Salen mexicanos de Libia; afirman que Gadafi ha perdido todo, menos Trípoli
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Salen mexicanos de Libia; afirman que Gadafi ha perdido todo, menos Trípoli

Llevaban meses en Libia, trabajando en Gadames Air Transport, donde transportaban a personal de la empresa a los yacimientos petroleros, tras pasar dos años y medio desempleados por la crisis de Aerocalifornia
25 de febrero, 2011
Comparte

Ciudadanos de diversos países esperan ser evacuados en un barco atracado en el puerto de Bengasi, Libia.//FOTO: AP

Con mucho agradecimiento a los gobiernos de México y España y con el deseo de regresar a su país a trabajar, tres mexicanos que pudieron salir de Libia afirmaron que Trípoli sigue bajo control de Muamar Gadafi, pero ya perdió el resto del país.

Los hermanos Marco Antonio y Roberto Cota Gabilondo, pilotos y originarios de La Paz, Baja California Sur, y Jesús Pérez Chico, mecánico de aviación de Guanajuato, ofrecieron una rueda de prensa en la embajada de México en España tras llegar en la madrugada a esta capital en un avión de las Fuerzas Armadas Españolas.

“Esperamos rehacer en México nuestra vida, esperamos que se nos abran oportunidades ya; se dice que México está recuperando la economía y las líneas aéreas están por contratar. Vamos con esa intención, de conseguir trabajo allí”, dijo Roberto Cota.

Los tres mexicanos, que llevaban en Libia cuatro, tres y dos meses respectivamente, trabajaban en Gadames Air Transport, transportando a personal de la empresa a los yacimientos petroleros, tras pasar dos años y medio desempleados por la crisis de Aerocalifornia.

“El cielo no lo sentíamos seguros nosotros como pilotos. Ya habían aviones militares desobedeciendo instrucciones, órdenes, cayendo, sus pilotos se expulsaban del avión y los aviones caían a tierra”, declaró Roberto.

“En lo personal nosotros, mi hermano, el compañero, no queríamos ya trabajar, le pedimos a la empresa que nos sacara y con artimañas nos fue teniendo dos, tres días más allí, y ahí están otros compañeros, hay cinco mexicanos más”, reveló.

Los otros cinco mexicanos son David Cruz Romero (comandante), Rodolfo López Salazar, Francisco Téllez, Guillermo Rivera y David Ruiz, quienes cedieron a las presiones de la empresa libia para seguir sacando a su personal de las plataformas petroleras.

Roberto continuó: “Nosotros lo que mirábamos es que el gobierno de Libia tiene muchísimos aviones, rusos, grandes, que podían ir a sacar a su gente, ellos tienen cómo hacerle”.

“Nosotros somos mexicanos y no era nuestra obligación en ese momento. Nos sentíamos inseguros y vimos por nuestra seguridad”, añadió.

El piloto negó que haya bombardeos aéreos en Trípoli, pero sí a las afueras y en todas las vías de acceso a la ciudad. “Trípoli sigue siendo del régimen de Gadafi. Lo que él perdió es el resto del país. De hecho en la ciudad hay muchos coches apoyándolo, suenan las bocinas por todos lados”, dijo.

“Por ello nosotros temimos que hubiera una enfrentamiento grande, por eso buscamos por diversos medios salir de allí”, indicó.

Por su parte, Marco Antonio indicó que él era el único que pudo lograr una señal de internet y a través de una comunicación su padre logró buscar ayuda para dejar ese país.

Los tres mexicanos llegaron esta madrugada en un avión de las Fuerzas Armadas Españoles, luego de que las embajadas de México en Argelia y en Italia se movilizaran para que pudieran abordar la aeronave junto con otras 119 personas de distintas nacionalidades.

“Recibimos mucho apoyo por medio de correo, porque los teléfonos estaban inoperativos, las redes sociales incomunicadas, y a través del correo de hotmail mi hermano fue el que empezó a contactar todo para poder irnos”, explicó Roberto.

