Puente antipeatonal en Xalapa: para autos, no peatones

En la ciudad de Xalapa ha empezado la construcción de una infraestructura vehicular disfrazada de “peatonal”, que atenta contra el proyecto de ciudad a escala humana del que se venía hablando.

Por: Acoyani Adame Castillo (@acoyania), Fabián García Estrada (@mexarq) y Armando Pliego Ishikawa (@dobbyloca)

El auto llega a las calles. Peatones empiezan a morir atropellados. Se crean más calles y espacios definidos para peatones (banquetas). Peatones siguen siendo atropellados. Pasan las décadas y cada vez más gente tiene auto. Inician los congestionamientos. Se hace más espacio para el auto; más calles y más carriles y más velocidad. Construyen puentes para que la gente cruzando no le estorbe al auto. La gente no los usa. Los peatones siguen siendo atropellados. Se construyen segundos pisos para hacer más espacio al auto. Ese nuevo espacio se llena. El congestionamiento sigue. Las muertes peatonales siguen. Las autoridades siguen construyendo más puentes peatonales. Los atropellamientos siguen. Inicia el asedio mediático como un esfuerzo para modificar el comportamiento del peatón (el atropellado), no del automovilista (el que atropella). Los puentes siguen sin ser utilizados. A esas alturas podrían ser considerados como ineficaces, o más bien totalmente inútiles, y debería haber consenso en que si, tras décadas de construirlos constantemente, siguen sin cumplir su propósito, es un hecho comprobado que no son solución, pero las autoridades insisten en construirlos. Los peatones siguen siendo atropellados.

La zona del conflicto.
La zona del conflicto.

En nuestra ciudad Xalapa está pasando algo grave, algo que poco se habla y que en el fondo repercute en la manera en que estamos haciendo ciudad. Ha empezado la construcción de una infraestructura vehicular disfrazada de “peatonal”, que atenta contra el proyecto de ciudad a escala humana del que se venía hablando. Todo el discurso oficial apunta hacia la construcción de la ciudad hacia las personas, mejoramiento del espacio público, dotación de infraestructura para el peatón, pero en realidad las acciones concretas no han sido relevantes y la construcción del puente pone en duda estas intenciones.

En días recientes, las autoridades municipales iniciaron la construcción de un puente antipeatonal llamado “ciclopeatonal”, junto con un proyecto de integración de la zona universitaria que pretende comunicar dos áreas del campus de la Universidad Veracruzana, actualmente dividido por la Av. Circuito Presidentes. Dicho proyecto se había anunciado desde septiembre de 2015; sin embargo meses antes, el 15 de junio de ese año, se presentó la Estrategia de Movilidad Urbana Sustentable (EMUS) para Xalapa, donde se estableció que en la ciudad se tiene el objetivo de lograr una movilidad que favorezca al peatón y genere una ciudad más amable para sus habitantes.

Desarrollo del puente antipeatonal.
Desarrollo del puente antipeatonal.
Imagen virtual del puente antipeatonal.
Imagen virtual del puente antipeatonal.

A manera de antecedente es pertinente recordar que la ciudad fue seleccionada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), junto con Campeche y La Paz, para formar parte de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES) ya que sus cualidades pueden ser aprovechadas para revertir la tendencia de seguir desarrollándolas para los automóviles particulares. ¿Una ciudad que apuesta por una movilidad sustentable, aprueba estos proyectos? Esta acción significa que no hay congruencia entre el discurso y la acción.

En Xalapa existen esfuerzos locales, federales e internacionales que han buscado generar directrices para un desarrollo de ciudad a escala de las personas. Entre ellos el Plan de Acción para Xalapa, resultado de ICES, donde se establecen estrategias para un desarrollo sustentable; la Estrategia de Movilidad Urbana Sustentable Xalapa, documento desarrollado por el Ayuntamiento de Xalapa, Gobierno del Estado de Veracruz y la SEDATU, y el Plan de Intervenciones Urbanas en Xalapa producto del trabajo de Gehl Architects en nuestra ciudad. También existen iniciativas del Consejo Municipal de Movilidad Urbana como CAMINA XALAPA o el Plan de rescate de espacios públicos para el peatón.

Todos estos instrumentos tienen como objetivo promover el desarrollo de acciones para mejorar el espacio público de la ciudad recuperándolo para el peatón, así como redirigir el presupuesto destinado a construir infraestructura para el auto y destinarlo a infraestructura para incentivar movilidad sustentable.

Aclarando conceptos

Puente Antipeatonal, definición acuñada por la Liga Peatonal en la plataforma Wikipedia, fue un esfuerzo logrado en el pasado 3er Congreso Nacional de Peatones y es una afirmación de que estos puentes son infraestructura para los autos y no para peatones.

En los últimos años las zonas urbanas han dado prioridad al movimiento de vehículos motorizados, fragmentando el espacio público a través de vías rápidas, periféricos, puentes y pasos a desnivel. Todas estas obras no consideran el derecho a la movilidad y la ciudad de los habitantes, ya que los peatones deben desviar sus líneas de deseo hasta donde se encuentran los puentes, lo que implica más tiempo y esfuerzo, tienen un diseño poco amigable para los usuarios vulnerables como niños, personas de la tercera edad o personas en situación de discapacidad. Además que no cumplen con su objetivo de salvar vidas, pues un estudio realizado en el 2008 por el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), reveló que 26.68 % de los accidentes en la Ciudad de México ocurre a menos de 300 metros del 66.45 % de los puentes peatonales, por ende, la construcción de puentes “antipeatonales” tiene una lógica de ingeniería urbana que favorece el desplazamiento de los vehículos de automotores y no de prevención de lesiones.

