Los mejores discos de 2010
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los mejores discos de 2010

Por Alex Castro
31 de diciembre, 2010
Comparte

Otra lista, aunque no como todas. Seguramente ya te cruzaste con doscientos conteos sobre lo mejor del año, en los que se destacan las producciones de artistas como Arcade Fire, Vampire Weekend, M.I.A., LCD Soundsystem y –extrañamente– Kanye West. Pero si es cierto aquello de que internet es una puerta hacia la cultura global, ¿por qué no ir más allá? Seguro que hay vida más allá del mundo anglosajón. ¿Qué tal Chile o España? ¿Qué tal Sudáfrica? Ah y México, claro.

10. Pauline en la Playa – Física del Equipaje

España

Casi empezando el año este par de señoritas lanzaron otro álbum, confeccionado con las telas musicales más finas que se hayan visto en su natal España. El dúo sigue fiel al estilo de sus discos previos pero está lejos de estancarse, al intentar nuevas estructuras e incorporar otros instrumentos. Un álbum intimista y rico en melodías. 100% algodón.

9. Gorillaz – Plastic Beach

Inglaterra

Justo cuando podía empezar a parecer innecesaria la continuidad de este proyecto, su líder Damon Albarn reclutó a nuevos colaboradores como Little Dragon, Bobby Womack, Snoop Dogg y Lou Reed, con lo que le dio una bocanada de aire fresco a sus nuevos temas. Y así, sin que muchos lo esperáramos, se fue colando entre lo más destacable del 2010.

8. Carla Morrison – Mientras Tú Dormías

México

Y si hablamos de discos que nadie esperaba, hay que mencionar a esta mujer de Tecate, Baja California, dueña de un gran carisma y de un talento nato para componer e interpretar. El mayor argumento de sus detractores es que suena demasiado parecida a Natalia Lafourcade (quien de hecho produce este álbum), ¿pero qué creen? Al menos en este caso, el aprendiz supera –y con mucho– al maestro. Esta chica está llamada a ser grande entre las grandes.

7. Die Antwoord – $0$

Sudáfrica

2010 fue un año decisivo para esta agrupación, que logró llamar la atención más allá de las fronteras de Sudáfrica, aunque no gracias a los “esfuerzos” futbolísticos de muchos por hacer de ese país un destino turístico interesante. El trío formado por Ninja, Yo- Landi Vi$$er y DJ Hi-Tek nos muestra una cara más cruda y real de su entorno, apoyándose en rimas certeras, letras congruentes y ritmos poderosos, ideales para atinar en el gran trasero de
Shakira.

6. Danger Mouse & Sparklehorse – Dark Night of the Soul

Estados Unidos

La sola reunión de estos dos grandes nombres en un disco, ya es para llamar la atención. Pero si a agregamos que el otro involucrado en la concepción del proyecto es el cineasta David Lynch, y que el álbum cuenta con las colaboraciones vocales de Iggy Pop, Frank Black, The Flaming Lips, James Mercer (The Shins), Julian Casablancas, Gruff Rhys (Super Furry Animals), Jason Lytle (Grandaddy), Nina Persson (The Cardigans), Suzanne Vega, Scott Spillane (Neutral Milk Hotel) y Vic Chesnutt, es obvio que no se le puede ignorar.

5. Gepe – Audiovisión

Chile

Este país vive un momento de bonanza musical en lo que se refiere a pop independiente. Pero a la cabeza de todos está Daniel Riveros, alias Gepe, quien a sus casi 30 años y con tres discos ha dado muestra de un talento irrefutable para componer canciones pop frescas y directas; sencillas pero inteligentes. Gepe le ha demostrado al Continente entero que se puede fusionar pop, folklore latinoamericano y hasta electrónica en una misma producción, sin salir siquiera raspado. A ver quién lo para.

4. Klaus & Kinski – Tierra, Trágalos

España
Caso similar, pero del otro lado del mundo. Esta banda no ha hecho más que convencer en todos los terrenos que pisa, llámense pop, shoegaze o art rock. En su segunda producción – sin contar su disco de covers– la banda entrega un trabajo muy balanceado y de producción impecable que pelliza el corazón con su crudeza, pero simultáneamente lo acaricia con la dulce voz de su cantante.

