Feminicidios de menores:Impunidad total en Edomex
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Feminicidios de menores:
Impunidad total en Edomex

Por Paris Martínez
9 de febrero, 2011
Comparte

El primer caso de una niña asesinada durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, hasta la fecha, sigue en la impunidad. Pero el de Brenda Paola, no es el único. Sólo en el primer año de gestión del priista fueron asesinadas 30 niñas de entre cero y 11 años de edad, a las que deben sumarse otras 27 adolescentes y jovencitas de entre 11 y 20 años.

“¿Quiénes son las niñas víctimas de asesinato en el Estado de México?”, se preguntó la Fiscalía Especial de Delitos Dolosos Cometidos contra la Mujer, instituida en esa entidad federativa, a través del informe que presentó en septiembre a la Cámara de Diputados.

“Son pequeñas recién nacidas que fueron abandonadas muertas o que murieron como consecuencia del abandono. Niñas a quienes matan sus propios padres biológicos (uno o ambos) o las parejas sentimentales de la madre; en algunos casos, familiares cercanos. Pequeñas que mueren en circunstancias excepcionales, a manos de sus padres varones, por venganza contra la madre”.

Paradójicamente, esta hipótesis oficial no explica los asesinatos de niñas que más han conmovido a la sociedad mexiquense en los últimos años, como, por ejemplo, el que ya mencionamos, el de Brenda Paola, quien a los nueve años fue violada y degollada cuando salió a comprar leche, por indicación de su madre, a unos metros de su casa, en Ixtapaluca; o los de Blanca y Ashley, las hermanas de 8 y 11 años raptadas en Jilotepec, y cuyos cuerpos fueron localizados después, con huellas de agresión sexual en un paraje cercano.

En total, según las estadísticas de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, de 2005 a 2010 en esa entidad fueron 94 los asesinatos de mujeres de hasta diez años de edad. Y las adolescentes y jóvenes de máximo 20 años que fueron víctimas de homicidio doloso sumaron, en total, 167 casos.

“En el Estado de México –afirma la abogada Ana Yeli Pérez, de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, organismo que impulsa la emisión de una alerta de género en dicha entidad–, las niñas son un sector de mucha preocupación, pues son doblemente vulneradas: como mujeres y como menores de edad. Y esto es un motivo de alerta, primero, por la creciente cifra de muertes de niñas; segundo, porque no se está haciendo nada”.

Sin rostro

A diferencia de Paulette Gebara Farah, la niña de cuatro años quien a principios de 2010 fue localizada muerta debajo de su cama, tras diez días de intensa búsqueda, y cuyo rostro se reprodujo en televisión, prensa, volantes, anuncios espectaculares y cartas cadenas en internet, en el Estado de México existen otros 22 casos de niñas asesinadas en el último lustro, cuyas caritas nadie reconoce.

Estas 22 menores de 10 años forman parte del grupo de 99 mujeres asesinadas en la entidad, de las que se ignora nombre, edad, procedencia, familiares y, obviamente, cuyo victimario nunca fue capturado.

En su gran mayoría se trata de recién nacidas, son 18 bebés cuyo cuerpo fue localizado en el territorio mexiquense antes, incluso, de que cumplieran 24 horas de vida.

Otras diez “víctimas de identidad desconocida”, como las cataloga la Procuraduría estatal, eran adolescentes de al menos 11 años o jovencitas de hasta 20, cuyos cuerpos fueron arrojados, principalmente, en la vía pública, parajes, solares baldíos, caminos de terracería, canales de aguas negras y basureros.

Los culpables

Tal como ocurre con los asesinatos de mujeres adultas, que el gobierno mexiquense atribuyó a la atribulada vida familiar de las víctimas, el incremento en los homicidios de niñas y adolescentes es explicado por la autoridad estatal como consecuencia de la violencia en el seno del hogar y, por lo tanto, para la PGJDF los asesinos son exclusivamente sus padres.

Sin embargo, las propias estadísticas de la institución contradicen esta versión: de las 922 mujeres asesinadas en la entidad durante los últimos cinco años, 28% eran menores de edad; sin embargo, la autoridad responsabilizó a la madre, al padre o al padrastro en únicamente 5% de los crímenes.

“La forma en que las autoridades mexiquenses tratan la problemática de derechos humanos, de protección a la vida, a la integridad, particularmente de mujeres y niñas, es muy preocupante –remata la abogada–. El gobierno de esa entidad concluye que el fenómeno de la violencia feminicida es producto de la violencia intrafamiliar y, razonan los funcionarios, como estos crímenes ocurren en el ámbito privado, el Estado no tiene responsabilidad. Esto lo piensan con total ignorancia sobre las atribuciones y responsabilidades del Estado, porque éste debe garantizar los derechos de las personas en su casa o fuera de ella y, aunque ese fuera el caso, las autoridades tienen más elementos para emprender acciones concretas para prevenir la violencia dentro de los hogares que en cualquier otro escenario, pero, hasta el momento, no lo han hecho.”

