Videgaray se equivoca, Trump no es el primer presidente de EU que va contra el flujo de armas

El Canciller calificó como alentador el mensaje del presidente estadounidense porque, dijo, por primera vez se reconoció la responsabilidad de EU en el tema, pero los registros muestran que Barack Obama, Bill Clinton o George H.W. Bush también se pronunciaron al respecto.

Falso que Trump sea el primer presidente de EU que hable de frenar flujo de armas, como dijo Videgaray
Cuartoscuro

Falso

Frase: Por primera vez un presidente de Estados Unidos reconoce que Estados Unidos tiene que asumir responsabilidad para detener el flujo ilegal de armas que van de Estados Unidos hacia México. Eso no lo habíamos escuchado.


El canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo que una de las señales alentadoras del mensaje de Donald Trump sobre México es que por primera vez un mandatario estadounidense reconoce la necesidad de detener el flujo ilegal de armas hacia el país. Sin embargo, existen registros de al menos otros tres presidentes haciendo referencia al mismo tema: Barack Obama, Bill Clinton y George H.W. Bush.

Lo que dijo Luis Videgaray, titular de Relaciones Exteriores, es falso.

“Eso no lo habíamos escuchado”

El funcionario mexicano viajó a Washington para reunirse con el equipo del presidente Donald Trump. Mientras él negociaba, el republicano firmó la orden ejecutiva para iniciar la construcción del muro entre México y Estados Unidos.

Pero según Videgaray, el mensaje de Trump vinculado a esa orden ejecutiva contiene “señales alentadoras para México”, entre ellas que “por primera vez un presidente de Estados Unidos reconoce que Estados Unidos tiene que asumir responsabilidad para detener el flujo ilegal de armas que van de Estados Unidos hacia México”.

“Eso no lo habíamos escuchado”, dijo Videgaray la noche del miércoles en entrevista con el noticiero de Televisa de Denise Maerker.


Minuto 20:55.


Pero los datos muestran otra cosa.

El expresidente Barack Obama mencionó el tema en dos de sus visitas a México en 2009 y 2013.

Reunido con estudiantes en el Museo Nacional de Antropología, Obama dijo el 16 de abril de 2009:

“Esta guerra se está librando con armas compradas no aquí, sino en mi país, y más del 90% de esas armas recuperadas en México provienen de los Estados Unidos. De modo que nosotros también tenemos responsabilidades y tenemos que hacer lo nuestro: tenemos que atacar el uso de la droga en nuestras ciudades, eliminar el movimiento de armas hacia el Sur”.

Cuatro años después, el 3 de mayo de 2013, en un mensaje conjunto con el presidente Enrique Peña Nieto, dijo de nuevo que era necesario frenar ese flujo ilegal de armas:

Reconocemos que la mayor parte de las armas utilizadas para crear violencia aquí en México vienen de nuestro país (…) continuaré haciendo todo dentro de mi poder para aprobar reformas de sentido común, que mantengan nuestras armas fuera de las manos de criminales; una reforma que permita salvar vidas tanto en México como en Estados Unidos. Nosotros continuaremos presionando a traficantes que traen armas ilegales a México y seguiremos encarcelando a criminales”.

Eso sólo en cuanto a discursos pronunciados, pero Barack Obama también insistió en el tema en una orden ejecutiva firmada en junio de 2016, en la que propuso al Congreso —quien finalmente la rechazó—reinstalar la prohibición a la venta de armas de asalto que estuvo vigente entre 1994 y 2004.

Pero antecesores de Obama también pusieron atención en el tema, por lo que Donald Trump no es el primer mandatario estadounidense que lo hace.

Bill Clinton fue quien firmó en 1994 el decreto que permitió la prohibición a la venta de armas de asalto.

Pero además, en 1997 firmó la Convención Interamericana contra la producción ilícita y el tráfico de armas, municiones, explosivos y otros materiales (CIFTA, por sus siglas en inglés) bajo el argumento de que era necesario frenar el flujo de armas que llegaba a manos de criminales de los dos lados de la frontera. También en el 2000 aumentó las facultades de la ATF, la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, para combatir el mercado ilegal de armas.

George W. Bush fue quien derogó en 2004 la disposición para prohibir la venta de armas de asalto, pero su padre, George H.W. Bush fue otro presidente estadounidense que se pronunció por evitar el flujo ilegal.

En 1989, el gobierno de George H.W. Bush anunció una prohibición a la importación de armas de asalto fabricadas fuera de Estados Unidos, después de que la ATF informó que armas de asalto extranjeras, importadas al país, estaban siendo traficadas por la frontera y utilizadas en “crimines violentos” en México y Estados Unidos.

Con registros de al menos otros tres presidentes estadounidenses hablando de frenar el flujo ilegal de armas hacia México, la declaración del Canciller mexicano sobre que Donald Trump es el “primer presidente que reconoce la responsabilidad” de Estados Unidos en el tema, es falsa.

 

Close
Comentarios