Caen edificios, iglesias por terremoto en N.Zelanda; 65 muertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Caen edificios, iglesias por terremoto en N.Zelanda; 65 muertos

22 de febrero, 2011
Comparte
Cuadrillas de rescate remueven los escombros de un edificio desplomado por un terremoto que sacudió Christchurch, Nueva Zelanda. Foto: AP.

Cuadrillas de rescate remueven los escombros de un edificio desplomado por un terremoto que sacudió Christchurch, Nueva Zelanda. Foto: AP.

Una de las ciudades más grandes de Nueva Zelanda quedó en ruinas el martes, arrasada por un poderoso terremoto que derribó edificios altos e iglesias y mató a por lo menos 65 personas.

El temblor rompió un enorme trozo de hielo de un glaciar 200 kilómetros (120 millas) al este de Christchurch, donde se produjeron los mayores daños.

Había más de 100 personas, entre ellos una decena de estudiantes japoneses, atrapados bajo los escombros al caer la noche del martes, en medio de llovizna. Rescatistas con perros recorrían la ciudad en busca de sobrevivientes, algunos de los cuales pudieron enviar mensajes de texto o hacer llamadas telefónicas desde abajo de los escombros.

Fue el segundo terremoto en cinco meses que afectó Christchurch, una ciudad de 350.000 habitantes, aunque el terremoto de 6,3 del martes causó mayor destrucción que el sismo de septiembre que fue más fuerte.

“Estamos ante un escenario de absoluta devastación”, dijo el primer ministro John Key al arribar a la ciudad horas después del terremoto. dijo que la cifra de muertes era de 65 y podría aumentar. “Es probable que seamos testigos del día más sombrío de Nueva Zelanda”, destacó.

La torre de la conocida catedral de la ciudad cayó a una plaza céntrica, edificios de muchos pisos se derrumbaron y dejaron las calles llenas de ladrillos y trozos de concreto.

Se abrieron grietas en calles y aceras, por las que deambulaban miles de personas aturdidas, ensangrentadas y llorando a gritos, en medio de los bocinazos y las sirenas. Los servicios de ambulancias se vieron superados inmediatamente y se vio a personas gravemente heridas, transportadas en autos particulares o en camillas improvisadas con alfombras.

Nathanael Boehm, un diseñador de redes de internet, dijo que esperaba un tranvía cuando se produjo el temblor poco antes de las 13 y los aleros de edificios circundantes empezaron a caer a las calles.

“Fue terrorífico. Gente cubierta de escombros, bajo toneladas de concreto”, dijo Boehm.

El alcalde de Christchurch, Bob Parker, declaró estado de emergencia y ordenó que los residentes evacuaran el centro de la ciudad. Se enviaron soldados para ayudar a la gente a movilizarse y para formar cordones de seguridad en las áreas afectadas, informó el viceprimer ministro, Bill English.

“Este será un día muy negro para esta ciudad”, agregó Parker.

Radio Nueva Zelanda informó por su parte que el personal que labora en su sala de redacción en Christchurch tuvo que aferrarse a sus escritorios durante el sismo mientras caían cajones de archivadores.

El aeropuerto interrumpió sus actividades y el hospital de la ciudad fue evacuado. Los cables de la electricidad y teléfono habían caído en algunas partes y las tuberías del servicio de agua potable se reventaron, inundando algunas calles. Vehículos estacionados al costado de las aceras quedaron enterrados bajo los escombros.

Algunas personas quedaron atrapadas en edificios de oficinas y los bomberos subieron con escaleras para evacuar a las personas atrapadas en los techos de esos edificios para llevarlos a lugares seguros.

“Los detalles son muy preliminares. El gran temor, ciertamente es que este sismo ocurrió en un momento en el que la gente se dirigía a sus trabajos, en una zona muy poblada, con gente en sus empleos, con los niños en las escuelas. Por desgracia, no puedo descartar que hayan ocurrido fallecimientos”, dijo el primer ministro al Parlamento.

Sin embargo, destacó que “estamos conscientes de los graves daños que sufrieron los edificios que tenían personas en su interior en ese momento” del sismo, agregó Key.

El primer ministro indico que se había pedido a las personas que salieran de la ciudad por su propia seguridad.

La Policía de Nueva Zelanda dijo a través de un comunicado que había varios informes de varias muertes en la ciudad, incluido un informe en el que se destaca que dos autobuses fueron aplastados por edificios que se derrumbaron.

El comunicado policial agregó que hubo también informaciones de incendios.

El Servicio Geológico de Estados Unidos dijo que el sismo tuvo su epicentro a cinco kilómetros (tres millas) de distancia de la ciudad, a una profundidad de cuatro kilómetros (2,5 millas). Una réplica de una magnitud de 5,6 grados golpeó poco después a 11 kilómetros (siete millas) al este de la ciudad a una profundidad de seis kilómetros (3,7 millas).

“Cuando el temblor se detuvo miré por la ventana, que ofrece una excelente vista de Christchurch y sólo había polvo”, dijo el concejal municipal Barry Corbett, quien se encontraba en uno de los pisos superiores del edificio del ayuntamiento cuando se produjo el sismo. “De inmediato fue evidente que muchos edificios habían desaparecido”.

