09SHANGHAI170
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

09SHANGHAI170

6 de enero, 2011
Comparte

Resumen

1. (C) Estudiosos de Shanghai afirmaron que el interés de China en América Latina sigue siendo principalmente económico y por la obtención de recursos naturales y la diversificación de los mercados de exportación en medio de la crisis económica mundial. China reconoce que se enfrenta a un problema de imagen en América Latina y está tomando medidas para hacer frente a las percepciones negativas, según los estudiosos. La estrategia de China en América Latina es clara: quiere “controlar el suministro de materias primas”, dijo el  Cónsul General de Brasil en Shanghai. Los inversionistas chinos, alentados por el Gobierno chino, se apresuran a invertir en los recursos naturales de Brasil. El Cónsul General Argentino en Shanghai, sin embargo, expresó su frustración por la lentitud de las inversiones chinas en su país. Las empresas brasileñas y argentinas en el este de China están cada vez más concentradas en la fabricación para el mercado interior chino. Fin de resumen.

2. (SBU) Poloff mantuvo conversaciones por separado en marzo, con destacados especialistas de Shanghai en temas de China y América Latina, así como con los Cónsules Generales de Brasil y Argentina en Shanghai. Los debates se centraron en las relaciones políticas en general y el crecimiento en el comercio bilateral e inversiones, incluyendo la inversión hacia y desde el este de China.

———————————

Necesidad de diversificar los socios comerciales

3. El interés primario de China en América Latina sigue siendo en torno a los recursos petrolíferos y naturales, dijeron los estudiosos de Shanghai, pero la crisis económica mundial también está obligando a China a diversificar sus mercados de exportación. Con las exportaciones a los países desarrollados en debacle, China está mirando hacia América Latina,  considerándola todavía en relativa buena forma, para levantar algunas de las debilidades, dijo Niu Haibin, director adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos en el Instituto de Shangai de Estudios Internacionales (SIIS, por sus siglas en inglés). Wu Chunsi, Director Adjunto del Departamento de Estudios Americanos del SIIS, dijo que China ve la necesidad de “prestar más atención” a los grandes países emergentes como Brasil y México en medio de la cambiante equilibrio global del poder económico. Por su parte, los países latinoamericanos ven las crecientes relaciones con China como una “puerta de entrada” a una mayor cooperación económica con otros países en el Este de Asia, dijo Wu.

4. (C) Estos académicos de Shanghai creen que las relaciones generales entre China y América Latina son buenas, pero también reconocen las áreas donde los intereses no se empalman. Por ejemplo, aunque China ya tiene acuerdos de libre comercio con Chile y Perú, y comenzó a negociar un TLC con Costa Rica en enero de 2009, Zhang Jiazhe, Subdirector del Centro de Estudios de Países en Desarrollo en la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai (SASS), cree que otros TLC , especialmente con los países más grandes de la región, son “poco probables” en un futuro próximo debido a que muchas exportaciones chinas compiten directamente con las exportaciones de América Latina. Niu resaltó la “estructura similar industrial” y la similitud de las exportaciones de China y México, y agregó que China debe invertir más en la industria petrolera mexicana para contrarrestar las preocupaciones de México por el crecimiento del superávit comercial de China. Chunsi Wu dijo que China es “realista” pensando que puede cooperar con la región en muchas cosas como el cambio climático y energía, pero que “no tenemos que estar de acuerdo en todo”, por ejemplo, la cuestión de ampliar el número de puestos permanentes en el Consejo de Seguridad, un tema en el que Brasil y China no ven cara a cara.

