Si me pasa algo, García Luna será responsable: Solalinde
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Si me pasa algo, García Luna será responsable: Solalinde

Por Omar Granados
11 de enero, 2011
Comparte

Antes de responder nuestra llamada, el Padre José Alejandro Solalinde, coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana, zona Sureste del Episcopado Mexicano, organiza la llegada y el paso de migrantes por su albergue en Ixtepec, Oaxaca.

Animal Político: Después de casi un mes de la desaparición de los migrantes en Oaxaca, ¿cuál es el balance de la actuación de las autoridades?

Padre Solalinde: En Oaxaca, de parte del gobernador, de su gente, yo no pongo una objeción, de su gabinete, de hecho, vamos a tener desde mañana una reunión de trabajo intensa con el gobernador, con todo su gabinete, hasta el secretario de seguridad, todos van a estar ahí. Lo único que me preocupa es lo de abajo, por eso hicimos la caravana, como estrategia para mover a la gente de abajo, a los párrocos, a los feligreses, a los pastores, a sus congregaciones. Toda esa gente sabe muchas cosas, pero tiene miedo, y con razón, porque ahí ha sido hasta cuartel de los Zetas. Pero por encima de ese miedo hay una misión, hay un compromiso de los bautizados que no nada más es de ir a misa los domingos. Ojalá que la gente responda poco a poco y vaya entendiendo que la misión se tiene que hacer, porque sino de un evento como el que vimos no se va a poder proteger el camino del inmigrante.

AP: ¿Qué hay del INM, del gobierno federal?

PS: No se han comunicado, hay un silencio absoluto. Hay avances de la Siedo (Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada), de la PGR no sabemos. Mi impresión es que tal vez ahorita estén más preocupados por el 2012, que por el sur, que por los migrantes, que por todo esto. Sinceramente no he visto una sensibilidad hacia el sur, hacia el norte, sí. También hay algo muy delicado respecto a la Secretaría de Seguridad Pública, de Genaro García Luna. Yo no he visto en él nada, ni se ha comunicado. En cambio,  yo creo que es responsable de  que no hayan parado los secuestros en Veracruz. Es un azote. No sé quién tenga que ver, porque el Ejército me queda claro que está haciendo lo suyo en Veracruz. Pero la SSP, ¿dónde está? Yo nada más le diría al secretario, ¿de qué lado está? Porque los secuestros no han parado. De nada sirve estar haciendo un esfuerzo en Chiapas, en Oaxaca, si de todos modos van a secuestrar en Veracruz.

AP: ¿De los casos de secuestros podríamos hablar de algún caso en particular?

PS: No puedo decir nada porque la SIEDO está trabajando y toda investigación está en proceso, pero lo que sí puedo decir es que está fluyendo mucha información. La SIEDO me ha informado que la ley está investigando, está por todos lados, pero obviamente yo no puedo decir nada, porque van de por medio muchas cosas. Pero sí se está haciendo algo, al menos de la SIEDO, me consta, de la SIEDO, ¿eh?.

AP: ¿Considera que existe alguna cifra válida o aproximada sobre la cantidad total de personas que ingresan a México cada año buscando llegar a EU?

PS: Le voy a decir unas cosa con toda sinceridad: Nadie tiene esa cifra. No existe ni un instituto de investigación, ni un colegio investigador, ni en Migración, ni la Iglesia Católica. Nadie. Tenemos solamente cifras parciales de los ámbitos que nosotros registramos, pero nadie tiene una cifra total. Nadie. Ahí está el problema, lo grave, lo tremendo, que de los que entran aquí desde el inicio sufren muchísimo, en Chiapas ya no, pero luego van a Veracruz. De este grupo que se fue, eran unos 50, que iban para Veracruz, de ellos, nosotros sí podemos dar cuenta de ello. Pero de todos los que pasan nadie tiene registro, nadie sabe nada, por eso tantos desaparecen en Veracruz, sabemos que aquí pasan, nosotros detectamos muchos, pero en Veracruz se pierden.

AP: ¿Cuál es el siguiente paso para usted?

