1. Cerrar X
    diciembre 18, 2012 - 3:35 PM

    Lo feo es que, a pesar de lo que dice Madonna, el 2012 sí fue el fin del mundo. Durante este año, el mundo se terminó para cerca de 12,000 mexicanos que se sumaron a las filas de los que han muerto en la llamada guerra contra las drogas. Alrededor de 12,000 personas más perecieron de manera violenta en Estados Unidos por la facilidad con que se obtienen las armas en nuestro país, incluyendo a los 20 niños de entre 5 y 10 años de edad víctimas la semana pasada de uno de los 7 ataques masivos por asesinos solitarios que ocurrieron este año. Cada día es el fin del mundo para alrededor de 150,000 personas que mueren por varias causas, incluyendo los 20,000 niños que mueren de hambre y otras enfermedades curables, las 16,000 personas que mueren por fumar, los 10,000 que mueren de diabetes, etc. Cada día es el fin del mundo para alguien, espero que no sea hoy, ni para mí ni para ti, y agradezco cada día y cada año que se me regala.

    Lo malo es que estamos muy lejos de una resolución de estos problemas. Hablando de violencia y armas en particular, lo que vimos este año es que —a pesar de toda la evidencia en su contra— el acceso a las armas sigue siendo un peligro fatal tanto en Estados Unidos como México. Los esfuerzos para controlar las armas han sido mínimos o, como en el caso de Rápido y Furioso, mal implementadas. Mientras tanto, la Asociación Nacional de Rifles (NRA) sigue defendiendo los intereses de la industria de las armas y una pequeña minoría de estadounidenses que compran armas de alto calibre. Después de una década de estudiar los crímenes y la violencia que ha matado a decenas DE miles de mis vecinos, y después de la matanza que vimos en mí pías la semana pasada, yo quisiera públicamente abandonar mi derecho a tener armas. Por lo menos, espero que en el año 2013, logremos imponer mejores controles al acceso A las armas. Sería un beneficio no solo para EEUU, sino para México (el destino de más de 14,000 armas cada año).

    Lo bueno, según los Mayas, es que el mundo siempre renace. Si tomamos una perspectiva larga y si tenemos expectativas moderadas, siempre podremos apreciar y avanzar hacia lo bueno. Y lo bueno es que las tendencias A largo plazo nos favorecen a todos. A todos nos favorece el hecho de que la esperanza de vida al nacer en los 1950s era de apenas 48 años, en 1995 de 65 años, Y que en 2025 llegará a 73 años, según la Organización Mundial de la Salud. A México, le favorece que la “narcoviolencia” se está nivelando a la baja, y que el 2012 fue el primero DE los últimos 6 años en que el homicidio se disminuyó en México. También le favorece a los mexicanos la decisión del nuevo gobierno de Enrique Peña Nieto de abandonar la estrategia de Felipe Calderón y enfocar en la seguridad ciudadana.

    Espero que en mí país se tome una decisión pragmática similar. Con respecto a las drogas, la decisión de votantes en los estados de Colorado y Washington de legalizar la mariguana representa el principio del fin para la guerra contra las drogas como se conoce actualmente. Durante las próximas décadas, creo que buscaremos y encontraremos otras maneras para regular y prevenir el consumo de sustancias psicotrópicas. Al cambiar de rumbo en EEUU, podríamos prevenir no solo miles de muertes provocadas por el mercado negro de las drogas, sino también liberar decenas de sentenciados por el solo delito de poseer drogas. Así podríamos enfocar nuestros recursos de seguridad en otras amenazas más graves y en una seguridad ciudadana más efectiva.

