Mapas de México: 5 delitos, 13 años, 32 entidades
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Mapas de México: 5 delitos, 13 años, 32 entidades

Por José Merino
22 de noviembre, 2010
Comparte

El Sistema Nacional de Seguridad Pública puso a disposición de todos, los datos actualizados sobre incidencia delictiva en México. Una base descomunal del periodo entre enero de 1997 y septiembre del 2010, con datos mensuales para cada estado del país sobre tres delitos principales: homicidios, robos y secuestros. Dentro de cada rubro hay toda una subclasificación de la que ni hablaremos hoy (culposos, dolosos, arma blanca, arma de fuego, con violencia, sin violencia, sin datos… y un largo etcétera).

La entrega de hoy tiene un fin simple: Dar a nuestros lectores una imagen precisa e interactiva de la incidencia delictiva en los 32 entidades de la República. Mañana publicaremos aquí mismo un análisis más detallado de las variables y estados más relevantes.

Como inicio, elegimos cinco variables y su evolución mensual entre enero de 1997 y septiembre del 2010 (agosto en los casos en que no se reportaron datos posteriores):

  1. Tasa de homicidios total.
  2. Tasa de homicidios con arma de fuego.
  3. Tasa de secuestros.
  4. Tasa de robos total.
  5. Tasa de robos con violencia.

En todos los casos, la cifra mide el número de delitos por cada 100 mil habitantes, eso nos permite de manera muy elemental, relativizar por tamaño poblacional de los estados. Los datos sobre población fueron obtenidos del Consejo Nacional de Población para cada año.

La interacción con los mapas es muy simple: si das click en play, automáticamente el mapa se va modificando mensualmente; puedes dar pausa y explorar con el cursor de tu mouse los datos por estado; y si dejas el cursor fijo sobre un estado mientras el mapa se actualiza, irás obteniendo los datos correspondientes mes por mes.

Homicidios

Lo obvio: el incremento en los últimos cuatro años (este país se ha oscurecido).

En enero de 2007, el estado con la tasa más alta de homicidios era Oaxaca (4.14 por cada 100 mil habitantes); para agosto del 2010, ocho estados superaban esa cifra: Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Nayarit, Michoacán, Morelos, y Quintana Roo.

En agosto de 2010, la tasa mensual más alta de homicidios la reportó Chihuahua: 12.45 asesinatos por cada 100 mil habitantes. El segundo y tercer lugar también ocurrieron este año, Durango en mayo (12.34) y, nuevamente, Chihuahua, también en mayo (12.06).

¿Cuál ha sido el estado más violento en estos 13 años? Sinaloa, este estado ha tenido, en promedio, una tasa mensual de 4.52; muy por encima del segundo sitio ocupado por Guerrero (4.00) y el tercero, Chihuahua (3.84). De manera interesante, Tamaulipas reporta un promedio de apenas 2.28.

La pregunta también vale a la inversa; Yucatán ha sido el estado con menos homicidios promedio en esos 13 años, es la única entidad con una tasa mensual menor a un homicidio por cada 100 mil habitantes, le siguen Nuevo León (1.17) y Coahuila (1.39). Una sorpresa, si consideramos los hechos recientes en Nuevo León.

Respecto al mismo mes en 2006, en agosto de 2010, 20 estados reportaban tasas mensuales de homicidios mayores. Los 10 estados en los que las diferencias fueron más altas son (en orden descendente): Chihuahua, Sinaloa, Durango, Nayarit, Morelos, Tamaulipas, Sonora, Michoacán, Tlaxcala y Quintana Roo.

Homicidios con arma de fuego

Como es de esperarse, la tasa de homicidios con arma de fuego se mueve de manera similar a la serie anterior. Lo notorio en 2010, respecto a 2006, por ejemplo, es que la relación entre ambas series es más directa. En enero de 2007, Sinaloa era el estado con la tasa más alta de homicidios con arma de fuego con 1.51 (por cada 100 mil habitantes); para agosto del 2010, cinco estados reportaron tasas superiores a 1.5: Sinaloa (4.67); Durango (2.70); Nayarit (2.26); Sonora (1.90); y Morelos (1.78).

En todo el periodo, la tasa mensual más alta correspondió, en mayo de 2010, a Chihuahua (9.29); y también la segunda más alta, en agosto de 2010 (9.15); y en tercer lugar se situó Sinaloa en junio de 2010 (8.62). De hecho, las 10 tasas más altas en los 154 meses contenidos en los datos, ocurrieron en estos dos estados entre 2009 y 2010.

De nueva cuenta, comparando sólo las tasas de los meses de agosto de 2006 y 2010, 18 estados reportaron tasas más altas, seis cifras iguales; y únicamente ocho, tasas menores. De nueva cuenta a la cabeza del ranking están Chihuahua; Sinaloa; Durango; Nayarit; y Morelos.