Relataron que incluso en el aeropuerto todo resultaba un caos, pues las condiciones son insalubres, la gente está durmiendo en campamentos en medio de basura, las aerolíneas venden boletos de vuelos que finalmente no salen y hay militares disparando al aire para evitar que las personas, desesperadas, se abalancen.

Por último, sobre su fecha de regreso a México, Roberto aseguró que todavía no está definida, “aunque queremos irnos pronto, eso sí, no sin antes comernos una paella con un buen vino”.

Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Lo que los últimos estudios revelan sobre cuántas horas de sueño necesitas para pensar y sentirte mejor

Lograr dormir las horas suficientes de forma regular es crucial para mantener el funcionamiento normal del cerebro, así como para mejorar el estado de ánimo y el comportamiento tanto de niños como de adultos.
Por Barbara Jacquelyn Sahakian, Jianfeng Feng y Wei Cheng / BBC News Mundo
6 de mayo, 2022
Comparte

La mayoría de nosotros tiene problemas para pensar claro después de pasar una noche de mal sueño, con la mente nublada y la incapacidad de funcionar como de costumbre en la escuela, la universidad o el trabajo.

Podrás notar que no te concentras bien o que tu memoria no está en su punto. Como quiera que sea, décadas de mal sueño pueden potencialmente producir una disminución cognitiva.

El mal sueño también afecta el estado de ánimo y el comportamiento de las personas, ya sean niños o adultos. De manera que, ¿cuánto sueño necesita nuestro cerebro para poder operar apropiadamente a largo plazo? Nuestra nueva investigación, publicada en Nature Aging, ofrece una respuesta.

El sueño es un componente importante para mantener el funcionamiento normal del cerebro. El cerebro se reorganiza y se recarga durante el sueño. Además de remover los desperdicios tóxicos y fortalecer nuestro sistema inmune, el sueño también es clave para la “consolidación de la memoria”, durante la cual nuevos segmentos de recuerdos basados en nuestras experiencias son transferidos a nuestra memoria de largo plazo.

Una cantidad y calidad óptima de sueño nos permite tener más energía y mejor bienestar. Posibilita el desarrollo de nuestra creatividad y pensamiento.

Investigadores que observaron a bebés entre los tres y 12 meses notaron que un mejor sueño está asociado a mejores resultados de comportamiento en el primer año de vida, como la habilidad de adaptarse a nuevas situaciones o la regulación eficiente de la emoción.

Hay importantes cimientos fundamentales para el conocimiento, incluyendo la “flexibilidad cognitiva” (que nos permite cambiar de perspectiva fácilmente), y que están vinculados al bienestar posterior en la vida.

La regularidad del sueño parece estar conectada a la “red neuronal por defecto” (RND), que involucra a las regiones que están activas cuando estamos despiertos pero sin que estemos haciendo una tarea específica, como cuando descansamos mientras nuestra mente vaga.

Esta red incluye regiones que son importantes para la función cognitiva, como la corteza cingulada posterior (que se desactiva durante las funciones cognitivas), los lóbulos parietales (que procesan la información sensorial) y la corteza frontal (implicada en la planeación y cognición compleja).

Ilustración con la silueta de un hombre dormido y el cerebro y sistema nervioso superpuesto

Getty Images
El cerebro se reorganiza y se recarga durante el sueño.

Hay señales de que, en adolescentes y adultos jóvenes, el mal sueño puede estar asociado con cambios de conectividad dentro de esta red. Esto es importante porque nuestros cerebros todavía se están desarrollando hasta entrada la adolescencia y en la temprana adultez.

La alteración de esta red puede entonces tener un efecto colateral en la cognición, como la interferencia en la concentración y el procesamiento basado en el recuerdo, así como en procesos cognitivos más avanzados.

La alteración de los patrones de sueño, incluyendo la dificultad de caer y permanecer dormido, son características significativas del proceso de envejecimiento. Estas alteraciones del sueño son candidatos altamente verosímiles a ser contribuyentes a la disminución cognitiva y los desórdenes psiquiátricos en gente mayor.

Siete horas, pero no más ni menos

Una mujer de mediana edad con dificultades para dormir

Getty Images
Todos reaccionamos diferente a la falta de sueño.

