Malova y su Gabinete, todo queda entre cuates
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Malova y su Gabinete, todo queda entre cuates

Por Silber Meza
28 de enero, 2011
Comparte

Un par de meses antes de la jornada electoral, en mayo de 2010, Mario López Valdez entró bailando al salón Laferro, en Mazatlán, Sinaloa. Las señoras de asociaciones civiles lo rodearon a paso sabroso. Malova –como lo conocen en el estado- había ofrecido “un cambio” como principal estandarte de campaña electoral y eso prendió entre la gente.

¿Por qué escogió como estandarte “un cambio”? Apenas unos meses atrás, López Valdez se decía priista y luchaba públicamente por ser el candidato del tricolor y del entonces gobernador, Jesús Aguilar Padilla. Hasta jugaba en Palmitas Club, el equipo de beisbol en el que el mandatario pichaba.

Su equipo de campaña respondió que en una encuesta, realizada en todo el estado, la frase “un cambio”  fue la más referida.  Así fue como López Valdez inició una fuerte campaña de mercadotecnia con dicha “oferta” por delante. Luego de renunciar al PRI, el senador Malova se había convertido en el candidato sin partido de la coalición opositora conformada por el PAN, el PRD y Convergencia, incluso con el apoyo del PT, ahora dominado por Andrés Manuel López Obrador.

El posicionamiento de cambio fue tan eficaz, que llevó al hoy Gobernador a ganar la contienda electoral y derrotar al candidato oficial, Jesús Vizcarra Calderón.  Fue la primera vez en la historia de Sinaloa que no ganó el PRI.

Malova triunfó con 5.48 puntos de ventaja, 60 mil 948 votos de diferencia y, con esto, se convirtió en uno de los tres candidatos a Gobernador que en 2010 ganaron con la unión del PAN y del PRD; los otros fueron Gabino Cué en Oaxaca y Rafael Moreno Valle en Puebla.

Para ganar, López Valdez no sólo se apoyó en la población, también lo hizo en tres grupos de poder político y económico claramente identificados: el del exgobernador, Juan Millán Lizárraga; el del también exgobernador y compañero del senado, Francisco Labastida Ochoa; el del grupo del empresario Javier Salido Artola, propietario de diversas empresas, una de estas el periódico El Debate, de circulación estatal, y el del secretario de Desarrollo Social, el sinaloense Heriberto Félix Guerra.

Y aunque López Valdez prometió que su Gabinete no estaría integrado por “cuotas ni cuates”, a los cargos de alto nivel llegaron hijos de exgobernadores, amigos de toda la vida de Malova, y personajes ligados por la prensa local a actos de corrupción o incluso con parentela relacionada con el narcotráfico. Los nombramientos han provocado controversias y, en algunos casos, han generado polémica precisamente por su promesa de cambio.

Cuotas juniors

Juan Ernesto Millán Pietsch, Secretario de Desarrollo Social. Es hijo del exgobernador priista, Juan Millán Lizárraga. Como Subsecretario de Turismo fue poco destacado de acuerdo con un recuento de noticias en los diarios locales.

Francisco Labastida Gómez De la Torre, coordinador general de Proyectos Estratégicos. Se encargará de los asuntos energéticos de Sinaloa. Es hijo del senador Francisco Labastida Ochoa. En 2009 fue acusado públicamente por su esposa de haberla amenazado de muerte y de haberle quitado a sus hijos. Además, fue demandado penalmente por fraude y fraude procesal.

Rocío Labastida Gómez de la Torre, directora del Centro de Ciencias de Sinaloa. También es hija de Labastida Ochoa.

Gómer Monárrez Lara, subsecretario de Desarrollo Social. Es hijo del exrector de la UAS, Gómer Monárrez González, también nombrado subsecretario de Educación Media Superior y Superior.

Cuotas oscuras

Óscar Félix Ochoa, subsecretario de Agricultura. En 2008, luego de la detención de sus hermanos Mellín, Celín y Leopoldo Félix Ochoa presuntamente en posesión de mariguana, vehículos y 28 mil pesos en dólares por elementos del Ejército, el también exdiputado local admitió ser cuñado del presunto narcotraficante Javier Torres Félix, “El JT”. Días después fueron liberados Celín y Leopoldo Félix Ochoa. Mellín sigue preso.

Jaime Romero Barrera, director del Instituto de Vivienda de Sinaloa. Fue director de vivienda del anterior Ayuntamiento de Mazatlán, presidido por el priista, Jorge Abel López Sánchez. El cúmulo de observaciones e irregularidades halladas por la Auditoría Superior del Estado en Vivienda municipal, llevaron a los diputados, incluidos a los del PRI, a suspender la cuenta pública del exalcalde.

Cuotas posibles… y oscuras

El Secretario de Seguridad Pública, Francisco Manuel Córdova Celaya, había reconocido que analizan la posibilidad de incluir a  dos personajes como subsecretarios de Seguridad. La decisión dependería de Malova.

