close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los puntos incómodos de la base de datos sobre ejecuciones en México

Por Daniel Lizárraga
25 de enero, 2011
Comparte

Dice Maquiavelo: “Si algunos enemigos se pasan a las filas propias resultarán muy útiles si son fieles, porque las filas adversarias se debilitan más con la pérdida de los desertores que con los muertos”. Este apotegma se cristalizó en Los Pinos. Algunos de los investigadores que increparon a Felipe Calderón por la falta de información en la guerra contra el narcotráfico fueron llamados a trabajar en la  base de datos sobre ejecuciones en México que, tiempo después, la Presidencia hizo pública.

La mañana del 3 de agosto de 2010, las puertas del Casino Militar del Campo Marte se abrieron para recibir la segunda ronda de los “Diálogos por la Seguridad”, una medida para saber qué sentían los académicos y las organizaciones no gubernamentales sobre los cientos de muertos que contabilizaban los diarios. En ese momento, hace cinco meses, no había información oficial sobre esto. Los datos estadísticos estaban reservados como asunto de seguridad nacional.

Ese martes no fue de los mejores días del Presidente Calderón. Ante las protestas de sus invitados, quienes reclamaron datos concretos al combate a la delincuencia, además de apurar las medidas contra el lavado de dinero y de agilizar los programas sociales, el mandatario apretaba las mandíbulas, taladraba con la mirada, pegaba sobre la mesa, alzaba la voz para decir que no retiraría al Ejército de las calles.

“No disparan información ni en defensa propia. Perder la guerra en la opinión pública también es perder credibilidad”, dijo el articulista Héctor Aguilar Camín. “La información debe estar al alcance de todos, sobre los delitos que ocurren, dónde y qué se está haciendo”, reclamó Arturo Arango. “Es equivocado pensar que los muertos son necesarios, o que lo muertos son convenientes o indispensables. Tampoco creo en la inevitabilidad de la violencia”, agregó Eduardo Guerrero.

Antes de salir de Campo Marte, Felipe Calderón reconoció errores en la comunicación oficial y prometió transparentar la información.  El 19 de agosto del 2010 -16 días después de esa reunión- nombró a Alejandro Poiré como nuevo secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional y secretario técnico del Gabinete de Seguridad, así como vocero en materia de seguridad.

Su oficina está en Los Pinos. Y, desde ahí, convocó a Eduardo Guerrero, socio de la consultoría Lantia, un experto en temas de seguridad, transparencia y acceso a la información, así como a Arturo Arango, investigador del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI) en donde coordina y diseña encuestas de victimización, percepción ciudadana y cifra negra,  a participar en la conformación de la prometida base de datos.

Además de ellos, también llamó a Eduardo Gallo, presidente de México Unido contra la Delincuencia, quien cobró notoriedad luego de hacer su propia investigación para dar con el paradero de los asesinos de su hija, así como a Luis Miguel Pando, Director del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y a  Jaime López Aranda, miembro del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), experto en temas de seguridad y justicia.

Pero este apotegma de Maquiavelo estuvo firme sólo unos días. Arturo Arango,  se desmarcó: “Yo no meto las manos al fuego por esa base de datos. No es ciento por ciento confiable”.

Entrevistado por Animal Político, dijo no haber recibido sueldo ni reclamado financiamiento para alguna organización civil a cambio de colaborar con la Presidencia en transparentar los datos duros sobre los crímenes en la guerra contra el narcotráfico, pero  “para alcanzar un mayor grado de certeza sobre el número de ejecutados las autoridades debieron acompañar esos números con las averiguaciones previas que les den sustento y el protocolo de levantamiento de los cadáveres”.

Eduardo Guerrero, otro de los participantes en la mesa de trabajo para la base de datos, aseguró que “se hizo lo que se pudo para tener una base de datos lo más confiable posible”.

