El Sabueso: Mentira que con gasolinazo habrá más dinero contra pobreza, como dijo Semarnat

Según el secretario de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, el dinero que era destinado al subsidio de la gasolina ahora podrá usarse para servicios de salud y educación, y combatir la pobreza, pero tanto Hacienda como Presidencia insisten en que la medida no implica recursos extra para el gobierno federal.

Falso

Frase: El dinero para subsidiar la gasolina podrá ser utilizado para combatir la pobreza, mejores servicios de salud y mejor educación.

Personaje: Rafael Pacchiano. Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Fecha: 29 de diciembre de 2016.

Calificación: Falso

El secretario de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, dice que gracias al gasolinazo se podrá combatir la pobreza, mejorar servicios de salud y educación. Pero en contraste, tanto el presidente Enrique Peña Nieto como la Secretaría de Hacienda aseguran que no habrá recursos extra por la medida.

Con base en ello, la frase de Rafael Pacchiano es falsa: si bien el gobierno federal ya no invertirá en el subsidio al combustible, el cambio en el precio no implica recursos adicionales para programas sociales o de movilidad.

El “precio real” de la gasolina que se aplica desde el 1 de enero de 2017 sólo dejará recursos que ya están asignados en programas específicos del presupuesto de este año y no hay un monto extra que pueda destinarse a otras actividades.

“El gobierno federal no recibirá ni un centavo más de impuestos por este incremento”, dijo Peña Nieto en su mensaje de Año Nuevo.

El subsecretario de Ingresos de Hacienda, Miguel Messmacher, también explicó en entrevista con el programa Atando Cabos de Radio Fórmula que el nuevo precio no es sinónimo de mayores ingresos como para aumentar el monto que se destina a proyectos sociales o de inversión.

IEPS + IVA

El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que se recauda con la gasolina no es un porcentaje del precio final del combustible, es un monto fijo que no cambia.

Las tasas del IEPS que recauda la Secretaría de Hacienda son de 3.18 pesos por litro de gasolina Magna; 3.59 pesos para la Premium y 3.58 pesos por litro de diésel.

A ello se suma un monto, también fijo, de IEPS para los estados y otro conocido como el impuesto de carbono.

En el caso del IVA, el gobierno federal recauda el 16% del precio; pero la recaudación por este impuesto es mucho menor que la del IEPS y además es deducible.

Que el IEPS sea una tasa fija en el precio de la gasolina es para asegurar que el gobierno federal tenga los mismos ingresos, pero no le da más para invertir en programas sociales que no hayan recibido recursos en años anteriores.

“El IEPS está sirviendo para compensar la caída en los ingresos petroleros del gobierno federal. En realidad, desde que no hay subsidio ha habido también una caída en la inversión y recortes presupuestales, pero teniendo un IEPS fijo, no porcentual, se intenta asegurar ciertos ingresos ya repartidos en el presupuesto”, explicó en entrevista Adrián García, investigador del área de ingresos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El investigador detalla que en años anteriores con el precio internacional del petróleo en más de 100 dólares por barril, el gobierno mexicano tenía ingresos altos y se podía dar el lujo de “tener un extra” para subsidiar el precio de la gasolina.

Actualmente, el precio internacional y los ingresos del gobierno federal han disminuido y, por lo tanto, la capacidad para subsidiar. Mantener un IEPS fijo asegura ingreso independientemente de si el precio del combustible es alto o bajo. Pero eso no implica más recursos para invertir en programas contra la pobreza, a favor de la educación o de salud, como dijo en Twitter el secretario de Medio Ambiente.

El Sabueso consultó a Semarnat para conocer qué datos utilizó Rafael Pacchiano en su afirmación. Esa instancia de gobierno dijo que el secretario escribió un artículo para explicar sus argumentos.

En éste, ya no habla de combate a la pobreza o mejores servicios de educación. Insiste en que el precio real de la gasolina ayudará a transitar a tecnologías de transporte más limpias pero no explica cómo.

