ENVIPE 2016: la suma de nuestros miedos

En seis años de aplicarse la ENVIPE, insumo fundamental para la toma de decisiones en materia de seguridad pública y procuración de justicia según las autoridades, los datos no sólo no variaron, sino empeoraron: 93.7 % de los delitos siguen sin denunciarse y el 70 % de los encuestados dijo vivir inseguro.

En México casi todos los adultos víctimas de un delito prefieren no denunciarlo. Las autoridades, a su vez, repiten que si no hay denuncias ellas no pueden hacer su trabajo para reducir el crimen. Unos no denuncian, otros no protegen. Cada quien por su lado. Se llama desamparo y atraviesa el país.

En el 2010 se publicó la primera Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del INEGI (ENVIPE); el ejercicio halló que el 92 % de los entrevistados no denuncia. Apenas se publicó la sexta entrega de la encuesta, la correspondiente al 2016, la cual reporta que en el 93.7 % de los delitos no hubo denuncia o no se inició averiguación previa. Más de un lustro y nada se ha movido en la llamada cifra negra. En todos estos años el principal motivo para no denunciar, según responden los entrevistados en más de 95 mil viviendas visitadas, es que es una “pérdida de tiempo”. Los representantes del INEGI lo confirmaron al presentar el estudio: la evidencia confirma sin asomo de duda que es prácticamente imposible que una víctima acceda a la justicia. En el remoto caso de que haya una denuncia y en efecto se abra una averiguación previa, la encuesta enseña que en el 45 % de ellas “no pasó nada o no se resolvió la denuncia”. Tal como la gente lo percibe, denunciar es una pérdida de tiempo.

¿En este periodo de seis años de encuestas las víctimas han disminuido? No, hay más. En el 2010 hubo 23 mil víctimas por cada 100 mil encuestados; en el 2015 ascendió a 28 mil. En términos absolutos se trata de 23.3 millones de víctimas. Por su parte, la percepción de inseguridad con respecto a cada entidad federativa se ha mantenido en promedio alrededor del 70 % en todas las aplicaciones (entre las mujeres ese porcentaje llega a 75 en la encuesta apenas presentada, 6 puntos arriba con respecto a los hombres).

Solo en 4 entidades federativas la mitad o más se siente seguro (Aguascalientes, Baja California Sur, Nayarit y Yucatán). En las 28 restantes es al revés, llegando prácticamente a la totalidad de los adultos viviendo con sensación de inseguridad en el Estado de México (90 %), caso seguido de cerca por niveles superiores al 80 % en la Ciudad de México, Tamaulipas, Puebla, Morelos, Tabasco, Veracruz, Guerrero y Zacatecas. Los expertos del INEGI destacaron además otro dato: cuando se pregunta a la gente por su percepción de inseguridad en los espacios más próximos, la proporción viene creciendo; llegó a 65 % en municipios o delegación y 45 % en colonia o localidad.

Por si fuera poco, de manera consistente, desde la primera hasta la más reciente encuesta, las procuradurías de justicia, los jueces, la Policía Federal, las policías estatales y las municipales son todas percibidas como autoridades corruptas, según la mayoría de los entrevistados.

No todas son malas noticias. Algo que será muy difícil creer para muchos es la importante caída de los delitos, según lo refiere la misma gente. En el 2015 se habrían cometido 29.3 millones de delitos, esto es, 4.4 millones abajo con respecto al 2014. Se trata de 35 mil delitos por cada cien mil habitantes, en vez de 41 mil. Comparando 2014 con 2015, los delitos bajaron en 15 entidades federativas, subieron en 5 y se mantuvieron sin cambio en 12. El dato es de la mayor importancia, si bien en estricto sentido no hay manera de explicarlo. Es casi imposible encontrar estudios disponibles que establezcan una correlación entre el quehacer de las autoridades y el comportamiento del delito. Las autoridades casi siempre dicen que lo que hacen disminuye los delitos, sin embargo, prácticamente nunca lo prueban. Son meras declaraciones políticas sin sustento técnico. La ENVIPE no está diseñada para responder a eso. El problema es que los poderes ejecutivos tampoco diseñan y aplican metodologías que en rigor permitan demostrar que algo de lo que hacen impacta en el decremento del crimen.

Hay entidades federativas donde si bien habría bajado la incidencia delictiva entre el 2014 y el 2015, en cambio el número de víctimas creció, cual es el caso del Estado de México, que se mantiene en la más alta tasa de victimización del país (casi la mitad declara haber sido víctima). También sabemos, siguiendo el mismo ejemplo de entidad federativa, que la disminución de la incidencia delictiva no está acompañada de mejora alguna en la percepción de la inseguridad. Menos delitos, más víctimas y percepción de la inseguridad desbordada, todo al mismo tiempo.

Nos dijeron los analistas del INEGI que la ENVIPE es insumo fundamental para la toma de decisiones en materia de seguridad pública y procuración de justicia. ¿Lo es? Debería serlo, sin duda, pero según sé en general no es el caso. Lo he consultado año con año y apenas he sabido de un caso concreto donde estas encuestas han impactado directamente en la formulación, implementación y evaluación de las políticas públicas correspondientes.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) cuenta denuncias y con base en ellas construye el relato de la inseguridad y la violencia en México, así como las decisiones para enfrentarlas. Si las denuncias son apenas una muestra simbólica de la experiencia cotidiana de los ciudadanos en materia de inseguridad, violencia y delincuencia, eso no parece tener la menor importancia en el quehacer del SNSP.

El trasfondo de las ENVIPE es desolador. Mientras las autoridades cuentan una historia, las víctimas cuentan otra. Así, el ciudadano promedio viene aprendiendo a vivir en la certeza de la vulnerabilidad ante la violencia y el delito y en el desamparo de cara a las instituciones que deberían protegerlo. Acaso por ello la gente viene relatando una experiencia de vida cada vez más asociada al miedo. Acaso por ello venimos aprendiendo a entendernos desde la suma de nuestros miedos.

 

@ErnestoLPV

Close
Comentarios