+Mas

¿Obstruyó el gobierno mexicano la investigación de Ayotzinapa?

Share:

  1. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 3
    • 0

    Por supuesto. El convenio de “colaboración” carecía de ese enfoque por parte del Gobierno de México. En especial, desde el inicio de esta segunda fase el gobierno mexicano dejó en claro que no permitiría que elementos del Ejército fueran cuestionados por los expertos. Ahí arrancó esta historia de conflicto anunciado, que ahora cierra otro capítulo.

    Para el gobierno de México esta negativa es una cuestión de principios. Las fuerzas armadas no comparecen ante instancias internacionales. No está escrita, pero esta regla es mucho más vigente y real que muchas disposiciones constitucionales. Dice algo así como: “Mas si osare un extraño enemigo” pretender someter a interrogatorio –aún como testigo- a un elemento de las fuerzas armadas, lesiona la soberanía y “profana con su planta tu suelo”.

    Esa es la “litis” que marcó esta etapa de no colaboración. Surgió una vez que el Grupo (GIEI) presentó su primer informe y demostró su autonomía y visión crítica a la versión oficial.

    La pregunta analítica es cuál fue la intención del gobierno de México al aceptar la participación del GIEI. ¿Qué esperaba ganar? Ciertamente no buscaron colaboración técnica para esclarecer la verdad. Porque por donde se le mire –aún desde la versión oficial- lo que sabemos de la “verdad” muestra la descomposición e incapacidad de la procuración de justicia y los aparatos de seguridad. Y esto no ha sido asumido por las autoridades.

    Quizá la respuesta es que buscaron ganar tiempo. Con ese tiempo ganado, las movilizaciones desgastadas, la agenda dispersa en muchos temas, en esta segunda fase lograron descalificar –al menos para un sector de la sociedad- la capacidad e integridad de este grupo. Así como de la CIDH.

    El riesgo mayor es que en el jaloneo político y en las diversas expresiones de calumnias, verdades a medias y siembra de dudas, se llegó a poner en tela de juicio el fundamento mismo de los derechos humanos.

    Pero terca la realidad regresó en forma de videos en redes sociales y nos recordó que la única prueba sólida que tenemos son las confesiones de los presuntos responsables.

    Así que más vale tomar en serio algo que sí está escrito en el art 1º de nuestra Constitución: “Todas las autoridades, en su ámbito de competencia, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos… En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos . . .”

    Leer más
  2. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 5
    • 0

    Las contradicciones entre algunas teorías de la PGR y del GIEI son las que abonan la impresión de que el gobierno le cerró el paso al Grupo. Coincido con Juan Montes en que hay matices en ambas investigaciones (ni tan malas ni tan buenas). Pero la ausencia de un trabajo conjunto es lo que abona la percepción de bloqueo. ¿De qué sirvió haber invitado al Grupo si de todas formas cada quien iba a ser su investigación? El mayor error del gobierno federal fue haber pensado que la PGR podía competir en credibilidad con el GIEI. Desde que se quisieron poner "a las patadas" esa batalla se perdió, de modo que cuando el GIEI empezó a manejar hipótesis y temas fuera de…Las contradicciones entre algunas teorías de la PGR y del GIEI son las que abonan la impresión de que el gobierno le cerró el paso al Grupo. Coincido con Juan Montes en que hay matices en ambas investigaciones (ni tan malas ni tan buenas). Pero la ausencia de un trabajo conjunto es lo que abona la percepción de bloqueo. ¿De qué sirvió haber invitado al Grupo si de todas formas cada quien iba a ser su investigación? El mayor error del gobierno federal fue haber pensado que la PGR podía competir en credibilidad con el GIEI. Desde que se quisieron poner "a las patadas" esa batalla se perdió, de modo que cuando el GIEI empezó a manejar hipótesis y temas fuera de las expectativas del gobierno empezaron los problemas. El resultado es que la percepción es la de un gobierno cerrado, intolerante y manipulador y un GIEI víctima. Y así será esta "verdad histórica".

    Leer más
  3. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 3
    • 1

    Rupert Colville, vocero del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó  su preocupación por los “ muchos retos y obstáculos” que se reportaron en el informe del GIEI sobre el caso

    Iguala . Colville pidió al gobiero de México seguir avanzado en las investigaciones. “El caso de Iguala muestra el papel crucial que la cooperación internacional puede jugar para ayudar a los Estados a combatir la impunidad en casos de graves violaciones a los derechos humanos” dijo Colville.

     

    Por otra parte, el portavoz de Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, elogió el trabajo del grupo GIEI, y urgió una investigación transparente sobre el caso Iguala.  

