Jueces de Chihuahua, entre castigo político y amenazas del narco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Jueces de Chihuahua, entre castigo político y amenazas del narco

Por Jesús Castillo García
12 de enero, 2011
Comparte

Foto: Cuartoscuro.

Chihuahua, Chihuahua.- Además de las constantes amenazas por parte del crimen organizado en contra de los encargados de administrar justicia en Chihuahua  -lo que ha obligado a varios de ellos a solicitar protección policiaca-, ahora los jueces orales de esta entidad enfrentan un “linchamiento político y mediático” a raíz de que el gobernador César Duarte Jáquez anunció que metería a la cárcel a los tres jueces que a mediados del año pasado dejaron en libertad a Sergio Rafael Barraza Bocanegra, quien presuntamente asesinó a la activista Marisela Escobedo frente a las puertas del Palacio de Gobierno.

En aras de salvar su imagen y justificar los errores de su fiscal, el gobernador  chihuahuense “sacrificó” a los jueces Nezahualcoyotl Zúñiga Vázquez, Catalina Ochoa Contreras y Rafael Boudib Jurado, quienes desde el 17 de diciembre pasado son sujetos a dos procedimientos: uno a nivel interno de tipo administrativo, y el juicio político que inició el Congreso Local para desaforarlos y eventualmente someterlos a un proceso penal.

Además de exhibir las deficiencias del nuevo sistema acusatorio que se implementó en Chihuahua desde el 2007 a manera de prueba, el caso de Marisela Escobedo también puso a prueba la fortaleza y autonomía del Poder Judicial del estado, encabezado actualmente por el magistrado Javier Ramírez Benítez , quien asegura que los jueces pueden sentirse apoyados por el Supremo Tribunal de Justicia, pero baja la cabeza cuando se le cuestiona sobre las declaraciones del titular del Poder Ejecutivo y la inusitada celeridad del pleno en acatar la solicitud de separación del cargo de los tres jueces a raíz del asesinato de Marisela Escobedo.

Primer riesgo: el narcotráfico

Es el propio presidente del Supremo Tribunal Superior de Justicia de Chihuahua, Javier Ramírez Benítez, quien admite que el tema del narco influye de manera importante en la impartición de justicia de la entidad, mayormente en Ciudad Juárez.

“Es una cuestión muy importante por la razón de que cuatro de cada diez asuntos tienen injerencia de esas cuestiones, ya sea por la droga, por la transportación de armas o portación de las mismas, y luego pues en esa situación los jueces de primera instancia reciben las primeras diligencias y luego se declaran incompetentes, pero sí tenemos bastante mezcla de los delitos federales con los del orden común”, dijo en entrevista con Animal Político.

A decir del magistrado presidente, es en Ciudad Juárez donde los jueces son objeto de amenazas vía telefónica por parte de presuntos cárteles del narcotráfico, pero afortunadamente ninguna ha sido cumplida.

“Cuando ocurre eso se da parte a la Fiscalía General (antes Procuraduría de Justicia), se investiga y cuando se ve que es una amenaza más o menos fundada, se le pone vigilancia a ese juez y luego ya como que se va diluyendo y entonces ya se le suspende la vigilancia. Los jueces de Ciudad Juárez han sido los más apremiados en ese sentido, ellos han recibido amenazas y han actuado con gran valentía, pues ninguno ha renunciado ni pedido licencia por esa situación”, explica.

Entrevistados al respecto, algunos jueces penales expresan su temor de que los narcotraficantes cumplan sus amenazas. Ellos aseguran que no han dejado en libertad a ningún sicario, pero entre abogados y reporteros de la fuente judicial se menciona que se han dado varios casos en los que, tanto el Ministerio Público como el Juez, han favorecido a gente presuntamente ligada a la delincuencia organizada.

Tan solo la semana pasada, la Fiscalía General del estado emitió el comunicado 01/03 en el que expresó su inconformidad por la actuación de los jueces Aram Delgado García, Carlos Martínez García y Juan Javier Cornejo Páez (quienes ocuparon el lugar de los tres que fueron suspendidos por el caso Marisela Escobedo), al dejar en libertad a Rodolfo Sierra Archuleta, El 31, Sergio Daniel Martínez Segura, El 32 y Pedro Martínez Gordillo, El Medio, acusados de homicidio y presuntos integrantes de un grupo delictivo.

No obstante lo anterior, el presidente del STJ dice tajante: “Aquí con nosotros, cuanta persona ha llegado por ese tipo de delitos está recluida”.

