En 2010... En Tijuana no bajaron los crímenes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

En 2010...
En Tijuana no bajaron los crímenes

Por Francisco Sandoval Alarcón
10 de enero, 2011
Comparte

Tijuana, BC- En esta ciudad no bajaron los índices de criminalidad. Subieron. De acuerdo con declaraciones hechas por Felipe Calderón, el 7 de octubre de 2010 ante un grupo de empresarios, esta capital fronteriza era  ejemplo de “reducción de la criminalidad”. Sin embargo, datos oficiales recabados por Animal Político contradicen al Presidente y apuntan a que el año pasado fue uno de los más violentos.

2010 rojo

El 2010 pasará a la historia como el año que mayor número de ejecuciones se registraron en Tijuana, desde que los hermanos Arellano Félix llegaron a la ciudad a mediados de la década de los 80. Los crímenes, incluso, superaron las 577 muertes reportadas en 2008 cuando la lucha por el control del tráfico de drogas que vivían los grupos mafiosos de Teodoro García Simental, “El Teo”, y Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero”, azoraron a la ciudadanía y a las autoridades locales, quienes  solicitaron la intervención del Ejercito.

Eduardo Arellano Feliz "El ingeniero". //FOTO: Cuartoscuro

Las cifras de la Procuraduría General de Justicia de Baja California (PGJBC) de 2010, así lo demuestran. En el año que concluyó, la dependencia contabilizó 643 asesinatos, lo que representó un incremento del 11.43 % comparado con los crímenes de 2008 y un aumento del 15.16%, con los cometidos en 2009.

El problema, más allá del discurso de Felipe Calderón y su visión de la criminalidad, es que por el perfil de de las víctimas y la forma en que fueron asesinadas –colgadas, torturadas y baleadas-, Tijuana sigue siendo una de las ciudades más inseguras del país, donde las células de la organización que dirigía “El Teo”, aliados con el Cártel de Sinaloa, tratan de apoderarse de la ciudad donde hace dos décadas y media el clan de los Arellano Félix fundó uno de los cárteles de la droga más poderosos en México y Estados Unidos.

¿Criminalidad a la baja?

Vestía una camiseta color crema y pantalón de mezclilla. Era moreno, medía 1.75 metros y ni sus huellas digitales le dieron nombre a su rostro. Las autoridades sólo saben que tenía entre 30 y 35 años de edad y que, antes de ser asesinado, fue torturado. El cuerpo fue abandonado en un basurero ubicado en la colonia Cuero de Venados y cuando el ministerio público llegó al lugar para iniciar la investigación, encontró que a la víctima le habían amarrado una venda en la cara, así como una bolsa de plástico negra que después ataron con un lazo de nylon amarillo.

Tres horas y media más tarde, el MP tuvo que movilizarse de nueva cuenta a otro punto de la ciudad. Lo hizo a la avenida Bellas Artes en el fraccionamiento Módulos de Otay, luego de que peritos forenses le informaran que Aarón Cerecer, de 26 años, fue acribillado a tiros cuando se cortaba el pelo en un salón de belleza de la zona. En total, sus agresores le dieron cinco balazos en el pecho y tórax.

No pasaron 20 minutos del crimen, cuando otro reporte policiaco hizo que el MP se movilizara a la colonia Sánchez Taboada. Un tercer asesinato se había registrado en Tijuana. Al llegar se encontró con el cadáver de un hombre de 35 años, identificado como Rafael Crisóstomo, quien, según los casquillos recogidos y los orificios encontrados en el cuerpo, recibió dos balazos en el pecho.

Los asesinatos de estos hombres son sólo una muestra del alto índice de ejecuciones del narco en el 2010 e, irónicamente, los tres ocurrieron el mismo día que Felipe Calderón dijo que Tijuana era un ejemplo de que “la acción coordinada y eficaz de los tres órdenes de Gobierno”, podía cambiar “la realidad” de una ciudad que “hasta hace no mucho tiempo, tenía una imagen que se vinculaba, primordial y casi exclusivamente, con la criminalidad”.

El Ejército en Tijuana.//FOTO: Cuartoscuro

Sin citar estadísticas oficiales, Calderón aseguró que con la detención de los principales operadores del narcotráfico que operaban en Tijuana, se había atacado “directamente la capacidad de operación de las organizaciones” criminales de la región, lo que a su vez le había permitido lograr a su gobierno “una reducción de la criminalidad”.

Con las palabras de Calderón se inauguró el foro “Tijuana innovadora”, evento con el cual las autoridades locales, así como el sector empresarial de la ciudad pretendían mostrar “al mundo” las innovaciones que esa frontera exporta en materia educativa, científica, cultural y tecnológica, con el único objetivo, en palabra de sus propios organizadores, “de atraer inversiones”. Como invitados y conferencistas estuvieron empresarios y líderes internacionales como Jimmy Wales, el creador de Wikipedia; Biz Stone, co-fundador de Twitter; dos premios Nobel y el representante de una empresa trasnacional que fabrica artículos de comunicación para la NASA, entre otras.