    Leer más
  4. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 4
    • 0

    Confieso que las verdades absolutas me ponen muy nervioso y, por tanto, no creo toda la "verdad histórica" del gobierno pero tampoco todo el reporte del GIEI.

    Creo que los problemas encontrados por el GIEI son más un reflejo de las debilidades y las contradicciones del Estado mexicano que de una acción concertada de ocultamiento de la verdad.

    Dicho eso, es evidente que dentro del gobierno mexicano hay muchos intereses que no aceptan la idea de una injerencia externa en los asuntos internos de México y mucho menos una investigación del carácter que emprendió la GIEI.

    Parte del problema es la politización del hecho y su evidente contaminación de la pesquisa. Los miembros de la GIEI pudieron o no ser partícipes, conscientes o no de la situación y de su papel, no lo sé y no tengo información en ningún sentido.

    De lo que sí estoy convencido es que probablemente, a estas alturas,jamás sabremos bien a bien la verdad de lo que sucedió. Algunos, como dogma, defenderán la acción del gobierno y otros, como dogma, lo atacarán y lo considerarán culpable.

    Probablemente hay información útil en ambas partes y su combinación permitiría una mejor explicación y tal vez una narrativa cerca de la verdad.

    Pero no va a ocurrir: el gobierno tiene  problemas de credibilidad y no se ayuda, mientras los ahora partidarios de la GIEI solo quieren creerse a sí mismos o aquello que confirme su opinión.

    Leer más
  5. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 3
    • 0

    Lejos de aclararse las cosas con la llegada del GIEI, hubo mayor confusión. EL tiro le salió por la culata al Gobierno. Si había tantos cabos sueltos e indicios de que la verdad histórica no era verdadera, y restos sembrados en el río un día antes de ser encontrados oficialmente, entonces el gobierno no debió invitar a la CIDH a coadyuvar, porque le iba ir peor. Por otro lado, el GIEI se manejó con doble vara al evaluar las indagaciones sobre Cocula; dice que es impreciso y poco confiable el tercer dictamen hecho por la Comisión de Expertos en Fuego al que el GIEI dio su aval, pero en cambio validó el “informe” de José Luis Torero tras un vistazo de 20…Lejos de aclararse las cosas con la llegada del GIEI, hubo mayor confusión. EL tiro le salió por la culata al Gobierno. Si había tantos cabos sueltos e indicios de que la verdad histórica no era verdadera, y restos sembrados en el río un día antes de ser encontrados oficialmente, entonces el gobierno no debió invitar a la CIDH a coadyuvar, porque le iba ir peor. Por otro lado, el GIEI se manejó con doble vara al evaluar las indagaciones sobre Cocula; dice que es impreciso y poco confiable el tercer dictamen hecho por la Comisión de Expertos en Fuego al que el GIEI dio su aval, pero en cambio validó el “informe” de José Luis Torero tras un vistazo de 20 minutos y ninguna prueba técnica o científica. Da la impresión de que avala las versiones que le convenían, a partir no de criterios técnicos sino políticos. Si por otro lado al menos 17 de los enjuiciados fueron torturados para obtener declaraciones convenientes al gobierno, incluso de haber sido culpables de la detención y quizá muerte de los 43, deben salir libres por faltas al debido proceso, con lo cual al horror de la tortura se agrega la impunidad de quienes quizá son culpables de lo que se les imputa (más allá de sus confesiones), por haber sido torturados. El peor de los mundos para la justicia mexicana.

    Leer más
  6. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 2
    • 0

    El gobierno mexicano está empeñado en mejorar la imagen de México en el exterior, como toca, pero la percepción de que están cerrando la puerta al Grupo de Expertos y hostigando a defensores de los derechos humanos mina ese esfuerzo profundamente. La apertura a la crítica es difícil, pero fortalece el ejercicio público y aumenta la credibilidad en casa y afuera.

