Alimentar a Marcelo Ebrard, más caro que pagar su salario
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Alimentar a Marcelo Ebrard,
más caro que pagar su salario

Por Paris Martínez
13 de enero, 2011
Comparte

Marcelo Ebrard y su esposa, Mariagna Pratts. Foto: Cuartoscuro.

“¿Qué es lo que más nos preocupa en el 2011?”, se preguntó el pasado 18 de diciembre Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del DF, durante un discurso en la delegación Coyoacán. “Nos preocupa que van a subir los alimentos”, fue su respuesta. Y no podría ser otra, ya que mantener bien surtida la alacena del mandatario local le cuesta a los habitantes de la ciudad de Ciudad de México más del doble de lo que demanda el pago de su salario.

Durante los nueve primeros meses de 2010, el perredista recibió por concepto de sueldo 756 mil 590 pesos (un promedio de 2 mil 770 pesos diarios), mientras que, durante el mismo lapso, su oficina facturó en comida 1 millón 647 mil 89 pesos con 54 centavos, lo que equivale a un gasto en alimentos de 6 mil 33 pesos diarios.

El monto perteneciente a los gastos de alimentos es equiparable al presupuesto asignado durante el 2010  al Programa de Reinserción Social para Mujeres Víctimas de Violencia.

Según consta en un informe sobre gastos de alimentación de la Jefatura de Gobierno del DF, gestionado a través del Instituto de Transparencia capitalino, la receta financiera empleada por la oficina de Ebrard ha sido la misma durante los tres últimos años: gastar dos tantos en comida por cada tanto en el sueldo de su titular.

De esta forma, por ejemplo, en 2009, el jefe de Gobierno cobró un sueldo total de 907 mil 908 pesos, pero gastó 1 millón 922 mil 715 pesos y 76 centavos del erario en alimentación y enseres para la cocina instalada en la sede central del Ejecutivo capitalino, que sólo da servicio a Ebrard. Esta cifra está apenas por debajo de los fondos para mantenimiento de mercados públicos otorgados ese año a la delegación Tláhuac.

De la misma forma, en 2008 el mandatario local acumuló en salarios 1 millón 8 mil 792 pesos, pero ese año su alimentación demandó una erogación oficial de 1 millón 929 mil 76 pesos con 23 centavos, lo que habría sido suficiente para dar a 204 adultos mayores el apoyo económico que les ofrece el gobierno capitalino para la adquisición de comida, al menos durante 12 meses.

Fue en 2009 cuando retiraron de la Ley de Austeridad y Gasto Eficiente para el Gobierno del DF el tope impuesto a rubros operativos, entre los que destaca “alimentación”, el cual señalaba que los pagos relativos “no podrán excederse a los montos erogados en el ejercicio inmediato anterior”.

Hace dos años, sin embargo, dicha normativa fue modificada para establecer que las erogaciones en comida de funcionarios públicos capitalinos sólo deben sujetarse “a lo estrictamente indispensable”, sin establecerse ningún parámetro máximo.

¿El caldo o las albóndigas?

Como si se tratara de comparar la preparación del mismo platillo en dos restaurantes diferentes, el pasado 27 de noviembre de 2010, tanto la Jefatura de Gobierno del DF como la Secretaría de Finanzas recibieron exactamente la misma petición de información pública: un reporte mensual de las erogaciones realizadas bajo el concepto “gastos de alimentación” del titular del Ejecutivo capitalino, Marcelo Ebrard, entre 2008 y 2010.

Los tiempos de “cocción” de resultados fueron distintos: mientras que Finanzas preparó su respuesta en diez días, a partir de la información con la que contaba su Dirección General de Egresos B, la Jefatura de Gobierno pidió una prórroga de 10 días más, “derivada de la complejidad del requerimiento”.

Al final, el despacho de Ebrard entregó un reporte de gastos con algunas omisiones, que se hacen evidentes al compararlo con el informe que preparó la dependencia que administra los recursos públicos de la Ciudad de México.

En 2008, la Jefatura de Gobierno afirmó haber gastado en alimentación 1 millón 429 mil 704 pesos; sin embargo, Finanzas reveló que el gasto real fue 500 mil pesos superior.