Es cierto –puntualizó-que quizá no pueda ser ciento por ciento confiable pero eso es mejor que estar como antes, sin información sobre el número preciso de muertos o  ejecuciones. Ahora -afirmó- hay que llegar hasta el nivel municipal con mayor precisión para saber si tal o cual decomiso de droga, está relacionado con un disparo repentino de las ejecuciones.

En la mesa de trabajo –dentro de Los Pinos- a los especialistas les hicieron firmar una cláusula de confidencialidad sobre los datos. Poiré y sus colaboradores pusieron en manos de estos representantes de organizaciones civiles y empresariales el número de ejecuciones recabadas por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y la Procuraduría General de la República. (PGR).

De acuerdo con cinco testimonios –tres de funcionarios de Los Pinos- los números de las tres instancias de gobierno no siempre coincidían. Su trabajo entonces se avocó a tratar de revisar cómo el Gobierno de Felipe Calderón había deducido y contado las ejecuciones presuntamente vinculadas al narcotráfico que llegaron a 28 mil, de acuerdo con el último corte de entonces (agosto-septiembre de 2010).

Uno de los primeros problemas a los que se enfrentaron -de acuerdo con esos mismos funcionarios- es que el Gobierno contaba sólo con alrededor del 30% de las averiguaciones previas que respaldaran las ejecuciones presuntamente vinculadas al crimen organizado contabilizadas. Es decir que en el resto, el 70%, no se pudo comprobar al cien por ciento cuáles fueron las circunstancias de su muerte.

A cuatro años de que inició el combate a la delincuencia organizada con el Ejército Mexicano en la primera trinchera, el Gobierno de Felipe Calderón mantuvo bajo llave las cifras oficiales de ejecuciones y muertos. Fue hasta agosto del 2010, en “Diálogos por la Seguridad”, que aceptó abrir sus expedientes  ante las protestas de los académicos e investigadores. Sin embargo, la información no estaba ordenada  para ser difundida de inmediato.

De hecho, los investigadores tardaron alrededor de dos meses en estructurar la base de datos, algunos de ellos, conscientes de que no se tenía plena certeza de que, en todos los casos, se trataba de un homicidio relacionado con el narcotráfico. Entrevistado sobre este punto, Eduardo Guerrero, admitió que faltó información para que la gente pueda saber si cuando hay un decomiso o una detención importante de narcomenudistas se dispara la violencia automáticamente. Por separado, Arturo Arango, confirmó que en el 70% de las muertes contabilizadas por el Gobierno no existieron averiguaciones previas por ello tuvieron que definir, desde el principio, la clasificación de esos homicidios.

Animal Político recibió una carta de la Secretaría Técnica del Consejo de Seguridad Nacional en la cual se afirmó que la base de datos “es confiable en tanto se sigue una rigurosa metodología instrumentada por todas las instancias de seguridad y avalada por el grupo de expertos ciudadanos, disponible para su consulta en el propio sitio”.

Además, la Secretaría Técnica del Consejo de Seguridad Nacional argumentó que la cláusula de confidencialidad está dentro de lo que marca la propia Ley de Seguridad Nacional así como la Ley Federal de Transparencia.

No obstante, aún cuando la Presidencia puede clasificar o reservar la información, la última instancia para conservar esos “candados” es el Instituto Federal de Acceso a la Información y Datos Personales (IFAI) y no la Presidencia de la República, de acuerdo con la misma Ley de Transparencia.

En esa misa carta -enviada luego de que Animal Político les solicitó una postura sobre la confiablidad de la base de datos- , la Presidencia dijo que no se les pagó a los expertos y que hubo cuatro reuniones para discutir el formato, la condiciones de publicación y la presentación de la base de datos.

Por separado, Animal Político solicitó una entrevista con Eduardo Gallo, otro de los participantes en la mesa de trabajo para la base de datos y, hasta la difusión de este reportaje, no hubo respuesta por parte de las oficinas de México Unido contra la Delincuencia.