——————————————

China enfrenta problemas de imagen

5. (C) El problema más grande para China en América Latina en este momento, según los estudiosos, es su imagen entre la población local. Zhang dijo que la competencia de las importaciones chinas, como el textil y el calzado, es crear sentimientos negativos con respecto a China entre los países con grandes industrias de fabricación de bajo valor, que citan a México como un ejemplo. También hay la percepción en América Latina de que los inversionistas chinos son como “langostas”, debido a la extracción de minerales y los recursos naturales y dejando muy poco de valor duradero atrás, según los estudiosos. Las empresas chinas, por el contrario, tienen dificultades para invertir en América Latina, de acuerdo con Niu. Las empresas chinas se quejan de los sindicatos demasiado fuertes y los conflictos culturales en América Latina, incluyendo una “ética de trabajo diferente” entre los trabajadores latinoamericanos y los trabajadores chinos, dijo Niu. Empresas chinas prefieren importar trabajadores de China para proyectos en América Latina, a menudo a costa de resentimiento local.

6. (C) El Gobierno chino reconoce que se enfrenta un reto de relaciones públicas en América Latina, según los estudiosos. las empresas chinas en América Latina, por ejemplo, están siendo alentadas por el Gobierno chino para contratar más empleados locales, de acuerdo con Wu. Zhang señaló que China se convirtió en miembro donante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en enero de 2009 y donó 350 millones de dólares, lo que es “el dinero que muchos países de América Latina necesitan”. Él piensa que el alcance de China en el BID, junto con las consecutivas visitas de alto nivel a la región hechas por el presidente chino, Hu Jintao, en noviembre de 2008 y el vicepresidente Xi Jinping y el viceprimer ministro Hui Liangyu, en febrero de 2009, realzan los esfuerzos de China para mejorar las relaciones en general, incluyendo su imagen , en América Latina. (Ref. A).

—————————————– —- ———-

La opinión de Brasil: China centrada en asegurar recursos

7. (C) Marcos Caramuru de Paiva, Cónsul General del Consulado brasileño en Shanghai, cree que el principal propósito de las recientes visitas de alto nivel por los líderes chinos fue a “despejar el camino” para una mayor inversión china en la región. Por ejemplo, el vicepresidente Xi viajó a Brasil para firmar un acuerdo con Petrobras, en el que China acordó prestar US $ 10 millones para la exploración de aguas profundas y la extracción a cambio de petróleo de Brasil. “La estrategia de China es muy clara: que está haciendo todo lo posible para controlar el suministro de materias primas”, dijo de Paiva. Aunque Brasil exporta algunos productos de alta tecnología, como aviones comerciales pequeños, a China, que ve una creciente “desequilibrio” en el comercio bilateral con China de envío más alta maquinaria de valor añadido a Brasil a cambio de productos brasileños. De Paiva no cree que esta situación cambie en el corto plazo, indicando que “es difícil competir con los fabricantes chinos.” Sin embargo, no creo que esto es necesariamente algo malo, pues el comercio bilateral actual crea un “ganar-ganar” con ambos países aprovechando sus áreas de ventaja comparativa.

——————————————-

Más fácil para China para invertir en África

8. (C) El Gobierno de China está recomendando a las empresas chinas invertir en la minería de Brasil y la agricultura, incluso proporcionando el 70 por ciento de la financiación inicial en algunos casos, dijo de Paiva. Él ve varios problemas con esto. En primer lugar, ya hay importantes inversiones de empresas brasileñas en la explotación minera bien desarrollada del país y sectores de la agricultura, dejando menos oportunidades para la inversión china. En segundo lugar, la crisis económica mundial y la consiguiente caída en el precio de los productos básicos ha modificado el cálculo de los inversores. Mencionó el caso de Baosteel, el mayor fabricante de acero de China (con sede en Shanghai), que tenía previsto invertir en la minera brasileña Vale para producir 10 millones de toneladas de acero en Brasil cada año. (Nota: Para más información sobre Baosteel, ver Ref.  B. nota final.) La operación fracasó cuando la demanda de productos de acero se desplomó en medio de la crisis.