3. Caribou – Swim

Canadá

Daniel Snaith –alguna vez también conocido como Manitoba– es la mente maestra detrás de este proyecto que con su tercer álbum se reinventa en un trabajo mucho más orientado a la música bailable, lo que le aseguró un lugar entre los favoritos de los entusiastas de la vida nocturna. Música electrónica de impecable
manufactura que convence porque jamás pierde su carácter orgánico.

2. Nortec Collective Presents: Bostich+Fussible – Bulevar 2000

México

Lejos de dormirse en sus laureles, los capos del sonido Nortec vuelven con un álbum en el que amplían sus horizontes, tanto sonoros como de inspiración. Las dudas sobre un posible estancamiento se despejan en cuanto suenan tracks como “Last view from Slussen”, “One night” y el sencillo “I count the ways”, que se volvió un clásico instantáneo. Sin duda, lo mejor que tiene México para exportar ahora mismo.

1. Los Punsetes – LP2

España

La ceguera –o peor aún, la apatía– de la radio mexicana haría pensar a cualquiera que de España ya no salen buenas bandas de rock pop, cuando la verdad es que nunca han dejado de surgir. Esta es una de las agrupaciones más destacables del panorama ibérico, que se pinta sola para ironizar sobre los temas más triviales. Y aunque ellos dicen que sus letras no son cínicas, sino honestas, la verdad es que son el instrumento ideal para hacer pedazos a quien te complica la existencia. (Y lo mejor es que este disco sí llegó a México).

* Alex Castro es Jefe de Redacción de la revista Círculo Mixup.
Twitter: @lapoplife

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Trump vs Biden: qué necesita cada uno para ganar cuando 9 estados están todavía por definir

Todo sigue abierto en las elecciones presidenciales de EU. BBC Mundo hace un repaso de los estados que quedan por definir y lo que sus resultados pueden significar para la contienda.
Getty Images
4 de noviembre, 2020
Comparte
Joe Biden y Donald Trump

Getty Images
Tanto Biden como Trump conservan sus chances de hacerse con la presidencia.

En una noche más ajustada de lo esperado, Estados Unidos cerró la jornada de sus elecciones más tensas en décadas sin un resultado claro y el veredicto final podría demorar días o incluso semanas en conocerse.

Todo porque todavía hay nueve estados en los que no se ha proyectado un claro ganador: Alaska, Arizona, Carolina del Norte, Georgia, Maine, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin.

“Donald Trump ya cantó victoria y acusó a sus opositores de estar preparando un fraude electoral. Sin embargo, ese todavía no es el caso”, destaca el corresponsal de la BBC en EE.UU. Anthony Zurcher.

“Todavía hay millones de votos emitidos legalmente en proceso de recuento“, recuerda.

Efectivamente, las condiciones particulares de estos comicios -celebrados en medio de una pandemia y con un número récord de votos por correo– retrasaron el conteo en varios estados.

Y estos retrasos, que eran esperados, se suman a otros que resultan de la diferencia horaria y una contienda cerrada en la que cada voto cuenta.

Pero ¿qué necesitan entonces Joe Biden o Donald Trump para hacerse con la presidencia?

Las encuestas previas a los comicios sugerían resultados que iban desde una cómoda victoria de Biden a una estrecha victoria de Trump, pero un triunfo claro ya está completamente descartado.

“Cualquier victoria será estrecha. Es solo una cuestión de quién, cómo y cuánto tiempo falta para que lo sepamos”, asegura Zurcher.

“Y todo dependerá de un puñado de estados: Arizona, Georgia, Wisconsin, Michigan y Pensilvania”, agrega.

Hombre votando con mascarilla facial.

Getty Images
Las restricciones y medidas por la pandemia de coronavirus han hecho que estas elecciones sean especialmente particular.

Como explica Zurcher, por el momento Arizona parece estarse inclinando hacia Biden, quien también marcha a la cabeza en Nevada.

Y eso significa que el demócrata tendría que ganar dos de los tres estados del llamado “cinturón de óxido”que todavía están por definirse -Wisconsin, Michigan y Pensilvania- para asegurar la victoria.