Lo mismo sucedió con Sergio López Ayón y Mauricio Merino, especialistas del Centro de Investigación y Desarrollo Económico (CIDE), que si bien no participaron en la mesa de trabajo, sí protestaron en los “Diálogos por la Seguridad” por la falta de información sobre el avance o retroceso sobre el combate a la delincuencia organizada.

El pasado 12 de enero, en Los Pinos se hizo pública la base de datos sobre las ejecuciones presuntamente vinculadas al crimen organizado. El anuncio lo hizo Alejandro Poiré, quien en su discurso agradeció la participación de los especialistas entre los que también estuvo Cristina Lara, socia fundadora de la organización Seguridad Pública en México.

En esa base de datos, Animal Político encontró que las cifras no cuadran respecto a la capital del país. Mientras el Gobierno Federal apuntó que hubo 191 muertos en el año 2010,  el Gobierno la ciudad de México sólo contabilizó 7. De ese tamaño es la diferencia.

Sobre este tema, la Presidencia de la República no respondió.

Respecto a la posibilidad de que Animal Político tuviera acceso a los números de averiguaciones previas sobre ejecuciones presuntamente relacionadas con la delincuencia organizada,  Presidencia respondió que su base de datos “persigue fines de análisis estadísticos”  y “no a los posibles efectos que éstos lleguen a provocar”.

En este sentido, especificó que el seguimiento y el resguardo de las averiguaciones previas corresponde a las procuradurías estatales” y en su caso de la PGR las cuales se encuentran en calidad de “reservadas”.

Presidencia Base de Datos

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cuánto ha cambiado AMLO a México? 3 éxitos y 3 reveses a 6 meses del inicio de su administración

Andrés Manuel López Obrador cumple 6 meses como presidente de México. Un periodo de controversias con aciertos y reveses pero que perfilan el modelo que pretende aplicar en el país.
Getty Images
30 de mayo, 2019
Comparte

El primer gobierno de izquierda en México cumple, este 1 de junio, sus primeros seis meses. Y en este medio año el saldo es “de claroscuros” coinciden especialistas:

Por un lado empezaron a atenderse problemas que tenían muchos años sin resolverse, como la corrupción y el robo de combustible.

Pero al mismo tiempo algunas decisiones del presidente Andrés Manuel López Obrador tuvieron resultados y crisis inesperadas.

Dos de los ejes principales en su estrategia son el combate a la corrupción y una severa política de austeridad en todo el gobierno federal.

Aplicar el plan tuvo consecuencias. Fue el caso de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), o los recortes en el presupuesto que desataron una crisis en el sistema de hospitales públicos.

Así, el balance del primer semestre es mixto explica Carlos Heredia Zubieta, profesor en el Centro de Investigaciones y Docencia Económicas (CIDE).

AMLO, como se le conoce en México, es el primer presidente en 80 años que privilegia la atención a grupos históricamente olvidados o poco atendidos.

Es algo que no se había visto en el país, dice a BBC Mundo el investigador.

“Millones de mexicanos ven que por primera vez en muchos años el presidente de la República los voltea a ver, se refiere a ellos y les habla en términos que entienden”.

Sin embargo con sus discursos, donde con frecuencia descalifica a sus adversarios, AMLO profundiza la división social que hay en el país explica Roy Campos, director de la empresa de opinión pública Consulta Mitofsky.

“Él no inició el debate” sobre las acusaciones, dice a BBC Mundo. “Pero motiva a la polarización política. Genera violencia verbal en redes”.

“Existe la polarización del país, pero debe tranquilizarla antes que motivarla”.

Así, López Obrador acumula aciertos pero también algunos problemas.

BBC Mundo te presenta tres casos de éxito y tres reveses en el primer medio año del primer presidente de izquierda de México.

Los éxitos

1. Becas, créditos, pensiones…

Una de las estrategias principales en el gobierno de López Obrador es su política de bienestar social.