El objetivo de nuestro estudio es conocer mejor el vínculo entre el sueño, la cognición y el bienestar.

Encontramos que tanto el sueño insuficiente como el excesivo contribuían a una deficiencia en la función cognitiva de una población de mediana a avanzada edad de 500 mil adultos tomados del UK BioBank (un banco de datos biomédicos en Reino Unido).

Sin embargo, no estudiamos a los niños ni adolescentes, y como sus cerebros todavía se están desarrollando, es posible que requieran diferente duración de sueño óptimo.

Uno de nuestros descubrimientos clave fue que siete horas de sueño cada noche era óptimo, con más o menos que eso aportando menos beneficios en cognición y salud mental.

De hecho, encontramos que las personas que durmieron esa cantidad tuvieron en promedio mejores resultados en exámenes cognitivos (incluyendo velocidad de procesamiento, atención visual y memoria) que aquellos que durmieron más o menos. Los individuos también necesitan consistentemente siete horas de sueño, sin mucha fluctuación en duración.

Dicho eso, todos respondemos ligeramente diferente a la falta de sueño. Descubrimos que la relación entre la duración del sueño, la cognición y la salud mental estaba mediada por la genética y la estructura cerebral.

Observamos que las regiones del cerebro más afectadas por la privación de sueño incluían el hipocampo, bien conocido por su papel en el aprendizaje y la memoria, y las regiones de la corteza frontal, implicada en el control vertical de la emoción.

Una doctora examina a un hombre mayor

Getty Images
La privación del sueño puede afectar el aprendizaje y la memoria.

Pero, aunque la falta de sueño puede afectar nuestros cerebros, también puede ocurrir a la inversa.

Es posible que el encogimiento asociado con la edad de las regiones del cerebro involucradas en la regulación del sueño y la vigilia contribuya a los problemas para dormir más adelante en la vida. Puede, por ejemplo, reducir la producción y secreción de melatonina, una hormona que ayuda a controlar el ciclo de sueño, en adultos más viejos.

Este descubrimiento parece sustentar otra evidencia que sugiere que hay un vínculo entre la duración del sueño y el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer y demencia.

Mientras siete horas de sueño son óptimas para protegernos contra la demencia, nuestro estudio indica que dormir lo suficiente también puede ayudar a aliviar los síntomas de la demencia protegiendo la memoria.

Esto realza la importancia de monitorear el sueño en pacientes mayores con desórdenes psiquiátricos y demencia para poder mejorar sus funciones cognitivas, salud mental y bienestar.

Cómo mejorar nuestro sueño

Un buen comienzo es asegurarnos de que la temperatura y la ventilación en nuestros dormitorios sean buenas: deberían estar frescas y aireadas.

También podrías evitar beber mucho alcohol y no ver películas de terror u otro contenido alarmante antes de irte a la cama. Idealmente, deberías estar en un estado calmado y relajado cuando intentas entrar en sueño. Pensar sobre algo agradable y relajante, como la última vez que estuviste en la playa, funciona para muchos.

Una mujer de espaldas dentro de un mar cristalino observando una idílica isla en la distancia

Getty Images
Piensa en un momento agradable que tuviste para relajarte y poder dormir.

Soluciones tecnológicas como las apps o dispositivos personales también pueden beneficiar la salud mental, así como registrar el sueño y garantizar la consistencia de la duración del sueño.

Para disfrutar la vida y funcionar óptimamente en la vida diaria, podrías entonces monitorear tus propios patrones de sueño para asegurarte de que estás obteniendo siete horas de sueño de manera regular.

*Barbara Jacquelyn Sahakian es profesora de Neuropsicología Clínica y Christelle Langley es investigadora asociada de posdoctorado en Neurociencia Cognitiva, ambas de la Universidad de Cambridge; Jianfeng Feng es profesor de Ciencia y Tecnología para la Inteligencia Inspirada en el Cerebro y Wei Cheng es principal joven investigador de Neurociencia, ambos de la Universidad de Fudan. Su artículo original fue publicado en The Conversation, cuya versión en inglés puedes leer aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.