El temor de los jueces no es infundado. De acuerdo con datos oficiales, de 2008 a 2010 fueron ejecutados 98 elementos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), entre ellos policías investigadores, agentes del ministerio público y peritos especializados, además de 21 abogados.

El otro riesgo: la politización de los expedientes

Para algunos abogados chihuahuenses, más que jurídicamente, el caso de Sergio Rafael Barraza Bocanegra se ha conducido con base en cuestiones políticas y presiones sociales.

Cabe recordar que a finales del 2008, la señora Marisela Escobedo denunció la desaparición de su hija, Rubí Marisol, de 16 años, quien vivía en unión libre con Sergio Barraza y con quien tenía una hija, en Ciudad Juárez. Escobedo encontró a su nieta en casa de la familia de Sergio, y al preguntar por su hija le dijeron que se había ido de la casa.

Desde entonces, la señora Escobedo inició una serie de movilizaciones para exigir a la Procuraduría de Justicia la localización de su hija y posteriormente la detención de Sergio Barraza, pues éste comentó a familiares y amigos que la había matado.

Luego de ser detenido a mediados del 2009, Sergio Barraza se reservó su derecho a declarar, y en virtud de que sólo se encontraron algunos huesos de la joven en un tiradero, no se pudo acreditar la causa de muerte de Rubí Marisol, razón por la cual tres jueces orales determinaron dejar en libertad al detenido.

Como consecuencia de la presión social que ejerció la madre de la desaparecida, y el enojo del entonces gobernador José Reyes Baeza, un tribunal de casación (antes llamado de apelación) revocó la sentencia absolutoria y lo condenó “en ausencia”, a 50 años de prisión, pero ya para entonces Sergio Rafael había huido.

Lo que más indignó a la opinión pública fue que,  al término de la audiencia en la que habían dictado la sentencia absolutoria, Sergio Barraza le pidió perdón a la madre de Rubí “por el gran daño que le he causado”, lo que fue interpretado por los presentes como una confesión.

Aunque aclara que no está defendiendo a sus compañeros, el Juez Mario Alberto de la Rosa Fierro (único que aceptó una entrevista grabada), considera que hay una inadecuada percepción de lo que ocurrió en ese juicio.

“El nuevo Sistema de Justicia privilegia la responsabilidad que tiene el Ministerio Público de demostrar los extremos de la acusación, es decir, demostrar tanto la existencia de un delito como la plena culpabilidad de una persona en su comisión. Los argumentos principales que se han manejado en los medios de comunicación son en el sentido de que los jueces emitieron una sentencia absolutoria de una persona confesa. Considero inadecuado que se maneje a la confesión como uno de los principales argumentos para poder determinar alguna responsabilidad en contra de los jueces.

“La confesión, en el sistema mixto mexicano -que es el sistema tradicional-, ni en el nuevo sistema, ya no es la reina de las pruebas.  A la confesión se le otorgaba mucha preponderancia en sistemas de corte inquisitivo, en los cuales incluso se accedía a la violación de derechos fundamentales de las personas para tratar de lograr una sentencia condenatoria”, apuntó.

Todos somos culpables: Javier Ramírez Benitez

El presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Chihuahua, Javier Ramírez Benítez, concedió una entrevista exclusiva para Animal Político sobre el caso Marisela Escobedo, y la influencia que tiene éste en la continuidad de los juicios orales en esa entidad.

Tímido, titubeante, temeroso de meterse en problemas con sus respuestas, Ramírez Benítez admite que en el caso de la muerte de Rubí y su madre, Marisela Escobedo, todos tienen una parte de culpa:

“Ahí hubo falta de coordinación tanto de las policías municipales, de los Ministerios Públicos que conocieron en un principio ese asunto, del MP que estuvo en el proceso en el juicio oral, de los jueces que dictaron su fallo absolutorio basándose en que no había una prueba directa que estableciera que esa persona era la responsable de la comisión de ese ilícito (…) en ese asunto todos participamos para que no concluyera de manera adecuada”, dijo.

A decir del juez, desde el principio se tuvieron dificultades para demostrar la culpabilidad de Sergio Barraza: “Las pruebas casi se metieron ´con calzador´ porque fue la señora la que estuvo forzando al Ministerio Público a que desahogara pruebas.  Y es que no había de dónde tomarlas”, afirma el jurista.

– Pero Sergio Barraza ya le había confesado su crimen a su padre y a un amigo- se le inquiere.