El plan se enfoca en atender a grupos vulnerables como jóvenes, ancianos, madres solteras y personas con discapacidad, entre otros.

Para ello se establecieron programas de becas, pensiones y subsidios, así como proyectos de empleo temporal, créditos financieros y precios de garantía para campesinos.

Andrés Manuel López Obrador lanza su proyecto de bienestar social, enero de 2019

Getty Images
El bienestar social es uno de los principales proyectos de López Obrador.

En lo que va del gobierno virtualmente se duplicó el monto de pensiones para ancianos, y se estableció un programa para capacitar jóvenes en su primer empleo.

López Obrador creó algunos de estos programas cuando fue jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal (2000-2005). Ahora como presidente se convirtieron en estrategia nacional.

La diferencia es que los recursos se entregan directamente a los beneficiarios, y no a través de gobiernos locales u organizaciones sociales, como antes.

La estrategia es uno de los pilares en la popularidad del mandatario, dice Roy Campos. Pero algunos la critican.

“Es una transferencia económica directa a personas que forman parte de su población objetivo”, asegura Gerardo Franco Parrillat, experto en política social y director del Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural.

“Hay que preguntarse si esa transferencia permite solucionar problemas específicos. Simplemente soluciona problemas y el gobierno se retira y listo” dice a BBC Mundo.

2. ¿Cuáles tormentas financieras?

Cuando en octubre de 2018 el entonces presidente electo anunció la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), varios analistas y consultoras internacionales advirtieron de una tormenta económica para México.

Organismos como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que agrupa a una parte de los empresarios del país, aseguró que la decisión de AMLO ahuyentaría inversiones extranjeras.

Impresión de billetes de 500 pesos mexicanos

Getty Images
La inflación se comporta similar a años anteriores.

Advertencias similares se hicieron cuando el gobierno canceló licitaciones de la Reforma Energética para explotar yacimientos de hidrocarburos.

Seis meses después, las predicciones no se cumplieron. La inflación se comporta de forma similar a los años anteriores, señala la Secretaría de Hacienda.

El valor del peso se mantiene estable y, de acuerdo con la Secretaría de Economía, en el primer trimestre del año la inversión extranjera directa fue superior a US$10.000 millones, 7% más que el mismo período de 2018.

Va bien la economía porque está creciendo la inversión, se está apreciando el peso, hay confianza” asegura López Obrador.

Pero algunos tienen otra percepción. Según el gubernamental Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi), el valor del Producto Interno Bruto bajó 0,2% entre enero y marzo de este año.

Algo que inquieta a los capitalistas dice el investigador Heredia Zubieta.

“Es positiva la estabilidad macroeconómica, pero es preocupante que no se dan las señales para un fuerte impulso al crecimiento económico como se esperaría”.

3. La “victoria” sobre el huachicol

La estrategia contra el robo de combustible causó desabasto en una docena de países.

AFP
La estrategia contra el robo de combustible causó desabasto en una docena de países.

Hace seis meses, al iniciar la presidencia de AMLO, Petróleos Mexicanos (Pemex) perdía un promedio de 15.000 barriles de gasolina al día por robo de combustible.

El “huachicoleo”, como se conoce al delito, representaba pérdidas por 60.000 millones de pesos anuales (unos US$3.000 millones) según datos oficiales.

A partir del 21 de diciembre el gobierno cerró las válvulas en algunos ductos de Pemex para evitar el robo de hidrocarburos.

También desplegó a 4.000 soldados, marinos y policías federales para vigilar los ductos, almacenes y refinerías.

Cerrar las válvulas provocó una severa crisis de abastecimiento de gasolina y diésel en al menos 12 estados del país.

La estrategia fue cuestionada, sobre todo después del 19 de enero cuando estalló un ducto perforado en Tlahuelilpan, Hidalgo, donde se extraía combustible.

Por el accidente murieron 135 personas, y decenas más resultaron heridas.

