Geraldina González de la Vega

Treinta y siete grados

Perfil Columnista de Gurú Político. Consultora jurídica Ombudsgay. Constitucionalista y ensayista. Se ha dedicado principalmente a temas relacionados con derechos fundamentales y teoría de la constitución. Ha sido profesora en el Instituto Nacional de Ciencias Penales, en laUniversidad Anáhuac del Sur, Universidad Autónoma del Estado de México y en la Universidad Autónoma Benito Juárez. Actualmente realiza estudios de posgrado en Alemania. Twitter: @geraldinasplace. Mail: Geraldinagvh@googlemail.com Blog: http://gerasplace-reloaded.blogspot.com

Ver Más

¿Qué significa la decisión de la SCJN sobre matrimonio igualitario?

Desde hace más de 1 año el Frente Oaxaqueño por el Respeto y Reconocimiento de la Diversidad Sexual (FORRDS) promueve tres amparos de  tres parejas que acudieron al Registro Civil en el estado de Oaxaca para contraer matrimonio y cuyas solicitudes fueron negadas: Amparo en revisión 457/2012 (ministro José Ramón Cossío), Amparo en revisión 567/2012 (ministro Jorge Mario Pardo) y Amparo en revisión 581/2012 (ministro Arturo Zaldívar).

Un amparo es un medio procesal ante el Poder Judicial Federal para la protección de derechos contra leyes o actos de autoridad. Las tres parejas se ampararon ante jueces de distrito pues consideraron que el artículo 143 del Código Civil de Oaxaca que establece que el matrimonio es solamente entre un hombre y una mujer es contrario a la Constitución. La segunda instancia en el amparo, es decir, donde se revisan las sentencias que emiten los jueces de distrito, son los tribunales colegiados.

Por tratarse de un asunto sobre el que no hay precedentes (sentencias previas) los representantes de las parejas solicitaron a la Suprema Corte que atrajera el caso para que fijase criterios. Los tres amparos fueron atraídos por la primera Sala de la Corte durante el primer semestre del año. La primera Sala se ocupa de revisar los amparos más importantes (para el orden jurídico) en materias penal y civil.

El miércoles 5 de diciembre, la primera Sala de la Suprema Corte resolvió por unanimidad[1] otorgando los tres amparos a las parejas.

En las demandas de amparo, las parejas argumentaron básicamente que:

La exclusión para contraer matrimonio implica un trato diferente arbitrario, es decir, es discriminatorio. El artículo 143 del Código Civil de Oaxaca que establece que “El matrimonio es un contrato civil celebrado entre un solo hombre y una sola mujer, que se unen para perpetuar la especie y proporcionarse ayuda mutua en la vida”, discrimina por orientación sexual a las parejas del mismo sexo pues establece una diferencia arbitraria contraria al artículo 1° y a los criterios de la Corte Interamericana sobre la no discriminación ya que no existe ninguna justificación razonable dentro de un Estado democrático para establecer dicha diferencia.

Y que no existe ninguna institución que proteja a las familias homoparentales. El artículo 121 constitucional establece la autonomía de las entidades federativas en materia del estado civil de las personas, sin embargo, esta debe ejercerse dentro del marco constitucional, los artículos 1° y 4to constitucionales establecen la obligación del Estado de proteger a la familia y esta protección debe ser igual para todas las familias, sin discriminación (Acción de Inconstitucionalidad 2/2010 o sentencia de matrimonio D.F.).

La determinación de la Sala de ayer fue conceder los tres amparos con una votación unánime, ordenando al Registro Civil dar trámite a la solicitud de matrimonio de cada una de las parejas y resolviendo que:

a) se declara inconstitucional la porción de la norma que dice que la perpetuación de la especie es una finalidad del matrimonio y

b) se determina que debe hacerse una interpretación conforme con la Constitución sobre el resto de la norma, es decir, la lectura que debe darse a la porción que dice que el matrimonio es un contrato entre un solo hombre y una sola mujer deberá ser la de “entre dos personas”.

La interpretación conforme a la Constitución es una herramienta para evitar desterrar del orden jurídico normas que admiten varias interpretaciones. Se elige la que es más acorde con la Constitución y con ello se respetan las competencias (del poder legislativo y judicial).

El amparo en México tiene efectos solamente entre las partes, es decir, cuando los jueces federales determinan “amparar” a alguien, la sentencia no tiene efectos generales, sus efectos se limitan a la persona que se ampara y su relación con la ley o la autoridad acusada de violar sus derechos. Esto se conoce como principio de relatividad de las sentencias y tiene el resultado de que aunque en un juicio de amparo se determine que una ley es contraria a la Constitución, la sentencia solamente tendrá efectos para quien interpuso el amparo.