Un nota importante (aunque un poco más técnica): Si ordenáramos los años de acuerdo a qué tan estadísticamente correlacionadas están las series de homicidios y homicidios con armas de fuego (un acercamiento a la intensidad de uso de armas de fuego cuando se de decide matar), 2010, 2009, 2008 y 2007 son los cuatro años con una correlación más alta: .91, .83, .68 y .59 respectivamente.

Secuestros

En enero de 2007, Guerrero tenía la tasa mensual más alta de secuestros (0.19); para julio de 2010, ocho estados superaron esa cifra: Baja California, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas, Durango, Zacatecas, Michoacán y Quintana Roo. Usamos julio de 2010 dado que en los datos originales, tanto en agosto como en septiembre de este año, hay varios datos no reportados o en cero.

Curiosamente, las tasas mensuales más altas de todo el periodo no han ocurrido en los últimos tres años. De los primeros 10 puestos, nueve corresponden a Tlaxcala, en meses comprendidos entre diciembre del 2005 (la más alta de toda la serie con 4.37) y noviembre del 2006, así como Tabasco en septiembre de 1997.

Al observar el mapa y la tendencia de los datos, 1997, 2009 y 2010 son los años con tasas mensuales más elevadas.

Robos

Baja California y Baja California Sur reportaron en enero del 2007 tasas mensuales de robos (por cada 100 mil habitantes) de 186 y 139, respectivamente, por mucho las más altas del país. En septiembre de 2010, sólo un estado se encuentra en niveles similares, de nueva cuenta, Baja California con 147, seguido otra vez por Baja California Sur con 97, y se agregan Morelos (96.18), Durango (95.39) y el Distrito Federal (93.22).

Como se observa en el mapa, la tasa más alta de todo el periodo corresponde a Baja California en marzo de 1998, con 277. De hecho, las tasas mensuales más altas de los 4,928 meses-estado, ocurrieron en Baja California entre octubre de 1997 y abril de 1999.

Ahora bien, al comparar los meses de septiembre del 2006 y 2010 (comparación un tanto arbitraria, dado que no responde a otro criterio que el inicio del gobierno de Felipe Calderón y la disponibilidad de datos), en 18 estados se observa un incremento en la tasa mensual, particularmente en Durango, Tabasco, Morelos, Querétaro y el Distrito Federal.

Ocurre con los robos algo similar a lo que ocurría con secuestros, 1997, 2009 y 2010 son los años en que los mapas muestran tasas más altas en más estados.

Robos con violencia

Dos cosas quedan claras al ver la evolución del mapa entre 1997 y 2010. En primer lugar, las tasas mensuales reportadas por los estados (por cada 100 mil habitantes), decrecen entre 1997 y 2005, y se incrementan en montos pequeños entre 2005 y 2010. El año 1997 es por mucho en el que se reportan tasa muy altas en más estados, aun cuando las tasas mensuales más altas de todo el periodo corresponden a Baja Californiaen 1998 (la cifra más alta ocurrió en ese estado en noviembre de 1998: 224.21).

En segundo lugar, las tasas mensuales más altas de robos con violencia se encuentran centradas en pocas entidades. Baja California, como ya vimos, es por mucho el estado con las cifras más elevadas; pero se incorporan (aunque de lejos), el Distrito Federal, Tabasco, Quintana Roo, el Estado de México y Morelos.

Finalmente, 1998 y 1999 son los años en los que la correlación estadística entre robos totales y robos con violencia es más alta (.88 y .90 respectivamente), ésta cae hasta .35 en 2005 y sube hasta .68 y .64 en 2009 y 2010, respectivamente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Variante de COVID que llegó a Brasil por la Copa América, más transmisible y con una mutación inédita

Esta nueva versión del coronavirus fue detectada por primera vez en Colombia, donde ya es bastante común en algunas regiones del país, pero aún hay poca información sobre su impacto real en la pandemia.
14 de julio, 2021
Comparte

Detectada por primera vez en Colombia, la variante B.1.621 de coronavirus también llegó a Brasil, donde fue registrada en dos hombres que formaban parte de las delegaciones de Ecuador y Colombia que disputaron la Copa América en el país sudamericano.

Ambos casos fueron diagnosticados en Cuiabá, capital del estado de Mato Grosso.

La B.1.621 fue descrita por primera vez en enero de 2021 en Colombia. Desde entonces, se ha extendido a otros 19 países de América y Europa, según el sitio web Pango Lineages, que reúne a expertos en vigilancia genómica de diversas universidades y centros de investigación.

Por ahora, los lugares con más casos de covid-19 relacionados con esta variante son Estados Unidos, Colombia, España, México y Holanda.

¿Qué tiene de diferente esta variante y qué ya sabe la ciencia al respecto?

Actualmente, la B.1.621 forma parte de una “lista de alerta” de la Organización Mundial de la Salud junto con otras versiones virales que necesitan ser monitoreadas y estudiadas.

Como es relativamente nueva, aún no fue nombrada con una letra griega, como sucedió con la variante Alfa (Reino Unido), la Beta (Sudáfrica), la Gama (Brasil) y la Delta (India).