General del Ejército desmiente a Calderón

Pero a pesar de que las estadísticas en 2010 demostraban que los crímenes y los “ajustes de cuentas” entre organizaciones del narco iban a la alza, no fue la primera vez en ese año que Calderón comentó públicamente que su Gobierno le estaba ganado la batalla a la delincuencia en Tijuana.

Felipe Calderón. // FOTO: Cuartoscuro

El 14 de julio de 2010, durante el discurso que ofreció para anunciar la salida de Fernando Gómez Mont de la Secretaría de Gobierno y la llegada de Francisco Blake Mora, aseguró que uno de los méritos del entonces Secretario de Gobierno en Baja California para ser el encargado de la política interna del país, era el papel que había jugado al hacerle frente “de manera decidida, al problema de la violencia y al crimen organizado en esa entidad”.

Sostuvo que el conocimiento del también exdiputado panista del fenómeno criminal y la buena relación que logró al articular a las autoridades policiacas y militares en el combate a la delincuencia, fueron de “gran utilidad” para fortalecer la lucha contra los grupos criminales.

“He sido testigo del avance que se ha desarrollado en aquella entidad en esta lucha contra la criminalidad y del papel destacado que Blake ha jugado en ese avance”, dijo textualmente Calderón.

En esa ocasión, la respuesta al discurso del Presidente se dio casi dos semanas más tarde, cuando el General de División Sergio Aponte Polito, quien por varios años fue el encargado de la Segunda Región Militar en Baja California, acusó -a través de una carta dirigida al Semanario Zeta de Tijuana- al recién estrenado Secretario de Gobernación de propiciar la “impunidad” y “corrupción” en ese estado fronterizo, pues a pesar de estar enterado de los delitos que cometían policías y funcionarios de procuración de justicia, nunca “demostró una participación activa para enfrentar estos ilícitos”.

El General Aponte Polito no es el único que ha criticado la visión que Felipe Calderón tiene de Tijuana en materia de seguridad. Activista, abogado y representante legal en Baja California de la Asociación Esperanza y Vida contra las Desapariciones Forzadas, Miguel Ángel García Leyva piensa que los delitos de alto impacto en la ciudad no sólo se han incrementado, sino que muy pocos se han resuelto por la “impunidad” con la que han actuado las autoridades estatales en más de 20 años de administraciones panistas.

"El Teo", detenido en Tijuana. //FOTO: Cuartoscuro

Tijuana no es un ejemplo exitoso, ni replicable

El problema más allá de la interpretación que Calderón le ha dado a los índices de violencia que se viven en Tijuana, es que el modelo que hace dos años utilizó el Ejército en esta ciudad para combatir a los grupos del narcotráfico, como fue el patrullaje en las calles en colonias conflictivas en la mancha urbana, además de la depuración en las policías y el aumento del numero de efectivos en las mismas con mejores métodos de reclutamiento, es parecido al que en el 2010 la Secretaría de Gobernación a cargo de Francisco Blake Mora, implementó en Monterrey sin resultados exitosos. Hasta la última semana de noviembre se registraba un total de 500 asesinatos, contra los 56 que se cometieron en el 2009.

Vicente Sánchez , investigador de tiempo completo del Colegio de la Frontera Norte (COLEF) y estudioso de los temas de seguridad, considera que los operativos para tratar de frenar la escalada de violencia que se vive en ciudades como Tijuana y Monterrey, no han dado los resultados esperados porque se requiere de “una estrategia más integral” que no sólo trate de enfrentar al narco con las armas, sino que “esté pensado en evitar los daños colaterales, en respetar los derechos humanos, además de cerrarle el flujo de recursos financieros y humanos a estos grupos”. La parte más importante, según advierte el especialista, es que a la par de estas medidas se deben generar alternativas educativas y de empleo a los jóvenes, porque de lo contrario seguirán siendo la “carne de cañón del crimen” organizado.

Utilizando un modelo operativo que no ha servido para disminuir los asesinatos y con un discurso basado en éxitos irreales, es como el presidente Felipe Calderón pretende hacerle frente a los cárteles del narco, lo que sólo ha generado que los crímenes se incrementen y que el 2010 sea uno de los años más violentos para el país.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: el gráfico que te ayuda a evaluar el riesgo de contagio en una reunión social

Científicos de la Universidad de Oxford y MIT advierten que hay que considerar distintos factores como la ventilación del local o el volumen de voz de los asistentes, entre otros.
9 de octubre, 2020
Comparte

¿Cuán seguro es atender a un evento o reunión en medio de la pandemia de covid-19?

Con el número de casos todavía en aumento en todo el mundo, puede que te preguntes cuán prudente es asistir a esa reunión familiar o a ese cumpleaños que te invitaron.

