+Mas

¿Qué significa la elección de Enrique Ochoa como jefe del PRI?

Share:

  1. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 7
    • 3

    La verdad es que el tema del PRI con el nuevo dirigente es complejo.

    Si con Manlio -- que es todo un político con carrera, sabe de elecciones, etc., -- les fue como les fue, no me imagino con éste cómo les irá. 

    Coincido con el resto que esto traerá una división entre políticos y tecnócratas en el PRI, pero ese no es necesariamente el problema. Nos estamos fijando en personas y no en el fondo del problema.

    El gran problema que se tiene es de ética, corrupción, moralidad, impunidad, cinismo que viene desde la cabeza del gobierno y que es priista, pasando por Hacienda y llegando o regando por gobernadores.  Es decir el problema es que los cimientos donde se construye están mal.

    Sólo con actos claros donde se muestre que la impunidad para y hay un giro puede pensarse un resultado distinto, si no será más de lo mismo con una cara mejor pero no un cambio real.

    Leer más
  2. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 13
    • 0

    La llegada de Ochoa al PRI es un mensaje del presidente Peña Nieto reclamando el mando del partido y de una forma en que recrimina a quienes hasta ahora han querido manejarlo. Parece decir que si ya entregó el mando a la "experiencia" (Beltrones y Camacho) y los caciques (los gobernadores) y les ha ido como en feria, pues hay que ir en sentido contrario. El mensaje se refuerza imponiendo como dirigente del partido a un tecnócrata sin experiencia y además con potencial de impopularidad (llega apenas días después de haber anunciado el aumento de tarifas eléctricas). Parece que Peña Nieto quiere mandar el mensaje de que puede poner a quien quiera.

    Es importante recalcar esto porque en las pasadas elecciones algunos de los candidatos (sobre todo los que perdieron elecciones) fueron "caprichos" de gobernadores que se aferraron a sus delfines y así les fue o fueron candidatos que llegaron como terceros en discordia porque en Los Pinos no accedieron a las necedades de gobernadores. Con este antecedente, Ochoa llega como un dirigente sin grupo ni camarilla, con la encomienda de analizar fríamente los números para la selección de candidatos y la estrategia electoral de 2017.

    Leer más
  3. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 5
    • 0

    Enrique Ochoa es un nuevo rostro y un nuevo estilo en el PRI. Difícilmente una persona, aunque ocupe el puesto más alto de una estructura compleja y con tanta historia e intereses anidados podrá hacer una gran diferencia.

    Pero de entrada, ya logró un efecto de “lavado de cara”. Veo comentarios positivos en muchos analistas usualmente críticos. Se le está otorgando el “beneficio de la duda” y un halo de reforma interna a los nuevos tiempos.

    El problema es que el PRI no sólo no quiere, sino que no puede cambiar sus usos y costumbres. Su entramado político está vinculados a intereses de uso y abuso del poder, conforme a medios legales, paralegales, cuasilegales y muchas veces ilegales. Lo que por cierto también se está ya estructurando en los otros partidos.

    Miles de políticos vinculados a ese partido lo están por “así convenir a sus intereses”. No creo que el talento y el talante de una persona logre transformar eso. Además el reto no es reformar al PRI. Ya no hay tiempo ni medios, porque el poder presidencial está en declive.

    Lo que está en juego es la candidatura presidencial de 2018. Y hay varios aspirantes, cada vez más confrontados entre sí. Algunos forman parte del círculo del Presidente, pero al menos uno no está ahí. Lo que dificulta aún más la tarea.

    La “reforma” interna será materia de discursos, difícilmente habrá cambio de prácticas. El punto a resolver es si la “juventud” y el “nuevo estilo” de Ochoa le permitirán operar una de las sucesiones más difíciles en la historia de ese partido. Se ve harto difícil. Por lo pronto detuvo por unas semanas la imagen de deterioro. Y eso ya es un triunfo, pero puede no ser suficiente.

    Leer más
  4. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 7
    • 2

    Para mí, la pregunta y posibilidad es si el perfil tecnorático y la inexperiencia partidista de Ochoa no generará división dentro del PRI y confrontación del partido con Peña, lo que se traduciría en su debilitamiento (del PRI) para 2018, como ocurrió por ejemplo en 2000 en la confrontación PRI - Zedillo, por causas parecidas, aunque no idénticas.

  5. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 12
    • 0

    El choque que representa para las bases tradicionales del partido la entrada de Ochoa, era evidente  cuando ayer se confirmó su nombramiento. Para cualquiera que haya podido ver la noticia en video o televisión, habrá notado que mientras Ochoa se esforzaba por parecer un político de cepa, adoptando manierismos y formas de hablar excesivas -probablemente por su falta de experiencia-, los priistas en la fila que lo circundaba, lo veían con desinterés, tal vez hasta descrédito, ya que los usuales aplausos eufóricos y palmaditas de “estamos con Ud. Sr Licenciado”, parecieron tímidos y poco efusivos.

    Para el espectador común como yo, esto solo denota un descontrol de las bases, tal vez proveniente de una imposición. No me cabe duda que Ochoa hará el mejor papel que pueda. Por lo menos no tiene la larga lista de malversaciones, asociaciones fraudulentas y demás fechorías que le achaquen, como era el caso de su antecesor, pero es precisamente esto lo que puede obrar en su contra. Es decir, sus fortalezas, frente a un partido rancio como el PRI, serán sus debilidades.