  7. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 6
    • 1

    Ni la investigación de la PGR es tan mala ni los expertos del GIEI han derrumbado ninguna verdad como dicen. Las supuestas aportaciones del GIEI son inconcluyentes: 1) el tercer peritaje en el basurero de Cocula acordado entre la PGR y el GIEI (incluso ellos propusieron a la mitad de los miembros del nuevo peritaje) dijo que sí fue posible el fuego y que al menos 17 fueron quemados allí, echando abajo la teoría del GIEI, 2) la relevancia del quinto autobús es una mera hipótesis sin ninguna evidencia que la sustente, 3) tampoco hay evidencias de que el ejército y los federales participaran directamente, como el GIEI sugiere sin decir, 4) el GIEI no descubrió el…Ni la investigación de la PGR es tan mala ni los expertos del GIEI han derrumbado ninguna verdad como dicen. Las supuestas aportaciones del GIEI son inconcluyentes: 1) el tercer peritaje en el basurero de Cocula acordado entre la PGR y el GIEI (incluso ellos propusieron a la mitad de los miembros del nuevo peritaje) dijo que sí fue posible el fuego y que al menos 17 fueron quemados allí, echando abajo la teoría del GIEI, 2) la relevancia del quinto autobús es una mera hipótesis sin ninguna evidencia que la sustente, 3) tampoco hay evidencias de que el ejército y los federales participaran directamente, como el GIEI sugiere sin decir, 4) el GIEI no descubrió el quinto autobús ni tampoco la presencia de federales en el lugar de los hechos. Ambos elementos están en la investigación. Ya el 13 de enero de 2015, la PGR anunció que había tomado declaración a 36 militares.

    Tampoco hay una teoría del caso alternativa, ni siquiera en forma de hipótesis. En otras palabras, más que coadyuvar en el esclarecimiento de la verdad, la única aportación cierta del GIEI ha sido crear más confusión de la que ya había.

    Por otro lado, es injusto hablar de impunidad en este momento cuando hay 123 detenidos (50 miembros de Guerreros Unidos, decenas de policías corruptos, alcaldes etc.)

    El principal error de la PGR fue apresurar el anuncio de una teoría del caso completa en la famosa conferencia del 27 de enero de 2015. Nunca debieron decir que “los” normalistas fueron asesinados en el basurero, sino al menos un grupo (sólo tenían entonces identificación plena de 4 de ellos). Pero tenían prisa, y eso les llevó a ser imprudentes. Hablar de “verdad histórica”, cuando la PGR ni siquiera establece la verdad jurídica, fue otra imprudencia y un acto de soberbia que el gobierno ha pagado carísimo.

    El caso se politizó desde el primer minuto y eso también minó decisivamente la credibilidad de la investigación. Para la oposición política y mediática al PRI esto ya no se trata de saber qué paso, sino de atribuir la masacre al gobierno con cualquier argumento.

    Lo más triste (y lo que nos dice más sobre México) es que el caso Iguala, en vez de unir a los mexicanos en contra de la delincuencia organizada, ha dividido a la sociedad a favor o en contra del gobierno de turno. Aún falta ver en México una marcha multitudinaria contra los criminales. Mientras las bandas siguen acrecentando su poder, los mexicanos están divididos y una parte importante sigue teniendo al gobierno como su villano favorito.

    En México, a todo aquel que critica al gobierno se le da la razón a priori. El gobierno es visto siempre con sospecha, incluso sin razones fundadas. Eso es una bendición para sus más feroces enemigos (por ejemplo, el antisistema López Obrador). Pero es una desgracia para este país, porque sin la concurrencia del gobierno ninguno de los problemas de México tiene solución.

    Leer más
  8. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 3
    • 0

    No queda duda que fue una obstrucción sistemática de la investigación. Desde lo local hasta lo nacional, los investigadores encontraron impedimentos y obstáculos. Además, hay índices de una campaña negra y sucia contra los mismos (o más bien mismas) investigadoras (y el que solicitó la investigación) que parece ser diseñado para asustar a cualquier que pretenda desafiar al régimen. El resultado de la investigación es histórico pero no por la justicia que conlleve sino por injusticia que implica.