9. (C) Otro problema es que, según De Paiva, los inversores chinos “no entienden”, ni tratan de entender, el mercado local de Brasil y los reglamentos. las empresas chinas “en primer lugar deben contratar consultores” para navegar a través de códigos de impuestos de Brasil, regulaciones y burocracia, dijo. En cambio, impulsado por el fácil acceso a la financiación del gobierno, saltan de inmediato a invertir en sectores en los que no tienen experiencia. Por ejemplo, de Paiva menciona una empresa de muebles en el este de China, que recientemente fue a Brasil para establecer una empresa agrícola de exportación de soja. Los inversores chinos no entienden las complejidades del negocio -la importancia del lugar, los intermediarios, comerciantes, transporte, y la competencia bien establecida- ya que él nunca había estado en el negocio de la agricultura antes, y así no la empresa. los inversionistas chinos que América Latina y África son los mismos, de Paiva, dijo, pero es más fácil para ellos hacer negocios en África ya que las instituciones de África y el marco regulador están menos desarrolladas que las de América Latina.

———————————————

La presencia de Brasil en el este de China

10. (C) De acuerdo con de Paiva, hay aproximadamente entre mil y2 mil ciudadanos brasileños en el este de China. La mayoría están trabajando en empresas multinacionales o brasileñas, pero también hay un pequeño número en la industria del entretenimiento (por ejemplo, bailarines). También tomó nota de un gran número de niños de origen chino nacido en Brasil, con pasaporte brasileño, y que actualmente viven en el este de China. De Paiva dijo que hubo una ola inicial de inversionistas brasileños preparando maquinaria para fábricas de calzado y textiles en el este y el sur de China hace unos 10 años, ya pesar de nuevos inversores brasileños siguen llegando a China, el número de empresas se ha mantenido relativamente estable. Actualmente hay dos bancos brasileños en Shanghai – Banco do Brasil y Banco Itaú – facilitando el comercio bilateral y las inversiones, de acuerdo con de Paiva. A pesar de que no ha oído hablar de los principales problemas regulatorios que enfrentan las empresas brasileñas en Shanghai, ha visto casos de infracción de derechos de propiedad intelectual, incluyendo un fabricante de calzado brasileño que recientemente abrió tiendas en China, sólo para darse cuenta de que una empresa china ya había registrado la marca de la compañía a nivel local. Más y más empresas brasileñas, como este zapatero, están llegando a China para vender sus productos a los consumidores chinos, dijo de Paiva. “Los días de la fabricación barata en China han terminado”, ya que las empresas brasileñas se centran más en aprovechar el mercado interno de China, añadió.

—————————————– —- ———– ¶

La Vista de Argentina: Los inversores chinos tomando su tiempo

11. (C) Eduardo R. Ablin, Cónsul General del Consulado General de Argentina en Shanghai, dijo que la Argentina exporta US $ 9 mil millones, o 10 por ciento de sus exportaciones totales a China. Tres cuartas partes de sus exportaciones son de soja, aceites vegetales, y alimentos para animales. Las importaciones procedentes de China son principalmente de equipos industriales pesados y los textiles. Ablin estima que hay 100.000 ciudadanos chinos y la segunda generación de origen chino en la Argentina, con muchos de ellos trabajan en locales de tiendas minoristas y restaurantes. Sin embargo, las “inversiones reales” de China no comenzaron hace cinco años y sólo está creciendo “a un ritmo moderado”, dijo. Ablin sabe de un solo gran proyecto de inversión china en Argentina, con la participación de una filial de Baosteel, que se había hecho cargo de una mina de mineral de hierro anteriormente de propiedad estatal. Otras inversiones chinas en la Argentina se encuentran en sectores relativamente nuevos, tales como una fábrica de motocicletas chinas en Buenos Aires. Los chinos han buscado en otros proyectos, tales como la minería del cobre y la modernización del sistema de metro envejecido de la Argentina, pero hasta ahora, ha habido “más palabras que acción”, dijo Ablin. Él piensa que China considera a la Argentina como un “proveedor sostenible a largo plazo” de los recursos naturales, pero ha tardado en convertir las ideas en inversiones concretas.