PS: Vamos por Veracruz, y cuando decimos esto, tenemos que ir, pero sin meternos por la ventana, porque Jesús no nos enseña eso, nos enseña por la puerta, lo cual significa que vamos a tocar las puertas del gobernador, significa que vamos a tocar las puertas del secretario de  Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, para que también él ponga de su parte, vamos a tocar las puertas de la Iglesia, de la provincia eclesiástica de Veracruz. Es muy cómodo vivir una vida tranquila de Iglesia y decir vengan los clientes acá, acá les vamos a atender, a despachar las misas, tener una vida decentita y hasta tener, en las tardes, un tiempo libre para ver televisión, mientras en las calles, en las vías, en todos lados, el pueblo anda como oveja sin pastor.

AP: ¿No teme por su seguridad?

PS: La seguridad la dejo en segundo término. La misión es más allá de cualquier seguridad y cualquier todo. Yo tengo que cumplir la misión y la tengo que hacer porque para eso me mandó Jesús. No es cualquier cosa, porque ha sido cuartel de Loz Zetas, ahí en Chahuites, porque tenemos noticia de que es así y no lo puedo decir abiertamente. Yo no estoy buscando ni la muerte ni un protagonismo, pero la misión está. Y se lo reprocho al Secretario de Seguridad Pública, no es justo que un sacerdote, que un misionero tenga que estar haciendo esto, cuando le toca a él, cuando le toca a la Sedena, cuando le toca a todo el equipo de seguridad. ¿Cómo es posible que para todos haya seguridad y que para nuestros hermanos del sur no la hay? Yo digo, si me llega a pasar algo, él es el principal responsable. No hay duda, el principal responsable.

AP: ¿Cuál sería el conjunto de soluciones para erradicar el problema de los migrantes que pasan por México?

Lo primero, es que las personas de alto nivel que están coludidas con este negocio del secuestro sean castigadas. Que paren de hacer esto, que son cómplices y que se encuentran metidas, enquistadas, en elgobierno federal. Segundo, que de verdad las instituciones, sobre todo el INM, entiendan que no pueden estar por encima de los derechos humanos. Que su gente se ha corrompido abajo, tienen que reconocerlo. Y respecto a los legisladores, que se apuren a sacar esa nueva ley migratoria porque va a ayudar mucho a proteger la vida de las personas. Otra estrategia es que la iglesia Católica participe, que recuerde que no puede permanecer aislada. No es justo que sólo el Episcopado Mexicano, su servidor, las 52 casas que tenemos y el pobre del padre Pedro Pantoja, en Saltillo, no es posible dejar solos a unos cuantos. Hay que pensar en la  participación de la Iglesia Católica en otros ámbitos que no sean el de rezar.

AP: ¿Tiene vínculos con la Iglesia centroamericana?

PS: Fuera de Álvaro Ramazzini, el Obispo de San Marcos, Guatemala, quien hizo un panorama tan triste, los obispos son tan indiferentes. Yo veo al de El Salvador, me preocupa mucho, es un arzobispo que nunca asistió a las reuniones. Yo intenté un día verlo y otro obispo me habló y me dijo que no tenía tiempo. En las reuniones que nosotros tenemos, regionales, del Caribe, Centroamérica, México y EU, no asisten. Fuera de Mazzini, la única reacción en Centroamérica es de los gobiernos, los gobiernos son más católicos, que los mismos obispos. Mejor el gobierno de El Salvador nos ha llamado para trabajar durante una semana completa. No es posible que tantos hermanos estén muriendo y la iglesia católica siga celebrando sus misas como sin nada.

AP: ¿Podría hacer un breve balance de la caravana en cuanto a los participantes y su impacto en los medios?

PS: Con los medios fue algo increíble. Yo mismo estoy admirado. No sé de dónde salieron, Nunca había visto en toda mi vida tantos medios. Los medios fueron algo milagroso y que quizá fue lo que atrajo también una repuesta tan importante de tantas personas e instituciones.

Es obra de Dios amigo. Migración hizo lo suyo impidiendo que subieran al tren los migrantes. ¿Cómo hacer ahora para trasladarlos? ¿En qué? Entonces desde el cielo vino volando (ríe) el gobernador de Chiapas y con un sentido bastante abierto de la Ley y conociendo además las leyes que no criminalizan la ayuda humanitaria. Porque la Ley General de Población es muy clara , diciendo que solamente cuando hay fines de lucro (al trasladar a los migrantes) y se pueda demostrar hay configuración del delito, sino no. Ofreció sus camionetas de Protección Civil para trasladar con toda dignidad a los hermanos y hermanas migrantes. Y ya iban como reinas en una caravana de 90 vehículos, ¿se imagina? Impresionante, de verdad. Como si llevaran ahí al Papa, a un magnate.

