Flujo continuo de autos no es movilidad

La alcaldía de Chihuahua presentó un proyecto de circulación continua de automóviles en el cruce de dos de sus más importantes vialidades, sin considerar la movilidad de peatones, ciclistas y transporte público en la zona.

Por: Sergio Andrade Ochoa (@rat_inside) y Yarismeth Barrientos (@ccopitodenievee)

El pasado 28 de Julio, el presidente municipal de Chihuahua, Javier Alfonso Garfio Pacheco, y el director del Instituto Municipal de Planeación de Chihuahua (IMPLAN), Eduardo Benito Rodríguez Cuesta, presentaron ante el Consejo Consultivo de Vialidad un proyecto de tránsito libre en la intersección de la Av. De la Cantera y el Periférico de la Juventud, como una medida que pretende resolver los problemas de tráfico y congestión vial de la zona.

El proyecto consiste en la circulación continua de automóviles del norte hacia el centro y del sur al oeste por la cantera, removiendo así -o apagando- los semáforos del cruce, además del desvío del tránsito vehicular desde el periférico de la juventud hacia laterales de la Cantera para disminuir el tráfico en la zona (Figura 1 y 2).

Figura 1 Figura 2

El proyecto presentado como propuesta ya inició con la ampliación de un carril sobre la Av. De la Cantera y ya cuenta con fecha de arranque. Sin socialización, sin planeación a largo plazo y como un proyecto acelerado a finales de la administración, vulnera a las personas. Aquí te contamos por qué el proyecto de flujo continuo no resuelve los problemas de tráfico ni de movilidad en la zona.

1. El proyecto mueve el problema del tráfico vehicular de una zona a otra

El proyecto considera el desvío de todos los automóviles que no transiten desde el norte hacia el centro de la ciudad para la reducción del tráfico en la zona, pero aumenta los tiempos y distancias de los traslados, y genera congestión en otro lado -en las avenidas Washington y Cantera- en donde los automovilistas desviados, los automovilistas que van de norte a sur y el tráfico local van a coincidir. El proyecto tampoco resuelve el problema de tráfico de la vuelta continua de centro a norte en el cruce (justo en el parque Industrial de las Américas), que representa uno de los principales problemas de congestionamiento. Además los conductores que vengan sobre la Cantera no podrán llegar al centro comercial por el paso a desnivel de la zona sin hacer más desvíos, aumentando así la congestión en otras vías.

En consecuencia, el incremento de traslados resultará en el aumento de externalidades negativas para el medio ambiente, como mayor emisión de gases de efecto invernadero y otros contaminantes, ruido antropogénico, y el aumento en el consumo de combustible, lo que generará más costos a los automovilistas. 

2. El proyecto aumenta los tiempos y distancias de traslados de todos los usuarios

Los automovilistas no serán los únicos que incrementarán sus tiempos de traslados, como se mencionó anteriormente, también transporte público y peatones tendrán que desviarse para dar preferencia a los autos que transiten de norte a centro.

El proyecto segrega al peatón en senderos que generan mayores tiempos de traslado y costo energético que vulneraran a los usuarios (Figura 3) y que no serán usados. La afirmación de que los usuarios no respetarán estos senderos parte del concepto de Líneas de Deseo, la cual en el ámbito del urbanismo considera que el instinto humano se impone ante un diseño de ciudad que no toma en cuenta la necesidad básica de quien camina el espacio público (Saac & Andrea, 2015; Tupayachi, 2016).

Figura 3

Al respecto existen diversas investigaciones en la última década que aseguran que los peatones caminan buscando recorrer la distancia más corta, incluso aunque ésta no sea precisamente la más cómoda o la más bonita (He et al., 1999; Sisiopiku & Akin, 2003; Moussaïd et al. 2011; Okamoto et al., 2012). La propuesta peatonal del proyecto no indica si proviene de una investigación de líneas de deseo, rutas de origen destino y/o cuantificación (aforos) de caminantes en el área, ya que el proyecto carece de estudios en el tema peatonal y ciclista.