    En la columna de “por verse,” cómo dice Jose Carreño, tenemos la política. El 2012 fue el año en que México despertó de nuevo, después de 12 años de sueños y pesadillas. Al despertarse, se dio cuenta de que las grandes ilusiones que provocaron la transición al gobierno panista no dieron los resultados esperados durante dos sexenios, en parte porque las esperanzas y las promesas eran imposibles de lograr y en parte porque en realidad no hubo una transición completa. Con el beneficio de 12 años de distancia, se descubrió que el PRI nunca desapareció, sino siempre tenía una presencia y un peso político mucho más significante que cualquier otro partido en el país. Lo que le hacía falta durante esos 12 años era la unidad que había forjado durante más de setenta años en el poder. En el 2012, el PRI nos enseño que un PRI unido es un partido invencible. La pregunta más importante es: ¿Cúal es el secreto de la unidad priísta, y por cuántos sexenios se le puede mantener más allá de la administración actual?

    Mientras tanto, en EEUU, los comicios también dejaron cierta incertidumbre. Los que reeligieron al presidente Obama en el 2012 quieren que él deje de hablar de una política de cambio y esperanza, y empiece a realizarla. Para los que votaron por Mitt Romney, eso sí implicaría el fin del mundo (y ojo: muchos de ellos tienen armas). Pero todos están de acuerdo de que las palabras y las buenas intenciones ya no bastan. Después de resolver la situación fiscal del país (un asunto que no es menor), se deben atender tres grandes temas que afectan directamente a México: las armas, las drogas, y la política de inmigración. Si se puede lograr algún avance en uno de estos tres tres, Obama tendrá un legado que durará siglos. Si logra los tres, será uno de los presidentes más importantes en la historia del país.

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  2. Cerrar X
    diciembre 18, 2012 - 1:35 PM

    Me identifico con Carlos Heredia, aunque no coincido con la película.
    Hay que ver de Francia “Amigos”, y todos los mensajes que están implícitos en ella.

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  3. Cerrar X
    diciembre 18, 2012 - 9:59 AM

    Lo bueno… lo malo… lo feo…
    Poco bueno dejó este 2012, el año de la crisis europea y de un modelo económico que muchos en México creen o creían que debería ser el ejemplo a seguir; el año que puso en duda el sistema de partidos políticos y aparatos de poder tradicionales, donde la verdad de nuestro desarrollo y nuestro subdesarrollo se reflejó en las elecciones y lo que hubo alrededor de ellas.

    En el caso de México dejó sin embargo esperanzas. Un país donde la sempiterna frustración poco a poco deja lugar a una asertividad desacostumbrada, tanto a niveles de política como a niveles de población: asertiva fue la selección olímpica de futbol y asertivo fue el triunfo electoral del Partido Revolucionario Institucional y las primeras acciones de gobierno del nuevo mandatario, aunque se vale poner algunas o muchas de sus propuestas en la categoría de “por verse”; pero también asertiva fue la oposición -aunque algunos de sus argumentos sean muy cuestionables- y asertivo fue el surgimiento del movimiento 132 -aunque su vaguedad y una amorfidad permitió la dogmatización y cancelación de un movimiento que hubiera podido ser muy importante como conciencia política del país- y las señales de la nueva inconformidad juvenil, sus alcances y sus limitaciones.

    Con todo, hay esperanzas de que una parte del partido de nuevo en el poder sea pensante y de que logre comunicarse con la parte pensante de la oposición. Pero las fórmulas de descontento evidenciadas en 2012 hablan volúmenes de los rezagos y desacuerdos que deberá enfrentar el gobierno Peña Nieto -y hubiera debido enfrentar cualquier otro que hubiera ganado-.

    Cuestionable ciertamente fue el balance del sexenio de Felipe Calderón. Creo que la “guerra contra las drogas” era necesaria, pero las tácticas empleadas fueron probablemente mal pensadas y la incapacidad para comunicar las razones a la población y conquistar su apoyo es imperdonable: la gente por un lado lamenta y denuncia con razón los 60 mil muertos ocurridos en ella pero al mismo tiempo lamenta el que tantas partes del país parezcan o estén bajo la égida fáctica de grupos delincuenciales sin establecer la relación entre los dos problemas.