La misma policía Federal que tanto los asaltó y que los extorsionó en operativos de migración, ahí van cuidándolos, protegiéndolos, cuidándoles la vida. Y la cerecita en el pastel, ¿sabe cuál fue? (ríe de nuevo) cuando pasamos por las garitas de Migración, son terribles esas garitas de Migración, pues salieron y les dieron atunes y agua, pero no ellos, sino el Grupo Beta. Es la única vez, que yo conozco, que un migrante pudo pasar dignamente por México, además legalmente, porque llevaban medidas cautelares, federales y estatales y nadie podía tocarlos. ¿Cómo ve? Verdad, ¿que es un milagro?

Lo que hicimos fue avisar al Ejército en Minatitlán para que les dieran protección, para que vieran que se bajaran (del tren) en Medias Aguas.  Y que hicieran  lo posible porque no los secuestraran en  Veracruz. En segundo lugar, hablamos a Gobernación, donde generaron una alerta que consiste en monitorear a los migrantes en las poblaciones donde iban pasando. Ixtepec, Matías Romero,  Palomares, Medias Aguas, Sierra Blanca y Orizaba. Ora cosa bien importante, nosotros organizamos a la gente registrándola en fotografía y haciendo un inventario de ella, una lista. Iniciamos unas estrategias para estarlos monitoreando y que no se nos pierda una sola gente, entonces si el Ejército funcionó, si Gobernación funcionó, ellos tienen que salir de Veracruz, completitos y sanos y salvos.

Radiografía del secuestro de migrantes en México

Como contexto para comprender la magnitud del problema de la agresión a migrantes centroamericanos en su paso hacia EU, Animal Político presenta este breve recuento de sucesos:

Secuestro de migrantes

Secuestro de migrantes // Foto: Vanguardia.com.mx

1.- 20 mil secuestros masivos en 2009

Amnistía Internacional (AI) y la Comisión de Derechos Humanos (CNDH) en su informe sobre migración anuncian que al menos han sido secuestrados en México alrededor de 20 mil migrantes anualmente. Las bandas del crimen organizado, así como funcionarios y policías corruptos, son señalados como los culpables. AI ha recalcado también que la terrible situación de los migrantes centroamericanos en México en su paso hacia EU no registra hechos aislados, sino una realidad generalizada.

Irineo Mújica en el INM-Puebla

Irineo Mújica en el INM-Puebla // Foto: Vanguardia

2.- Agentes migratorios golpean a periodista en Puebla

Periodistas han tratado de crear trabajos documentales sobre el viaje en tren realizado por los migrantes, tal es el caso de Irineo Mújica Arzate, periodista que fue golpeado por agentes del INM y despojado de su cámara fotográfica, teléfonos celulares, documentos personales y 10 mil pesos en efectivo, luego de que fotografiara las agresiones que sufrían los centroamericanos por parte de las autoridades mexicanas.

La golpiza en el municipio de Soltepec ,Puebla se repitió en la delegación Puebla del Instituto Nacional de Migración, cuando realizaba una huelga de hambre en la que estuvo encadenado cinco horas. Al final, fue liberado sin cargo alguno, por lo que realizó una huelga de hambre para exigir su equipo y respeto a sus derechos.

Rancho donde fueron encontrados los 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas

Rancho donde fueron encontrados los 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas // Foto: Agencias

3.- Masacre de migrantes en Tamaulipas

El caso paradigmático del secuestro a los migrantes en México, es la masacre de 72 migrantes en un rancho de San Fernando, Tamaulipas, a manos de Los Zetas, el 23 de agosto pasado. En aquella ocasión, el periodista especializado Óscar Martínez dijo a El Mundo que “En Tamaulipas, una banda así de organizada no podría existir al margen de Los Zetas”. También precisaba Martínez que Los Zetas “ahora son un grupo del crimen organizado que controlan delitos que van desde el tráfico ilegal de madera o la venta de películas piratas, hasta la trata de mujeres para prostíbulos”. Estos secuestros no son noticia nueva, y que desde 2007 se responsabiliza a Los Zetas por secuestros y trata de mujeres centroamericanas que trabajan en los prostíbulos de la frontera sur mexicana.

