Mariguana legal

Hasta el día de hoy, la cárcel es la única respuesta que el Estado Mexicano tiene ante el consumo ilegal de la mariguana.

“Creo que la mariguana no sólo debería ser legal, creo que incluso debería de ser parte de una industria casera”.

Stephen King. Escritor estadunidense.

 

El primer minuto de 2018 marcó el inicio de la regulación de la mariguana recreativa para uso personal en California. En términos simples, esto significa que tanto en ciudades con la potencia y densidad de Los Ángeles y San Francisco, como en pueblecitos pequeñísimos y pintorescos como San Anselmo y Yucca Valley, por poner sólo unos pocos ejemplos, a partir de ahora nadie puede perseguirte -y mucho menos encarcelarte- por fumar mota. Así, el estado más poblado y uno de los más productivos de todo Estados Unidos se suma a Colorado, Alaska, Oregon, Washington y el Distrito de Columbia en la normalización del consumo de una sustancia que, pese a todas las evidencias científicas disponibles que subrayan sus beneficios, hoy continúa siendo demonizada y perseguida en otros países de la Tierra…como el mío, por ejemplo. Según datos aportados por el Programa de Política de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (mismos que han llegado hasta mí vía reportaje de Animal Político), 4 de cada 10 presos federales en esta nación, que aún persigue la mariguana cual si se tratara del peor veneno, han caído en la cárcel por haber sido detenidos en posesión de sustancias cuyo valor no rebasa los quinientos pesos. Miles de presos en las cárceles federales mexicanas están ahí no por haber traficado grandes cargamentos, sino sólo por consumir y haber sido capturados en posesión de una bolsita de mariguana.

Hasta el día de hoy, la cárcel es la única respuesta que el Estado Mexicano tiene ante el consumo de mariguana.

“Se gasta muchísimo dinero en arrestar a gente por algo que no hace daño a nadie”.

Elijah Wood. Actor estadunidense.

Los criterios para considerar una sustancia peligrosa para la salud han sido difusos desde siempre. El problema entraña una discusión de carácter médico, por supuesto, pero también psicológico e incluso filosófico si nos ponemos en ese plan. Si el consumo de la mariguana en su vertiente puramente lúdica o recreativa trajera consigo funestas consecuencias -como lo han cantado durante años los gobiernos que han gastado millones de dólares en perseguir y castigar su consumo- las mismas ya serían evidentes en cualquiera de los estados de la Unión Americana que he mencionado. Lejos de ello, las filas integradas por cientos de consumidores que aguardaron en orden para comprar su weed sin el menor problema en California hace unos pocos días dicen todo lo contrario. Aquí es importante señalar que la regulación del consumo significa, entre otras cosas, que no es posible fumar en cualquier lado (la regla aplica en los mismos sitios en los que también está prohibido fumar tabaco) y que si te cachan haciéndolo mientras manejas serás sancionado. Como sea, ya el Cato Institute (institución apartidista centrada en la discusión de políticas públicas en los Estados Unidos, con sede en Washington D.C.) llevó a cabo un estudio a fines del año 2016 y encontró poca evidencia en el sentido de que la legalización de la mariguana aumente los índices de criminalidad en los estados en los que fumar hierba por el puro gusto de hacerlo es ya legal.

“Que el cannabis sea ilegal es realmente increíble. El completo impedimento de utilizar en su totalidad algo que te ayuda a producir una profunda serenidad, sensibilidad y fraternidad tan desesperadamente necesitada en este loco y peligroso mundo resulta difícil de creer”.

Carl Sagan. Astrofísico y cosmólogo estadunidense.

Mariguana legal. Con sus muchísimos asegunes (que ya trataremos en este, su blog de confianza, a lo largo del año), el gobierno mexicano ha autorizado ya el empleo de la planta con fines medicinales y científicos. Pero de la recreativa ni hablar: si te sorprenden fumando, estás en problemas. ¿Porqué, si existe una amplia variedad de datos a la mano que hablan acerca de las ventajas de la regulación aquí sigue aplicándose una estrategia sólo punitiva para tratar el consumo recreativo de cannabis? Un caso para la araña sobre el que cada uno de los siete millones de ciudadanos que la consumimos (según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco del período 2016-2017) ya sea ocasional o regularmente tendremos, necesariamente, algo que decir particularmente en este año, marcado por tantos y tantos sinos de urgente atención.

Y es que hace muchas horas que llegó la hora de hablar de mariguana legal.

 

@elimonpartido

Close
Comentarios