En el caso del transporte público, este tendrá que desviarse para dar prioridad a los automóviles, generando incomodidad a todos los usuarios, principalmente a todos los estudiantes del CONALEP y trabajadores de la zona.

3. El proyecto promueve velocidad y no seguridad vial

En la actualidad, la seguridad vial es un concepto que cobra vital importancia debido al incremento al elevado número de accidentes de tránsito que se registran día a día. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año 1.3 millones de personas pierden la vida a consecuencia de los traumatismos causados por el tránsito, es decir que cada 15 minutos una persona muere debido a accidentes viales. El año pasado, en México se reportaron 22,533 peatones lesionados por incidentes de tránsito (SINAVE, 2015). De continuar la tendencia actual, en 2030 las colisiones en las vías de tránsito se habrán convertido en la quinta causa más importante de muerte. En Chihuahua, tan solo en 2015 según el Sistema de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE), se reportaron 1,918 incidentes de tránsito que involucran la lesión de peatones. En lo que va del 2016 el boletín reporta 713 peatones lesionados.

El remover los semáforos vehiculares generará complicaciones de movilidad y vulnerabilidad a todos los usuarios de la vía que no utilizan el automóvil como modo de transporte. A este efecto se le conoce como Comportamiento Inducido y consiste en que si la infraestructura promueve el uso de altas velocidades el conductor las usará pese a los señalamientos, un problema grave si consideramos que en la zona se encuentran ubicados maquilas, centros comerciales y escuelas. Por tal efecto se debería respetar el Reglamento de Tránsito de Vialidad (artículo 97), que indica que para dar vuelta en un crucero, los conductores de vehículos deberán hacerlo con precaución, a una velocidad máxima de 20 km/hr y ceder el paso. Dicha velocidad debe ser respetada en zonas escolares y en la cercanía de algún hospital. Así mismo el proyecto no prioriza en infraestructura que resguarde la integridad de estos usuarios, resultando en una barrera física y representado un peligro potencial.  Algunos estudios han concluido que la priorización en infraestructura vehicular incentiva el aumento de número de vehículos de automotor, lo que se relaciona directamente con el aumento en los incidentes viales (Nantulya y Reich, 2002).

4. El proyecto no es democrático ni incluyente

El Periférico de la juventud en sí ya es una barrera física para todos los modos de transporte que no son el automóvil. Un peatón, por ejemplo, tiene que caminar kilómetros para encontrar una intersección segura para poder cruzar de un lado a otro y debe hacerlo en banquetas invadidas y sin resguardo del sol. Problemática que se potencializa si el peatón es un niño, una persona con discapacidad o un individuo de la tercera edad.

Al ser un proyecto pensado para mover automóviles, no considera la movilidad de los demás usuarios generando el desvío de los peatones y ciclistas que transitan la zona. Así mismo la zona no cuenta con infraestructura peatonal incluyente, ni universal. La intersección cuenta con banquetas invadidas e incluso la inexistencia de las mismas. La intersección no cuenta con rampas adecuadas para las personas con discapacidad y la ausencia de semaforización inteligente genera dificultades de tránsito para estos usuarios, vulnerando su integridad y su derecho al libre tránsito.

De acuerdo con el CONAPRED, “los efectos de la discriminación en la vida de las personas son negativos y tienen que ver con la pérdida de derechos y la desigualdad para acceder a ellos; lo cual puede orillar al aislamiento, a vivir violencia e incluso, en casos extremos, a perder la vida”. En el caso de este proyecto, las y los chihuahuenses, quienes caminan y utilizan el transporte público como medio principal para realizar sus traslados, quedarían despojados de su derecho a moverse de manera libre y segura y quedarán marginados del acceso a un importante polo de actividad económica de la ciudad.