– No. Propiamente no es una confesión, porque ahora con las nuevas reglas del sistema de justicia penal, para que una declaración pueda ser considerada como una confesión tiene que ser grabada y tiene que estar asistido por su defensor. Y eso se le tiene que presentar al juez, si no hay esa formalidad, por más que la persona haya reconocido que haya matado a quien sea, no tiene el valor de la confesión- ataja Ramírez Benítez.

Enseguida, el titular del Poder Judicial de Chihuahua explica así el hecho de que tres jueces hayan declarado inocente a Sergio Barraza, y que posteriormente tres magistrados lo hayan sentenciado a 50 años de prisión:

“El juez tiene su juicio de valor, y él revisa el expediente y para él en ese momento las pruebas que a él le presentaron y que él hizo su juicio de valor dice ´bueno pues es que es sentencia absolutoria´. Luego, por nuestro sistema jurídico, pues hay oportunidad de que una autoridad superior revise lo que consideraron los jueces de primera instancia y los magistrados consideraron que no se habían valorado las pruebas adecuadamente en base a los agravios que hace valer el Ministerio Público”.

– ¿O sea que aplicaron un criterio diferente los jueces y los magistrados? – cuestiona el reportero.

– Sí, sí, es que para los jueces las pruebas que les presentaron fueron insuficientes para una responsabilidad, pero para los magistrados, en vista de los agravios que hizo valer el MP, consideraron que con el cúmulo de las pruebas, enlazadas, entrelazadas, se forman indicios que nos permiten llegar a la conclusión de que él era el responsable- contesta.

Y a pesar de que en Chihuahua es un secreto a voces que el gobernador es quien manda en los tres poderes, el titular del STJ  rechaza que la solicitud de juicio político en contra de los tres jueces atente contra la autonomía del Poder Judicial.

“Yo no veo por qué, es un procedimiento que abre el Poder Legislativo, no veo cuál sea la intromisión, no veo ningún riesgo por ahí”, contestó.

El silencio del fiscal

Quien ha guardado silencio absoluto después del asesinato de Marisela Escobedo es el fiscal general del estado, Carlos Manuel Salas, un exfuncionario de la Procuraduría General de la República (PGR) que tiene como mayor mérito haber sido quien encarceló a Joaquín Hernández Galicia, La Quina, hace más de 20 años.

Durante dos días se buscó una entrevista con él sin obtener respuesta “por cuestiones de agenda”. Y es que, este funcionario es en quien recae la mayor responsabilidad del caso, pues ya había recibido la instrucción del gobernador de dar protección a la señora Escobedo y no lo hizo, además de que es quien está obligado a localizar y detener a Sergio Rafael Barraza Bocanegra, con el fin de que purgue la condena de 50 años que le impusieron por el homicidio de Rubí Marisol Frayre, y se determine si también es responsable del asesinato de Marisela Escobedo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué la Iglesia de Inglaterra es copropietaria de los éxitos musicales de Beyoncé o Rihanna (y otros temas)

La Iglesia de Inglaterra se encuentra entre los inversores de una empresa que ha ido adquiriendo los derechos de míticas canciones. Y no es la única.
Getty Images
19 de octubre, 2020
Comparte

¿Sabías que la Iglesia de Inglaterra es copropietaria de la canción Single Ladies de Beyoncé, la famosa Umbrella de Rihanna y el éxito SexyBack de Justin Timberlake?

Suena extraño, pero la institución es uno de los cientos de inversionistas de una compañía llamada Hipgnosis, que durante los últimos tres años ha estado adquiriendo uno a uno los derechos de miles de canciones exitosas.

Hasta ahora, ha gastado más de 1,000 millones de dólares en música de Mark Ronson, Chic, Barry Manilow y Blondie.

Su última adquisición es el catálogo de canciones de LA Reid, lo que significa que tiene participación en temas como End Of The Road de Boyz II Men’s, I’m Your Baby Tonight de Whitney Houston y Don’t Be Cruel de Bobby Brown.

Cuando esas canciones se reproducen en la radio o aparecen en una película o programa de televisión, Hipgnosis gana dinero.

Y también sus inversores como son la Iglesia de Inglaterra y las gestoras de fondos Aviva, Investec y Axa.

‘Más valioso que el oro’

Según el fundador de Hipgnosis, Merck Mercuriadis, la música que ha comprado es “más valiosa que el oro o el petróleo”.

