Home¿​Cómo impactará​ el calendario de las negociaciones TLC en la campaña presidencial del 2018?

En Portada

+Mas

¿​Cómo impactará​ el calendario de las negociaciones TLC en la campaña presidencial del 2018?

Share:

  1. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 4
    • 1

    Los próximos comicios presidenciales se antojan complejos, con resultados cerrados. Además, veremos la renovación de las Cámaras, y no se prevé mayoría para ningún partido. A esto se sumará una economía endeble: crecimiento insuficiente, inflación al alza y fragilidad en el tipo de cambio marcarán el entorno económico de nuestras elecciones. En mal momento tendrán lugar las negociaciones del TLCAN, con riesgo incluso de concluir con el fin del Tratado. Por lo pronto, la incertidumbre ejercerá presión sobre los mercados y afectará negativamente algunas decisiones de inversión.

    El TLCAN orbitará por tanto en las campañas presidenciales, y podría generar posturas extremas no sólo sobre el tratado mismo, sino más ampliamente sobre el conjunto de la relación con los Estados Unidos. Mas allá de ideologías y signos políticos, esperemos que prevalezca un sentido de unidad en torno a un Acuerdo que ha sido benéfico para las dos partes pero, sobre todo, de unidad con nuestros connacionales. Es una oportunidad en este sentido para demandar y exigir que no se escatimen recursos para apoyarlos política y legalmente en estos momentos tan difíciles. Reencontrarnos con ellos desde el gobierno, desde las organizaciones civiles, desde las empresas, debe ser parte del discurso y la acción pública de todos nosotros.

    Leer más
  2. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 4
    • 0

    Con el TLCAN la interdependencia entre México y Estados Unidos se ha intensificado enormemente. En México, perdió el sector agrícola (en su mayoría), pero ganó el sector industrial. Y en Estados Unidos a la inversa. Hay ciudades en el norte, donde solía producirse acero, aluminio, y automóviles, que hoy están desoladas o aun buscando reinventarse. El TLCAN, y la globalización en general, fue uno de los grandes temas de campaña en EEUU, y ahora lo será para México. El gobierno de EPN espera negociaciones rápidas. El tiempo está en su contra. Al parecer, su contraparte no tiene prisa. Nada mejor que un adversario ansioso e impulsivo. A AMLO le conviene que…Con el TLCAN la interdependencia entre México y Estados Unidos se ha intensificado enormemente. En México, perdió el sector agrícola (en su mayoría), pero ganó el sector industrial. Y en Estados Unidos a la inversa. Hay ciudades en el norte, donde solía producirse acero, aluminio, y automóviles, que hoy están desoladas o aun buscando reinventarse. El TLCAN, y la globalización en general, fue uno de los grandes temas de campaña en EEUU, y ahora lo será para México. El gobierno de EPN espera negociaciones rápidas. El tiempo está en su contra. Al parecer, su contraparte no tiene prisa. Nada mejor que un adversario ansioso e impulsivo. A AMLO le conviene que todo siga igual hasta después de la elección. A México le conviene tomársela con calma, como debió ocurrir hace 23 años.

    Leer más
  3. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 2
    • 0

    La incertidumbre que genera el proceso de negociación del TLC y lo que el gobierno mexicano esté dispuesto a debatir tiene enorme impacto en la economía mexicana. Adicionalmente, la propuesta de negociación hacia finales del 2017 sin duda alguna se encimará con el proceso electoral mexicano y entrará en la agenda política nacional. A diferencia de lo que pasó en 1993 cuando se debatió el TLC y las fuerzas políticas nacionales realmente fueron simples testigos de un proceso que se aprobó en el Congreso estadounidense, ésta vez, la visibilidad del tema, la diversidad de opiniones y la fortaleza de los partidos políticos –respecto a ese año- hará que el…La incertidumbre que genera el proceso de negociación del TLC y lo que el gobierno mexicano esté dispuesto a debatir tiene enorme impacto en la economía mexicana. Adicionalmente, la propuesta de negociación hacia finales del 2017 sin duda alguna se encimará con el proceso electoral mexicano y entrará en la agenda política nacional. A diferencia de lo que pasó en 1993 cuando se debatió el TLC y las fuerzas políticas nacionales realmente fueron simples testigos de un proceso que se aprobó en el Congreso estadounidense, ésta vez, la visibilidad del tema, la diversidad de opiniones y la fortaleza de los partidos políticos –respecto a ese año- hará que el tema no sea de resolución obvia ni que haya posturas únicas e indivisibles como pretende el discurso que apela a la unidad mexicana como si el país fuera un bloque.