AP*

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: ¿Funcionan las sanciones económicas? Lo que dice la historia sobre el éxito de estas medidas

El uso de diferentes sanciones para castigar a un gobierno u obligarlo a cumplir ciertos objetivos se ha registrado desde la antigua Grecia y se ha adoptado durante siglos.
21 de marzo, 2022
Comparte

Las sanciones impuestas a Rusia por Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y otros países en respuesta a la invasión de Ucrania siguen una larga historia de uso de sanciones para forzar cambios en el comportamiento de ciertas naciones.

Pero un análisis de medidas del tipo adoptadas en el pasado muestra que no siempre se logra el objetivo.

Además, en determinados casos, se corre el riesgo de que se produzcan consecuencias no deseadas e incluso que el resultado sea contrario al deseado, fortaleciendo al gobierno al que pretenden debilitar y generando un impacto negativo en los derechos humanos, la democracia y otros aspectos.

“Si miras la historia moderna, verás que casi cada vez que un país violó tratados internacionales, o invadió a otro país, o secuestró a ciudadanos de otro país (entre otros ejemplos), se impusieron sanciones”, le dice a BBC News Brasil el economista Paolo Pasquariello, profesor de finanzas de la Universidad de Míchigan, EE.UU.

“Pero la trayectoria (de los resultados) no es muy buena. En las últimas décadas, por citar solo algunos ejemplos, se han impuesto sanciones contra Cuba, Venezuela y Corea del Norte. Pero, en mi opinión, no han producido el resultado deseado”, observa Pasquariello.

Los estudios estiman que solo alrededor de un tercio de las sanciones suelen tener éxito y lograr sus objetivos. Uno de los análisis recientes más completos sobre el tema fue realizado por investigadores de la Universidad de Drexel, con sede en la ciudad de Filadelfia, y confirma esta estimación.

Los investigadores crearon una base de datos con información sobre 1.101 casos de sanciones aplicadas por países, grupos de países u organizaciones intergubernamentales desde 1950, muchas de las cuales siguen vigentes.

Las sanciones se clasificaron según el tipo (comercial, financiera, asistencia militar, armas, viajes y otros tipos) y el propósito (forzar cambios de política, desestabilizar régimenes, prevenir o terminar guerras, proteger los derechos humanos, restaurar la democracia, combatir el terrorismo, resolver conflictos territoriales, entre otros).

El siguiente paso fue analizar el grado de éxito, medido según declaraciones oficiales de los gobiernos o “confirmaciones indirectas en anuncios de prensa internacional”, y teniendo en cuenta que estas declaraciones “pueden ser subjetivas o sesgadas”.

Cuando se incluyen las sanciones aún vigentes, se estima que alrededor del 30% tienen éxito al menos parcialmente.

“Con el tiempo, más y más sanciones fueron calificadas como parcialmente o completamente exitosas, lo que sugiere que las sanciones se han vuelto más efectivas para lograr sus objetivos”, dice el estudio.

Ejemplos históricos

El uso de diferentes sanciones para castigar a un gobierno u obligarlo a cumplir ciertos objetivos se ha registrado al menos desde la antigua Grecia y fue adoptado durante siglos.

A partir de la década de 1950, el período que abarca la base de datos de la Universidad de Drexel, el número de sanciones “aumentó continuamente, y este aumento se ha acelerado desde 2018″, según el análisis.

“Vemos esta tendencia como evidencia de la creciente popularidad de las sanciones como herramienta de la diplomacia coercitiva”, dicen los investigadores.

En promedio, más del 35% de todas las sanciones entre 1950 y 2019 fueron impuestas por EE.UU, el país que más utilizó este tipo de sanciones. El análisis también revela un “aumento significativo y continuo de las sanciones de la UE y la ONU desde principios de la década de 1990”.

Rusia

Getty Images
Cuba enfrenta un embargo económico impuesto por EE.UU.

Hay varios ejemplos de países sujetos a estas sanciones en el período analizado. Sudáfrica fue objeto de sanciones internacionales en la era del apartheid, el régimen de segregación racial que estuvo vigente desde finales de la década de 1940 hasta la década de 1990.

Cuba es objeto de un embargo económico impuesto por EE.UU desde hace 60 años. Irak fue objeto de sanciones tras la invasión de Kuwait en 1990. Corea del Norte e Irán fueron sancionados por sus programas nucleares.

La propia Rusia ya había sido castigada en 2014 cuando invadió Crimea, y muchas de las sanciones impuestas al país en ese momento siguen vigentes.

Sufrimiento de la población

Las sanciones económicas y financieras son las más utilizadas, según la base de datos de la Universidad de Drexel.

Algunas de las medidas están diseñadas para ser lo más específicas posible, castigando solo a ciertas personas. Pero muchos otros, a pesar de ser una alternativa a la acción militar, también causan gran daño y sufrimiento a la población civil, incluidos los ciudadanos que se oponen al gobierno.

