CIDA de Acapulco, el nuevo cártel mexicano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

CIDA de Acapulco,
el nuevo cártel mexicano

Por Redacción Animal Político
25 de enero, 2011
Comparte

Mantas en un puente de Acapulco.//FOTO: Cuartoscuro

Las autoridades federales y de Guerrero se confundieron al pensar que un brote de La Familia Michoacana atacaba, sin piedad, al puerto de Acapulco, semanas antes de las elecciones para la gubernatura de la entidad.

En realidad, los agresores son parte de un nuevo grupo que se ha hecho llamar Cártel Independiente de Acapulco (CIDA).

Reportes internos en el gabinete de seguridad, a los que tuvo acceso Animal Político, informaron de una supuesta pugna entre este nuevo grupo y Los Zetas, por un lado, y las reminiscencias del Cártel del Pacífico, por el otro.

Sin embargo, algo no cuadraba en la información que les llegaba desde Guerrero. Estos nuevos delincuentes atacaban de manera exagerada. Casi 40 muertes en la primera semana de enero rompieron cualquier récord de violencia, no sólo en el puerto turístico, sino en toda la entidad, según los diarios editados en Guerrero y en la ciudad de México.

Por otro lado, las áreas de inteligencia de la Policía Preventiva parecen tener datos de lo que está ocurriendo en esta zona: muertes a plena luz del día, cerca de playas concurridas y en zonas habitacionales de clase media; decapitados, tiros al aire y violencia extrema, cuyas características no son tan similares a las de La Familia Michoacana.

En Guerrero, como en Michoacán, ya aparecieron algunos mensajes de reivindicación, como los de aquellos narcos michoacanos que dicen apoyar al pueblo, reprobar al mal gobierno y actuar por el bien general.

“A toda la ciudadanía acapulqueña les pedimos que mantengan la calma, es mentira que van a robarse los niños de las escuelas, nosotros no calentamos nuestra propia casa, la gente Costa Chica, Acapulco y Costa Grande estamos al pendiente de nuestra ciudadanía.

“Es mentira que La Familia Michoacana quiera hacer daño a nuestra comunidad, ellos están en paz con nosotros”, señaló una de las primeras mantas, en las que los desconocidos dijeron no ser del cártel michoacano, pero tampoco estar contra ellos.

En Guerrero, la gente no ha realizado pintas ni colocado mensajes pidiendo a un grupo delictivo que le baje o le suba de tono a sus agresiones, como ya ocurrió en Morelia.

Hoy, en Acapulco opera este nuevo grupo criminal, cuyos integrantes son implacables, agresivos, quieren el control de la plaza a como dé lugar y no les importa a quiénes agreden con tal de generar miedo y arrebatar los espacios del tráfico local de droga.

Las primeras señales

Los primeros signos aparecieron a finales de octubre del año pasado, en mensajes a los que aparentemente las autoridades no hicieron caso. Dichos mensajes fueron firmados por “CIDA”, las siglas correspondientes al Cártel Independiente de Acapulco.

Sin embargo, los textos tienen algunas contradicciones y hablan de una escisión de la escisión. Es decir, de un nuevo grupo peleado ya, de entrada, con el primer supuesto jefe. Hoy, se busca conocer quién es la cabeza de la organización criminal.

¿Quién es ese Montemayor?

“Señor Montemayor, aquí están sus pistoleros. CIDA”, fue el mensaje aparecido junto al cuerpo masacrado de un hombre por unos 14 balazos, en las inmediaciones del conjunto habitacional Coloso, en el puerto guerrerense.

No obstante, hay otro mensaje, el cual fue emitido después, en el que el mismo cártel agradece la captura de ese mismo Montemayor, calificado como el responsable de los asesinatos.

La información sobre este grupo comenzó a generarse tras la captura de Carlos Montemayor, apodado “El Charro”, quien es suegro de Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”. Montemayor dijo pertenecer a una escisión del grupo que dirigía el citado capo y fue culpado por la desaparición y muerte de 18 turistas michoacanos en Acapulco.

Las autoridades federales también tienen en su poder el contenido de un video subido a YouTube, en el que se dan a conocer declaraciones de este sujeto, en las que señala como protectores de la nueva organización a algunas autoridades del gobierno del puerto, entre ellas el presidente municipal José Luis Ávila Sánchez; el director de Vía Pública, Juan Carlos Hernández Albarrán, y el director de Reglamentos y Espectáculos,  Óscar Rangel Miravete.

El pasado domingo, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) dio cuenta de un enfrentamiento en el que cayeron siete presuntos miembros del CIDA, entre ellos José Lozano Martínez, “El Lozano”, el jefe de sicarios. Por ello, las autoridades creen que los narcos del nuevo grupo cuentan aún con líderes que los mueven y que están buscando tener el control en el estratégico puerto.

De manera oficial y por primera vez, la dependencia federal dio a conocer públicamente algunas pistas: el grupo utiliza “extrema violencia” para disputarse los puestos de mando y control de Acapulco; se le ubica tras la separación de varios hombres del grupo de “La Barbie”; se les vincula a la desaparición y muerte de los turistas michoacanos; y la droga sintética conocida como crystal se encuentra dentro de sus productos para elaborar y traficar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Yolanda Martínez: la joven que según autoridades se marchó de casa 'por voluntad propia' y apareció muerta

El caso de Yolanda Martínez engrosa la crisis de mujeres desaparecidas que azota al estado mexicano de Nuevo León.
10 de mayo, 2022
Comparte

La Fiscalía General de Nuevo León comunicó este lunes la identificación del cadáver de Yolanda Martínez, una joven de 26 años que llevaba desaparecida desde el pasado 31 de marzo en este estado en el norte de México.

