Antonio Martínez

Riguroso Remix

Perfil Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de Derechos Humanos, cronista de su época aunque la época se equivoque. Hace todo al mismo tiempo.

Ver Más

TPP, un acuerdo sin beneficios claros

La semana pasada se filtró el capítulo de propiedad intelectual del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), lo que ha causado distintas reacciones a nivel internacional y doméstico. La cámara de representantes en Estados Unidos envió una carta al director de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) para que desistiera de su intención para que el TPP pase sin revisión del congreso. En México, el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, respondió torpemente a las preguntas al respecto.

El Secretario de Economía enfatiza:

‘‘México es uno de los países donde el proceso de consulta a organizaciones ha sido más amplio y detallado’’.

¿En serio? Pues que nos platique quiénes han tenido acceso a las consultas. De momento, en su comparecencia  de febrero pasado, el Senado no tenía mucha idea del TPP, ¿eso es amplio y detallado? ¿Las objeciones que senadores del PRD y PAN han expuesto tienen ya un foro de discusión formal y abierto para desahogarse? La respuesta es NO. Supongo que los conceptos “consulta”, “amplio” y “detallado” del Secretario difieren del sentido común. Ahora, no es lo mismo consultar con los maximalistas de derechos de autor como la MPAA, AMPROFON, APCM, CALC, que a sectores de Derechos Humanos que no hemos tenido invitación para dichas consultas amplias. ¿Cuál es el proceso de selección para asistir? Supongamos que nos invitan, nos encierran en un cuarto, nos dan el texto, y todo lo hacemos de manera secreta: entonces cambiemos el lenguaje, aunque se trate de una consulta en estricto sentido, no es un proceso amplio y mucho menos detallado.

Enmarquemos el TPP en donde corresponde. A pesar de que se trata, en sus términos, de un tratado de libre comercio, es todo menos libre, por el contrario, se trata de un acuerdo  de expansión del proteccionismo a las corporaciones. En el capítulo filtrado, por ejemplo, se vuelve más fácil para las compañías farmacéuticas la extensión de sus patentes por más años, además de la capacidad de negar información de las mismas para la investigación científica en el desarrollo de nuevas medicinas. Estas medidas ayudarían a un alza generalizada en el precio del acceso a la salud, además de eliminar la competencia de fabricantes de genéricos que equilibran los precios en el mercado.

El gobierno mexicano no ha justificado de manera pública y detallada los intereses económicos para entrar al acuerdo. Sin embargo, un estudio del PetersonsInstitute of International Economics indica que uno de los efectos de la puesta en marcha del acuerdo sería un incremento acumulado del 0.13% del PIB para el 2025. Tomemos en cuenta que este tipo de acuerdos comerciales pueden tender a generar desigualdad al redistribuir esas ganancias hacia arriba. David Rosnick en un estudio muestra cómo, en realidad, la mayoría de los estadounidenses saldrían perdiendo con el TPP. Si en EUA pierden, en México perdemos el doble; valdría la pena analizar las dos décadas del TLC antes de embarcarnos en un acuerdo de esta naturaleza.

El TPP, negociado en secreto,  es contrario a un gobierno abierto, mensaje que el Gobierno Federal insiste promover. Por eso es importante exigir transparencia y rendición de cuentas sobre las posiciones que los negociadores mexicanos han sostenido en “representación” de todos. Propongo que en los puntos más controvertidos se abra de manera formal la discusión en un espacio como el Senado de la República, donde todos los actores interesados podamos deliberar públicamente nuestras posiciones.

El TPP es ilegítimo por su forma de negociación e ilegal por su contenido. La preocupación por la industria del copyright para mantener un modelo de negocios caduco ha llegado demasiado lejos, sin embargo no ha prosperado del todo; el año pasado, un acuerdo similar en forma y fondo, ACTA, fue rechazado por el parlamento europeo y el Senado mexicano. En EUA la ley SOPA (similar únicamente en la forma más NO en el fondo), fue rechazada por el congreso de aquel país por ser contraria a la libertad de expresión y haberse negociado con los intereses de Hollywood como combustible.

Como he dicho en otras ocasiones, se trata de una batalla cultural. Ambos siglos en tensión, maneras de ver el funcionamiento del mundo en disputa; por ello la resistencia es fundamental. Todo tratado o ley que abra la puerta a la represión y criminalización, minará la dignidad de las personas y únicamente favorecerá a los intereses de unos cuantos; la desigualdad, el sometimiento y la violencia social generada por estas leyes antisociales serán perpetuadas por instrumentos legales como el TPP.

El texto se encuentra disponible en español para su análisis. Algunos de los artículos que me parecen problemáticos son: Responsabilidad de intermediarios (ISPs), artículo QQ.I.1; Daños pre-establecidos, artículo QQ.H.4.Y(15); Responsabilidad penal, artículo QQ.H.7(2):  Medidas de protección tecnológica, artículo QQ.G.10 Medidas fronterizas, artículo QQ.H.6(8). Sin embargo hace falta que más personas conozcan el texto y exijan respuestas y debate público al respecto. Mientras tanto las negociaciones siguen en Salt Lake City.

 

@antoniomarvel

Related

Deja un comentario