Caravana por la paz encabezada por el padre Solalinde

Caravana por la paz encabezada por el padre Solalinde // Foto: Cuartoscuro

4.- El secuestro del 16 de diciembre en Oaxaca

El 16 de diciembre pasado, en la comunidad de Chahuites, Oaxaca, hombres armados con pistolas y machetes asaltaron a unos 40 migrantes que viajaban en un tren de carga; se llevaron varios y dejaron heridos de gravedad a unos 20. Las víctimas, centro y sudamericanos, fueron atacados la medianoche del jueves cuando huían de un operativo implementado por agentes federales en los límites de Chiapas y Oaxaca.

Según testigos, el grupo delictivo los sorprendió y lesionaron de varios machetazos a un ilegal que se opuso a ser despojado de sus pertenencias. El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, fundador del albergue ‘Hermanos del Camino’, expuso que hay evidencia de que sí fueron secuestrados los inmigrantes y que “no lo quieren decir porque están amenazados por grupos delictivos. No se sabe el número exacto, pero eso no importa, 40 ó 50”, denunció. Solalinde afirmó a Animal Político que sospecha que los maras fueron quienes secuestraron a los migrantes y acusa que estos secuestros son parte de la estela de corrupción dejada por el exgobernador, Ulises Ruiz Ortiz. El padre es optimista con la lucha contra Los Zetas en la región y advierte que irá a Veracruz a defender a los centroamericanos.

Mario Canahuati, canciller hondureño

Mario Canahuati, canciller hondureño // Foto: noticias365.com.ve

5.- Los reclamos de Centroamérica

El Salvador pidió indagar el suceso pues las autoridades migratorias mexicanas dijeron en primera instancia que no tenía elementos para confirmar el secuestro. Un comunicado de Relaciones Exteriores de El Salvador señalaba que “El pasado 16 de diciembre un grupo de hombres armados paró un tren de carga en la localidad de Chahuites (Oaxaca) y se llevaron por la fuerza (…) a unas 50 personas de diversas nacionalidades”.

La Cancillería sostiene que los secuestradores obstruyeron las vías del tren con troncos y piedras, subieron a los vagones, golpearon a los inmigrantes, los despojaron de sus pertenencias y secuestraron a unas 50 personas, entre ellas 15 mujeres y cinco niños. Además de la versión referida por El Salvador, Guatemala y Honduras también denunciaron el hechoexigieron a México indagar el plagio de los migrantes desaparecidos. Diplomáticos de los tres países consideraron “apresurada y desafortunada” la respuesta del gobierno mexicano “sin haber investigado los hechos”.

Salvador Beltrán del Río, comisionado del INM

Salvador Beltrán del Río, comisionado del INM // Foto: Cuartoscuro

6.- La reacción del gobierno mexicano

En una primera instancia, el INM negó tener indicios sobre el secuestro de decenas de migrantes en Oaxaca el 16 de diciembre, aunque después de algunos días, el mismo comisionado del INM, Salvador Beltrán del Río, atribuyó el secuestro de los migrantes centroamericanos al crimen organizado con el fin de reclutarlos entre sus filas.  “Es que aparentemente están teniendo mayores dificultades, no están pudiendo reclutar a mexicanos, entonces están acudiendo a centroamericanos, con migrantes. Ese sería un poco la conjetura que nosotros tenemos de lo que está ocurriendo”, afirmó el funcionario.

El procurador de Justicia de Oaxaca, Manuel López López dio a conocer, el sábado 8 de enero, que en el avance de las investigaciones sobre los presuntos secuestros de migrantes centroamericanos, ocurridos los días 16 y 21 de diciembre, en la región del istmo, el caso se armó a partir de testimonios rendidos ante la PGR, el INM y la CNDH por quienes afirmaron haber sido víctimas de privación ilegal de la libertad.

Por su parte, la LXI legislatura local aprobó por unanimidad la creación de una Fiscalía de Atención a Delitos Contra Migrantes debido a la problemática en la entidad.