Con anterioridad se han publicado textos en distintas plataformas alrededor del tema escritos por especialistas y activistas como Onésimo Flores, Claudina de Gyves, Dana Corres, Bicitekas, en el blog Transeúnte, en donde se habla de que esta infraestructura sirve a los automóviles particulares y no a las personas.

Lo preocupante y peligroso de esta infraestructura es que manda un mensaje erróneo a los automovilistas generando la idea de que el espacio vial es sólo para ellos, quitando a los peatones de su paso y, sobretodo, en caso de haber algún incidente o colisión con un peatón cerca del puente, lo primero que genera es su criminalización.

En México tenemos ciudades, caso Puebla, donde gracias al trabajo de la sociedad civil organizada en colaboración con tomadores de decisión y funcionarios públicos sensibles en el tema, han logrado prohibir la construcción de estos puentes en zonas urbanas; la Norma Técnica de Diseño e Imagen Urbana para el municipio de Puebla promulgada el año pasado lo establece.

Esfuerzos colectivos para tratar de detener la construcción del puente

Desde Ciudad a Pie y la Liga Peatonal hemos llevado a cabo diversas estrategias para difundir a la población, a las autoridades y a la comunidad universitaria, otras soluciones incluyentes, accesibles y democráticas como lo son los cruces seguros a nivel de calle. Así mismo en la Carta Mexicana de los Derechos del Peatón, documento presentado por la Liga Peatonal en agosto de 2014, se establece claramente el derecho de las personas a cruzar a nivel de calle.

Premisa 7. Carta Mexicana de los Derechos del Peatón. // Imagen: Liga Peatonal
Premisa 7. Carta Mexicana de los Derechos del Peatón. // Imagen: Liga Peatonal

Recién presentado el proyecto del puente, nuestro colectivo publicó un análisis del sitio y una propuesta alterna a nivel de calle ante medios, y posteriormente a miembros del Consejo de Movilidad Urbana de Xalapa. De igual forma, la Liga Peatonal generó un video con opiniones de especialistas en movilidad a nivel nacional e internacional, donde se hace patente que estas soluciones elevadas no benefician a peatones además de que vuelven las calles más inseguras.

Existen también una serie de documentos emitidos por el Centro de Transporte Sustentable y el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo donde recomiendan al Ayuntamiento de Xalapa generar una solución de cruce seguro a nivel para atender las necesidades de quienes cruzan en la zona.

Para incluir a la población estudiantil de la Universidad Veracruzana se llevó a cabo un foro abierto con autoridades y el autor del proyecto para discutir las desventajas de este tipo de infraestructura, esto en las instalaciones de la Facultad de Arquitectura de la UV. El resultado y opiniones de los asistentes fueron en sentido de buscar una alternativa más humana y no llegar a concretar el proyecto del puente.

Esta constante preocupación dentro de la Liga Peatonal hizo que el día 20 de junio de este año se difundiera la campaña a nivel nacional #NoMásPuentesAntipeatonales. Ésta se presentó en Xalapa en rueda de prensa, donde estuvieron varios colectivos en temas de movilidad no motorizada como Veracruz en Bicicleta y Physis Ciclovida Xalapa fijando su postura ante la obra en cuestión.

campaña-no-mas-puentes-antipeatonales

 

campaña-puentes-antipeatonales-2

campaña-puentes-antipeatonales-3

campaña-puentes-antipeatonales-4

¿Qué ciudad queremos?

La ciudad que queremos está en nuestras manos. Un puente antipeatonal en una ciudad significa muchas cosas, entre ellas que seguimos apostando por una ciudad para el auto y no para las personas. ¿Esa ciudad queremos?

Hay dos tareas importantes que se están realizando en estos momentos. La primera es cambiar la idea social sobre esta infraestructura y la segunda es sensibilizar a los tomadores de decisiones para que realmente se trabaje por beneficiar a las personas más que a los autos.

Una acción tan sencilla como querer detener este puente es un gran paso hacia construir una ciudad humana, sustentable, incluyente y democrática, y demostrar que las personas son los actores principales en nuestras ciudades.

 

* Acoyani Adame Castillo es Arquitecta por la Universidad Veracruzana. Ha trabajado en proyectos encaminados a construir ciudad a escala humana, a ritmo de peatón. Es miembro de Ciudad a Pie (@cdapie, ciudadapiemx@gmail.com) de la Liga Peatonal. Fabián García Estrada es Arquitecto por la UNAM, pasante de maestría en Arquitectura y Urbanismo Sustentable, dirige su estudio de arquitectura y urbanismo desde 2006. Es miembro fundador de Ciudad a Pie y de la Liga Peatonal. Ha trabajado en diversas propuestas de mejoramiento de Espacio Público y Movilidad Sustentable. Armando Pliego Ishikawa es estudiante de Comunicación en la BUAP y de Ciencias Políticas en la UNAM. Miembro de la Liga Peatonal y de Cholula en Bici. Es activista en temas de movilidad y tiene trabajo en contra de la construcción de puentes antipeatonales en la ciudad de Puebla.

Close
Comentarios