Gráfico de las 11 variantes del coronavirus

BBC

Una sopa de letras y números

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Europa señala que la B.1.621 trae al menos cinco mutaciones importantes en la proteína de espiga, la estructura que se encuentra en el exterior del coronavirus y es responsable de pegarse en los receptores de nuestras células y dar inicio a la infección.

Cuatro de estas alteraciones genéticas (E484K, N501Y, D614G y P681H) ya se habían observado en otras variantes más preocupantes, como Alfa, Beta, Gamma y Delta. Perola mutación R346K parece ser nueva y no se ha descrito en otras versiones del virus.

Estas modificaciones en el código genético pueden hacer que el agente infeccioso sea aún más transmisible, lo que representa un peligro para el control de la pandemia.

El CDC europeo también informó que esta variante podría tener algún impacto en la inmunidad obtenida después de haber pasado la covid-19 o por vacunación, pero esto aún debe estudiarse más a fondo.

Presencia en Colombia

En la práctica, esta versión del coronavirus parece haberse propagado con relativa facilidad a ciertos lugares.

Según información de Gisaid, una iniciativa de vigilancia genómica global, la variante representa el 24% de todas las muestras recolectadas y analizadas en Colombia.

En algunas localidades, como Córdoba, Bolívar, Atlántico y Chocó, ya está presente en más del 60% de todas las investigaciones genéticas realizadas desde principios de año.

La situación de la pandemia en Colombia, de hecho, es muy preocupante: el país latinoamericano tiene actualmente el tercer peor promedio móvil de muertes del mundo (solo por detrás de Namibia y Túnez).

Ataúdes en una sala en una ciudad próxima a Bogotá, en Colombia,

Getty Images
Colombia registra 4,5 millones de casos y 113.000 muertes por covid-19.

Pero, ¿esta variante tiene algo que ver? Se desconoce. Colombia no cuenta con un sistema bien estructurado de vigilancia genómica del coronavirus, que realice una gran cantidad de pruebas diarias. Por eso, no se puede conocer con exactitud la presencia y el impacto de las variantes en el país.

Aun así, la B.1.621 ha llamado la atención del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Salud.

En un artículo publicado en mayo, muestran su preocupación por “el rápido aumento de la frecuencia” de esta variante “en poco tiempo”, especialmente en ciudades que “parecían estar cerca de una eventual inmunidad colectiva”.

La situación en Brasil

El virólogo Fernando Spilki, profesor de la Universidad Feevale de Rio Grande do Sul, señala que, por ahora, no hay razón para entrar en pánico con la variante B.1.621.

“Hay pocos casos reportados en Brasil. Está claro que hay que monitorearla, pero los datos de Colombia y otros países no indican mayor agresividad, a pesar del aumento de casos en algunas regiones”, evalúa.

“Tampoco tenemos datos sobre una posible resistencia de esta nueva variante a las vacunas ya disponibles”, agrega el especialista.

Según una nota difundida por el gobierno de Mato Grosso, los casos de covid-19 provocados por esta versión del coronavirus fueron detectados en dos hombres de 37 y 47 años, que formaban parte de las delegaciones de fútbol de Ecuador y Colombia, respectivamente.

El 13 de junio, los dos países se enfrentaron en la primera ronda de la fase de grupos de la Copa América. El partido se desarrolló en Cuiabá.

Arena Pantanal

Getty Images
El Arena Pantanal, en Cuiabá, Mato Grosso, uno de los estadios donde se jugó la Copa América.

La buena noticia, según información de las autoridades de Mato Grosso, es que los dos pacientes fueron aislados en un hotel luego de su diagnóstico y permanecieron en cuarentena hasta que recibieron un certificado que les permitía regresar a sus países de origen.

Pero aunque el protocolo posterior al diagnóstico se siguió estrictamente, no se sabe si los dos hombres tuvieron contacto con otras personas antes de someterse a los exámenes.

Por lo tanto, existe el riesgo de que hayan extendido la variante por todo el país, de ahí la necesidad de monitorear de cerca la situación y ver si la B.1.621 gana terreno en territorio brasileño o no.

Aún en el terreno de la incertidumbre, no es posible determinar si esta variante causará mayor daño en Brasil, donde están en circulación otras versiones del coronavirus que son bastante dominantes, como el caso de la Gama, detectada originalmente en Manaus).

Independientemente de las mutaciones en la espiga del virus o del mayor potencial de virulencia, una cosa es cierta: las medidas preventivas contra la covid-19 siguen siendo eficaces y necesarias.

Por ello, es importante reforzar la distancia física, el uso de mascarillas (preferiblemente la PFF2 o N95), la higiene de manos y la circulación del aire en las habitaciones. Otra medida esencial es tomar ambas dosis de la vacuna.

Las vacunas disponibles siguen siendo eficaces contra las variantes ya descubiertas y, con un buen número de personas vacunadas, consiguen evitar que otras versiones aún más peligrosas del coronavirus aparezcan en algún rincón del planeta.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=8s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.