Una de sus cartas fuertes era Luis Pérez Hernández. Fue director de gobierno y subsecretario de gobierno. Se le reconoció la formación de grupos especiales antisecuestro y narcomenudeo. También se le identificó como un espía profesional. En pleno proceso electoral 2010, la SIEDO lo arraigó y más tarde liberó por el posible delito de lavado de dinero. No obstante, el pasado lunes apareció muerto, en plena calle, luego de haber sido secuestrado por un grupo armado sobre el cual  no se conocen mayores detalles.

Juan Manuel Zarco Bernal será quien seguramente ocupará ese puesto. Exdirector de Servicios de Protección de la Secretaría de Seguridad Pública. En 2005 se vio vinculado a la protección de narcotraficantes. Salió de la corporación.

Cuotas políticas

Juan N. Guerra, secretario de Agricultura. Se le ubica como un enlace con el PRD nacional y se le asocia al exgobernador priista Juan Millán Lizárraga. Al exdiputado federal se le reconoce su habilidad para el acuerdo político, pero se le ha criticado carencia de conocimiento agrario, en un estado en el que la actividad agrícola es la principal fuente de ingreso.

Eduardo Ortiz Hernández, secretario de Desarrollo Económico. Es parte del grupo del Secretario de Desarrollo Social federal y excandidato a gobernador, Heriberto Félix Guerra. Ha sido diputado local y federal sin haber destacado.

José Luis Sevilla Suárez, secretario de Obras Públicas, otra cuota a Heriberto Félix. Empresario de la construcción.

Ernesto Echeverría Aispuro, secretario de Salud. Unos días antes de su nombramiento era el director de las clínicas Mi Salud, propiedad del empresario Javier Salido Artola, también dueño del periódico El Debate.

Marco Antonio Higuera Gómez, procurador de Justicia del Estado. Otra cuota para Salido Artola.

Cuates

Gerardo Vargas Landeros, secretario General de Gobierno. Tiene una larga historia de críticas en los medios de comunicación locales por el opaco manejo de las juntas de agua potable de Mazatlán y Ahome.

Armando Villarreal Ibarra, secretario de Administración y Finanzas. Un empresario mueblero que lo ha acompañado en el manejo de los recursos y fondos durante toda su carrera política.

Genaro García Castro, secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública. Exdirector de Seguridad cuando Malova era alcalde de Ahome. Se le ubica como un funcionario que no pudo con la responsabilidad, sin embargo, es de los más cercanos a López Valdez.

‘No hubo cambio’

A escasas tres semanas de tomar las riendas del estado, López Valdez ha desencantado a buena parte de la población, incluso a académicos de la Universidad Autónoma de Sinaloa que se distinguieron por ser demandantes de la alternancia, como Ernesto Hernández Norzagaray, también presidente de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales.

“A estas alturas ya hay un juicio ciudadano que dice ‘esto no es un gobierno de cambio’; podemos hablar de un gobierno de alternancia, pero sin cambio. Por ejemplo, los mismos grupos son los que van a seguir siendo los que tomen las decisiones en el estado”, advirtió.

“Lo que debió haber hecho Mario López Valdez es pensar en una política con una estrategia muy ciudadana. No políticos quemados, no juniors: gente que está en los organismos empresariales, sociales. Gente que ha luchado contra el conservadurismo que ha tenido el estado, el inmovilismo de la clase política. Ese hubiera sido un buen mensaje. Es lo que esperábamos”.

Arturo Santamaría Gómez, profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la UAS, afirmó que Malova se ha dedicado a pagar cuotas de campaña, asunto inevitable en una administración. El error de López Valdez, refirió, fue haber ofrecido “ni cuotas ni cuates”.

Comentó que la idea de “cambio” ya se debilitó ante los sinaloenses, pero todavía tiene la oportunidad de renovar al gabinete en los primeros dos años de administración, ya que gobierne plenamente.

“Lo que se ve muy mal en una transición es escoger a los hijos de los jefes políticos”, manifestó.

Ni siquiera el primer mes

En defensa de su gabinete, Malova dijo que la única manera en que sus principales hombres estuvieran exentos de grupos de intereses es que los trajera “de Marte”.

“Yo creo que eso no importa tanto, lo que importa son los resultados que cada uno de ellos dé y las facturas, las que yo debo, las pago en Malova, no las pago con el capital de Sinaloa”, comentó el 03 de enero, en Culiacán.

“Debo decirles que tengo un enorme deseo de que Sinaloa sea como una especie de laboratorio donde mandemos una señal al resto de la República y podamos decir que las coaliciones no sólo sirven para ganar elecciones, sino sirven para resolver los problemas de la gente y hacer un buen gobierno”.

