El Sabueso: ¿Los gobernadores están comprometidos con proteger la libertad de expresión?

Los mensajes en los que los gobernadores se comprometen a respetar la libertad de expresión son falsos, puesto que los homicidios, ataques y desapariciones de comunicadores siguen en la impunidad.

Falso

Los gobernadores de Sonora, Oaxaca, Morelos, Michoacán, Guanajuato, Baja California, Zacatecas, Durango y Tabasco manifestaron el pasado 7 de junio su apoyo y respeto al ejercicio de la libertad de expresión. Sin embargo, en algunas de estas entidades, es donde las investigaciones por homicidio, ataques y desaparición perpetrados contra comunicadores han quedado en la impunidad.

Los mensajes en los que los gobernadores se comprometen a respetar la libertad de expresión y aseguran que trabajan para proteger el ejercicio periodístico son falsos. 

De acuerdo con datos de Artículo 19, organización en defensa de los derechos de periodistas, entre el año 2000 y 2017 predominaron los asesinatos contra reporteros en los estados cuyos gobernadores presumieron proteger la libertad de expresión. En Chihuahua se registraron 13 homicidios de periodistas, en Oaxaca, 12; en Michoacán, 4; en Durango, 3; en Tabasco, 2, y en Baja California, 1.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, escribió: “(los) medios de comunicación son vitales para formar sociedades más justas. Debemos garantizar y fomentar siempre la #LibertadDeExpresión” en su perfil de Twitter.

El manifiesto de Aureoles se da a pesar de que en Michoacán continúan desaparecidos cuatro periodistas: Ramón Ángeles Zalpa, desaparecido en 2010; María Esther Cansimbe, en 2009; José Antonio García, en 2006, y el más reciente caso de Salvador Adame, en 2017.

Salvador Adame, director de Canal 6tv, fue secuestrado el pasado 18 de mayo, cuando fue interceptado por un grupo de hombres armados que viajaban en una camioneta negra. Colegas de Adame declararon que el reportero ya había manifestado actos de agresión e intimidación en su contra, relacionados con su actividad periodística.

A casi un mes de la desaparición de Adame Pardo, las autoridades no han informado sobre ningún indicio de avance sobre su paradero.

“Hasta este momento, informes de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) y la propia Fiscalía Especial de Búsqueda de Personas Desaparecidas en Michoacán a ninguno de estos casos de periodistas se les investiga bajo el concepto de desaparición y tampoco se indaga con base en su ejercicio periodístico; de hecho ya ni siquiera se les está buscando, ni a ellos ni a los 20 periodistas desaparecidos que tenemos registrados”, afirma Leopoldo Maldonado, abogado de Artículo 19.

Entre 2009 y 2016, en Oaxaca registraron 214 agresiones contra periodistas —como acoso, amenazas, agresiones físicas o materiales, privaciones ilegales de la libertad o violencia institucional— posicionándose como el tercer estado con más agresiones después de Veracruz y Chihuahua. Durante 2016 ocurrieron en el estado los asesinatos de tres comunicadores: Marcos Hernández Bautista, de Noticias en la costa; Salvador Olmos García, de Tu un ñuu Savi; Elidio Ramos, de El sur, y Agustín Pavia Pavia, de Tu un ñuu savi.

Aunque en la entidad existen más de 100 agresiones contra periodistas, también hay registro de cuatro homicidios y no hay avances en las investigaciones. El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, escribió en Twitter que “Este #DíaDeLaLibertadDeExpresión, ante comunicadores refrendamos el compromiso de garantizar respeto y protección al ejercicio periodístico”.

Si bien los delitos contra periodistas no han ocurrido durante la gestión de Murat, con el actual gobernador tampoco hay avances en las investigaciones para acabar con la impunidad.

Leopoldo Maldonado, comentó a Animal Político que “en el caso de Salvador Olmos, la Fiscalía General de Oaxaca ha relacionado la investigación con negligencia por parte de los policías”.

La explicación de la Fiscalía es que el reportero murió en un atropellamiento y no que fue sometido a tortura y después asesinado por los propios policías. La Fiscalía de Oaxaca, en concreto la Vicefiscalía de Huichapan de León, ha negado toda la dinámica de hechos: la detención arbitraria previa, la tortura. En este momento solo está procesado un policía por al asesinato de Salvador Olmos”.

Chihuahua es, después de Veracruz, el segundo estado con mayor número de homicidios de periodistas en los últimos 17 años.

Tan sólo entre 2016 y lo que va 2017, Artículo 19 registró la muerte de dos periodistas: Adrián Rodríguez (Antena Radio), y Miroslava Breach (La Jornada) y agresiones en contra de otros 19 comunicadores.  Según los datos del Comité para la Protección de periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), cuatro de los cinco periodistas que fueron asesinados mientras realizaban alguna cobertura entre el 2000 y 2017, prevalecieron impunes.

En otros estados el escenario es similar: Durango, registró entre el 2000 y 2017 el asesinato de tres periodistas, según datos de Artículo 19.

Y como indica CPJ, dos de esos casos no fueron castigados. Además, en el mismo periodo ocurrieron en Tabasco dos asesinatos, ambos también impunes.

Ninguno de los estados cuyos gobernadores conmemoraron la libertad de expresión parecen asegurarla por completo. En 2016, Artículo 19 registró 15 ataques en Baja California, 12 en Guanajuato, 12 en Tabasco y uno en Zacatecas.

Aunque no todas las agresiones, desapariciones o asesinatos de reporteros ocurrieron durante la administración de los actuales gobernadores, con estos mandatarios locales tampoco se han reportado avances en las investigaciones.

La prevalencia de ataques contra la prensa refleja la falta de compromiso o de capacidad de las autoridades para fomentar un lugar seguro para libertad de expresión. Por este motivo, las afirmaciones de los gobernadores son: falsas.

Close
Comentarios