    Es innegable que dejó un país con más infraestructura y cifras económicas que permiten algunas posibilidades y ofrecen una base a su sucesor. ¿Que falta empleo y la riqueza no está bien repartida? Si, esos son déficits imperdonables no solo para el gobierno Calderón sino para los que le precedieron y probablemente algunos que le sigan hasta que se remedien faltantes igualmente importantes en la educación, la infraestructura y la mentalidad.

    Lo peor es que seguimos creyendo en los milagros, en que la Virgen o la adhesión a un líder nos pondrá en el camino de la prosperidad sin necesidad de estudiar, trabajar o ahorrar; que la asistencia a las manifestaciones de perengano nos darán derecho a una casa que ofrezca el gobierno como parte de un programa social en que el estado-papá demanda lealtad a cambio de la dádiva o de la recompensa de un líder clientelar a quienes lo apoyaron a extorsionar a las autoridades y que la militancia en el partido tal o cual nos da derechos que los demás no tienen. Y peor aún, que en algunos casos se cumplan esas expectativas…

    En México es clásica la idea de que nuestros defectos sobrepasan nuestras virtudes. Desde que liberales y conservadores se disputaron el México independiente hasta ahora la estrategia ha sido negar lo importante o positivo del otro para realzar lo propio, o establecer comparaciones imposibles: si las carreteras de México están bien pero no se comparan con las americanas o con las “autobahn” alemanas… sí, la ciudad de México es bonita pero se parece al “hoyo negro” de Calcuta; si, hemos progresado pero no tanto como (ponga aquí el nombre de su preferencia)… Al final eso nos impide aunar fuerzas en busca de lo verdaderamente importante.

    En 1847, cuando la guerra con Estados Unidos, los liberales no ayudaron a los conservadores ni los conservadores a los liberaos. Cada uno peleó su parte de la guerra sin apoyarse entre sí. El autocuestionamiento y la división siguen ahí; en el papel no hemos cambiado mucho pero la nueva asertividad ofrece esperanzas.

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  4. Cerrar X
    diciembre 17, 2012 - 4:15 PM

    Lo malo de 2012 es que todo indica que el próximo viernes se acaba el mundo…
    Pero lo más bueno es que esto no ocurrirá, pues en el Pacto por México, están a punto de llegar a un acuerdo PRI, PRD y PAN para que esto no ocurra y lograr derogar la Ley Maya del Fin del Mundo que nos manda a todos a nuestro respectivo rancho.

    Más allá de nuestra breve existencia que puede quedarnos, lo bueno de 2012 es que el PRI no llegó con carro completo o mayoría absoluta. Esta estructura de las fuerzas políticas obliga a reflexionar si queremos un sexenio paralizados como en el anterior y pese a nuestras diferencias, herencias, discursos antagónicos, insultos, acusaciones, podemos caminar en otro sentido y por lo menos realizar las reformas de obvia necesidad como la educativa, fiscal, energética y económica.

    Lo feo es que pareciera que las tradiciones golpistas, centralistas, autoritarias, sectarias, vanguardistas y excluyentes siguen teniendo importancia para impedir que el país cuente con un mínimo acuerdo hacia donde queremos ir.

    Para conjurar lo malo de este año y la violencia que siguió presente, pensemos en cimientos fuertes, acuerdos de fondo que no vendan la fantasía de arreglos por encima de la realidad y las diferencias reales, sino que pongan a los mexicanos en la perspectiva de la mejora de la economía y la política para entendernos.

    Creo que a pesar de lo feo, hay condiciones y elementos para ver el próximo año de manera optimista. (Aunque el viernes se acabe el resto del mundo).

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  5. Cerrar X
    diciembre 17, 2012 - 12:41 PM

    Lo bueno:
    - El resultado cerrado de la elección, que habría hecho ver a Peña Nieto que su mandato no es tan amplio como se pensaba. El surgimiento del movimiento universitario a raíz de la Ibero.
    -La estabilidad económica.