Después de que CNDH reiteró la cifra de 20 mil migrantes secuestrados para el 2010 (misma cifra calculada para el 2009), Alejandro Poiré, vocero de Seguridad Nacional, rechazó la cifra diciendo brevemente que no coincide con los números del gobierno federal. Por su parte, el comisionado del INM, Salvador Beltrán del Río, descalificó las cifras de la CNDH, y dijo que “están fuera de la realidad”, por lo que las rechazó de “manera categórica”. CNDH contestó por medio de un comunicado que “pretender negar la realidad, no abona a la solución del problema”.

Finalmente, ayer, 10 de enero, la Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer en un comunicado que fueron capturados cinco secuestradores de migrantes en acciones de la Subprocuradría Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) y la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), de los cuales dos tendrían una “probable responsabilidad” en el secuestro de migrantes en Chahuites, Oaxaca, ellos son Rodolfo González Camacho, nicaragüense, y Salvador Wilbert Rencinos Flores, El Calaca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Familia mexicana lleva 6 meses encerrada en iglesia de Canadá para que no la expulsen

El caso de esta familia mexicana ha despertado la solidaridad de la sociedad canadiense.
6 de junio, 2022
Comparte

Era 2009 cuando empezaron a aparecer con más frecuencia noticias como estas:

“México: hallan nueve cuerpos descuartizados”

“La policía mexicana halla 14 cadáveres en una narcofosa”

Hacia ese año la violencia escalaba en México a mano de los carteles del narcotráfico y aumentaron los asesinatos en diferentes regiones del país.

Se hicieron frecuentes los cadáveres decapitados y exhibidos públicamente en puentes peatonales, con advertencias de cárteles que se peleaban entre sí el control del mercado de la droga.

La población civil empezó a verse afectada, especialmente quienes tenían ingresos que pudieran llamar la atención de los cárteles, y eso hizo que muchos mexicanos empezaran a huir para protegerse.

Y fue ese el contexto en el que la familia Pérez (cuya identidad protegemos con un apellido ficticio) temió por su futuro y decidió huir.

Pero ¿cómo esta familia que intentó escapar antes de que fuera tarde, terminó resguardada durante meses en una iglesia protestante en Canadá?

BBC Mundo cuenta su historia.

El viaje

En 2009, cuando la cotidianidad empezó a sentirse muy peligrosa, los Pérez, como muchos otros mexicanos, tomaron la decisión de emigrar.

Llegaron primero a Estados Unidos y de allí intentaron cruzar a Canadá por la frontera terrestre. Lo que no sabían en ese momento es que, desde 2005, existe el acuerdo de tercer país seguro entre esos dos países.

Así que, con algunas excepciones, si alguien ha pasado previamente por EEUU. no puede solicitar asilo al llegar a Canadá.

Y eso les dijeron a los Pérez las autoridades canadienses, no escucharon su caso, simplemente los regresaron.

Frontera canadá EE.UU.

Getty Images
La familia intentó cruzar por tierra a Canadá desde EE.UU.

Terminaron de nuevo en México sobrellevando la situación. Abrieron un negocio de comidas cerca de un plantel educativo y, como otros, empezaron a percibir la violencia como parte del paisaje.

Hasta que, nueve años después, la situación se volvió insostenible.

Los cárteles empezaron a obligar a los civiles a colaborar con sus actividades ilícitas y quien se negaba se enfrentaba a la muerte.

Ese fue el caso de los Pérez. En 2018 “intentaron forzarlos a vender droga en el negocio familiar y como se negaron, recibieron fuertes amenazas”, le explica a BBC Mundo Stewart Istvanffy, el abogado que hoy representa a la familia.

Los llamaban advirtiéndoles que si no colaboraban, tendrían que pagar una cuota periódica al cartel. La familia se mantuvo al margen, nunca aceptaron ser cómplices ni pagar extorsiones.

Hasta que las intimidaciones se hicieron realidad. Una noche mientras estaban descansando en casa, el cártel prendió fuego a su negocio.

Los Pérez supieron que tenían que huir. Algún conocido les había recomendado irse a una ciudad intermedia en Quebec, la provincia francófona de Canadá, y decidieron hacerle caso.

