Ni con aumento presupuestal mejoran las cárceles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ni con aumento presupuestal mejoran las cárceles

Por Francisco Nieto
21 de febrero, 2011
Comparte

La lucha del Presidente Felipe Calderón en materia de seguridad pública y justicia no ha alcanzando los resultados esperados, de acuerdo con las últimas estadísticas elaboradas por la Cámara de Diputados, relacionadas con el sistema penitenciario del país, el procedimiento de las sentencias y los programas de readaptación social de los convictos.

De 2007 a la fecha el gobierno federal emprendió, para enfrentar esta problemática, una inusitada inversión presupuestaria en el rubro de prisiones, el cual pasó de 2.8 mil millones a más de 10 mil millones de pesos, respectivamente.

Sin embargo, ya erogados esos recursos, que en términos nominales se multiplicaron más de cuatro veces, persiste una crisis penitenciaria profunda que nada ha ayudado a resolver el problema de inseguridad.

La investigación, elaborada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados, sostiene que las reformas constitucionales al sistema penitenciario hechas en 2008 a petición del Ejecutivo Federal, no han contribuido a mejorar las prisiones, pues continúa un alto índice de  saturación de la población recluida, una mala y tardía aplicación de la ley, y los programas que buscan la reinserción de los reos a la sociedad siguen siendo ineficaces

“Desde diferentes perspectivas académicas y de investigación se ha documentado que el sistema penitenciario de México está inmerso en una severa crisis. Por una parte, no existen evidencias sólidas para sostener que la reclusión constituye a reintegrar a los acusados a la sociedad o desminuir la delincuencia. Por el contrario, existen múltiples evidencias que ilustran que las cárceles castigan más a los pobres y delincuentes menores; que al interior de los penales existe una gran corrupción y que predominan condiciones de saturación y hacinamiento en la gran mayoría de ellos”, sentencia el documento.

Esta situación provoca, entre otras cosas, que se estrechen lazos entre internos de alta peligrosidad, lo que provoca la persistencia de prácticas delictivas. Asimismo, se presentan fenómenos de autogobierno y hechos delictivos que, desde el interior de las cárceles, afectan a la población civil.

Según la información sustraída del documento “Impacto de la reforma constitucional en el sistema de ejecución de sentencias”, en México existe una tasa de 207 prisioneros por cada 100 mil habitantes. Esta cifra ubica a nuestro país entre las naciones con mayor población penitenciaria en el mundo.

La sobrepoblación, continúa el estudio, tiene como consecuencia otro problema, como es la inadecuada clasificación de los reos, ya que no están separados en función de su peligrosidad, del tipo de delito que cometieron y del estatus legal en el que se encuentran. A la fecha, están en prisión 25 por ciento más de las personas que estaban internas en 2003.

“Entre 1997 y 2001 dicha saturación fue, en promedio, de 24 por ciento; en tanto, para los años 2002 a 2010 el promedio de saturación tuvo un registro de 28 por ciento… Hasta marzo de 2010 la Secretaría de Seguridad Pública reportó que el sistema penitenciario  del país tenía una capacidad para 172 mil 322 internos; sin embargo, se encontraban recluidas 229 mil 426 personas”, muestra la investigación.

Los reclusorios federales con mayor sobrepoblación son los que se ubican en el Distrito Federal y Nayarit. En el primer caso, hay tras la rejas 42 mil 292 personas, cuando su capacidad es de19 mil reos.

En el caso de Nayarit, la infraestructura penitenciaria tiene la capacidad de recluir a mil 320 personas, pero actualmente tiene 2 mil 604 personas, es decir, presenta una sobrepoblación del 97 por ciento de su capacidad.

En un segundo nivel de saturación se encuentran otras seis entidades, en las cuales existen tasas de sobrepoblación de entre 46 y 88 por ciento. Se trata de Sonora, Estado de México, Jalisco, Morelos, Puebla y Chiapas.

Reos a la espera de una condena

Un fenómeno que incide directamente en la saturación de los penales es la persistencia de procesos excesivamente largos para la aplicación de la condena. Es decir, a las personas que fueron acusadas de un delito se les aplicó la prisión preventiva y siguen en espera de una sentencia, y aunque la reforma promulgada en junio de 2008 estableció las modalidades para las cuales procede la aplicación de este recurso, la prisión preventiva es una constante.

Esta situación es una práctica frecuente tanto en el fuero común como en el federal. Y en esa lógica el documento legislativo constata que desde 1994, de cada diez personas recluidas, cuatro se encuentran esperando sentencia.

Para el caso de los internos del fuero federal, la población en calidad de “procesados” se encuentra en un rango de entre el 32 y 34 por ciento; en cambio, para los internos del fuero común, este rango se ubica entre el 47 y 49 por ciento.