Aquí la primera parte del reportaje: Feminicidios en Edomex, al amparo de la incapacidad de autoridades.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: ¿Funcionan las sanciones económicas? Lo que dice la historia sobre el éxito de estas medidas

El uso de diferentes sanciones para castigar a un gobierno u obligarlo a cumplir ciertos objetivos se ha registrado desde la antigua Grecia y se ha adoptado durante siglos.
21 de marzo, 2022
Comparte

Las sanciones impuestas a Rusia por Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y otros países en respuesta a la invasión de Ucrania siguen una larga historia de uso de sanciones para forzar cambios en el comportamiento de ciertas naciones.

Pero un análisis de medidas del tipo adoptadas en el pasado muestra que no siempre se logra el objetivo.

Además, en determinados casos, se corre el riesgo de que se produzcan consecuencias no deseadas e incluso que el resultado sea contrario al deseado, fortaleciendo al gobierno al que pretenden debilitar y generando un impacto negativo en los derechos humanos, la democracia y otros aspectos.

“Si miras la historia moderna, verás que casi cada vez que un país violó tratados internacionales, o invadió a otro país, o secuestró a ciudadanos de otro país (entre otros ejemplos), se impusieron sanciones”, le dice a BBC News Brasil el economista Paolo Pasquariello, profesor de finanzas de la Universidad de Míchigan, EE.UU.

“Pero la trayectoria (de los resultados) no es muy buena. En las últimas décadas, por citar solo algunos ejemplos, se han impuesto sanciones contra Cuba, Venezuela y Corea del Norte. Pero, en mi opinión, no han producido el resultado deseado”, observa Pasquariello.

Los estudios estiman que solo alrededor de un tercio de las sanciones suelen tener éxito y lograr sus objetivos. Uno de los análisis recientes más completos sobre el tema fue realizado por investigadores de la Universidad de Drexel, con sede en la ciudad de Filadelfia, y confirma esta estimación.

Los investigadores crearon una base de datos con información sobre 1.101 casos de sanciones aplicadas por países, grupos de países u organizaciones intergubernamentales desde 1950, muchas de las cuales siguen vigentes.

Las sanciones se clasificaron según el tipo (comercial, financiera, asistencia militar, armas, viajes y otros tipos) y el propósito (forzar cambios de política, desestabilizar régimenes, prevenir o terminar guerras, proteger los derechos humanos, restaurar la democracia, combatir el terrorismo, resolver conflictos territoriales, entre otros).

El siguiente paso fue analizar el grado de éxito, medido según declaraciones oficiales de los gobiernos o “confirmaciones indirectas en anuncios de prensa internacional”, y teniendo en cuenta que estas declaraciones “pueden ser subjetivas o sesgadas”.

Cuando se incluyen las sanciones aún vigentes, se estima que alrededor del 30% tienen éxito al menos parcialmente.

“Con el tiempo, más y más sanciones fueron calificadas como parcialmente o completamente exitosas, lo que sugiere que las sanciones se han vuelto más efectivas para lograr sus objetivos”, dice el estudio.

Ejemplos históricos

El uso de diferentes sanciones para castigar a un gobierno u obligarlo a cumplir ciertos objetivos se ha registrado al menos desde la antigua Grecia y fue adoptado durante siglos.

A partir de la década de 1950, el período que abarca la base de datos de la Universidad de Drexel, el número de sanciones “aumentó continuamente, y este aumento se ha acelerado desde 2018″, según el análisis.

“Vemos esta tendencia como evidencia de la creciente popularidad de las sanciones como herramienta de la diplomacia coercitiva”, dicen los investigadores.

En promedio, más del 35% de todas las sanciones entre 1950 y 2019 fueron impuestas por EE.UU, el país que más utilizó este tipo de sanciones. El análisis también revela un “aumento significativo y continuo de las sanciones de la UE y la ONU desde principios de la década de 1990”.

Rusia

Getty Images
Cuba enfrenta un embargo económico impuesto por EE.UU.

Hay varios ejemplos de países sujetos a estas sanciones en el período analizado. Sudáfrica fue objeto de sanciones internacionales en la era del apartheid, el régimen de segregación racial que estuvo vigente desde finales de la década de 1940 hasta la década de 1990.

Cuba es objeto de un embargo económico impuesto por EE.UU desde hace 60 años. Irak fue objeto de sanciones tras la invasión de Kuwait en 1990. Corea del Norte e Irán fueron sancionados por sus programas nucleares.

La propia Rusia ya había sido castigada en 2014 cuando invadió Crimea, y muchas de las sanciones impuestas al país en ese momento siguen vigentes.

Sufrimiento de la población

Las sanciones económicas y financieras son las más utilizadas, según la base de datos de la Universidad de Drexel.

Algunas de las medidas están diseñadas para ser lo más específicas posible, castigando solo a ciertas personas. Pero muchos otros, a pesar de ser una alternativa a la acción militar, también causan gran daño y sufrimiento a la población civil, incluidos los ciudadanos que se oponen al gobierno.