“Estas excelentes y exitosas canciones son muy predecibles y fiables en sus fuentes de ingresos“, explica.

“Si tomas una canción como Sweet Dreams de Eurythmics o Livin ‘On A Prayer de Bon Jovi, estás hablando de tres o cuatro décadas de ingresos seguros”.

Merck Mercuriadis y Nile Rodgers

LAYTON THOMPSON
Hipgnosis fue lanzado en la Bolsa de Valores de Londres en 2018 por Mercuriadis y el asesor de Hipgnosis, Nile Rodgers de Chic.

Dice que las canciones de éxito son una inversión estable porque sus ingresos no se ven afectados por los cambios en la economía.

“Cuando la gente está contenta vive con una banda sonora de canciones”, explica.

“Pero también en momentos menos buenos, como el tipo de desafíos que hemos experimentado durante los últimos seis meses debido a la pandemia, las canciones reconfortan y ayudan a escapar”.

“Así que siempre se consume música y ésta siempre genera ingresos”.

De hecho, con los usuarios de Spotify aumentando en un promedio mensual del 22% entre marzo y julio, las ganancias por derechos de transmisión han aumentado durante la pandemia de COVID-19.

Como resultado, el precio de las acciones de Hipgnosis han aguantado las turbulencias vistas en otro tipo de negocios.

Una larga carrera

Mercuriadis, de Quebec, Canadá, empezó a trabajar en la industria de la música después de llamar a la oficina de Virgin Records en Toronto todos los días durante meses hasta que le dieron un empleo en el departamento de marketing.

Allí trabajó con artistas como UB40, The Human League y XTC.

En 1986, se unió a Sanctuary Group, convirtiéndose finalmente en su CEO, donde dirigió las carreras de Elton John, Iron Maiden, Guns N ‘Roses, Destiny’s Child y Beyoncé, además de trabajar en el relanzamiento de la carrera de Morrissey en 2004.

Kanye West lo llamó recientemente una “de las personas más poderosas y conocedoras de la industria de la música”.

Beyoncé en un concierto.

Getty Images
Merck Mercuriadis trabajó con estrellas como Beyoncé.

Despedido por decir la verdad

“He tenido la suerte de poder trabajar con todas las personas con las que siempre quise trabajar”, dice Mercuriadis.

Dice que la clave para manejar a cualquier artista de éxito es “luchar duro por ellos” y “decir la verdad”, incluso cuando sea incómodo.

“Lo que la mayoría de la gente no se da cuenta es que, si tienes una carrera tan larga como la de Elton, serás el artista más genial del mundo siete veces. De la misma manera, serás el artista menos genial otras siete veces”.

“La vida real significa decir: ‘Aquí es donde estamos actualmente, aquí es donde queremos estar, y esto es lo que tenemos que hacer para llegar allí. Así que a subámonos las mangas, ensuciemos nuestras manos y no nos quedemos atascados”.

Admite que en el pasado fue “despedido por decir la verdad”, aunque no menciona nombres.

“Pasa todo el tiempo. No todo el mundo quiere decir la verdad y aún hay menos personas dispuestas a escucharla”.

La idea de Hipgnosis surgió en 2009, cuando se lanzó Spotify en Reino Unido.

“Pude ver que el streaming iba a cambiar el panorama y que iba a hacer que la industria de la música volviera a tener mucho éxito”, dice.

The Eurythmics, Blondie y Barry Manilow

Getty Images
Hipgnosis ha adquirido los derechos de los hits de Dave Stewart, Blondie y Barry Manilow, entre otros.

Señala que el punto de referencia tradicional que mide el éxito de la industria es el disco de platino, que en Estados Unidos representa un millón de ventas.

Suena impresionante, dice, hasta que te das cuenta de que una película de éxito como Toy Story 4 vendió 43 millones de entradas.

“Lo que revelan esas cifras es que aunque a la gran mayoría de la población le encanta la música, muy pocos se llevan la mano al bolsillo y sacan un billete de diez y pagan”.

El streaming cambió eso, dice, porque quienes antes consumían música de forma pasiva estaban dispuestos a pagar una suscripción mensual.

Se estima que 88 millones de personas están suscritas a servicios de streaming en Estados Unidos, más de una cuarta parte de la población.

A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las discográficas, Hipgnosis no se centra en encontrar el “próximo superventas”.

Un tercio de las canciones que posee tienen más de 10 años y el 59% tienen entre 3 y 10 años.