Otro elemento que contribuye al hacinamiento, especialmente en el fuero común, es el encarcelamiento de personas que cometieron delitos menores, que son primo-delincuentes y que podrían pagar su sentencia de otra manera: con trabajo a favor de la comunidad o con penas sustitutivas de prisión.

“En 2008 fueron sentenciados con prisión 115 mil 227 delincuentes del fuero común en las 32 entidades federativas, de los cuales 81 por ciento (93 mil 720) tienen una condena menor a los cinco años. De este universo más de la mitad cometieron delitos de robo o daño en las cosas”, ejemplifica el estudio.

En ese sentido, la población más vulnerable a ser recluida es la que no cuenta con suficientes recursos económicos y que está imposibilitada a llevar desde el inicio de su proceso una adecuada defensa. Se trata de una tendencia que no ha sido erradicada en nuestro país.

De acuerdo con estudios realizados por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) en 2002, 2005 y 2009, en los penales del Distrito Federal, Morelos y Estado de México (entidades que abarcan 27 por ciento  de los internos del fuero común), la prisión y las condenas recaen principalmente en los estratos socioeconómicos más desfavorecidos.

Marcelo Bergman, uno de los autores de este estudio, afirma lo que ya es conocido: quienes terminan en la cárcel no son por lo general los delincuentes más peligrosos y sofisticados, sino mayoritariamente quienes no contaron con recursos para corromper a las autoridades o montar una defensa adecuada, lo que corrobora que la gran mayoría de la población carcelaria tiene condenas cortas por robos simples.

Esta misma tendencia se observa al analizar los casos de los sentenciados por delitos contra la salud: 8 por ciento de los internos a quienes se aplicó la encuesta estaba cumpliendo ya su sentencia, y el valor promedio que obtuvieron por la comercialización de las substancias fue de mil 168 pesos. Sólo en 10 por ciento de los casos los montos excedieron tres mil 900 pesos.

Lo que indica, a decir de Bergman, que la gran mayoría de quienes cumplen una sentencia por delitos contra la salud purgan sentencias por tráfico de drogas de muy baja cuantía y que lo que abunda en las prisiones no son los traficantes de mayor envergadura, sino los comerciantes en pequeño, o probablemente consumidores que fueron detenidos con cantidades que apenas superaban las toleradas para el consumo personal.

Regresando al documento elaborado en San Lázaro, todos estos escenarios impiden que se ejecuten a plenitud las reformas constitucionales de 2008, y ni el incremento de los presupuestos podrá revertir esta situación si no hay una transformación en los procesos de los internos por delitos menores. La población que está interna a causa de delitos menores genera un alto costo social y económico para el sistema penitenciario de México.

“En 2010 se estima que el mantenimiento de las personas sentenciadas en el país por delitos menores ascendió a 5 mil millones de pesos”, concluye el documento de trabajo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Penacho de Moctezuma: cómo terminó en Austria la pieza prehispánica que AMLO reclama al país europeo

El presidente de México criticó la actitud "prepotente y arrogante" del gobierno austriaco ante la petición de préstamo del penacho de Moctezuma, una valiosa pieza de arte prehispánico que salió de México hace varios siglos.
23 de febrero, 2022
Comparte

El reclamo de México a Austria por el penacho de Moctezuma, un tocado que se cree perteneció a ese gobernante prehispánico, vivió un nuevo capítulo.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), afirmó este miércoles que el gobierno austriaco ha tenido una actitud “muy arrogante y prepotente” ante la petición de préstamo de la pieza que lleva gestionando desde el año pasado.

El tema surgió en la conferencia de prensa matutina de AMLO en la que el mandatario dio su opinión sobre el caso de unos mexicanos que introdujeron sus propias audioguías al museo Weltmuseum Wien de la capital austriaca.

Los dispositivos tenía una narración alternativa que explicaba cómo México perdió la pieza tras la conquista de española en el siglo XVI.

Ante esto, López Obrador reveló que en 2020 su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, entregó personalmente una carta al presidente austriaco, Alexander Van der Bellen, en la que su gobierno le solicitaba el préstamo del tocado para exponerlo en México.

“La respuesta fue que no, argumentando que no iba a resistir el viaje”, explicó AMLO al señalar que la carta sería hecha pública a la brevedad.

“Fue muy desagradable este encuentro que sostuvo Beatriz con el presidente. Me platicó que estaban rodeados de hombres, y sobre todo una señora, que se sienten los dueños del penacho. Y en cuanto se tocó el tema, ya estaban diciendo que no.

“Es una actitud muy arrogante, prepotente. Y no hay justificación de que no pudiera trasladarse. Ni si quiera se planteaba que se devolviera. Era para que se exhibiera”, afirmó López Obrador.

Beatriz Gutiérrez y Alexander Van der Bellen

Gobierno de México
Beatriz Gutiérrez hizo la petición de préstamo al presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, en octubre de 2020.