5. El proyecto promoverá más tráfico

Existe un gran número de estudios que concluyen que considerar más espacio para los autos no es solución al congestionamiento sino que resulta contraproducente (Lee et al., 1999; Hymelet al., 2010). El principal problema es conocido como tráfico inducido; este fenómeno se define como una demanda adicional en el uso del automóvil directamente causada por la mejora en las condiciones de viaje (Weis y Axhausen, 2009). En palabras más sencillas, al proporcionar más espacio vial se inducen más viajes, por lo que pronto la capacidad de las nuevas vías se verá congestionada.

A nivel mundial, ya hay un estimado de 750 millones de vehículos que circulan por unos 50 millones de kilómetros de vía pública (van der Ree et al., 2011), y los volúmenes de red vial y de tráfico siguen aumentando. La expansión exponencial de las ciudades y la expansión de la infraestructura vial han ejercido efectos negativos significativos en hábitats adyacentes, la población y comunidades. Por lo que el proyecto de flujo continuo no resuelve de manera concisa los problemas de movilidad, sino que los promueve. Además, es importante mencionar que la zona ha sido continuamente intervenida pensando en el usuario sobre el automóvil. La intersección cuenta con un puente vehicular, un paso a desnivel (Figura 4) y la próxima administración ya considera una gaza vehicular en un futuro. Sin embargo la zona no ha tenido tratamiento para ciclistas, transporte público, ni peatones.

 Foto: eltiempo.com
Foto: eltiempo.com

6. El proyecto nace de una actitud contradictoria

Mientras que la Secretaria de Desarrollo Agrario, territorial y Urbano (SEDATU) tiene un dialogo basado en la mejora de la calidad de vida, el IMPLAN de Chihuahua promueve proyectos que van en contra de los objetivos de HABITAT y la nueva agenda urbana global (HABITAT, 2016). Así mismo, el propio IMPLAN que hace unos meses pintó una cebra peatonal con el objetivo de empoderar al peatón, ahora, cuando tiene la oportunidad de planificar un proyecto con financiamiento, deja al peatón como el usuario más vulnerable de la vía. Además, el proyecto no ha sido socializado con las colonias aledañas, los trabajadores y estudiantes de la zona, sino que al contrario, planea acelerarse y concretarse lo antes posible (antes de que el periodo vacacional termine).

Proponemos no al flujo continuo, sí a la inversión a todos los demás modos de transporte

Para alcanzar una movilidad incluyente que beneficie a todas las personas y todos los modos de transporte, teniendo como prioridad la competitividad y la sostenibilidad, y priorizando la seguridad vial por encima de la velocidad, proponemos mejorar e incrementar el transporte público y la movilidad no motorizada.

En el área en cuestión, por ejemplo, existen paradas de autobús a la intemperie que exponen a las personas al sol y las altas temperaturas, desincentivando el uso de transporte público. Existen banquetas invadidas y de un tamaño menor al mínimo de 1.20 metros que indica el Reglamento de Construcciones y Normas Técnicas para el Municipio de Chihuahua; existen banquetas sin infraestructura universal, y no existe infraestructura que salvaguarde y garantice la movilidad del ciclista.

La ciudad de Chihuahua tiene la oportunidad de plantear soluciones efectivas que mejoren la movilidad de sus habitantes en línea con los principios de inclusión, accesibilidad, sostenibilidad y resiliencia hacia los que actualmente se orienta la nueva agenda urbana global. Anteponer a los automóviles por encima de las personas vulnera el derecho a la ciudad y el derecho a la movilidad, que no se refiere al derecho individual al libre tránsito en automóviles particulares, sino a que más personas puedan trasladarse de manera eficiente, digna y segura, independientemente del medio de transporte.

Para finalizar les dejamos una serie de fotografías de la actual carente infraestructura peatonal, ciclista y de transporte público en la zona.

foto5foto6 foto7 foto8foto 9Foto 10

 

 

* Sergio Andrade Ochoa es estudiante doctoral del Instituto Politécnico Nacional. Embajador de la Hora del Planeta en México. Premio Chihuahuense de la Juventud 2012 en Ciencia y Tecnología. Miembro activo de la Liga Peatonal. Yarismeth Barrientos es entusiasta de los derechos humanos, barista de oficio y corazón. Futura Ingeniera en Negocios. Miembro activo de la Liga Peatonal y Chihuahua en Bici.