Pero también podría reemplazar uno de ellos por Georgia o Carolina del Norte.

De no conseguirlo, la victoria sería casi definitivamente para Trump.

Pero ¿cuáles son las probabilidades de ambos candidatos?

A continuación hacemos un repaso a la actual situación en los estados en los que aún no se proyectó ganador y su posible impacto en el resultado final.

El “cinturón del óxido”

Todo indica que tres territorios del que fuera el corazón de la industria estadounidense en el siglo XX, de glorioso pasado e incierto futuro, volverá a definir las elecciones presidenciales.

Wisconsin, Michigan y Pensilvania (con 10, 16 y 20 votos electorales) abrieron las puertas de la Casa Blanca a Donald Trump hace cuatro años, por tan solo unos 80.000 votos en conjunto y menos de 1% de ventaja en cada uno; y todo apunta a que la reelección del mandatario quedará también en sus manos.

mapa del Medio Oeste

BBC

Como ya explicamos, si Biden confirma su ventaja en Arizona y Nevada solamente necesita triunfar en dos de estos tres estados para llegar a la presidencia.

Y aunque por el momento solamente le lleva ventaja a Trump en uno –Wisconsin– se da por sentado que la mayoría de votos por contar en Michigan y Pensilvania también favorecerán al candidato demócrata, tal vez lo suficiente como para darle la victoria definitiva.

El escrutinio de los votos en estos tres estados, sin embargo, se podría alargar mucho.

Algunos estados empezaron a contabilizar el voto por correo y anticipado antes del día de las elecciones, agilizando el proceso, pero en Wisconsin, Michigan y Pensilvania las autoridades no permitieron iniciar el escrutinio hasta la mañana de la jornada electoral o después del cierre de urnas.

“Duerman un poco. Tuvimos un día electoral exento de problemas. Los votos se han emitido. Sus autoridades locales electorales están trabajando para contar los votos. Como llevamos diciendo meses: estas elecciones se terminarán cuando todos los votos admisibles sean contabilizados. Calma”, escribió el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, en Twitter, hacia la medianoche.

“Todavía tenemos más de un millón de boletas por correo para contar en Pensilvania. Les prometí a los residentes de Pensilvania que contaríamos cada voto y eso es lo que vamos a hacer”, tuiteó el gobernador del estado, Tom Wolf, en horas de la madrugada.

Cola de votantes en Pensilvania.

Getty Images
Pensilvania se perfila como estado decisivo para el resultado final de las elecciones.

Por si eso fuera poco, Pensilvania también acepta votos que lleguen por correo hasta el 12 de noviembre -siempre que hayan sido sellados antes de o en el mismo día 3-, por lo que si la carrera sigue ajustada, habrá que esperar días para conocer el resultado final.

Michigan, por su parte, advirtió explícitamente que finalizar el escrutinio podría tomarle hasta el viernes, aunque Bloomberg informó que los resultados finales llegaría este miércoles por la tarde.

Arizona, el bastión republicano en disputa

Arizona es otro de los estados en los que aún no se proyectó ganador, y que puede inclinar la balanza, con 11 votos electorales.

Donald Trump durante un discurso.

Getty Images
Donald Trump denunció fraude electoral sin presentar pruebas y se proclamó vencedor con millones de votos por contar.

El bastión republicano, que desde 1952 solo votó una vez por un candidato demócrata (Bill Clinton, en 1996), pasó a estar en disputa estas elecciones, y tanto AP como Fox News ya lo declararon a favor de Biden.

Pasada la medianoche, sin embargo, el gobernador de Arizona, Doug Ducey, señaló en Twitter que todavía era “muy pronto” para declarar ganador en el estado.

“No se han reportado la totalidad de los votos del día de las elecciones, y ni siquiera hemos empezado a contabilizar los votos anticipados que se dejaron en los centros electorales”, explicó.

“Contemos los votos —todos los votos— antes de hacer anuncios”, pidió.

Carolina del Norte y Georgia

En la noche de las elecciones, otros estados cruciales también sufrieron retrasos y se espera que sigan contabilizando, aunque su conteo de votos está más avanzado.

Joe Biden hablando durante la noche electoral.