Los restos, en avanzado estado de descomposición, fueron encontrados este domingo en el municipio de Júarez, en la zona metropolitana de Monterrey.

Griselda Núñez Espinoza, fiscal especializada en feminicidios del estado, reveló que el cadáver vestía la misma ropa del día de la desaparición y que presentaba una evolución estimada en más de tres semanas, indicio de que la muerte pudo producirse poco después de desaparecer.

El caso está rodeado de preguntas y flecos sueltos.

Martínez fue vista por última vez en San Nicolás de los Garza tras salir de casa de su abuela, también en el área metropolitana de Monterrey.

Desde su desaparición, su familia la ha buscado sin parar y ha acusado a las autoridades de negligencia en la pesquisa.

Durante semanas, la Fiscalía de Nuevo León sostuvo la hipótesis de que la joven se había marchado de casa por “voluntad propia” y más tarde abrió la posibilidad de que estuviese huyendo de una presunta violencia familiar.

Motivos que no han sido corroborados el padre de la víctima, Gerardo Martínez, quien protagonizó jornadas de campañas y protestas pidiendo más atención e investigación al caso.

El hallazgo del cuerpo de Martínez se produce pocas semanas después de encontrarse los cádaveres de Debanhi Escobar y María Fernanda Contreras, otras dos jóvenes que desaparecieron en Nuevo León en circunstancias similares.

En los últimos meses, este estado mexicano está bajo el foco por la oleada de desapariciones, en su mayoría mujeres jóvenes.

Ahora, a falta de que se confirme la causa de muerte de Yoalnda Martínez, este caso incrementa la indignación con la que sus habitantes piden respuestas a las autoridades para detener un problema endémico, el de la violencia contra las mujeres, que azota gravemente a la totalidad del país.

Volante sobre la desaparición de Yolanda Martínez.

Buscadoras Nuevo León / Facebook

¿Qué se sabe de la víctima?

Madre soltera de una niña de tres años, a Yolanda Martínez se le perdió el rastro sobre el mediodía del pasado 31 de marzo.

Ese día dejaba la casa de su abuela, en San Nicolás de los Garzo en Monterrey, para supuestamente buscar trabajo por la zona.

Dos días antes, la mujer había visitado el domicilio de su expareja en Guadalupe, en las afueras de la misma ciudad, para ver a su hija.

Ese 31 de marzo, Martínez vestía una blusa negra a rayas, pantalón de mezclilla azul, tenis negros y bolso negro. Los mismos atuendos con los que fue encontrada muerta en la tarde del domingo.

Una mujer que recogía leña en unos matorrales y que se topó con el cuerpo tras llegarle un olor fétido fue quien reportó el hallazgo a las autoridades.

La zona donde se encontró el cadáver, en el municipio de Juárez, se sitúa a unos 11 kilómetros de donde fue vista por última vez.

¿Por qué se critica a las autoridades?

Gerardo Martínez ha denunciado lentitud y negligencia en las investigaciones de la Fiscalía. Asegura que se perdió mucho tiempo de búsqueda porque las autoridades afirmaban que la mayoría de mujeres se van de casa por problemas o desacuerdos familiares.

Durante los primeros días, prácticamente todas las labores de búsqueda fueron conducidas por familiares, allegados de la víctima y voluntarios. Han estado repartiendo volantes, esbozando posibles recorridos, preguntando a vecinos, protestando en medios de comunicación y en las sedes de instituciones.

https://www.instagram.com/p/CdRnF0csNcu/

Por varias semanas, la Fiscalía manejó la hipótesis de que Yolanda Martínez se había marchado de casa por voluntad propia, una línea de investigación que posteriormente fue descartada.

Luego, el 5 de mayo, muchas críticas se dirigieron contra Samuel García, gobernador de Nuevo León, quien dijo ante cámaras que la desaparición de la joven podía tener que ver con una salida de su domicilio por un caso de violencia familiar, supuestamente de “un tío, hermano de la mamá, muy violento”.

Estas declaraciones fueron criticadas ampliamente en redes sociales.

En esta oleada de desapariciones en Nuevo León cambia el nombre el nombre de las víctimas, pero las críticas contra las autoridades se repiten: lentitud, negligencia, falta de transparencia y frivolidad.

Protestas contra la violencia femenina en CDMX el pasado 24 de abril.

Getty Images
El caso de Debanhi Escobar fue el más mediático de una serie que mantiene en vilo a todo el país.

Una crisis que no cesa

La aparición del cádaver de Martínez, y a falta de que se confirme la causa de su muerte, no hace más que amplificar el fenómeno de desapariciones que golpea a Nuevo León, uno de los estados más pudientes México.

El caso de Debanhi Escobar, aún envuelto en interrogantes, ha sido el más mediático de la crisis que tiene pendiente a todo el país.

A fines de abril, la Fiscalía de Nuevo León admitió deficiencias y removió de sus cargos a los titulares de la Fiscalía de Personas Desaparecidas y de la Fiscalía Antisecuestros.

Más de 300 mujeres han sido reportadas desaparecidas en lo que va de año en Nuevo León. Alrededor de 30 siguen sin localizar y seis han sido halladas sin vida.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YzNpZ77KNUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.