Planearon el viaje en poco tiempo y esta vez volaron directamente a Canadá.

banderas de canadá, EE.UU. y México

Getty Images
Canadá, EE.UU. y México comparten el T-MEC, un tratado de libre comercio que en julio de 2020 sustituyó al Nafta.

Segundo intento

Al llegar al aeropuerto recibieron un permiso de estancia temporal por seis meses, al que tienen derecho por ser ciudadanos mexicanos.

A las pocas semanas, cuando estaban instalados, contactaron a una abogada que les habían recomendado, y con su asesoría presentaron una solicitud oficial de asilo.

Pero ahí se encontraron con otra sorpresa: los Pérez no sabían que, en 2009, cuando los regresaron a EEUU., había quedado como constancia un rechazo a su petición de asilo y eso, en las leyes canadienses, les impide hacer una nueva solicitud.

“A lo que sí tenían derecho era a algo que se llama Evaluación de Riesgo Antes del Retorno (ERAR por sus siglas en francés)”, explica Istvanffy.

Enviaron documentos para esa evaluación, pero no incluyeron las pruebas más importantes y evitaron hablar del cartel que los tenía amenazados. Tenían miedo a que les pudieran hacer algo a sus familiares que seguían en México.

Mientras Canadá revisaba el caso, les otorgó un permiso temporal de empleo.

Fue así como durante casi tres años la familia logró tener una cotidianidad. Consiguieron trabajo, una casa, un hijo entró a la escuela, tomaban clases de idiomas y pagaban impuestos.

Durante ese tiempo, otro miembro de la familia intentó retomar el negocio en México.

Había pasado más de un año desde el incendio y cuando el cártel descubrió que estaban atendiendo público empezaron de nuevo las amenazas e intimidaciones.

Como volvieron a negarse, “los encerraron en un baño de la casa , los ataron de pies y manos, echaron gasolina por todas partes y prendieron fuego a la casa. Intentaron quemarlos vivos”, cuenta Istvanffy.

No murieron porque una de las personas logró soltar las ataduras de las manos y liberar a los demás. La casa se quemó completamente y “ellos quedaron con estrés post traumático fuerte y ansiedad”, explica Istvanffy.

Hoy, esa parte de la familia también se encuentra en Canadá y espera recibir asilo.

Hombre con arma

Getty Images
Los carteles incendiaron el negocio y la casa de la familia.

La decisión

La evaluación del caso coincidió con la llegada de la pandemia y todo se retrasó, por eso solo hasta finales de 2021 los Pérez recibieron la respuesta oficial a su petición de asilo.

Para las autoridades canadienses la documentación de la familia no demostraba que estuvieran corriendo riesgo en México, así que les enviaron una orden de extradición para que abandonaran el país al poco tiempo.

“El gobierno canadiense argumenta que no están obligados a regresar a ese sitio en específico, pero la realidad es que los cárteles son muy fuertes y están presentes en todo el territorio mexicano. Desgraciadamente allí hay un narco-estado”, agrega Istvanffy.

“Es muy triste. Estamos ante un gran riesgo si regresamos a México, un gran riesgo de que nos maten, de que nos asesinen”, le dijo uno de los miembros de la familia a la cadena CBC.

Y esa es justamente una de las críticas que ha hecho la comunidad canadiense al gobierno: por qué le dice a esta familia que no corre riesgo en México, pero al mismo tiempo recomienda a los ciudadanos canadienses no viajar a ese país dada la situación de inseguridad.

La iglesia como última opción

En medio de la angustia por tener que regresar y enfrentarse al cartel que los ha atacado y amenazado, la familia tomó la decisión de refugiarse en una iglesia y apelar al “santuario”, una tradición que no está inscrita en el código legal, pero que se remonta “al derecho canónico anterior a la constitución de Canadá como país, cuando la iglesia tenía la facultad de proteger a quien se refugiaba allí”, explica Istvanffy.

Según informó la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá a CBC: “si bien no existe una restricción legal para que ingrese a un lugar de culto para ejecutar una orden de arresto, la Agencia prefiere involucrarse con las personas sujetas a la aplicación de las leyes de inmigración y la institución que brinda santuario con el objetivo de lograr el cumplimiento voluntario.”

A los Pérez los acogió una iglesia protestante.