Rusia

PA Media
El multimillonario ruso Roman Abramovich, conocido por ser dueño del equipo inglés Chelsea, también fue objeto de sanciones.

Sin embargo, incluso con el impacto a veces devastador, las sanciones no logran su objetivo en alrededor de dos tercios de los casos.

“Por lo general, las sanciones terminan afectando a la mayoría de las personas que viven en estos países”, dice Pasquariello, de la Universidad de Michigan.

“Creo que, aunque esto no se dice explícitamente, el objetivo es realmente dañar a la población del país (objetivo)”.

Según el economista, el propósito es hacer entender a todo el país que sus gobernantes están haciendo algo que las naciones que imponen sanciones consideran incorrecto.

Las sanciones actuales contra Rusia se consideran únicas en el alcance y la velocidad con la que se adoptaron, solo días después de la invasión de Ucrania el 24 de febrero.

Además, se diferencian en que apuntan a una potencia nuclear y a un país que, pese a no ser considerado un gigante económico, tiene un papel geopolítico crucial.

“Las sanciones generalmente se imponen a pequeños actores regionales”, enfatiza Pasquariello, y señala que estos países no son tan importantes para la economía global.

“El caso de Rusia es diferente. Tiene una magnitud y alcance que nunca he visto en otras sanciones en mis 50 años de vida”.

Entre las sanciones ya adoptadas se encuentran las sanciones a los bancos y miembros del gobierno ruso y élite económica, incluida la congelación de activos, restricciones de viaje y la exclusión de los principales bancos rusos del sistema financiero y el sistema de comunicación utilizado para transacciones internacionales.

Otras medidas incluyen restringir las importaciones de petróleo, gas y carbón de Rusia, prohibir la exportación de varios productos al mercado ruso, incluidos los artículos de lujo, gravar la importación de productos rusos y restringir las aeronaves rusas en el espacio aéreo de varios países.

Rusia

Getty Images
McDonald’s fue una de las multinacionales que suspendió actividades en Rusia tras las sanciones.

Grandes empresas del sector privado, como Coca-Cola, McDonald’s, Starbucks y otras, han suspendido sus operaciones en Rusia.

Estas y otras sanciones no solo están sacudiendo y aislando la economía y el sistema financiero de Rusia y sus élites, sino que también afectan a la población en general. El rublo, la moneda rusa, se ha desplomado y la economía se está derrumbando.

“Estas son sanciones económicas devastadoras, que realmente están perjudicando a los ciudadanos rusos”, dice Pasquariello.

“Estamos hablando de 145 millones de personas, muchas de las cuales no pueden sacar dinero de los bancos”.

Los impactos de la crisis económica rusa deberían afectar al resto del mundo, con su alza global en los precios del petróleo y un impacto en la inflación.

¿Éxito o fracaso?

Pero a pesar de este impacto, Rusia continúa con su ofensiva militar y no se sabe si las sanciones ayudarán a Ucrania.

Rusia prohibió la exportación de algunos productos como represalia, impuso sanciones a miembros del gobierno estadounidense y amenazó con nacionalizar los activos de las empresas que se retiraran del país.

También hay temores de que la crisis provoque una profundización de las relaciones con China.

Pasquariello señala que siempre es muy difícil predecir si ciertas sanciones lograrán sus objetivos.

El éxito o el fracaso depende de una combinación de diferentes circunstancias y factores, entre ellos, el grado de integración económica del país objetivo con el resto del mundo.

“Algunos podrían argumentar que ciertas sanciones impuestas contra Irán fueron efectivas para frenar el progreso del desarrollo de armas nucleares y llevar al país a la mesa de negociaciones”, señala, citando un ejemplo en el que los castigos pueden haber tenido éxito.

Las sanciones contra Irán se levantaron después de un acuerdo nuclear negociado durante la administración de Obama en 2015. Su sucesor, Donald Trump, abandonó el acuerdo y reanudó las medidas punitivas.

A principios de este año, el sucesor de Trump, el actual presidente Joe Biden, anunció que aliviaría las sanciones en medio de nuevas negociaciones sobre un acuerdo.

Pasquariello compara a Irán con Corea del Norte, donde la presión internacional ha fallado.

“Corea del Norte ha sido un país aislado del resto del mundo durante décadas y en el que las sanciones no han logrado impedir el desarrollo de armas nucleares”, asegura.

En el caso de Rusia, Pasquariello enfatiza que no se puede analizar un solo factor de forma aislada. Según el economista, el posible impacto de las sanciones debe ser considerado en conjunto con otros aspectos.

“En combinación con el hecho de que Ucrania está aguantando mejor de lo previsto, y que los rusos han sobreestimado claramente su propia fuerza militar”, subraya.

“Creo que todo esto crea una situación muy precaria para (el presidente Vladimir) Putin y las personas que lo rodean”.

Según Pasquariello, queda por ver cuál será la reacción rusa ante esta situación.

“¿Redoblará (su posición)? ¿O vendrá a la mesa de negociación?”, se pregunta.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JXn5f4aGego

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.