Pero ¿cómo llegó esta pieza a Austria?

El penacho del México antiguo

El museo Weltmuseum Wien dice que el objeto más valioso de su colección es el “penacho del México antiguo”.

“Este penacho data de 1515 y es el único en su género que se ha conservado. Actualmente es un auténtico icono del Weltmuseum Wien”.

Popularmente se le llama “penacho de Moctezuma” debido a la teoría más extendida sobre su origen: que fue un regalo de ese gobernante mexica (1502-1520) a Hernán Cortés, el líder de la expedición española que conquistó México en 1521.

Esto, según expertos, descarta la idea de que esta pieza concreta -compuesta por plumas de quetzal y otras aves montadas sobre una base de oro y piedras preciosas– haya sido un hurto por parte de las tropas del conquistador español.

“Es obvio que durante la Conquista hubo saqueos, pero en este caso no podemos hablar de un robo porque fue parte de un obsequio con un propósito muy específico”, señala Iván Escamilla, profesor del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

“La idea de que esto se tenga que recuperar para hacer, de alguna manera, ‘justicia’… no tiene tanto sentido en este caso”, le dice a BBC Mundo el investigador experto en historia colonial.

Esta litografía a color de 1892, "Entrada de Cortes a México", ilustra el primer encuentro entre Cortés y Moctezuma, el 8 de noviembre de 1519.

Getty Images
Se cree que el penacho fue un regalo de Moctezuma a Hernán Cortés con motivo de su llegada al territorio que hoy es México.

Aunque Moctezuma le hubiera obsequiado el penacho a Cortés para entablar relaciones, no está comprobado que hubiese sido realmente utilizado por el líder mexica (el pueblo descendiente de los aztecas).

Expertos sostienen que es más probable que este tipo de objeto fuera utilizado por sacerdotes en ceremonias en lugar de gobernantes, quienes solían usar diademas de oro con una pieza triangular al frente.

“No hay ninguna indicación escrita o visual que indique que Moctezuma usara ese tocado en concreto. Citarlo como si fuera un bien personal de él, es un error”, apunta Escamilla.

Pero la mayor incógnita sobre la historia del penacho es, sin duda, saber cómo y cuándo exactamente llegó hasta Austria.

Una de las principales hipótesis destaca el origen austríaco de la familia Habsburgo a la que pertenecía el rey Carlos I de España y V de Alemania, a quien Cortés le hizo llegar el penacho. Esto podría explicar por qué la pieza acabó en el europeo.

Tras llegar a manos de la Corona española, Escamilla admite que hay “un hueco en la historia del penacho”, hasta que a finales del siglo XVI la pieza fue localizada como parte de la colección propiedad del archiduque Fernando II de Habsburgo, quien era pariente de Carlos I.

Cortes y Carlos I

Getty Images
Se cree que Hernán Cortés (en la ilustración, arrodillado frente al rey Carlos I) le hizo llegar al monarca español el penacho de Moctezuma.

Según el museo Weltmuseum Wien, en 1880 fue el año en que fue exhibido al público en el museo Naturhistorische y en 1928 finalmente en la galería actual.

Fue identificado primero “tocado morisco de largas y bellas plumas resplandecientes, verdes y doradas” y a partir del siglo XIX se corroboró que era de origen mexicano.

¿Podría volver a México?

En la actualidad, la opción más cercana y accesible para los mexicanos que quieren conocer el emblemático penacho es la réplica que se exhibe en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México.

El artista que creó la copia en 1940 tuvo que recurrir a imágenes de archivo, ya que no tuvo acceso a la obra original. Pero México no se rindió y siguió tratando de conseguirla.

En 1991, el gobierno mexicano reclamó a Austria su devolución. Veinte años más tarde, matizó su oferta y le ofreció intercambiarlo temporalmente por la carroza de Maximiliano de Habsburgo, segundo emperador de México, que se exhibe en la capital del país.

Replica del penacho.

INAH
El Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México cuenta con una réplica del penacho.

Sin embargo, un estudio del penacho a cargo de especialistas mexicanos y austríacos realizado entre 2010 y 2012 concluyó que el frágil estado de la pieza no permitía su traslado de ninguna manera.

Pese a ese diagnóstico, López Obrador ha insistido en que sí es viable el préstamo

“Lo cierto es que se han apropiado de algo que es de los mexicanos”, se quejó este miércoles.

“Ojalá que cambien de modo de pensar y se quieran reivindicar. Hay cosas de Austria que son excepcionales en la relación. México fue el primer país que condenó la invasión nazi a Austria durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas. Hay un reconocimiento por eso”, dijo el mandatario.

López Obrador en conferencia de prensa

Gobierno de México
López Obrador prometió publicar la carta que envió al presidente de Austria solicitando el préstamo del penacho de Moctezuma.

*Con información de Marcos González Díaz, corresponsal de BBC News Mundo en México.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.