El Sabueso: La estafa maestra es “herencia” de mi antecesor, dice el rector de UNACAR, ¿será?

El actual rector de UNACAR firmó al menos 7 convenios con dos dependencias federales, a partir de los cuales se desviaron 632 millones de pesos a empresas fraudulentas.

Falso

La Universidad Autónoma del Carmen (UNACAR) respondió en un comunicado a la investigación ‘La estafa maestra’ –en la que se señala a esta y otras siete universidades públicas de participar como ‘intermediarias’ en un fraude por 7 mil 670 millones de pesos- asegurando que el trabajo de su administración al frente a la institución se caracteriza por “la transparencia” y “la correcta aplicación de los recursos públicos”.

En una entrevista publicada el 7 de septiembre, el rector de la UNACAR, José Antonio Ruz Hernández, se deslindó del caso argumentando que los conflictos legales de esta universidad fueron “heredados” por administraciones anteriores.

“Desde mi primer periodo rectoral y este segundo, seguimos resolviendo asuntos legales heredados”, dijo Ruz Hernández.

Sin embargo, documentación en poder de El Sabueso comprueba que el actual rector firmó al menos siete convenios con dos dependencias del gobierno federal, a partir de los cuales se desviaron 632 millones de pesos a empresas fraudulentas. Por lo que el olfateo  estableció que los dichos de la universidad y del rector son falsos.

¿Por qué son falsos los dichos del rector de la UNACAR?

José Antonio Ruz llegó a la rectoría de la Unacar el 28 de agosto de 2013, luego de que su antecesor, Sergio Augusto López Peña, renunciara al cargo tras denunciarse que 400 millones de pesos del Instituto de Educación de Aguascalientes fueron desviados, a través de la universidad, a tres empresas fraudulentas. Por este caso, la Contraloría de la Unacar multó en 2015 al exrector con 379 millones de pesos y 20 años de inhabilitación.

Se trata, en efecto, de uno de los “conflictos legales heredados” a los que se refirió Ruz Hernández cuando se deslindó de ‘La estafa maestra’, pero una vez en el cargo el nuevo rector tardó 13 días para usar el esquema de fraude de su antecesor.

El 10 de septiembre de 2013, Ruz Hernández estampó su firma en el convenio con Pemex-PEP número 420403822 para que la universidad prestara servicios “asistencia técnica y apoyo operativo” a la petrolera, por los que en 2013 recibió un total de 83 millones 953 mil pesos.

En la cláusula 13 de este convenio quedó “expresamente pactado” que la Unacar no podía subcontratar a terceras empresas. Sin embargo, la universidad violó esa cláusula y subcontrató sin pasar por ninguna licitación pública a dos compañías por 71 millones 033 mil pesos. Esta suma representa el 84.6% de los recursos que le dio Pemex, por lo que la universidad violó además la ley federal de adquisiciones, la cual establece que no podía subcontratar más del 49% de esos recursos.

Así, más de 70 millones de pesos fueron desviados a dos empresas que no debieron recibir los recursos públicos.

Y este es solo un ejemplo. Entre agosto de 2013, cuando asume el cargo Ruz Hernández, y 2014, la Unacar firmó siete convenios (seis con Pemex Exploración y Producción y uno con Sagarpa-Senasica) por 901 millones de pesos, de los cuales 632 millones fueron desviados a 26 empresas gracias a este mecanismo de violación a la ley federal de adquisiciones.

La Auditoría Superior de la Federación, en su informe forense 14-4-99032-12-0206, también señaló que en los siete convenios se violó dicha ley.

De las 26 compañías subcontratadas, Animal Político y Mexicanos contra la corrupción documentaron que al menos 13 no debieron recibir recursos públicos porque, o bien son investigadas por el SAT como ‘empresas fantasma’ –es decir, como empresas que no tienen personal ni infraestructura, pero simulan operaciones comerciales-, o bien no están registradas ante la Secretaría de Economía –el paso uno para cualquier empresa-, o bien, simplemente, porque no existen.

Además, la Unacar se quedó con 268 millones como ‘comisión’, solo por hacer de intermediaria en la contratación de estas empresas.

El 16 de junio, previo a la publicación de ‘La estafa maestra’, se solicitó una entrevista con Ruz Hernández acerca de los convenios que firmó con Pemex-PEP. Sin embargo, el rector no ofreció respuesta.

Nota: los convenios Unacar-Pemex analizados tienen los siguientes números: 428813896, 420403822, 420404804, 421003812, 420833837, 428813912. Mientras que el convenio con Sagarpa-Senasica no tiene número, pero se incluyó copia digital en este rastreo. Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción guardan copia física de los convenios firmados por Unacar y Pemex, mismos que están a disposición del lector.

Close
Comentarios
  • Alejandro B.

    ¿Siiiii?, y porqué NO DENUNCIASTE QUE HABÍA IRREGULARIDADES EN LOS EJERCICIOS ANTERIORES QUE “estabas arreglando”, ¡Que con el solo conocimiento de los echos no estabas obligado a hacerlo para NO CONVERTIRTE EN COMPLICE!, ESO ES LO QUE HICISTE, ¡TE COVERTISTE EN COMOPLICE! de seguro a petición de alguién o algunos, porque ¡Si no ocurrió en tu ejercicio, porque no denunciar si no te afectaba a tí!..

    O sea que Tú José Antonio Ruiz Rector de Unacar, a sabiendas que se operaban FONDOS FEDERALES y que nada teniar que estar haciendo en esa Universidad, y que esa Universidad, Ni tiene en su acta constitutiva la función de HACER CONTRATOS CON FINES DE LUCRO,ni tiene estatuido la vocación EMPRFESARIAL, ni esta Capacitada para OPERAR EN EL MERCADO DE ESA COMPETENCIA, ni tiene el RIDICULUM VITAE en esos rubros, aún así, NO DENUNCIASTES EL FRAUDE QUE DE SEGURO TU VISTE QUE SE HABÍA COMETIDO Y AHORA ARGUMENTAS QUE TU ADMINISTRACIÓN (¿tuya?) al frente de esa institución se “caracteriza por la transparencia y correcta aplicación de los recúrsos públicos”, ¡No lo Creo…!,..

    ¡Todas las instituciones como esa mal llamadas Autónomas, son un verdadero nido de ratas!, aquí en mi estado, en la autonoma, ¡todos los ex-rectores o mejor dicho ratas, han salido “forrados” de lana y dueño de bastantes propiedades que han sido denuinciadas a la procuraduria correspondiente y como premio variios de estos “rectores” han ido a parar NO A LA CARCEL, si no como ¡empleados de Gobierno!, Yo comozco a 4 que han recibido ese beneficio…

    Ahora, lo que como mejicanos debemos también exigir, es ¡QUE SE ELIMINE LA AUTONOMÍA A LAS UNIVERSIDADES AUTIONOMAS, ya que operan con fondos fiscales, y ¡Nadie, ni ninguna Institución puede estar por encima de la Ley, ¡Nadie…!. Empezaremos a fundamentar una reforma de ley para hacer ese cambio necesario y acabar tambié ahí con el dispendio a los forndos públicos….