 

 

 

**Los Institutos Municipales de Planeación (IMPLAN) son organismos públicos descentralizados del gobierno municipal, fueron creados para ser una entidad autónoma dedicada a la planeación estratégica, integral y con visión a largo plazo para los gobiernos municipales.

 

Referencias bibliográficas:

Akerman, J., Hojer, M. (2006) How much transport can the climate stand?—Sweden on a sustainable path in 2050. Energy Policy 34(14), 1944–1957

Ameratunga, S., Hijar, M., & Norton, R. (2006). Road-traffic injuries: confronting disparities to address a global-health problem. The Lancet367 (9521), 1533-1540.

Bener, A., & Crundall, D. (2005). Road traffic accidents in the United Arab Emirates compared to Western countries.

Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (2016) Discriminación e igualdad.

Core Writing Team Contribution of Working Groups IIaIttFARotIPoCC. (2007) Climate change 2007: synthesis report. Geneva: IPCC, 2007, 104.

Grabow, M. L., Spak, S. N., Holloway, T., Stone Jr, B., Mednick, A. C., & Patz, J. A. (2012). Air quality and exercise-related health benefits from reduced car travel in the midwestern United States. Environmental health perspectives,120(1), 68

Habib, L., Bayne, E. M., & Boutin, S. (2007). Chronic industrial noise affects pairing success and age structure of ovenbirds Seiurus aurocapilla. Journal of Applied Ecology44(1), 176-184.

HABITTAT (2016) Sustainable & inclusive urban prosperity & opportunities for all.

Hastings, M. C. (2008). Coming to terms with the effects of ocean noise on marine animals. Acoustics today4(2), 22-34.

He, J., & Song, C. C. (1999). Evaluation of pedestrian winds in urban area by numerical approach. Journal of Wind Engineering and Industrial Aerodynamics,81(1), 295-309.

Hidalgo, D., & Huizenga, C. (2013). Implementation of sustainable urban transport in Latin America. Research in transportation economics40(1), 66-77.

Hı́jar, M., Arredondo, A., Carrillo, C., & Solórzano, L. (2004). Road traffic injuries in an urban area in Mexico: An epidemiological and cost analysis. Accident Analysis & Prevention36(1), 37-42.

Hymel, K. M., Small, K. A., & Van Dender, K. (2010). Induced demand and rebound effects in road transport. Transportation Research Part B: Methodological44(10), 1220-1241.

Kahn, R., Kobayashi, S.S., Beuthe, M, et al. (2007) Transport and its Infrastructure. In: Metz B, Davidson OR, Bosch PR, Dave R, Meyer LA, eds. Climate change 2007: mitigation contribution of working group III to the fourth assessment report of the intergovernmental panel on climate change. Cambridge and New York: Cambridge University Press.

Koren, D., Arnon, I., & Klein, E. (2014). Acute stress response and posttraumatic stress disorder in traffic accident victims: a one-year prospective, follow-up study. American Journal of Psychiatry.

Ladich, F. (2013). Effects of noise on sound detection and acoustic communication in fishes. In Animal Communication and Noise (pp. 65-90). Springer Berlin Heidelberg.

Lee Jr, D., Klein, L., & Camus, G. (1999). Induced traffic and induced demand.Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, (1659), 68-75.

Leonardi, G., Cooper, D., Walton, H., Catchpole, M., Pebody, R., & Smith, G. (2006). Rapid evaluation of 2006 heat wave: epidemiological aspects.

Moussaïd, M., Helbing, D., & Theraulaz, G. (2011). How simple rules determine pedestrian behavior and crowd disasters. Proceedings of the National Academy of Sciences108(17), 6884-6888.

Nantulya, V. M., & Reich, M. R. (2002). The neglected epidemic: road traffic injuries in developing countries. BMJ: British Medical Journal, 324(7346), 1139.