Sin embargo el plan contra el “huachicoleo” pareció dar resultados. A finales de abril el robo de combustible fue de 2.000 barriles diarios según el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

López Obrador lo considera una victoria. “Si se pudo con el ‘huachicol’ se puede hacer con todo”, asegura.

Los reveses

1. La inesperada crisis en hospitales públicos

Por su plan anticorrupción el nuevo gobierno revisó todos los contratos de servicios y abastecimiento firmados durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.

Y en esta evaluación se detectaron supuestas compras a sobreprecio de medicamentos y servicios para el sistema público de salud.

Ventana del Hospital General de Guadalajara

Getty Images
La suspensión de contratos con los proveedores de medicamentos provocó una escasez en los hospitales públicos.

López Obrador suspendió los contratos a tres de los principales proveedores, a quienes acusa de vender más del 70% de los medicamentos que compra el gobierno.

Una de las consecuencias de esta decisión fue la escasez de medicinas en hospitales públicos, especialmente para atender padecimientos específicos como VIH o algunas modalidades de cáncer.

Ante la crisis la Secretaría de Salud realizó compras de emergencia de algunos medicamentos como retrovirales, vacunas y material de curación.

El presidente dice que existe resistencia de los empresarios afectados por el plan anticorrupción.

Tenemos fuertes presiones pero vamos a resistir, no se va a permitir el huachicoleo en nada”, asegura.

“Puede que falten algunos medicamentos pero se resolverá el problema”.

2. La creciente inseguridad

2018 fue año el más violento desde la Guerra Cristera que terminó en 1932.

Hasta diciembre pasado se cometieron más de 34.000 homicidios violentos de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Soldados patrullan la ciudad de Acapulco en el estado Guerrero

Getty Images
En febrero se aprobó la creación de la Guardia Nacional, que incluye a las Fuerzas Armadas para controlar la creciente violencia en el país.

Pero este 2019 la tendencia sigue y de acuerdo con especialistas en seguridad como Alejandro Hope, el año puede terminar con cifras mayores de inseguridad.

Y aunque el problema empezó hace más de una década, en la percepción de muchos la crisis de violencia se asocia cada vez al gobierno de AMLO.

“El tema de la inseguridad sí le puede afectar” en su imagen dice Roy Campos. “Ya no le puede echar la culpa a los otros gobiernos, ya tiene su estrategia y consiguió crear la Guardia Nacional”.

Se trata de una nueva corporación formada por militares y algunos policías federales, que se encargarán de la seguridad pública en el país en los meses siguientes.

En todo caso resolver o no el problema es un tema que le corresponde por completo a López Obrador, insiste el analista.

3. Migración imparable

En lo que va de este año han cruzado irregularmente la frontera sur de México un promedio de 100.000 personas cada mes, según datos de la Secretaría de Gobernación.

Migrantes centroamericanos cruzan el río Suchiate en la frontera entre Guatemala y México

Getty Images
Uno de los cruces utilizados por los migrantes es el río Suchiate en la frontera entre Guatemala y México.

Es el mayor número de migrantes en las últimas décadas, que representan uno de los mayores desafíos para López Obrador.

Para contener el éxodo, la estrategia el gobierno ofreció permisos de estancia temporal y empleo en los megaproyectos que pretende desarrollar en el sureste, como la construcción del Tren Maya.

Pero la estrategia no contuvo el río de migrantes, que cada mes cruzan el país con rumbo a Estados Unidos.

“La idea no está mal pero no es algo que se pueda implementar en cinco o seis meses”, dice a BBC Mundo Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI).

“Hay una contradicción entre la retórica del gobierno con lo que pasa ahorita”, explica.

“Sabemos que debe fortalecerse la protección a los solicitantes de asilo en México. Son temas que van más lentos que la coyuntura y violación de derechos humanos que ocurre en la frontera sur”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU&t=32s

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=3s

https://www.youtube.com/watch?v=86OzIzT-yAY&t=188s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.