———————————- ¶

Presencia argentina en China Oriental

12. (C) De acuerdo con Ablin, sólo hay 300 ciudadanos argentinos en el este de China, más de la mitad de ellos trabajan en Argentina y las empresas multinacionales, mientras que un tercio son niños de origen chino nacido en Argentina pero que actualmente viven en el este de China, con dos pasaportes. Él dijo que hay sólo seis grandes inversores argentinos en el este de China, todos los cuales han formado empresas mixtas (JV) con empresas locales chinas. Mencionó, por ejemplo, una empresa conjunta en la provincia de Anhui producción de plaguicidas agrícolas, y otro EP participan en farmacología y antibióticos.Ablin dijo Ningbo, una gran ciudad portuaria en la provincia de Zhejiang, se está convirtiendo en un centro cada vez más importante para la soja de Argentina y otras importaciones de productos agrícolas en China. Ablin no ha escuchado las quejas de las empresas argentinas sobre las dificultades regulatorias y legales en el este de China. Ablin dijo que las empresas argentinas en el este de China, al igual que las empresas brasileñas, son cada vez más centrado en la fabricación para el mercado interior chino.

——-

Comentario

¶ 13. (C) De Paiva lamentó el Consulado de Brasil en Shanghai sólo cuenta con dos funcionarios (incluido él mismo) y no ha sido capaz de mantenerse al día con el rápido crecimiento del comercio bilateral y las inversiones, especialmente teniendo en cuenta importancia de Shanghai como centro financiero y comercial. “Estamos detrás de la curva”, dijo. Ablin del Consulado de Argentina dijo que en la actualidad con tres funcionarios en Shanghai y se espera añadir un cuarto en el segundo semestre de 2009. También mencionó los planes para abrir un consulado en Guangzhou pequeños en un futuro próximo.

14. (C) A pesar de floreciente comercio entre China y América Latina en los últimos años, ha habido una falta de interés en el tema entre los académicos y estudiantes universitarios en Shanghai. Zhang Jiazhe de SASS dijo que es difícil conseguir la universidad y la financiación gubernamental para la investigación sobre América Latina en oposición a la investigación de los Estados Unidos o Japón, por ejemplo. Sin embargo, la situación puede ser cambiada poco a poco, pues SASS recientemente ha iniciado conversaciones con las universidades en Brasil, Argentina y México para crear intercambios educativos. Según Zhang, el Gobierno Municipal de Shanghai también está apoyando los planes para establecer Institutos de Confucio (chino y centros culturales de formación) en colaboración con la Universidad Fudan de Shanghai y la Shanghai Instituto de Lenguas Extranjeras en el Perú, Argentina, Venezuela y Brasil. A pesar de estos esfuerzos, sin embargo, el interés académico entre los estudiosos de Shanghai en América Latina se está quedando y no ha sido acorde con el crecimiento del comercio bilateral y las inversiones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el encierro por el COVID-19 está cambiando nuestros grupos de amigos

Una nueva investigación sugiere que las cuarentenas están remodelando nuestros grupos de amigos. ¿Qué significa eso para nuestras relaciones post COVID-19?
15 de octubre, 2020
Comparte

Antes de que el coronavirus provocara un segundo bloqueo severo en la ciudad australiana de Melbourne, Karen Lamb, una estadística de 35 años, iba al teatro, a las prácticas semanales de un coro, a clases de baile y pasaba mucho tiempo con sus amigos.

Pero los confinamientos en su ciudad interrumpieron el comportamiento social de Lamb. Su mundo se ha trasladado a internet y, a veces, Lamb puede sentirse sola.

Grandes cantidades de personas reportaron sentirse solas en la primera ola de cuarentenas por coronavirus a principios de 2020.

Según una investigación de la experta en soledad Michelle Lim, de la Universidad Tecnológica de Swinburne (Australia), uno de cada dos australianos dijo sentirse solo durante el primer encierro.

En Reino Unido y Estados Unidos, la proporción fue de dos de cada tres.