Niwa, Y., Hiura, Y., Murayama, T., Yokode, M., & Iwai, N. (2007). Nano-sized carbon black exposure exacerbates atherosclerosis in LDL-receptor knockout mice. Circulation Journal71(7), 1157-1161.

Oberdörster, G., Stone, V., & Donaldson, K. (2007). Toxicology of nanoparticles: a historical perspective. Nanotoxicology1(1), 2-25.

Oda, T., & Maksyutov, S. (2011). A very high-resolution (1 km× 1 km) global fossil fuel CO 2 emission inventory derived using a point source database and satellite observations of nighttime lights. Atmospheric Chemistry and Physics,11(2), 543-556.

Okamoto, Y., Matsunami, I., & Kajiwara, A. (2012,). Pedestrian and two-wheeler detection using ultra-wideband vehicular radar. In Sensors Applications Symposium (SAS), 2012 IEEE (pp. 1-4). IEEE.

Parris, K. M., & Schneider, A. (2009). Impacts of traffic noise and traffic volume on birds of roadside habitats. Ecology and society14(1), 29.

Rabin, L. A., & Greene, C. M. (2002). Changes to acoustic communication systems in human-altered environments. Journal of Comparative Psychology,116(2), 137.

Rojas-Rueda, D., De Nazelle, A., Teixidó, O., & Nieuwenhuijsen, M. J. (2012). Replacing car trips by increasing bike and public transport in the greater Barcelona metropolitan area: a health impact assessment study. Environment international49, 100-109.

Saac, R., & Andrea, L. (2015). Modelo de seguimiento de la movilidad peatonal en la Universidad del Valle sede Meléndez [recurso electrónico] (Doctoral dissertation).

Sisiopiku, V. P., & Akin, D. (2003). Pedestrian behaviors at and perceptions towards various pedestrian facilities: an examination based on observation and survey data. Transportation Research Part F: Traffic Psychology and Behaviour6(4), 249-274.

Smith, K.R. (2009) Methane controls before risky geoengineering, please. New Sci, 2714.

Southall, B. L., Bowles, A. E., Ellison, W. T., Finneran, J. J., Gentry, R. L., Greene Jr, C. R., & Tyack, P. L. (2008). Marine mammal noise-exposure criteria: initial scientific recomendations. Bioacoustics17(1-3), 273-275.

Stern, N. (2007). The economics of climate change: the Stern review. cambridge University press.

Thorn, K. (2009). The relative importance of motives for international self-initiated mobility. Career Development International14(5), 441-464.

Transek, A. B. (2002). Road pricing in urban areas. Federation of European Transport and Environment and the Swedish National Road Administration.

Tupayachi Guzmán, G. (2016). Análisis del desplazamiento peatonal en la rotonda de la avenida Angélica Gamarra.

van der Ree, R., Jaeger, J. A., van der Grift, E. A., & Clevenger, A. P. (2011). Effects of roads and traffic on wildlife populations and landscape function: road ecology is moving toward larger scales. Ecology and society16(1), 48-48.

Voellmy, I. K., Purser, J., Flynn, D., Kennedy, P., Simpson, S. D., & Radford, A. N. (2014). Acoustic noise reduces foraging success in two sympatric fish species via different mechanisms. Animal Behaviour89, 191-198.

Vorko-Jović, A., Kern, J., & Biloglav, Z. (2006). Risk factors in urban road traffic accidents. Journal of Safety Research37(1), 93-98.

Weis, C., & Axhausen, K. W. (2009). Induced travel demand: Evidence from a pseudo panel data based structural equations model. Research in Transportation Economics25(1), 8-18.

Wells, K. D. (2007). Complex life cycles and the ecology of amphibian metamorphosis. The ecology and behavior of amphibians. University of Chicago Press, Chicago, 599-644.

World Health Organization. (2013). WHO global status report on road safety 2013: supporting a decade of action. World Health Organization.

Close
Comentarios