Iglesia protestante

Facebook oficial de Plymouth Trinity

“No deseamos contravenir las leyes de inmigración de nuestro país, sino aprovechar la práctica antigua y canónica de ofrecer refugio a las personas que están bajo amenaza o persecución. Deseamos brindarle a la familia el tiempo que necesita para permanecer en este país de manera legal y adecuada, al mismo tiempo que los protegemos de la amenaza muy real para sus vidas y su seguridad si regresan a su lugar de origen”, dijo la congregación en un comunicado.

Hay un comité de la comunidad local que les acompaña y se encarga de que no les falte lo necesario y que reciban apoyo psicosocial mientras permanezcan en la iglesia. Ellos mismos se encargaron de ponerlos en contacto con Stewart Istvanffy, abogado defensor de derechos humanos, quién tomó el caso desde noviembre de 2021.

Istvanffy encontró que los Pérez sí tienen pruebas suficientes para demostrar el peligro que corren en su país, pero que hubo fallas en su caso: “hubo un problema y es que en el proceso del ERAR, la familia no presentó todas las pruebas del peligro”.

La abogada que los asesoró antes no adjuntó toda la documentación y ahora, cuando la situación es aún más crítica, esperan que esas pruebas sean tenidas en cuenta, así como que se escuche a la familia, pues en lo que lleva el proceso nunca han tenido la posibilidad de dar su testimonio a las autoridades.

“Lo que esperamos es que el ministro de Migración de Canadá les dé un estatus temporal y luego la residencia permanente. Esto basado en el apoyo que han recibido de la comunidad canadiense”, agrega el abogado Istvanffy.

Se refiere a varios eventos de solidaridad que se han llevado a cabo en Sherbrooke. Hubo, por ejemplo, una marcha de solidaridad con la familia en la que participaron más de 200 personas. Además han recibido el apoyo de algunos políticos locales.

“Estoy muy optimista. Porque han logrado movilizar gran parte de la comunidad de Sherbrooke. Creo que vamos a ganar eventualmente, no sé cuándo”, agregó.

La alcaldesa de la ciudad en la que se encuentran los Pérez, por su parte, le ha dicho a la prensa canadiense que está conmovida con la historia y anotó que la discutirían internamente.

Entre tanto, la diputada federal que representa a la ciudad en el parlamento se reunió con la familia y lamentó su dramática situación. También le dijo a CBC que, aunque no puede comentar detalles del caso, está en comunicación con el ministro de Migración.

pasaporte mexicano

Getty Images
Los ciudadanos mexicanos pueden estar seis meses en Canadá.

Trasfondo político

Canadá se ha destacado históricamente por acoger personas refugiadas de diversas regiones del mundo y por lo general aparece en la lista de naciones solidarias en medio de las guerras.

Aunque ha recibido refugiados de Europa, África y Asía, su cercanía con Latinoamérica hace que sea un destino viable para esa población.

Muestra de eso es que, después de Ecuador y España, Canadá es el tercer país que ha recibido a más colombianos en calidad de refugiados durante el conflicto interno.

También hay una población importante de chilenos que huyeron del régimen militar de Pinochet, así como salvadoreños, guatemaltecos y venezolanos.

Pero el mayor desafío se ha presentado con México. “El problema es que hay una discriminación bastante fuerte contra los mexicanos porque para el sistema canadiense México representa un desafío importante: pueden entrar sin visa, son miembros del tratado de libre cambio con EEUU. y Canadá. Son nuestros vecinos más inmediatos de Latinoamérica”, explica Istvanffy.

Y agrega, “hace 10, 12 años, más de la cuarta parte de la gente que pedía refugio en Canadá eran mexicanos. Así que buscaron un sistema de trabas para impedir que los mexicanos entren fácilmente a Canadá”.

Entre tanto, los Pérez ya completan seis meses refugiados en la iglesia de Sherbrooke y, aunque están seguros, su cotidianidad no ha sido nada fácil en medio del encierro.

Es tal el miedo que sienten que no quieren dar entrevistas porque temen que el cártel tome represalias en México. Saben que haberlos denunciado en otro país es un desafío muy peligroso.

“Lo más probable es que mueran en México. No tienen a dónde ir. Uno de los carteles más peligrosos los ha amenazado. Es un grupo muy violento, es la muerte lo que les espera”, concluye Istvanffy


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NMDLd_zwYXY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.