    En esta ocasión, las opiniones encontradas sobre aranceles, cláusulas por sector e incluso la oportunidad y beneficio de negociar algunos temas encontrará una resistencia que no existió antes y que al calor del proceso electoral animarán el ánimo nacional. Es muy probable que personajes como AMLO se muestren mucho má discretos y moderados en el tema que muchas otras fuerzas que no están en la competencia directa por ganar la presidencia y que otras voces, como el PAN e incluso el PRI, busquen un bajo perfil para no alimentar animadversión ante posturas que puedan ser interpretadas como entreguistas por la opinión púbica.

    Un punto que fue enormemente debatido en la primer discusión del TLC fue el hecho de no haber incluido una cláusula sobre movilidad laboral. El argumento de los técnicos neoliberales de entonces fue que el tratado era meramente comercial e incluir el tema de la migración laboral afectaría la negociación. Visto a la luz del tiempo, no se ve como un político en campaña pueda dejar de mencionar este tema como parte importante de la negociación con Estados Unidos, sobre todo cuando al paso de los años distintos presidentes de ese país (de ambos partidos políticos por cierto) han tenido posturas de un pragmatismo extremo frente a la migración mexicana, abriendo y alimentando el flujo cuando les es necesario y cerrándolo y expulsando millones cuando esto les beneficia políticamente.

    Vaya que el debate sobre el TLC será un punto del debate electoral que puede alimentar además un discurso nacionalista y de defensa de la soberanía nacional maltrecha y pisoteada por Trump.

    Leer más
  4. Close
    VN:F [1.9.22_1171]
    • 0
    • 0

    Después de la visita del canciller, Luis Videgaray, y el secretario de Economía,​Ildefonso ​Guajardo, a Washington la semana pasada, muchos creen que el calendario de las negociaciones del Tratado Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) pudiera coincidir con las elecciones presidenciales en México del 2018.

    Si es así, se pudieran mezclar las complejas negociaciones para reformar el TLC con la política de un año electoral, dificultando la habilidad de negociadores mexicanos de llegar a un acuerdo, y abriendo la posibilidad que el partido que gane las elecciones repudie lo negociado con Estados Unidos.

    México ha señalado que quiere que se negocie el tratado lo más rápido posible – preferiblemente terminando las negociaciones hacia el fin de este año. Hace semanas que México empezó el proceso de consultas con el sector empresarial del país.

    La semana pasada Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, dijo que espera notificar al Congreso en unas semanas su intención de renegociar el tratado, empezando un periodo de 90 días de consultas con el Congreso estadounidense. Ross dijo que con suerte, las negociaciones no tomarán más de un año.

    La mayoría de analistas piensan que una rápida renegociación del TLC como un escenario muy optimista. Piensan que las negociaciones seguramente se extenderán durante el primer semestre de 2018 – justo durante los meses más claves de la elección presidencial mexicana.

    Una larga negociación pudiera impactar más sobre el valor del peso y reducir más el flujo de inversión extranjera afectando a la economía mexicana.

    Las últimas encuestas han favorecido al presunto precandidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador en la contienda de 2018. Aunque López Obrador ha hablado en favor del TLC recientemente, en el pasado ha sido un fuerte crítico de las políticas de apertura del presidente Enrique Peña Nieto.

    ¿Qué impacto tendrá la negociación del TLC sobre la elección presidencial en México? ¿Cuál piensa que será la actitud de AMLO a las negociaciones?

    Leer más