    Lo malo:
    - La incapacidad que permanece en algunos sectores para aceptar resultados electorales, pero también el desmedido poder de gobernadores y otros actores para influir en el proceso y la ausencia de castigo por los abusos, una de las causas de la falta de confianza.
    - La falta de efectos positivos concretos de la estabilidad macroeconómica.

    Lo feo:
    - La violencia que aún impera en el país. La falta de acciones contundentes para frenar a grupos criminales que se adueñan de territorios. Los homicidios, secuestros y ataques contra periodistas y activistas que quedan impunes.

    Me tomo el atrevimiento de aplicar el mismo ejercicio acá por mi tierra, #porsiocupan

    Lo bueno: El campeonato del Santos y la figura del lagunero Oribe Peralta en la Olimpiada, como referente de lo que nuestra región puede hacer.

    Lo malo: 2012 es el año más violento que se tenga registrado en La Laguna. Por primera vez se rebasó la marca de mil homicidios en un año.

    Lo feo: El grado de infiltración criminal revelado en Coahuila por los escándalos de la fuga de 131 reos en Piedras Negras, el escándalo del cuerpo de El Lazca y la cloaca que destapó el homicidio de Eduardo Moreira.

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  6. Cerrar X
    diciembre 17, 2012 - 11:24 AM

    Lo bueno fue la renovación de numerosos gobiernos, incluyendo los de México, Estados Unidos y China, que el próximo año deberán afrontar con mejores estrategias grandes retos para sus respectivos países y el mundo. La persistencia de viejos y nuevos desafíos exige enfoques innovadores para lograr mayores avances, y la entrada en funciones de otras administraciones puede significar un cambio constructivo.

    En el caso de nuestro país, las nuevas reglas electorales permitieron que en términos generales se registrara un avance para el fortalecimiento de nuestra democracia. En comparación con el desastroso escenario del 2006, las campañas fueron más ordenadas, propositivas y útiles para que los ciudadanos decidieran el sentido de su voto. Las redes sociales y una cultura política de mayor participación favorecieron la discusión y el activismo por parte de una nueva generación de mexicanos demócratas. Con un resultado final que nuevamente proyectó una clara división de poderes, los electores mexicanos reafirmaron un mandato fundamental para la búsqueda de acuerdos que permitan impulsar reformas equilibradas en beneficio de las mayorías.

    Lo malo, sin duda fue la violencia y la inseguridad que siguió afectando a decenas de miles de familias en nuestro país y muchas otras naciones por diversa causas. La incapacidad autocrítica para ajustar la estrategia del gobierno federal en materia del combate contra el crimen organizado, derivó en un mayor deterioro de la situación para las víctimas que sufrieron asesinatos, secuestros, extorsiones y robos. El clima de desconfianza y desánimo tocó fondo en 2012, y las imágenes de la pesadilla que lamentablemente vivieron tantas ciudades deterioraron como nunca antes la percepción que se tiene de nuestro país en el mundo.

    Por último, tanto en México país como en otros países claves para nuestro propio desarrollo, lo feo fue la cerrazón y la obstinación de algunos actores políticos, incapaces de reinterpretar sus posturas tradicionales para responder a situaciones cambiantes y contribuir al bienestar no sólo de sus correligionarios, sino también del conjunto de sus sociedades.

    En nuestro país, el rechazo y la descalificación a los votantes que no optaron por la propuesta electoral de Andrés Manuel López Obrador augura un foco de tensión constante, que en particular amenaza con dividir y restar eficacia al desarrollo de una izquierda verdaderamente progresista, que asuma su responsabilidad institucional y aporte propuestas viables para la definición de mejores políticas públicas. En el caso de los Estados Unidos, por ejemplo, la aparente falta de disposición en algunos sectores del Partido Republicano para ver en la reelección del presidente Obama un mandato que conduzca a nuevos espacios de acuerdo, también representa una amenaza que puede poner en riesgo la estabilidad de toda la economía mundial.

