La tragedia de Texmelucan, la desgracia de la familia Medel
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La tragedia de Texmelucan,
la desgracia de la familia Medel

Por Rosario Carmona
23 de diciembre, 2010
Comparte

San Martín Texmelucan, Puebla. Foto: Cuartoscuro.

Don Jaime está vivo de milagro, pero se quedó solo. En la explosión del ducto de Pemex en San Martín Texmelucan murieron su esposa, sus hijos, su nuera y sus cuatro nietos, diez en total.

En la casa de dos pisos vivía toda la familia. Al frente estaban estacionados cuatro vehículos que se convirtieron en una trampa mortal. Los coches empezaron a quemarse y eso les impidió salir, ya no pudieron bajar las escaleras cuando la explosión originó el río de fuego que alcanzó la calle y consumió la vivienda.

Trinidad Medel, la hermana de don Jaime, asegura que el golpe es inimaginable. En cuestión de segundos toda la familia se destruyó: “Solamente quedó mi hermano porque se fue a quedar a otra casa. Mi hermano sí está bien, físicamente, porque se fue a quedar a otra casa que tienen, porque andaban robando y se fue a cuidarla. Tenía como año y medio viviendo aquí.

“No había teléfono, no podíamos comunicarnos hasta que un vecino me dijo: le tocó a tu familia. Fueron todos, no pudieron salir y se quemaron todos”, dice Trinidad mientras las lágrimas le ahogan las palabras.

San Martín Texmelucan, Puebla. Foto: Cuartoscuro.

Cerca, está Lourdes, la hermana que vivía a una casa de la de Jaime. Ella, su esposo y sus dos hijos lograron salir y están sanos, pero aún no logran entender la magnitud de la tragedia que cayó sobre su familia.

“Mi esposo y mis dos hijos están bien, están completos, salimos, logramos salir de la casa, desnudos, corriendo, descalzos, pero salimos, íbamos descalzos, no nos dio tiempo de nada, cuando nos dimos cuenta las llamas ya abrasaban todas las casas, todo se estaba quemando”.

Sus hijos de 11 y 12 años escucharon cuando Lourdes les gritó y sin vestirse, sin salvar nada de su casa, corrieron hacia la puerta de atrás.

“Salimos por la puerta trasera, llegamos a la unidad habitacional, porque nuestra idea era irnos hacia San Lucas el Grande. Teníamos como 15 años viviendo aquí y nunca nos había pasado nada igual”.

Y luego, el recuerdo de aquel instante, crudo, trágico.

“Yo estaba despierta, me di cuenta que olía como a petróleo, como a gasolina, vi en la ventana que había fuego y yo pensé que habían chocado dos coches, pero me asomé y vi que todo estaba incendiándose cuando le dije a mi esposo y le grité a mis niños. Mi esposo intentó cerrar los tanques de gas pero ya no pudo, ya no pudo. Me decía que nos saliéramos y ya no pudimos sacar nada, sólo nos salimos. Como me dicen, si hubiéramos buscado ropa o papeles o algo, quizá no estuviéramos vivos.”

Con la voz ronca, Lourdes cuenta que le tuvieron que prestar ropa. Su esposo llevaba la pijama manchada de negro, él mismo tenía las manos sucias porque tuvo que ayudar a sus hijos a salir de la casa cuando ya era consumida por el fuego.

Parecía lava que se nos venía encima, dice, y lo que reconoce como un milagro, no le alcanza para alegrarse al pensar en sus sobrinos, en su hermano Jaime que perdió todo.

“Fue una ventaja que todos salimos rápido y en la parte de atrás de la casa había una puerta porque las demás casas no tenían y por eso no pudieron salir. Yo vivía junto a don Mariano, él también murió y en la parte de arriba rentaba una señora con sus hijos, todos murieron, yo les gritaba que salieran pero no podían porque en la calle ya venía como un río de fuego”.

Damnificados de San Martín Texmelucan, Puebla. Foto: Cuartoscuro.

La casa que seguía era la de Jaime.

“Los diez fallecieron, cuatro bebés y seis adultos. Yo les gritaba pero ya no, a la calle ya no se podía salir, venía como lava, todo ardiendo, petróleo no sé qué era, no entiendo qué fue lo que pasó, pero ya no pudimos avisarle a nadie y todos se quedaron atrapados. A nosotros lo que nos ayudó fue que teníamos una puerta en la parte de atrás de la casa, pero ellos no tenían. Yo creo que mis sobrinos se fueron a refugiar en la cocina que era la parte que estaba más atrás y ahí yo creo que quedaron todos.”