Para 2009, la oficina de Ebrard informó haber gastado 1 millón 468 mil 765 pesos; pero Finanzas la contradijo al reportar que el gasto verdadero fue 454 mil pesos más elevado.

Entre enero y septiembre de 2010, la Jefatura de Gobierno dijo haber pagado en comida 1 millón 286 mil 478 pesos; pero Finanzas, nuevamente, dejó ver que en ese lapso hay un gasto no reconocido por la oficina del titular del GDF equivalente a 360 mil 600 pesos.

En total, 1 millón 314 mil pesos en gastos de alimentación en lo que va del gobierno de Ebrard no fueron reportados, cantidad que equivale a la beca que recibirán 156 estudiantes de bachillerato con promedio de 10, durante este 2011, a través del programa oficial Prepa Sí.

Las contradicciones entre los informes presentados, sin embargo, no quedan ahí, ya que mientras la Secretaría de Finanzas reportó que dichos gastos incluyen “los pagos en efectivo para el mismo fin (alimentación) y para cubrir gastos que se realizan fuera de las instalaciones”, la Jefatura de Gobierno aseguró que “en cuanto a gastos de restaurantes y servicios privados de entrega de alimentos, no se encontraron erogaciones directamente realizadas por el Jefe de Gobierno”.

De hecho, aclara el Anexo 2 del oficio JGDF/DEA/SRF/0017/11, emitido por la Subdirección de Recursos Financieros de la Jefatura de Gobierno, en sus horas de trabajo el titular de la administración capitalina sólo degusta “carnes frías, lácteos, frutas y verduras” preparadas por servidores públicos contratados exprofeso. Sólo en estos enseres para la alimentación exclusiva de Ebrard, remata el informe, se han gastado 221 mil 437 pesos entre diciembre de 2007 y septiembre de 2010.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: cómo es la situación en la central nuclear de Chernóbil que estuvo tomada varias semanas por militares rusos

La periodista de la BBC Yogita Limaye fue una de las primeras personas en ingresar a la planta desde que se fueron los rusos.
9 de abril, 2022
Comparte

La antigua central nuclear de Chernóbil, en el norte de Ucrania, fue tomada por las fuerzas rusas el primer día de la invasión. Ahora está nuevamente bajo el control de Ucrania.

Yogita Limaye, corresponsal de la BBC, es una de las primeras periodistas en ingresar a la planta desde que se fueron los rusos.

En la tarde del 24 de febrero, las fuerzas rusas rodearon Chernóbil con tanques y vehículos blindados, ingresando a Ucrania desde la frontera con Bielorrusia, a unos 16 kilómetros de distancia.

Cerca de 170 guardias nacionales ucranianos que vigilaban la planta fueron llevados al sótano y mantenidos cautivos ahí. Luego, los soldados rusos registraron las instalaciones en busca de armas y explosivos.

A los ingenieros, supervisores y demás personal técnico se les permitió que continuaran trabajando. En los dos días siguientes, llegaron operarios de Rosatom, la agencia rusa de energía atómica.

Valeriy Semonov

BBC
El ingeniero Valeriy Semonov, uno de los trabajadores de la planta de Chernóbil.

Al personal de Chernóbil le interesaba mantener el control del mantenimiento de la planta, que, aunque no está en funcionamiento, almacena los desechos radiactivos del peor desastre nuclear del mundo.

Desde el accidente de 1986 se han gastado miles de millones de dólares para limpiar y contener la contaminación.

Si las condiciones en el sitio no se controlan adecuadamente, existe un gran riesgo de liberación de material nuclear.

Evitar una catástrofe

“Querían saber cómo se manejaban las instalaciones. Querían información sobre todos los procedimientos, documentos y operaciones. Tenía miedo porque el interrogatorio era constante y, a veces, fuerte”, dice Oleksandr Lobada, supervisor de seguridad radiológica en la estación.

Un cuarto en la planta de Chernóbil.

BBC
Los guardias de la planta permanecieron cautivos en cuartos como este, en el que se observan sus pertenencias.