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  7. Cerrar X
    diciembre 17, 2012 - 9:25 AM

    Bien por el resumen de Carlos Heredia.

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  8. Cerrar X
    diciembre 17, 2012 - 8:06 AM

    Lo bueno: el triunfo de Obama y una transición ordenada del poder en México.
    Lo malo: la incapacidad de la izquierda de ganar el poder debido a la falta de una propuesta moderna, atractiva para la mayoría de los mexicanos, lo que impedirá el avance de políticas que abatan la desigualdad y amplíen los derechos de las personas.
    Lo feo: los horrorosos resultados de la guerra en contra del narco y los desatinos norteamericanos y europeos en el manejo de la crisis financiera, que ponen en serio riesgo a la economía mundial.

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  9. Cerrar X
    diciembre 17, 2012 - 8:00 AM

    Lo mejor:
    - la libertad de expresión y del despertar ciudadano;
    - la estabilidad macroeconómica;
    - la llegada de Miguel Ángel Mancera al Gobierno del DF como un político que expresa una izquierda unida, renovada y responsable;
    - la medalla de oro del seleccionado mexicano de futbol en las Olimpiadas de Londres, porque muestra que podemos ser excelentes en deportes de conjunto y no sólo individuales;
    - la película ‘Moonrise Kingdom – Un reino bajo la luna’ de Wes Anderson;
    - los 50 años de los Rolling Stones.

    Lo peor:
    - la anacrónica supervivencia del corporativismo empresarial (Salinas Pliego, Azcárraga et al), sindical (Romero Deschamps, Elba Esther y demás) y político (partidos que son propiedad de sus dirigentes);
    - las prácticas y los precios monopólicos y oligopólicos en mercados como las telecomunicaciones, el cemento y la banca;
    - que el acceso a la banda ancha de Internet en México cueste lo doble que en Chile.

    Lo feo:
    - los 60 mil muertos, 24 mil desaparecidos y miles de secuestrados en México durante el sexenio;
    - el yugo del crimen organizado que obliga a millones de mexicanos a vivir cotidianamente bajo la extorsión, el pago forzoso de ‘derecho de piso’ y de ‘cuotas de protección’;
    - que a causa de la violencia millones de mexicanos en al menos una decena de estados hayamos perdido la posibilidad de vivir en paz, caminar tranquilamente por la calle, salir de noche y circular por nuestras carreteras sin ser asaltados;
    - la necedad de los estadounidenses para proteger a las armas de fuego antes que la vida de sus propios ciudadanos;
    - la ineptitud de los mexicanos para detener el flujo de armas de nuestro vecino del norte hacia las bandas criminales de nuestro país.

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0
  10. Cerrar X
    diciembre 17, 2012 - 7:57 AM

    Se fue Calderón. Entró Peña Nieto. ¿Y López Obrador? Ganó Obama. Se fregó Romney. Estados Unidos termina el año con una terrible masacre de inocentes. En el mundo, la Eurozona va de crisis en crisis. La primavera árabe peligra en convertirse en el invierno árabe, especialmente en Siria donde van más de 40,000 muertes en la rebelión en contra Bashar al-Assad.

    En México, Peña Nieto ya ha metido dos reformas por el Congreso, y tiene una agenda muy ambiciosa. Mataron al jefe de los Zetas, el Lazca, pero perdieron su cuerpo. Algunos pensaron que de acuerdo con una predicción Maya se acababa el mundo. El gobierno ruso desmintió esto. Madonna también lo desmintió en un concierto en México. Se trata de un nuevo comienzo, dijo la cantante, después de consultar a sus chamanes.

    ¿Qué fue lo mejor, lo peor y lo feo de 2012?

    CALIFÍCA ESTE SUBTÍTULO:
    VN:F [1.9.22_1171]
    0
    0