ACTUALIZACIÓN:

La Semarnat envió a Animal Político su postura, que se transcribe íntegra a continuación. También aparece, debajo de ella, la respuesta de la reportera y del medio.

Postura de Semarnat:

Estimados editores de El Sabueso,

En el espíritu de este espacio, escribo para aclarar al lector afirmaciones incorrectas en el texto “Mentira que con gasolinazo habrá más dinero contra pobreza, como dijo Semarnat”.

El análisis equivocadamente mezcla dos temas: el costo que tendría mantener el subsidio a las gasolinas, que resultaría en una pesada carga para las finanzas públicas y que ahora podrá destinarse a programas sociales, con la afirmación de que el aumento en el precio de la gasolina no resultará en una recaudación adicional.

En realidad, como han señalado tanto el presidente Enrique Peña Nieto como el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano, y el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, si el gobierno hubiera optado por mantener el subsidio a la gasolina frente a un alza en su costo debido a un aumento en el precio del petróleo, así como por el efecto cambiario, el gobierno habría tenido que destinar unos 200 mil millones de pesos para mantener su precio artificialmente bajo. Las alternativas para cubrir este costo habrían sido recurrir a la deuda pública o bien realizar recortes en el gasto que afectarían a programas sociales prioritarios.

La eliminación del subsidio a la gasolina es una medida que sigue las mejores prácticas tributarias, ya que éste beneficiaba, sobre todo, a los mexicanos con mayores ingresos. En cambio, al liberar los precios de las gasolinas y mantener un impuesto progresivo como el IEPS, ahora pagarán más quienes más consumen. Así, esta medida también se alinea con el principio “el que contamina, paga”, que buscar contrarrestar las externalidades negativas, o el daño generado a otros por el consumo de combustibles fósiles.

Es verdad que el gobierno no recibirá ingresos adicionales por el aumento en el precio de las gasolinas. En cambio, con la medida se aseguran importantes recursos del erario, que equivalen al doble de apoyos que entrega el programa Prospera a 7 millones de familias en un año o el triple del presupuesto del Seguro Popular, que atiende la salud de 50 millones de mexicanos.

Cabe señalar la decisión de reflejar el precio real de la gasolina es clave para transitar hacia tecnologías de transporte más limpias como gas natural, así como financiar proyectos de movilidad sustentable. Como anunció esta semana el presidente Peña Nieto, como medida para apoyar la economía familiar, el gobierno federal financiará la conversión de transporte masivo a gas natural, comenzando por las entidades de la Megalópolis y extendiendo el programa a un total de 50 ciudades.

Así es que El sabueso se equivoca al señalar que la medida no resultará en mayores recursos para servicios de salud y educación, y combatir la pobreza, pero acierta al señalar que el aumento en el precio no implica mayores impuestos.

Respuesta de Animal Político: 

El Sabueso revisó la siguiente frase del secretario de Medio Ambiente: “El dinero para subsidiar la gasolina podrá ser utilizado para combatir la pobreza, mejores servicios de salud y mejor educación”.

En su réplica, Semarnat afirma que El Sabueso acierta en señalar que el aumento en el precio de la gasolina no implica mayores impuestos y, por tanto, mayor recaudación. Y sostiene que de no haberse implementado la medida, el gobierno federal hubiera tenido que recurrir a más deuda pública o a recortes en el gasto que afectaría en programas sociales.

Sin embargo, como explicó la Secretaría de Hacienda, lo que se recaudará por IEPS —y que antes era un impuesto negativo que implicaba un subsidio— ya está asignado en el presupuesto de Egresos como parte del gasto federal para este 2017.

En este año que no existe el subsidio no hay un gasto adicional para combatir la pobreza, servicios de salud o de educación. Tras eliminar el subsidio, el gobierno federal no está destinando recursos extras a programas sociales, en comparación con años anteriores.

Close
Comentarios