Ahora, unos investigadores en Australia examinan cómo estos períodos de aislamiento forzados están cambiando nuestras interacciones sociales.

Aunque la pandemia se está desarrollando de manera diferente según el país, en general compartimos una misma inquietud: si los bloqueos están cambiando la forma en que socializamos, ¿cuánto tiempo durará nuestra soledad?

Consolidando las redes de amigos

Los resultados iniciales de una encuesta de seguimiento que enviaron a casi 2.000 australianos han mostrado que se están produciendo algunos cambios de comportamiento importantes relacionados con la pandemia.

La investigación es un proyecto conjunto entre dos académicos, la doctora Marlee Bower, investigadora de la soledad de la Universidad de Sídney, y el sociólogo Roger Patulny, de la Universidad de Wollongong, Australia.

Bower dice que en las respuestas abiertas a la encuesta, muchas personas indicaron que habían comenzado a reducir sus redes sociales.

Un hombre y una mujer cenando a través de una videollamada.

Getty Images
Gran parte de nuestras interacciones se han trasladado a las plataformas digitales.

“No socializan con tanta gente como antes, sino con un subgrupo muy particular”, dice. “Las personas que tienen conexiones previas y pueden aprovechar sus amistades existentes en línea, lo están haciendo bastante bien. En muchos casos, están más cerca de los amigos que tenían”.

Ese ha sido el caso de Lamb, que es escocesa, pero ha vivido en Melbourne durante ocho años.

Antes del encierro, hablaba con Amy, una de sus amigas más antiguas, unas cuatro o cinco veces al año.

Ahora conversan todos los jueves, a una hora determinada, y ambas se preguntan por qué no lo habían hecho antes.

Algunas de sus otras amistades, sin embargo, no han resistido tan bien.

“Me ha resultado más fácil mantenerme en contacto con mi amiga escocesa que con mis amigos australianos”, dice Lamb. “Simplemente no he tenido esa relación en línea con los australianos. Durante los últimos seis meses me he distanciado mucho más de mis amigos del día a día”.

“Cuando las interacciones sociales se trasladan a internet, sólo ciertos tipos de relaciones parecían sobrevivir”, explica Bower.

Una vez que se elimina el contexto local o comunitario, se mantienen o fortalecen las relaciones en las que las personas tenían algo en común además del trabajo o pasatiempos, y en las que todos se sienten cómodos con la tecnología digital.

Muchos querían compartir su estrés pandémico con aquellos con quienes se sentían más cercanos; viejos amigos de las ciudades de origen y amigos locales muy cercanos.

“Dado que la mayor parte de la interacción social se ha producido en línea, socializar con personas que viven localmente ha resultado tan fácil como socializar con personas que viven en el otro lado del mundo. Esto significaba que las personas han podido socializar y volver a conectarse con personas con las que eran más cercanas, independientemente de su ubicación”, dice.

Dos amigas conversando por videollamada.

Getty Images
Mucha gente ha retomado viejas amistades.

La sociedad contemporánea a menudo se define por el movimiento de personas fuera de su lugar de origen, agrega Patulny.

“Estás más cerca de las personas que viven en el otro lado del planeta, porque son con las que creciste. No estás necesariamente cerca de aquellos con quienes compartes un vecindario. El covid-19 realmente está mostrando esto”, dice

Conversaciones cotidianas

Sin embargo, también extrañamos las interacciones con aquellas personas con las que no tenemos una amistad suficiente como para construir una relación en línea durante la pandemia.

Según Patulny y Bower, muchas personas dijeron que habían perdido estas microinteracciones con las personas de sus comunidades, que son casi imposibles de facilitar a través de la comunicación digital.

“La capacidad de simplemente parar, chismear, reír, bromear y todas las cosas que haces fuera de las reuniones, eso no sucede cuando estás reunido en línea”, dice Patulny. “El contacto periférico adicional se ha perdido, y esa es una pérdida importante”.

Una mujer con mascarilla detrás de una ventana.

Getty Images
Mucha gente ya se sentía sola antes del covid-19.

