El Sabueso: ¿Una dieta sana, variada y suficiente en los comedores comunitarios?

El presidente Peña Nieto dijo que los comedores brindan comida a más de un millón 100 mil mexicanos, sin embargo no se lleva un registro de los nombres de los comensales.

No se puede probar

Frase a revisión: “Para que más de un millón 100 mil mexicanos en situación vulnerable cuenten con una alimentación sana, variada y suficiente, operan casi 13 mil Comedores Comunitarios en el país. A través de la red de Comedores Comunitarios se distribuyen más de 2 millones de comidas al día”.

Personaje: Enrique Peña Nieto, presidente de México

Lugar y Fecha: Resumen Ejecutivo. Cuarto Informe de Gobierno, 1 de septiembre de 2016.

Calificación: No se puede probar

Enrique Peña Nieto subrayó en el informe ejecutivo del IV Informe de Gobierno que los comedores comunitarios brindaban una dieta “sana, variada y suficiente” para más de un millón 100 mil mexicanos en situación vulnerable.

El Sabueso concluye que no se puede comprobar esta afirmación, dado que en lo que va de 2016 el Coneval, el organismo público responsable de la evaluación de los programas sociales, aún no ha publicado nuevas evaluaciones sobre el funcionamiento de los comedores comunitarios.

No obstante, cabe resaltar que en la última evaluación que el Coneval publicó en 2015 -la Evaluación de Diseño del Programa de Comedores Comunitarios con Trabajo de Campo para el Análisis de Procesos-, se evidencian múltiples deficientes en el servicio de los comedores comunitarios.

En primer lugar, aunque el Presidente dijo que los comedores brindan comida a más de un millón 100 mil mexicanos, el informe del Coneval señala que en estos comedores no se lleva un registro de los nombres de los comensales en la lista de asistencia, lo cual “impide conocer con certeza el número de personas que acuden diariamente y quiénes son”.

En cuanto al apartado ‘preparación de alimentos’, el informe del Coneval admite que los comedores comunitarios cumplen con dar los apoyos alimenticios cinco días a la semana, dos veces al día. No obstante, resalta que el personal voluntario que trabaja en estos comedores “adaptan los menús a las costumbres de la región que habitan y a su propia experiencia en la cocina”. Y más grave: “en ningún comedor visitado se observó que se ajusten al recetario propuesto por el Programa”. Es decir, que en cada comedor el personal de cocina prepara la comida que quiere y como quiere, y sin seguir los lineamientos gubernamentales.

Asimismo, el informe apunta que aunque los lineamientos del programa establece que los alimentos “deberán cumplir con las necesidades nutrimentales básicas”, esto es algo que “no se monitorea” por ninguna autoridad.

Otro estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) publicado en agosto de 2015, también evidencia múltiples deficiencias en estos comedores del Gobierno Federal, como “dietas poco equilibradas y que no necesariamente resultan saludables (…) con alto contenido de sodio, azúcares, carbohidratos y grasas, y cantidades reducidas de proteína, vitaminas y minerales”.

“Asimismo, los menús ofrecidos no garantizan estar orientados a la prevención de enfermedades, principalmente debido a que la base de la dieta diaria la constituyen los alimentos procesados proporcionados por el Programa de Comedores Comunitarios, que por estar enlatados pueden contener alto contenido de sodio, y en algunos casos, azúcares y conservadores”, abunda el estudio El Programa de Comedores Comunitarios: anàlisis de su diseño e instrumentación.

Además, el documento advierte que se proporciona a los niños café o jugos industrializados con alto contenido de azúcar, y que las dietas se preparan “en condiciones poco adecuadas”.

“En las comunidades más marginadas y rezagadas, como las estudiadas en Guerrero, los alimentos son preparados en espacios que no cuentan con las condiciones mínimas de seguridad, sanidad e higiene (ej. no cuentan con agua corriente ni sanitarios, algunos tienen piso de tierra)”, remarca el informe de la UNAM.

A partir de estos informes, se podría concluir que la afirmación del presidente es falsa. Sin embargo, debido a que la aseveración del mandatario hace referencia a este 2016 –año en el que el Coneval aún no publica nuevas evaluaciones- y los estudios son de 2015, El Sabueso concluye que no se puede comprobar.

No sólo hay falta de información dentro del programa, sino confusión. La página de la Cruzada Nacional Contra el Hambre (www.sinhambre.gob.mx) señala que hay 7 mil 937 comedores comunitarios administrados por: DIF 3 mil 536, Indesol 142 y Sedesol 4 mil 259; en otro espacio la misma página habla de 10 mil 038; mientras que  en el IV Informe de Gobierno dice, en un momento que hay casi 13 mil comedores.

Sabueso realizado por la Mesa de Combate al Hambre y a la Pobreza conformada por: Rogelio Gómez Hermosillo, Daniela Rea, Juana Acosta, Janette De Luna, Susana Donaire, Alfonso Rodríguez-Cabo, Natalia Gutiérrez y Manuel Ureste.

Close
Comentarios
  • Iliana Yaschine

    Sólo quisiera aclarar que los dos documentos que se citan en el artículo (el de Coneval y el de la UNAM) son producto de la misma investigación sobre el funcionamiento de los Comedores Comunitarios, la cual fue parte de una evaluación más amplia de la Cruzada Nacional contra el Hambre, cuya coordinación estuvo a mi cargo. Esta investigación se realizó en 2014 durante la primera fase de instrumentación de los comedores. En su momento, los resultados de la evaluación fueron bien recibidos por el equipo que operaba el programa y nos pareció que había el compromiso para realizar modificaciones importantes. Desafortunadamente, ese equipo ya salió de la Sedesol. Al analizar los lineamientos de operación más recientes, se observan algunos cambios, al menos en lo normativo. No obstante, no sabemos cómo está funcionando el programa actualmente en campo.