Menos del 10% son versiones recientes.

“Lo único que tienen todas mis canciones en común es que son culturalmente importantes”, dice Mercuriadis.

‘Cada canción es una minimarca’

La idea de invertir en las ganancias futuras de un artista no es nueva.

David Bowie

Getty Images
David Bowie en 1973 en un concierto en Los Angeles, California.

En 1997, David Bowie se financió con unos activos, denominados “bonos Bowie”, que otorgaban a los inversores una participación en los derechos de canciones como Life On Mars y Heroes.

El lado negativo era que se trataba esencialmente de un préstamo.

Si Bowie no ganaba tanto dinero como se predijo, habría tenido que renunciar a los derechos de sus canciones.

Mercuriadis dice que sus acuerdos son “más sofisticados”.

Paga a los artistas con 15 años de los derechos por adelantado.

Teniendo en cuenta la desgravación fiscal, muchos se van con “unos 25 años de dinero de una sola vez”, dice.

A cambio, Hipgnosis posee las canciones a perpetuidad.

Para los artistas, la atracción no es solo el dinero, sino que Hipgnosis actúa como una “empresa de gestión de canciones” en lugar de simplemente explotar un éxito para respaldar nueva música (que es como funcionan la mayoría de sellos y editores).

“Se trata de ver cada canción como una minimarca en sí misma”, dijo Dave Stewart de Eurythmics después de vender su catálogo a la compañía el año pasado.

“La gente de todo el mundo que canta Sweet dreams are made of this puede que no sepa quién soy yo o quién es Eurythmics, pero se saben la canción. El enfoque es el de comprar estas canciones clásicas y mantenerlas vivas y construir pequeños mundos a su alrededor”.

“Eso está bien para mí porque cuando salgo y toco esas canciones, lo que quiero es que la gente las conozca. Él es muy proactivo”.

Merck Mercuriadis, Nile Rodgers y Dave Stewart

CAITLIN MOGRIDGE
Mercuriadis y Rodgers firmaron su acuerdo con Dave Stewart de The Eurythmics el año pasado.

Para una empresa que ha basado su estrategia en ganancias futuras, Mercuriadis debe ser consciente de las críticas que a las compañías de streaming por lo que pagan a los artistas.

¿Apoya las campañas actuales #BrokenRecord y #FixStreaming, que abogan por un pago más justo?

“Sí, los servicios de streaming deben pagar más dinero a los compositores”, dice.

Mejor pago

“Aunque creo que la campaña #BrokenRecord es imperfecta ya que ha enfocado sus esfuerzos contra estos servicios los verdaderos villanos son las principales compañías discográficas que se están quedando con la mayor parte del dinero”.

“La forma en que funciona el modelo económico es que Apple, Amazon y Spotify se quedan con el 30% del dinero y pagan el 70% a los titulares de los derechos. Tal como está actualmente, de los 70 peniques por dólar que corresponden al autor, 58.5 van a parar a la discográfica. El artista obtiene, en el mejor de los casos, una sexta parte de eso, es decir, 11.5 peniques por la canción”.

“Creemos que es hora de que las compañías discográficas den un paso al frente y reconozcan que existe un desequilibrio real entre lo que se paga por grabar la música y lo que se paga por la canción”.

De hecho, la campaña ha sido igualmente crítica tanto por las compañías de streaming como por los sellos discográficos, pero Mercuriadis dice que la industria debería centrarse primero en aumentar la base global de suscriptores de los servicios de streaming de 450 millones a 2,000 millones de cara a finales de esta década.

“Porque si eso se hace realidad, las ganancias de los compositores serán muy significativas”.

Merck Mercuriadis

Jill Furmanovsky
Merck Mercuriadis dirigió a artistas como Elton John y Iron Maiden antes de lanzar su última compañía.

Para entonces, espera que Hipgnosis tenga un catálogo de alrededor de 60.000 canciones.

En ese momento, la compañía saldrá del negocio de adquisiciones y se centrarán en colocar sus éxitos en videojuegos o programas de televisión, conseguir nuevos artistas y asegurarse de aparecen en listas de reproducción destacadas.

“Estas grandes canciones son la energía que hace girar al mundo”, dice.

¿Hay un catálogo de canciones que le encantaría tener en sus manos?

“Todo el mundo quiere a los Beatles“, sonríe.

“Es el mejor conjunto de canciones jamás escrito”.

“No me gustaría vivir en este mundo si los Beatles no fueran parte de él”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.