Home ¿Qué piensan de la captura de los gobernadores fugitivos Duarte y Yarrington?

En Portada

+Mas

¿Qué piensan de la captura de los gobernadores fugitivos Duarte y Yarrington?

Share:

  1. Close

    Ambas capturas son un ejemplo de lo que es el sistema político mexicano y lo que tiene enfrente para salir de este estado de corrupción lacerante en todo el mapa nacional. Nadie se salva. Estos son casos que han dado la vuelta al mundo y a quien más golpean políticamente hablando es al PRI y a la figura del presidente que los avaló como la generación a la que él mismo pertenece. Además de la trama policial de estos casos, toda la revisión sirven para traer a la memoria casos tan patéticos como el de Raúl Salinas de Gortari exonerado este mismo sexenio o la incapacidad de lo que en su momento fue la apuesta por la transición democrática a manos del PAN,…Ambas capturas son un ejemplo de lo que es el sistema político mexicano y lo que tiene enfrente para salir de este estado de corrupción lacerante en todo el mapa nacional. Nadie se salva. Estos son casos que han dado la vuelta al mundo y a quien más golpean políticamente hablando es al PRI y a la figura del presidente que los avaló como la generación a la que él mismo pertenece. Además de la trama policial de estos casos, toda la revisión sirven para traer a la memoria casos tan patéticos como el de Raúl Salinas de Gortari exonerado este mismo sexenio o la incapacidad de lo que en su momento fue la apuesta por la transición democrática a manos del PAN, que desperdició la oportunidad histórica de dar un golpe de timón y, como dijo el mismo Felipe Calderón públicamente, no hizo nada aun sabiendo, -desde el poder que da la presidencia en este país-, cuando el solo caso de Veracruz ya mostraba signos alarmantes desde su gobierno.

    Lo que personalmente me sorprende de estos casos es que se queden en el escándalo de corrupción y desfalcos millonarios no porque su gravedad sea menor, sino por las consecuencias que estos proceso criminales trajeron al país y especialmente a las entidades de donde son justamente estos dos gobernadores. Se trata de estados con las mayores fosas llenas de cadáveres, asesinatos, desaparecidos, periodistas muertos, exiliados, duelo, llanto y dolor de tantas familias que no se incluye como parte de lo que estos señores, en su prepotencia total permitieron e incluso fomentaron. Eso no está en el banquillo de los acusados y debe estarlo, incluso por encima de los desfalcos.

    Lo obvio ahora, si hubiera voluntad de cambio, sería seguir la pista que estos señores no actuaron ni por casualidad solos. Sus cómplices deben tener apoyos muy pesados que si no están a nivel superior de los propios ex-gobernantes presos, entonces no se entiende como y de que manera pudieron hacer todo lo que hicieron y posteriormente huir….. Si no fuera tan grave y doloroso, sería un guión perfecto para una película de risa, pero no lo es.

    Leer más
  2. Close

    Se trata, sin duda, de buenas noticias. Sin embargo, es momento para recordar la forma impune en que se desempeñaron cuando fueron gobernadores, delinquiendo a niveles exhorbitantes sin que nada ni nadie los detuviera. Lo importante es qué cambia en Veracruz, en Tamaulipas y en México con la detención de estos personajes. En otras épocas tendríamos al menos una sensación de autoridad para imponer límites a los casos de impunidad más grave. Hoy, las motivaciones de los gobiernos locales y federal no parecen ser las de la justicia o el decoro político sino las del cálculo electoral, forzado, tampoco hay que olvidarlo, por la presión de las víctimas y de la…Se trata, sin duda, de buenas noticias. Sin embargo, es momento para recordar la forma impune en que se desempeñaron cuando fueron gobernadores, delinquiendo a niveles exhorbitantes sin que nada ni nadie los detuviera. Lo importante es qué cambia en Veracruz, en Tamaulipas y en México con la detención de estos personajes. En otras épocas tendríamos al menos una sensación de autoridad para imponer límites a los casos de impunidad más grave. Hoy, las motivaciones de los gobiernos locales y federal no parecen ser las de la justicia o el decoro político sino las del cálculo electoral, forzado, tampoco hay que olvidarlo, por la presión de las víctimas y de la opinión pública.

    ¿Tendremos después de estas detenciones procesos adecuados de rendición de cuentas? No lo creo, pero si lo que se busca con ellas son réditos políticos, creo que vuelven a equivocarse. El desprestigio del gobierno federal es ya irreversible, y su manera de entender la política queda claramente acreditada con las carretadas de dinero y recursos que se están volcando en el Estado de México. Así es como se incuban gobiernos caracterizados por el dispendio, las promesas vacías, la ineptitud y la corrupción… y que terminan en tribunales.