Existe el riesgo de que los vínculos sociales se deterioren sin estas pequeñas interacciones, dice, ya que ayudan a las personas a conectarse.

En cuanto a si podemos retomar estas amistades después de la pandemia, Bower señala evidencia reciente de Reino Unido que sugiere que las personas que se sentían solas antes probablemente se sentirían un poco más solas después, mientras que otras no experimentaron cambios a largo plazo.

Sin embargo, expresa cierta preocupación por que un período prolongado de soledad para algunas personas pudiera hacer que las interacciones pequeñas se sientan más desafiantes a largo plazo.

“Las personas que experimentan soledad durante períodos prolongados comienzan a experimentar impactos negativos persistentes en la forma en que piensan y actúan en situaciones sociales —son más hipervigilantes en cuanto al rechazo, más ansiosos socialmente— y esto puede dificultar estas interacciones simples y que sea menos probable que salga bien”, dice Bower.

Revertir o cambiar

La investigación de Bower y Patulny seguirá analizando a su grupo de estudio mientras Australia continúa su marcha para salir de las restricciones del covid-19.

Dos mujeres conversando una con la otra, cada una su escritorio.

Getty Images
Mucha gente extraña las pequeñas interacciones que tenía en el día a día con ciertas personas, aunque fueran sus amigas cercanas.

Realizarán una encuesta a la misma muestra cada tres meses para determinar cómo está cambiando su comportamiento y por qué, y enviarán sus resultados a un grupo de expertos que está considerando los impactos de la pandemia en la salud mental.

Es demasiado pronto para cualquier estimación de los cambios sociales a largo plazo, si los hay, pero los investigadores sugieren que podría pasar un poco de tiempo antes de que las interacciones vuelvan a la normalidad.

“Me pregunto si el hecho de que no estés acostumbrado a socializar y que ahora exista un riesgo asociado con socializar, conducirá a impactos a largo plazo en la forma en que nos sentimos y en cómo podemos superar la soledad”, dice Bower.

Patuly dice que no le sorprendería un ligero aumento de la soledad durante algunos años.

Sin embargo, Michelle Lim, la experta en soledad, cree que para la mayoría de las personas, tanto la pérdida de microinteracciones como el estrechamiento de sus redes sociales son temporales, están directamente vinculados a la emergencia de salud pública y es poco probable que duren más que ella.

“Si será significativamente perjudicial para las relaciones dependerá de muchos factores: si el individuo es resistente, si tiene redes sociales sólidas, si se esfuerza por mantener sus amistades a pesar de estas barreras”, dice Lim.

Tampoco está claro, agrega, si los bloqueos más prolongados, ya sea por mandato del gobierno o debido a la necesidad de las personas de protegerse por condiciones de salud preexistentes, conducirán a resultados diferentes o más pronunciados.

Lim dice que es posible que, en el futuro inmediato, las interacciones cara a cara puedan cambiar si seguimos preocupados por la salud pública.

Dos personas con mascarilla guardando la distancia social.

Getty Images
¿Por cuánto tiempo se mantendrán los cambios en las interacciones cara a cara?

Pero también dice que es parte de la naturaleza humana volver a los grupos sociales. La mayoría de las personas que han infringido las normas de encierro lo han hecho para ver a amigos y familiares.

Después de que nos recuperemos del impacto de estos comportamientos alterados, cree que es probable que las cosas vuelvan a la normalidad anterior.

Los principales determinantes de la soledad son bastante estables, agrega.

Es poco probable que aquellos que no estaban solos antes del covid-19 se sientan muy solos a largo plazo una vez que todo haya terminado.

“Creo que durante un corto período de tiempo habrá cambios”, dice. “Pero somos criaturas de hábitos. A menos que estos comportamientos sean a muy, muy largo plazo, creo que volveremos a nuestros grupos sociales”.

* Esta nota es una traducción de un artículo original publicado en inglés en BBC Worklife y que puedes leer aquí.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.