Ahora bien, si los ministros de la Corte resuelven 5 veces seguidas en el mismo sentido (que una ley es contraria a la Constitución) se integra Jurisprudencia. La Jurisprudencia es la interpretación de una norma de carácter obligatorio para todos los demás jueces del ámbito federal y para los jueces locales.

Se tienen ya 3 resoluciones en el mismo sentido, se está pues “a medio camino” de integrar Jurisprudencia.

Entonces, el día de ayer los ministros determinaron amparar a las tres parejas lo que implica inmediatamente que las tres podrán acudir al Registro Civil y casarse, si así lo desean y que para ello, las autoridades involucradas deberán interpretar en el sentido explicado arriba.

Es decir, para las tres parejas amparadas, se ha ganado todo. En Oaxaca se celebrarán los tres primeros matrimonios en el país por orden judicial[2].

Ahora, por lo que hace a los efectos para la generalidad, en realidad los efectos son indirectos pues el hecho de que se hayan ganado estos tres amparos indica que hay muy buenas posibilidades de éxito para lograr más amparos y llegar a integrar Jurisprudencia. Antier no se sabía si era posible ganar un amparo en contra de la norma que determina la heterosexualidad del matrimonio en los 31 estados. Hoy sabemos que sí gracias a la decisión de la primera Sala del más alto tribunal.

Como la Sala resolvió que se debe interpretar que el matrimonio es un contrato entre dos personas, al integrarse Jurisprudencia (o sea, faltan 2 resoluciones aún), todos los jueces del país deberán interpretar esta norma de esa forma y como la gran mayoría de los códigos civiles tienen la misma redacción, podría decirse que la interpretación será obligatoria para todos los jueces. Sin embargo, esto es aún algo que deberá determinar la Corte.

Entonces, cualquier pareja en cualquier estado podrá acudir al registro civil a presentar una solicitud de matrimonio y si le es negada, ampararse y lograr una sentencia favorable. En caso de que el amparo sea negado, seguir el camino de las parejas oaxaqueñas: interponer un recurso de revisión, irse al Tribunal Colegiado y solicitar a la Corte la atracción del asunto para fijar los criterios. Ese es el camino, ya está trazado.

Síganlo.

 

Ahora, ¿cuáles son los retos?

La resolución de la Sala fue favorable, pero no fue la mejor, en realidad la mejor solución para la comunidad LGBTI y las familias diversas hubiese sido la declaración de inconstitucionalidad del artículo 143 del Código Civil de Oaxaca, pues con ello se hubiera estado a medio camino de invalidar la norma y obligar al Congreso a emitir una nueva que incluya a las parejas del mismo sexo.

Pero este es el comienzo.

El artículo 107 de la Constitución regula lo referente al amparo. En la fracción II existen dos prevenciones que para este caso resultan muy interesantes:

“Cuando en los juicios de amparo indirecto en revisión se resuelva la inconstitucionalidad de una norma general por segunda ocasión consecutiva, la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo informará a la autoridad emisora correspondiente.

Cuando los órganos del Poder Judicial de la Federación establezcan jurisprudencia por reiteración en la cual se determine la inconstitucionalidad de una norma general, la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo notificará a la autoridad emisora. Transcurrido el plazo de 90 días naturales sin que se supere el problema de inconstitucionalidad, la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitirá, siempre que fuere aprobada por una mayoría de cuando menos ocho votos, la declaratoria general de inconstitucionalidad, en la cual se fijarán sus alcances y condiciones en los términos de la ley reglamentaria.”

 

Entonces, ¿qué sigue? Pues sigue una lluvia de amparos. Sigue el activismo judicial. Lo que sigue es lograr a través de la participación activa de la sociedad civil que la Corte resuelva la inconstitucionalidad de las normas que determinan que el matrimonio es entre un solo hombre y una sola mujer.

No es una cuestión de decisión política, es una cuestión de respeto a los derechos humanos y de aplicación de la Constitución. Prueba de ello fue la decisión unánime en la Sala.

No cabe esperar a que los partidos políticos se convenzan o vean la conveniencia política de reconocer derechos a la diversidad sexual.

El 5 de diciembre la primera Sala dijo claramente “no es conforme con la Constitución el hecho de que el matrimonio sea solamente entre un hombre y una mujer ni que se prescriba desde la norma que su finalidad debe ser la procreación”, la Sala reconoció derechos, no los creó.

Entonces nos queda la apropiación de nuestros derechos, hagámoslos valer.



[1] Fueron 4 votos pues el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena apenas se incorpora a la Sala.

[2] Los matrimonios del D.F. son por vía de ley (modificación al Código Civil) y en Quintana Roo por laguna de la ley (el Código Civil del estado no especifica que el matrimonio es solamente entre un hombre y una mujer)

Related

Deja un comentario