    Exijamos se realicen las investigaciones necesarias sobre las atrocidades que durante esos gobiernos se cometieron contra miles de personas; ambos deben responder por las detenciones arbitrarias, los secuestros, los homicidios, las fosas clandestinas, por los desfalcos. Insistamos también en la reforma de nuestras instituciones, de nuestras policías, de nuestras fiscalías, de nuestro sistema judicial, y de nuestros sistemas anticorrupción y de rendición de cuentas. Ahí está la salida del marasmo en que vivimos.

    Leer más
  3. Close

    Los cambios de gobierno en Tamaulipas y Veracruz el año pasado fueron clave para que el gobierno cambiara de actitud y procediera contra Yarrington y Duarte. La presión sobre el gobierno de Peña Nieto para que actuara era enorme tanto de la opinión pública y del electorado como de los nuevos gobiernos entrantes, por primera vez no priistas. El caso contra Yarrington, que llevaba años durmiendo, se reactivó en noviembre y Duarte no pudo llegar a un arreglo con el gobierno. Para el gobierno, las detenciones son la única forma de ganar credibilidad en medio del más absoluto descrédito y en un contexto de verdadera competencia electoral, donde ya es posible una…Los cambios de gobierno en Tamaulipas y Veracruz el año pasado fueron clave para que el gobierno cambiara de actitud y procediera contra Yarrington y Duarte. La presión sobre el gobierno de Peña Nieto para que actuara era enorme tanto de la opinión pública y del electorado como de los nuevos gobiernos entrantes, por primera vez no priistas. El caso contra Yarrington, que llevaba años durmiendo, se reactivó en noviembre y Duarte no pudo llegar a un arreglo con el gobierno. Para el gobierno, las detenciones son la única forma de ganar credibilidad en medio del más absoluto descrédito y en un contexto de verdadera competencia electoral, donde ya es posible una derrota del PRI en cualquier ámbito, incluido el Estado de México en junio y la presidencial el año próximo. Una prueba palmaria de cómo la democracia cambia los incentivos de los gobiernos y los hace más eficaces. Pero casi nadie en México cree en estas lógicas democráticas, si no en turbias teorías conspiratorias alimentadas por décadas de desconfianza en gobiernos autoritarios, por lo que es dudoso que el gobierno obtenga algún beneficio real.

    Leer más
  4. Close

    En ocho días los ex gobernadores fugitivos Tomás Yarrington de Tamaulipas, y Javier Duarte de Veracruz han sido capturados, respectivamente, por la policía en

    ​Italia​ y Guatemala, con información de Estados Unidos en el primer caso, y de México en el segundo.

    La captura de los dos ex mandatarios levanta muchas interrogantes.​Yarrington, que enfrenta cargos en Estados Unidos y México por narcotráfico y lavado de dinero, tenía órdenes de detención desde el 2012 en México, y el 2013 en Texas. Pero, de acuerdos a reportajes de Aristegui Investiga, el Wall Street Journal y otros medios, Yarrington había contado con un grupo de ocho policías estatales que actuaban como guardaespaldas durante los años que era fugitivo.

    Quizás hasta más grave, los servicios de seguridad federales, incluyendo el CISEN, la Marina, el Ejército y la Policía Federal estaban al tanto de que el ex gobernador tenía asignado los policías estatales ministeriales para su protección. Entonces, ¿cuál es el caso de Yarrington? ¿México lo buscó o no lo buscó?

    Duarte, antes de desaparecer en octubre del año pasado, el mismo día que un juez concedió su orden de arresto, se había convertido en la cara pública de la corrupción en México. Dejó al estado de Veracruz en bancarrota, con el erario público con un hueco en las finanzas de miles de millones de pesos. Su escape fue una humillación para el gobierno. Muchos mexicanos pensaban que la fuga de Duarte tenía peste a colusión e​ impunidad.

    Ambos Duarte y Yarrington dicen que son inocentes. Pero de acuerdo a las múltiples acusaciones contra ellos, forman parte de una verdadera ola del crimen y corrupción que se ha dado entre muchos gobernadores, en particular los del Tricolor.

    Por ahí está el otro Duarte, César, ex gobernador de Chihuahua, también prófugo de la justicia en México. Y Roberto Borge, ex mandatario de Quintana Roo que está siendo investigado por cargos de corrupción, y que también dicen que no han hecho nada mal.

    Las capturas de Duarte y Yarrington vienen a escasas semanas antes de elecciones estatales en el Estado de México, que muchos analistas dicen que el PRI tiene que ganar si va a tener un chance de ganar las presidenciales del 2018. ¿Tendrá algo que ver la captura -- en particular de Duarte – con las elecciones en Edomex?

    Leer más