  9. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 3
    • 0

    El informe está en la página web de la OEA y Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Desde la semana pasada se abrió el tema de la tortura como medio (generalizado u ocasional) para obtener información, a partir del video divulgado en la web, y el Secretario de Defensa inmediatamente después pidiendo perdón. Ahí se involucró también a miembros de la Policía Federal. En el informe se señala que en la PGR se realiza tortura para obtener declaraciones. Primera conclusión: la tortura parece un medio de obtener información generalizado por los miembros de los cuerpos de seguridad e impartición de la justicia. En este caso se empleó para hacer declarar a…El informe está en la página web de la OEA y Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Desde la semana pasada se abrió el tema de la tortura como medio (generalizado u ocasional) para obtener información, a partir del video divulgado en la web, y el Secretario de Defensa inmediatamente después pidiendo perdón. Ahí se involucró también a miembros de la Policía Federal. En el informe se señala que en la PGR se realiza tortura para obtener declaraciones. Primera conclusión: la tortura parece un medio de obtener información generalizado por los miembros de los cuerpos de seguridad e impartición de la justicia. En este caso se empleó para hacer declarar a los detenidos en favor de una versión (la "verdad histórica" desmontada por los miembros del GIEI). O sea, que mediante tortura, el detenido dice lo que el torturador quiere que diga. Eso puede interpretarse de dos formas: la construcción de una "verdad" diferente a la verdad; y-o la obstrucción de la justicia. Y ambas conductas son delitos. Segunda conclusión: como dicen los miembros del GIEI, aún no se llega a la verdad, por lo que se debe continuar investigando. Tercera conclusión: se ha abierto una guerra sucia en contra de los miembros del GIEI, intentando deslegitimarlos, y ahora un grupo de pseudoperiodistas que se pueden llamar "Francotiradores", (así lo denominó una de las integrantes del GIEI), están empezando una "guerra sucia" contra defensores históricos de los derechos humanos en México, (y contra aquellos que se vinculan con las víctimas y su defensa, no sólo del caso de Ayotzinapa). Esta campaña de desprestigio busca desmovilizar a los que pretenden respaldar y divulgar el Informe, debido a que es una prueba absoluta del nivel lamentable en que se encuentra la situación de los derechos humanos en México, y peor aún, de las (in) capacidades para emprender investigaciones científicas que sí intenten aclarar la verdad. El GIEI, al avanzar en otra dirección, comenzó a ser un instrumento incómodo, por lo cual es evidente que sí obstruyó el trabajo del grupo de la OEA. Lamentablemente, al momento actual, no sabemos si sabremos la verdad de lo ocurrido ese fatídico 26 de septiembre de 2014.     

    Leer más
  10. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 5
    • 0

    El GIEI mostró que el gobierno mexicano no tienen una "verdad histórica" sino una deuda histórica. Una deuda por decir la verdad y llevar este caso hasta sus últimas consecuencias. No debemos permitir que, como el 68, este caso caiga en el olvido, sin justicia y con impunidad. La sociedad civil no debe claudicar ni quitar el dedo del renglón en conjunto con medios internacionales. A nuestros funcionarios les debe quedar claro que, acá en la sociedad civil, #NoNosCansamos, no nos cansaremos, y estamos listos para deshacernos de los que se cansan.

  11. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 1
    • 0

    El domingo, expertos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Indepentiendes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), presentaron su segundo informe sobre la investigación de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. El informe, de 608 páginas, fue devastador. Detalla la gran falta de capacidad de la Procuraduría General de la República (PGR) para investigar, y su aparente dependencia sobre la tortura en vez de investigación para armar casos criminales.

    Los cinco investigadores, de gran renombre en América Latina, dicen que desde el principio, se encontraron muchísima resistencia y obstáculos del gobierno mexicano que pareciera que no quería llegar al fondo de la tragedia. Los investigadores insisten en que no hay ninguna evidencia de la llamada “verdad histórica” del caso –que los estudiantes fueron asesinados y sus cuerpos quemados en el basurero de Cocula.

    El gobierno mexicano no extendió el mandato de los investigadores de la CIDH para seguir con su indagación. Aparentemente, ningún funcionario mexicano ni se molestó para ir a recibir una copia del reporte. Este caso e investigación fallida ha desnudado la impunidad en México y sus métodos, desde la incompetencia hasta la tortura, le dijo Dan Wilkinson, director para las Américas de Human Right Watch al periódico estadounidense, Wall Street Journal. También ha enfrentado al gobierno mexicano con grupos de derechos humanos nacionales e internacionales. Hasta Hillary Clinton se pronunció la semana pasada criticando la actuación de México en el caso.

    El presidente Enrique Peña Nieto, en su cuenta de twitter, agradeció al GIEI la información y recomendaciones incluidas en el informe del caso Iguala y dijo que la PGR seguirá trabajando para que haya justicia.

    Eber Omar Betanzos, subprocurador de Derechos Humanos de la PGR, en una conferencia de prensa, dijo que la investigación sigue abierta. “El Estado Mexicano ha brindado al GIEI en todo momento las facilidades que requirieron para su trabajo”, dijo Betanzos, negando las acusaciones de la GIEI.

    ¿El gobierno mexicano obstruyó y hasta abortó la investigación sobre Ayotzinapa? ¿Se sabrá la verdad de este caso algún día? ¿Cuál es el impacto internacional de la confrontación entre el gobierno con organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos para México?

    Link del segundo informe del GIEI sobre el caso Ayotzinapa:http://www.animalpolitico.com/2016/04/este-es-el-segundo-informe-de-los-expertos-del-giei-sobre-el-caso-ayotzinapa/

    Leer más