Imposible preguntar qué sigue para ellos, para don Jaime Medel. Trinidad y Lourdes dicen que aún no les cae el veinte, que no alcanzan a entender qué pasó y cómo harán para superar la tragedia.

Mientras las autoridades responsabilizan a saqueadores de combustible por la explosión, la familia Medel no tiene ni fuerzas para buscar culpables.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson obtienen el Nobel de Economía por sus estudios sobre las subastas

Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson son los galardonados este año con el Premio Nobel de Economía "por mejoras en la teoría de las subastas e invenciones de nuevos formatos de subastas".
12 de octubre, 2020
Comparte

Los economistas estadounidenses Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson son los galardonados este año con el Premio Nobel de Economía “por sus mejoras en la teoría de las subastas e invenciones de nuevos formatos de subastas”.

El premio fue anunciado este lunes por la Real Academia de las Ciencias de Suecia, entidad que entrega el premio desde 1969 a nombre del Banco Central sueco.

Según el anuncio de la Academia, la investigación pionera de los galardonados sobre las subastas ha sido de gran beneficio para compradores, vendedores y la sociedad en general.

“La teoría de la subasta desarrollada por Paul Milgrom y Robert Wilson ha sido fundamental en el diseño de nuevos y complejos formatos de subasta”, aseguró la Academia, destacando que el concepto ha sido implementado en todo el mundo.

Las subastas están en todas partes. La gente usa las subastas para comprar y vender artículos en sitios populares de subastas de Internet. Los activos financieros o el espectro radioeléctrico se venden en subastas”, agregó el jurado.

Desde los 60

En la década de los 60, Robert Wilson comenzó sus investigaciones sobre las subastas de valor común; uno que se desconoce de antemano, pero que tiene el mismo valor para todos los participantes, explica la Academia.

Los hallazgos del economista estadounidense ayudan a explicar cómo los postores racionales deberían hacer sus ofertas para maximizar el valor esperado, mientras “evitan ser golpeados por la maldición del ganador“, que ocurre cuando el ganador de una subasta termina ofreciendo mucho más lo que vale el bien y termina perdiendo.

Peter Fredriksson, presidente del Comité de Ciencias Económicas, Goran K. Hansson, secretario permanente de la Real Academia de las Ciencias de Suecia y Tommy Andersson, miembro del comité.

Getty Images
Las investigaciones de Wilson ayudan a explicar cómo los postores racionales deberían hacer sus ofertas para maximizar el valor esperado.

Desde 1969, la Academia Sueca recompensa el trabajo de economistas de todo el mundo y el año pasado fueron el indio Abhijit Banerjee, la francesa Esther Duflo y el estadounidense Michael Kremer quienes se hicieron con el reconocimiento por “su enfoque experimental para aliviar la pobreza global”.

Duflo se convirtió en la segunda mujer en ganar el premio después de que la estadounidense Elinor Ostrom lo hiciera en 2009 por sus teorías sobre la gestión de la propiedad pública.

Los otros premiados de 2020

Con el de Economía se cierra la ronda de los Premios Nobel de 2020. La semana pasada se otorgaron los premios en las disciplinas de Medicina, Física, Química, Literatura y Paz.

Medalla del Nobel

Getty Images

Los investigadores Michael Houghton, Harvey J. Alter y Charles M. Rice fueron los galardonados con el Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.

El de Física recayó este año en Roger Penrose, Reinhard Genzel y Andrea Ghez por sus hallazgos sobre los agujeros negros; mientras que el de Química fue para Emmanuelle Charpentier y Jennifer A. Doudna por desarrollar un método para editar el genoma.

Por su parte, el de Literatura fue para la poetisa estadounidense Louise Glück, mientras que el Programa Mundial de Alimentos de la ONU recibió el de la Paz.

La totalidad de los galardones se entrega el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador, Alfred Nobel, en actos paralelos en Estocolmo, para los científicos, de Literatura y Economía, mientras que el de la Paz se celebra en Oslo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HfP7FM3vmp8

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg&t=11s

https://www.youtube.com/watch?v=W3yHdmZ_rF8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.