Rusia

PA Media
El multimillonario ruso Roman Abramovich, conocido por ser dueño del equipo inglés Chelsea, también fue objeto de sanciones.

Sin embargo, incluso con el impacto a veces devastador, las sanciones no logran su objetivo en alrededor de dos tercios de los casos.

“Por lo general, las sanciones terminan afectando a la mayoría de las personas que viven en estos países”, dice Pasquariello, de la Universidad de Michigan.

“Creo que, aunque esto no se dice explícitamente, el objetivo es realmente dañar a la población del país (objetivo)”.

Según el economista, el propósito es hacer entender a todo el país que sus gobernantes están haciendo algo que las naciones que imponen sanciones consideran incorrecto.

Las sanciones actuales contra Rusia se consideran únicas en el alcance y la velocidad con la que se adoptaron, solo días después de la invasión de Ucrania el 24 de febrero.

Además, se diferencian en que apuntan a una potencia nuclear y a un país que, pese a no ser considerado un gigante económico, tiene un papel geopolítico crucial.

“Las sanciones generalmente se imponen a pequeños actores regionales”, enfatiza Pasquariello, y señala que estos países no son tan importantes para la economía global.

“El caso de Rusia es diferente. Tiene una magnitud y alcance que nunca he visto en otras sanciones en mis 50 años de vida”.

Entre las sanciones ya adoptadas se encuentran las sanciones a los bancos y miembros del gobierno ruso y élite económica, incluida la congelación de activos, restricciones de viaje y la exclusión de los principales bancos rusos del sistema financiero y el sistema de comunicación utilizado para transacciones internacionales.

Otras medidas incluyen restringir las importaciones de petróleo, gas y carbón de Rusia, prohibir la exportación de varios productos al mercado ruso, incluidos los artículos de lujo, gravar la importación de productos rusos y restringir las aeronaves rusas en el espacio aéreo de varios países.

Rusia

Getty Images
McDonald’s fue una de las multinacionales que suspendió actividades en Rusia tras las sanciones.

Grandes empresas del sector privado, como Coca-Cola, McDonald’s, Starbucks y otras, han suspendido sus operaciones en Rusia.

Estas y otras sanciones no solo están sacudiendo y aislando la economía y el sistema financiero de Rusia y sus élites, sino que también afectan a la población en general. El rublo, la moneda rusa, se ha desplomado y la economía se está derrumbando.

“Estas son sanciones económicas devastadoras, que realmente están perjudicando a los ciudadanos rusos”, dice Pasquariello.

“Estamos hablando de 145 millones de personas, muchas de las cuales no pueden sacar dinero de los bancos”.

Los impactos de la crisis económica rusa deberían afectar al resto del mundo, con su alza global en los precios del petróleo y un impacto en la inflación.

¿Éxito o fracaso?

Pero a pesar de este impacto, Rusia continúa con su ofensiva militar y no se sabe si las sanciones ayudarán a Ucrania.

Rusia prohibió la exportación de algunos productos como represalia, impuso sanciones a miembros del gobierno estadounidense y amenazó con nacionalizar los activos de las empresas que se retiraran del país.

También hay temores de que la crisis provoque una profundización de las relaciones con China.

Pasquariello señala que siempre es muy difícil predecir si ciertas sanciones lograrán sus objetivos.

El éxito o el fracaso depende de una combinación de diferentes circunstancias y factores, entre ellos, el grado de integración económica del país objetivo con el resto del mundo.

“Algunos podrían argumentar que ciertas sanciones impuestas contra Irán fueron efectivas para frenar el progreso del desarrollo de armas nucleares y llevar al país a la mesa de negociaciones”, señala, citando un ejemplo en el que los castigos pueden haber tenido éxito.

Las sanciones contra Irán se levantaron después de un acuerdo nuclear negociado durante la administración de Obama en 2015. Su sucesor, Donald Trump, abandonó el acuerdo y reanudó las medidas punitivas.

A principios de este año, el sucesor de Trump, el actual presidente Joe Biden, anunció que aliviaría las sanciones en medio de nuevas negociaciones sobre un acuerdo.

Pasquariello compara a Irán con Corea del Norte, donde la presión internacional ha fallado.

“Corea del Norte ha sido un país aislado del resto del mundo durante décadas y en el que las sanciones no han logrado impedir el desarrollo de armas nucleares”, asegura.

En el caso de Rusia, Pasquariello enfatiza que no se puede analizar un solo factor de forma aislada. Según el economista, el posible impacto de las sanciones debe ser considerado en conjunto con otros aspectos.

“En combinación con el hecho de que Ucrania está aguantando mejor de lo previsto, y que los rusos han sobreestimado claramente su propia fuerza militar”, subraya.

“Creo que todo esto crea una situación muy precaria para (el presidente Vladimir) Putin y las personas que lo rodean”.

Según Pasquariello, queda por ver cuál será la reacción rusa ante esta situación.

“¿Redoblará (su posición)? ¿O vendrá a la mesa de negociación?”, se pregunta.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JXn5f4aGego

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.