Getty Images
Biden pidió paciencia y declaró que no se pueden dar resultados hasta que no se cuenten todos los votos.

Uno de ellos es Georgia, bastión republicano desde 1972, y que por un problema técnico decidió que retomaría el conteo el miércoles, cuando el escrutinio estaba al 87% y le daba una ventaja a Trump del 5,3%.

El presidente ganó Georgia en 2016 por 5,1% y los cambios demográficos que ha experimentado, con una sociedad más diversa, le llevó este año a ser considerado “estado péndulo”.

Otro de los territorios cruciales es Carolina del Norte, del que se esperaba que fuera uno de los primeros en publicar sus resultados. En su caso, llegó al 95% escrutado, con una ventaja de 1,4% para Trump, pero no fue declarado ningún ganador.

Firme bastión republicano antes de que el expresidente Barack Obama lo ganara en 2008 por un pequeño margen, el estado se caracteriza por ciudades con grandes comunidades de votantes afroestadounidenses, profesionales moderados y universitarios, pero también importantes zonas rurales, blancas y conservadoras.

Barack Obama durante un mitin reciente apoyando la candidatura de Biden.

Getty Images
Barack Obama ganó Carolina del Norte en 2008, un estado que suele ser firme bastión republicano.

Trump ganó en Carolina del Norte en 2016 por casi un 4% después de que Obama lo perdiera en el camino a la reelección en 2012.

Pero si una vez que se cuenten todos los votos Biden logra recuperarlo para los demócratas -o si gana en Georgia, habiendo en ambos casos mantenido su ventaja en Arizona y Nevada- para llegar a la presidencia le podría bastar ganar en uno de los estados del ya mencionado “Cinturón de óxido”.

Todas las otras combinaciones le darían la reelección a Trump, quien sigue siendo el favorito para imponerse en estos dos estados.

Alaska, Nevada y Maine

Nevada (6 votos electorales) y Alaska (3) en la costa oeste, y Maine (con 4 votos) en la costa este, son los tres últimos estados en los que no se ha proyectado un ganador.

En las últimas cinco elecciones presidenciales desde 2000, Maine votó por el candidato demócrata, aunque el ganador en ese estado no necesariamente se lleva todos los votos electorales y en 2016, Trump sumó uno en ese estado.

Y todo sugiere que la historia se repetirá este año: con el 73% de los votos contados Biden marcha a la cabeza en Maine con un 54,6% de las preferencias, lo que de confirmarse le garantizaría tres de los cuatro votos electorales en disputa.

Conteo de votos.

Getty Images
Todavía quedan varios estados clave por definir y que pueden ser decisivos en el resultado final de las elecciones.

Nevada, por su parte, es un estado que ha cambiado mucho de voto: apoyó al demócrata Bill Clinton en los 90, luego al republicano George W. Bush, posteriormente al demócrata Barack Obama y finalmente a Hillary Clinton en 2016.

En este territorio, con el 85% de los votos contados, Biden supera a Trump en menos de un punto porcentual, y una derrota para el candidato demócrata le complicaría el panorama.

The New York Times reportó que el estado actualizará resultados hasta el jueves.

En Alaska, por su parte, Trump lleva una cómoda ventaja, de casi el doble de preferencias, pero con solamente el 36% de los votos escrutados.

¿Cita en los tribunales?

Así las cosas, lo que alguna vez fue un escenario de pesadilla está tomando forma, con Biden afirmando que está en el camino hacia la victoria y Trump lanzando acusaciones infundadas de fraude electoral y robo electoral.

“Es una receta para el resentimiento y una batalla judicial prolongada, que terminará con los partidarios del bando perdedor sintiéndose enojados y engañados”, advierte Zurcher.

Y como explica nuestro corresponsal, aunque aún no se conocen los resultados finales, lo que ya está claro es que Estados Unidos sigue siendo una nación profundamente dividida.

“Los votantes estadounidenses no repudiaron a Trump de manera significativa. Tampoco le dieron el tipo de respaldo rotundo que el presidente había esperado”, explica.

“En cambio, las líneas de batalla están trazadas y la guerra política continuará sin importar quién gane”, concluye.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.