En el último piso del edificio principal de la central eléctrica hay salas clave desde donde se controla el sitio, ubicadas a ambos lados de un pasaje largo y estrecho. Algunas de esas salas estaban cerradas.

Los rusos, al no encontrar las llaves, cortaron la parte de la puerta en la que estaba incrustada la cerradura e irrumpieron en las salas.

“Teníamos que negociar constantemente con ellos y esforzarnos por no ofenderlos, para que permitieran que nuestro personal manejara las instalaciones”, dice el ingeniero Valeriy Semonov.

Cuando se cortó el suministro eléctrico a la estación durante tres días, Valeriy dice que se apresuró a encontrar combustible para mantener el generador en funcionamiento e, incluso, recurrió a robarle algo a los rusos.

“Si nos hubiéramos quedado sin energía, podría haber sido catastrófico“, explica Oleksandr.

“El material radiactivo podría haber sido liberado. Ya te podrás imaginar la escala de eso. No tenía miedo por mi vida. Tenía miedo de lo que sucedería si no estaba allí monitoreando la planta. Tenía miedo de que fuera una tragedia para la humanidad“.

Oleksandr Lobada

BBC
Oleksandr Lobada dice que los rusos querían saber todos los detalles sobre el funcionamiento de la planta.

Expuestos a la radiación

El área detrás de la planta, llamada “Bosque Rojo”, es uno de los lugares más radiactivos de la Tierra.

Las imágenes de drones publicadas por el ejército ucraniano muestran que los soldados rusos cavaron trincheras e incluso se quedaron allí. Esto también fue confirmado a la BBC por funcionarios de la estación.

Eso evidencia lo poco que sabían los soldados sobre seguridad nuclear.

Energoatom, la agencia estatal de energía nuclear de Ucrania, ha dicho que los soldados rusos estuvieron expuestos a “dosis significativas” de radiación.

Justo afuera del sarcófago que protege el reactor nuclear dañado, los soldados rusos amontonaron sacos de arena detrás de los cuales podrían esconderse si fueran atacados.

El expresidente ucraniano Petro Poroshenko (izquierda) visitó la planta luego de la retirada de los soldados rusos.

BBC
El expresidente ucraniano Petro Poroshenko (izquierda) visitó la planta luego de la retirada de los soldados rusos.

Valeriy se burla de esto y dice que el ejército ucraniano ni soñaría con disparar contra un reactor nuclear.

Abajo, en el sótano del edificio principal, hay habitaciones estilo dormitorio que fueron saqueadas por completo.

El piso está lleno de alfombras, colchones, ropa, zapatos y otras pertenencias de la guardia nacional ucraniana que estuvo retenida allí.

Funcionarios en Chernóbil dicen que los soldados rusos saquearon lo que pudieron cuando se fueron, y también se llevaron a los miembros cautivos de la guardia nacional con ellos.

“Pudimos mantener el sitio seguro. Pero es inquietante que se hayan llevado a 169 de nuestros militares”, dice Valeriy.

Imagen satelital de la planta nuclear de Chernóbil.

Maxar Technologies
Imagen satelital de la planta nuclear de Chernóbil.

No está confirmado dónde están detenidos los hombres, pero el personal de Chernóbil cree que están en Rusia.

Petro Poroshenko, expresidente de Ucrania, visitó Chernóbil el viernes con alimentos y otros suministros para el personal de la planta.

El acceso a las instalaciones acaba de abrirse a través de una vía alterna. El puente a Chernóbil fue volado para detener el avance de Rusia.

El expresidente Poroshenko tiene una advertencia para el mundo.

“¿Estamos seguros de que mañana las tropas rusas no pueden aparecer aquí? Mi respuesta sería no. Putin es completamente impredecible. Y el humo nuclear no está limitado por las fronteras. Puede llegar a Europa del este, Europa central e incluso Gran Bretaña. El peligro de la contaminación nuclear de Europa es muy alto mientras Rusia continúe esta guerra”, dice.


Con reportería de Imogen Anderson.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GTEZVo9bOTs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.