Un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, y del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, quiere ayudar al público a evaluar el riesgo en cada situación.

Para eso, idearon una tabla que clasifica el riesgo según la cantidad de asistentes, si usan o no mascarillas, la actividad que hacen (si hablan, cantan, gritan o están en silencio) y el nivel de ventilación del local.

El artículo original fue publicado en el British Medical Journal (Revista Médica Británica).

“El riesgo de infección está determinado por muchos factores y todos ellos están conectados. Aún no hay ningún estudio que determine el riesgo absoluto, pero queremos empoderar a la gente para que evalúe el riesgo relativo a cada situación“, dice a BBC Mundo Lydia Bourouiba, directora del laboratorio de dinámica de fluidos en la transmisión de enfermedades de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y una de las autoras del estudio.

Gráfico de evaluación de riesgo

BBC

Por ejemplo, si te invitan a un karaoke en un salón cerrado donde la gente estará gritando y cantando, lo recomendable es quedarse el mínimo tiempo posible y asegurarse de que habrá poca gente. Sin olvidarse de usar la mascarilla.

O quizás puedes sugerir una reunión con los mismos amigos en un sitio abierto, donde sea posible mantener una mayor distancia entre los asistentes. Evita la música alta para que no te veas obligado a gritar.

Distancia, ventilación y tiempo

Estudios más recientes muestran que los virus pueden dispersarse en gotitas en el aire hasta seis u ocho metros, dependiendo de la situación. Por eso, los investigadores argumentan en el artículo que los dos metros de distancia recomendados debe ser, en algunos casos, la distancia mínima – no la máxima – a mantener con alguien.

“La regla de los dos metros no consideraba el cuadro total de la exhalación de partículas suspendidas en el aire y de cómo estas se mueven. Hoy sabemos que no es solo porque mantienes esos dos metros de distancia que estás seguro”, dice Bourouiba.

Una mujer con mascarilla en la calle.

Getty Images
Si vas a un evento social, la mascarilla puede reducir el riesgo de contagio.

Ahí entran otros factores considerados en el gráfico, como la duración del evento o el tiempo que uno permanece en contacto con los asistentes.

¿Pero qué es exactamente un período corto o largo? Según la investigadora, aún es difícil contestar a esa pregunta.

“Algunas agencias de salud están considerando que más de 15 minutos es un período largo. Pero no hay justificación científica para apoyar esa cifra. Por eso decidimos no especificarlo en la tabla”, explica.

De la misma manera, definir si un evento tiene una ocupación alta o baja, según Bourouiba, no depende sólo de cuántas personas hay en local.

También es importante saber si hay suficiente aire fresco y que los asistentes no estén dentro de la zona de respiración ajena. Es decir, tiene que haber más de 25 centímetros de distancia entre la boca y la nariz de uno (que respira de forma normal) y del otro.

“Cada persona debe tener al menos 10 a 15 litros de aire fresco por segundo. No tenemos cómo calcular eso en nuestro día a día, pero esa es una medida importante para los dueños de espacios de eventos, de restaurantes, de oficinas, etc. Ellos tienen que saber si esos espacios necesitan ser ampliados o renovados”, advierte.

Restaurante

Getty Images
En un restaurante, por ejemplo, no basta con tener la ventana abierta, hay que tener en cuenta hacia dónde circula el aire, dice la experta.

Lo más importante, dice Bourouiba, es garantizar la circulación de aire limpio, de preferencia que venga de afuera. “No es suficiente con mover el aire, como hace un ventilador o el aire acondicionado. Hay que renovarlo para diluir las partículas que exhalamos en el aire nuevo.”

Por esa razón, es mejor estar en espacios abiertos o con ventanas que permitan que el aire circule. Y aún así, es importante fijarse en cómo circula.

“En un restaurante, por ejemplo, si hay clientes delante de una ventana abierta, el aire pasará siempre por esas personas llevándose consigo sus gérmenes y posiblemente transmitiéndolos a otras personas”, dice la investigadora del MIT.

¿Qué hacer en cada situación?

Según Lydia Bourouiba, se deben tener algunos cuidados básicos en cada situación de la tabla:

  • Riesgo bajo– Intenta mantener al menos dos metros de distancia y usa la mascarilla. “No porque estés a dos metros significa que puedes quitarte la mascarilla y no porque lleves la mascarilla significa que puedes estar más cerca de la gente”, dice.
  • Riesgo mediano – Sé más riguroso con la regla de los dos metros. Si es posible, toma un poco más de distancia dependiendo de los otros factores.
  • Riesgo alto – Dos metros debe ser la distancia mínima, aunque lo ideal es estar más alejado y usar una mascarilla de buena calidad.

“Sabemos que es complicado, pero intentamos organizar la información de manera que todo el mundo lo entienda, desde la familia que quiere organizar una barbacoa hasta el gerente de la oficina. Todos tendremos que manejar estas situaciones.”, concluye la científica.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.