Home ¿Qué posición debe tomar México sobre Venezuela en la reunión de la OEA?

En Portada

+Mas

¿Qué posición debe tomar México sobre Venezuela en la reunión de la OEA?

Share:

  1. Close

    Gracias Jorge Chabat. De acuerdo, pero con una estrategia de denuncia y crítica de país a país, lo único que estamos logrando es el encono y la fortificación de la dictadura. No es el camino apropiado para lograr un acercamiento entre las partes y parece mas bien una política con dedicatoria interna.

  2. Close

    Creo que México ha fallado también en el caso de Venezuela.

    Para el caso, México debió ceñirse al concepto de la Doctrina Estrada y respetar el principio de autodeterminación.

    En todo caso y tratándose de un conflicto que impacta a Latinoamérica y nos incluye, México debería promover ya sea en la OEA y organismos internacionales, una propuesta que coadyuvara a la intermediación entre el gobierno de Venezuela y la oposición cuyo conflicto está basado sobre la interpretación de sus propias leyes y su Constitución.

    Tomar partido por una de las partes, descalifica y deteriora aún más la política exterior mexicana, que alguna vez se rigió en defensa del ejercicio de la soberanía propia y de las naciones.

    Leer más
  3. Close

    México siempre se ha destacado en los organismos multilaterales por actuar con pleno apego al derecho internacional; así lo hizo en 1962 cuando se sometió a votación de todos los Estados miembros la expulsión de Cuba de la OEA, nuestro país votó en contra de dicha disposición al no contar con un fundamento jurídico. México se opuso a una injusticia.

    Actualmente, nuestro país ha utilizado a la OEA como un escenario para desempeñar un papel activo en pro del respeto de los derechos humanos y para el impulso a la democracia como lo hacemos hoy ante la crisis en Venezuela, un rol que había abandonado desde que inició esta administración.

    El contexto actual del Continente hace mucho más representativa a esta organización, independientemente del entramado de instituciones y mecanismos de integración regional, la OEA constituye un espacio de diálogo y de generación de sinergias. Hoy, están unidos 20 países alzando la voz en contra de la dictadura de Nicolás Maduro.

    México actúa acorde a las obligaciones contraídas al firmar la Carta Interamericana. Cabe recordar que, en 2009, durante el golpe de estado en Honduras, el entonces canciller de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, afirmaba que los golpistas “van a hundir en la mayor profundidad de la crisis económica y social al país por el empeño, de un grupito de políticos del pasado, de imponer una dictadura del pueblo”; parece que hoy en día esas mismas palabras retratan la postura de la comunidad internacional respecto al régimen autoritario chavista en Venezuela.

    Si bien en México tenemos nuestros propios problemas, no podemos cerrar los ojos ante lo que ocurre en un país hermano. Si está en nuestras manos hacer algo para cambiar la realidad, hagámoslo. Venezuela vive una inflación que superará el 700 por ciento, según cálculos del Fondo Monetario Internacional; A pesar de su enorme potencial petrolero, el pueblo venezolano no tiene acceso a harina, papel higiénico, azúcar, leche, carne de pollo y res, queso, medicinas y tratamientos, es decir, no cuentan con insumos elementales.

    No podemos callar ningún tipo de atropello dentro o fuera de nuestras fronteras, el mundo es uno solo y la dignidad de las personas es la misma en cualquier parte. Debemos actuar con la misma solidaridad con la que desearíamos que actuaran con nosotros. ¡No a la dictadura! ¡No al populismo!

    Leer más
  4. Close

    Me llama la atención que en un mundo tan globalizado todavía se invoque el principio de no intervención para no criticar a gobiernos que violentan sus instituciones democráticas y cometen abusos de derechos humanos. Si el tener un récord impecable internamente fiera un requisito indispensable para poder criticar a otros países, prácticamente nadie podría criticar ningún abuso, para solaz y esparcimiento de las dictaduras. La solución creo no es cerrar los ojos ante abusos en otros países. Hay que criticarlos y si ello abre la puerta para que también se critiquen los abusos internos, qué bueno. Los que salimos ganando somos los ciudadanos. Me sorprende que…Me llama la atención que en un mundo tan globalizado todavía se invoque el principio de no intervención para no criticar a gobiernos que violentan sus instituciones democráticas y cometen abusos de derechos humanos. Si el tener un récord impecable internamente fiera un requisito indispensable para poder criticar a otros países, prácticamente nadie podría criticar ningún abuso, para solaz y esparcimiento de las dictaduras. La solución creo no es cerrar los ojos ante abusos en otros países. Hay que criticarlos y si ello abre la puerta para que también se critiquen los abusos internos, qué bueno. Los que salimos ganando somos los ciudadanos. Me sorprende que quienes abogan porque instancias internacionales denuncien los abusos en México, ahora están muy molestos porque México critica a Venezuela. Claramente, un doble rasero.