Pero dos semanas después, y ante el alud de críticas, López Valdez recordó que no ha transcurrido ni siquiera un mes, por lo que es demasiado rápido para hablar de un desencanto de su mandato.

“Nuestro periodo es 72 meses de gobierno, todavía no transcurrimos ni siquiera el primer mes, estamos sobre la tercera semana, me parece que es adelantarse demasiado”, afirmó en Mazatlán, al término de un acto naval.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Dan Nobel de Medicina a descubridores del virus de Hepatitis C

Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice fueron los galardonados este año con el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.
5 de octubre, 2020
Comparte

El británico Michael Houghton y los estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice fueron los galardonados este año con el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.

La Asamblea del Nobel del Instituto Karolinska, la encargada de elegir al ganador del Nobel en el área médica, destacó que los tres virólogos “han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, un importante problema de salud global que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo”.

El organismo añadió que con sus estudios, los científicos habían ayudado a salvar millones de vidas aislando e identificando el virus, permitiendo que los suministros de sangre en todo el mundo fueran examinados para detectar la hepatitis C y evitando la transmisión de la enfermedad.

El descubrimiento permitió que “ahora existan análisis de sangre altamente sensibles para el virus que prácticamente han eliminado la hepatitis por transfusión en muchas partes del mundo”, explicó la entidad, con sede en Estocolmo.

La hepatitis —o inflamación del hígado— es una enfermedad prehistórica y algunos la consideran una de las principales plagas que han afectado a la salud humana a lo largo de los tiempos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 325 millones de personas en todo el mundo padecen esta afección de forma crónica y 1,4 millones mueren cada año por esta causa.

Imagen de infección con VHC

iStock
La hepatitis C es considerada la más peligrosa porque es una enfermedad que puede causar mucho daño sin que uno lo sepa.

Es la segunda enfermedad infecciosa más mortífera después de la tuberculosis y las más comunes son la hepatitis A, B o C.

Hepatitis C

La hepatitis C, en la que los tres premiados con el Nobel centraron sus estudios, es una de las variantes más dañinas y letales de las hepatitis virales.

Se cree que la mayoría de los que la contraen son personas que compartieron agujas con alguien infectado o que recibieron transfusiones de sangre contaminada con el virus (antes de 1990 no se revisaba la sangre donada en busca de este virus).

Presentación

Getty Images/Jonathan Nackstrand
La Asamblea del Nobel durante la presentación del trabajo de los tres científicos.

Harvey J. Alter nació en Nueva York y ejerció durante años en la Universidad de Georgetown, hasta que en 1969 se reincorporó al Instituto Nacional de Sanidad (NIH), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Fue codescubridor de un antígeno clave para detectar el virus de la hepatitis B,

Más tarde encabezó un proyecto en el Centro Clínico del NIH que creó un almacén de muestras sanguíneas utilizadas para descubrir las causas y reducir el riesgo de hepatitis asociada a las transfusiones.

Nombrado en 2002 miembro de la Academia Nacional de Ciencias (NAS) y del Instituto de Medicina de Estados Unidos, fue investigador principal de estudios para identificar la hepatitis C.

Michael Houghton, nacido en Reino Unido, ha ejercido en su país y también en Canadá, donde ha continuado prácticamente toda su carrera al frente del departamento de Virología de la Universidad de Alberta.

Junto con su equipo, identificó la secuencia de fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos encontrados en la sangre de un chimpancé infectado.

La mayoría de estos fragmentos provenían del genoma del propio chimpancé, pero los investigadores predijeron que algunos habrían derivado del virus desconocido, lo que permitió su localización.

Busto de Alfred Nobel

Getty Images
El premio asciende este año a US$1,2 millones y el de Medicina es el primero de los Nobel que se anuncia cada año.

Charles M. Rice nació en 1952 en Sacramento (Estados Unidos) y ejerce desde 2001 en el Centro de Estudios de la Hepatitis C de la Universidad Rockefeller.

Desde su laboratorio, considerado puntero en los estudios del virus, se ha investigado la replicación del virus y las respuestas inmunes innatas que limitan la infección. Su grupo también está desarrollando nuevos modelos experimentales en animales y en cultivos.

Semana de Premios Nobel

Con el anuncio de este lunes se abre la semana en la que se darán a conocer los ganadores del resto de Premios Nobel: Física (martes), Química (miércoles), Literatura (jueves), Paz (viernes) y Economía (lunes de la próxima semana).

El premio asciende este año a US$1,2 millones y es el primero de los Nobel que se anuncia.

La totalidad de los galardones se entrega el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador, Alfred Nobel, en actos paralelos en Estocolmo, para los científicos, de Literatura y Economía, mientras que el de la Paz se celebra en Oslo.

El Premio Nobel de Medicina recayó el año pasado en William Kaelin y Gregg Semenza y Peter Ratcliffe por su investigación sobre cómo sienten las células y se adaptan al oxígeno disponible.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.