    Leer más
  6. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 13
    • 0

    Creo que lamentablemente para el PRI la imagen de corrupción e ineficiencia que se ha generado en este sexenio tiene vida propia. El problema del PRI es estructural: regresó al poder pensando que los doce años de panismo fueron un accidente y que todo era "business as usual". La corrupción sigue rampante pero con dos diferencias importantes: los gobiernos priístas que en el pasado eran corruptos y eficientes ahora son sólo corruptos (de manera cada vez más obvia) y el Presidente de la República que antes tenía mecanismos correctivos cuando la corrupción era disfuncional, ahora no tiene ese poder. Todo ello se da en un contexto en el cual la sociedad es cada vez…Creo que lamentablemente para el PRI la imagen de corrupción e ineficiencia que se ha generado en este sexenio tiene vida propia. El problema del PRI es estructural: regresó al poder pensando que los doce años de panismo fueron un accidente y que todo era "business as usual". La corrupción sigue rampante pero con dos diferencias importantes: los gobiernos priístas que en el pasado eran corruptos y eficientes ahora son sólo corruptos (de manera cada vez más obvia) y el Presidente de la República que antes tenía mecanismos correctivos cuando la corrupción era disfuncional, ahora no tiene ese poder. Todo ello se da en un contexto en el cual la sociedad es cada vez menos tolerante a estas prácticas. En ese sentido el panorama para el PRI es perder-perder. Si no hace nada para cambiar la situación, su imagen y sus votos sigue en picada. Si hace algo, sólo confirma que la imagen era cierta, y que las medidas correctivas son un reconocimiento de que en efecto la corrupción es rampante. La llegada de Ochoa Reza va a dividir al partido y lo va a debilitar aún más. Los dinosaurios no van a aceptarlo a él ni al candidato que Ochoa y Peña Nieto impulsen. Creo que al PRI finalmente el destino lo alcanzó. La pregunta es quién se va a beneficiar de ello.

    Leer más
  7. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 1
    • 20

    Fantástica exposición, razonada de un camino mejor que los que hay a escojer de los otros partidos.

    Que se vea como un partido nuevo, con gente nueva de primera y ya fogueados en el arte de mandar y de gobernar

    Esta si sería la opción de apoyar.

    Que se logre !

  8. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 6
    • 1

    Menudo desafío ha recibido Ochoa: es más fácil reformar a México que al PRI. En mi humilde opinión, el PRI es irreformable.

  9. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 6
    • 16

    Enrique Ochoa es un hombre a quien personalmente admiro por su capacidad, inteligencia, sensatez, generosidad y honestidad. Su selección de Ochoa me hace pensar que el PRI está comenzando a entender lo que no entendía: que la política de los deshonestos se ha acabado. Que la sociedad civil y las redes sociales la ha matado.

    Quiero creer que Ochoa puede ser el primer paso de un PRI nuevo, si el

    PRI se deja.

    El PRI debe dejarse porque si quiere sobrevivir tiene que reinventarse. Lo hizo después de la revolución armada, convirtiéndose en un partido pacificador y coordinador de intereses. Lo debe hacer ahora, como parte de la revolución de la información, convirtiéndose en un partido de candidatos honestos y plataformas socialmente conscientes.

    México ha cambiado, su clase política debe hacerlo con nosotros, de otra forma no sobrevivirán. Es reinventarse o morir. Ojalá Ochoa sea buen cirujano de este Frankestein que se llama PRI.

    Leer más
  10. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 13
    • 0

    El PRI es una maquinaria electoral manejada por los gobernadores y aceitada con recursos públicos. La función de los dirigentes nacionales se reduce a trasmitir las órdenes del presidente y dar la cara a los medios. El PRI contemporáneo está en decadencia y solo votan por el ,veinte por ciento. Básicamente viejos y los más ignorantes usuarios de los programas clientelares del gobierno federal.

  11. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 0
    • 0

    Enrique Ochoa, ex director de la Compañía Federal de Electricidad (CFE), es el nuevo presidente del PRI. Como ha sido tradicional, Ochoa llegó al registro acompañado de la cargada priísta. El abogado y economista renunció la semana pasada el puesto de director de la CFE para buscar el cargo que dejó Manlio Fabio Beltrones después de que éste renunció sorpresivamente tras la derrota electoral en las pasadas elecciones del 5 de julio, donde el PRI perdió 7 de 12 gubernaturas.

     

    Ochoa dijo que el partido necesita reflexionar sobre los desastrosos resultados electorales. “Tenemos que reflexionar con toda puntualidad qué hicimos mal, qué nos falta, qué nos faltó, por qué no ganamos”, dijo.

     

    Ochoa, de 43 años, tiene  dos maestrías de la Universidad de Columbia en Nueva York  y un doctorado en Ciencia Política. En el sector energético, ha ocupado varios cargos. Fue asesor del ex secretario de Energía, Luis Téllez, en el 1997 al 1999, y en el 2012, fue subsecretario de Hidrocarburos. De 2012 a 2014 fue miembro del Consejo de la Administración de Pemex, y de 2014 a 2016 director de la CFE. Ochoa no ha tenido cargos de elección popular y se dice que es cercano al secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

     

    Ochoa tiene corte de tecnócrata. ¿Qué mensaje manda el PRI nombrándolo jefe del partido? ¿Qué opinan de Ochoa? ¿Podrá dirigir el partido a una victoria electoral?

    Leer más