    Finalmente, para Alejandro Alvarado: es obvio que hay una intención política de afectar a Morena al criticar a Maduro, pero quien se ha asociado con Maduro es Morena y el propio López Obrador, (y el propio gobierno venezolano quien ha presumido en redes sociales sus nexos con Morena). Ante eso, pues ni cómo ayudarles.

    Leer más
  5. Close

    Toda política exterior es local. La de México frente a Venezuela está diseñada para asociar a AMLO y a Morena con el régimen dictatorial de Maduro. La amenaza es tan severa que el gobierno le está dando la espalda al principio de no intervención y obra con hipocresía ante el reprobable récord que tiene en casa en materia de derechos humanos.

  6. Close

    Más allá del problema que vive Venezuela y la sociedad venezolana, el gobierno mexicano no parece tener ni la credibilidad ni la confianza de su propia ciudadanía para encabezar la cruzada contra las libertades dañadas en ese país. Por muy trágico que sea el momento actual venezolano, los argumentos del gobierno mexicano parecen más un boomerang que un postura creíble y respetada a nivel internacional.

    Lo que el gobierno mexicano podría hacer es declarar a México como un país abierto para todo aquel que quiera salir por causas justificadas de su país, -aun más en el marco del día del refugiado que es el 20 de junio-. Ese sería un mensaje que sin comprometer el prestigio tan maltrecho del gobierno mexicano recuperaría una imagen que le dio prestigio al país cuando México se abrió al exilio español y sudamericano (hace ya más de medio siglo). Sabemos que están llegando al país una cantidad importante de venezolanos (y de muchas otras nacionalidades), frente a lo cual el gobierno mexicano podría plantearse de manera humanitaria y sin confrontar al gobierno venezolano ser un espacio de “salvación“ humanitaria. Esto implica dejar la política selectiva y discrecional en el tema migratorio que ha prevalecido por años. Si por el contrario el Gobierno mexicano decide oponerse abiertamente al venezolano debe estar dispuesto a asumir las consecuencias de recibir una dura crítica pública internacional y en su caso, explicar a nivel interno, por qué decide postularse como defensor de causas ciertamente nobles pero que en su propio territorio no se resuelven, como son los derechos humanos, la corrupción y la impunidad.

    La encrucijada es obvia, para que un gobierno como el mexicano se siente a opinar sobre temas tan difíciles como los que ocurren en tantos países –que es sumamente importante- tiene que tener una mínima respetabilidad que no parece tener ni fuera del país y mucho menos al interior de éste.

    Leer más
  7. Close

    Se esperan tormentas políticas en Cancún hoy cuando se reúna la muy dividida Organización de Estados Americanos (OEA) para ver si logra tomar una posición común sobre la crisis política y económica en que está sumida Venezuela, donde han muerto más de 70 personas en casi tres meses de conflicto.

     

    En los últimos meses, México, y su canciller Luis Videgaray, han tomado una posición de liderazgo dentro del grupo de países que exigen una posición firme con el gobierno del presidente Nicolás Maduro. México, y otros países como Brasil, Estados Unidos, Canadá y Argentina, están exigiendo que el gobierno del presidente Maduro libere a presos políticos, llame a elecciones, y respete a la Asamblea Nacional, que está en control de la oposición.  

     

    Pero Venezuela, que ha empezado el proceso de retirarse de la organización, también tiene sus amigos entre los 34 miembros, en general los pequeños países del Caribe y países aliados como Nicaragua y Bolivia.

     

    Mientras tanto, la situación en Venezuela se vuelve más desesperada por día. Maduro ha convocado a una Asamblea Constituyente para el 30 de julio, con la idea de crear un nuevo tipo de estado. Un 85% de la población, incluyendo muchos chavistas desilusionados, están en contra de lo que ven como una maniobra desesperada para darle una final sepultura a la democracia en ese país petrolero.

     

    ¿Podrá aportar la OEA a la solución de la crisis venezolana? ¿Que posición debe de tomar México?

     

    Leer más