Traductores bilingües: Promesa incumplida para los indígenas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Traductores bilingües: Promesa incumplida para los indígenas

Por Alicia Martínez Rangel
21 de marzo, 2011
Comparte

Foto: Cuartoscuro.

En los últimos días y a propósito de la exhibición en las salas de cine del documental Presunto Culpable, se han dado un sinnúmero de debates sobre la forma y los procesos de impartición de justicia en México, cuestionamientos que van desde la presentación de los acusados, los procedimientos, el papel de la defensa y de la parte acusadora, hasta la sentencia emitida por el juez.

Si bien cualquier persona puede ser vulnerable a padecer las irregularidades de un proceso judicial, es la población indígena la que se encuentra con mayores obstáculos para acceder al Estado de Derecho real, como las diferencias culturales y la marginación.

Según cifras del Consejo Nacional de Población (Conapo), hasta mediados de 2010 había 14 millones 172 mil 483 ciudadanos indígenas en México, concentrados, principalmente, en Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Para esta población, sólo hay 18 defensores públicos y 265 intérpretes certificados disponibles.

De acuerdo con el Censo de Población Indígena Privada de la Libertad 2006, de una población penitenciaria de 214 mil 275 personas, existían entonces 8 mil 767 indígenas en las cárceles mexicanas. De estos, 961 están a disposición de autoridades del fuero federal (212 procesados y 749 sentenciados), es decir, 10.96% de los detenidos; y 7 mil 806 (2 mil 483 procesados y 5 mil 323 sentenciados), lo que representa el 89.04%, están a disposición del fuero común.

Alrededor del 80% de los procesados y sentenciados de ambos fueros no contó con un traductor.

Para los indígenas acusados, la falta de defensores públicos, asesores, traductores o intérpretes en sus lenguas, derivan en el desconocimiento de sus derechos y en el difícil reclamo de su cumplimiento.

Además, son sometidos a procesos por autoridades administrativas o jurisdiccionales sin el auxilio de traductores o intérpretes. En muy pocos casos, los indígenas cuentan con traductores habilitados, porque aunque son hablantes de la lengua indígena con conocimientos del español, no tienen los conocimientos jurídicos para explicar en su lengua los alcances y consecuencias de los procesos en los que los acusados están involucrados, además que no cuentan con los recursos económicos y sociales necesarios para contratar servicios de asesoría y defensoría jurídica particular.

Trabajando por el cambio

Actualmente, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INLI) trabaja con el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) en el tema de la preparación y certificación de los defensores públicos bilingües y traductores e intérpretes.

En tanto, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) opera un programa para la excarcelación de indígenas, el cual considera aspectos como la buena conducta, entre otros, para lograrla.

Genaro Cerna Lara, director de Acreditación, Certificación y Capacitación del INALI, explicó a Animal Político que se realizan diplomados de formación de intérpretes de lenguas indígenas en coordinación con los Tribunales Superiores de Justicia de los estados, las procuradurías locales, la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y las instancias protectoras de derechos locales y de la sociedad civil.

Cerna Lara dijo que, si bien la ley establece que es obligación de los ministerios públicos y jueces el solicitar asistencia de un intérprete o traductor de la lengua indígena, esto no se cumple a cabalidad, “y por eso estamos trabajando en ofrecer a las autoridades encargadas de la procuración y administración de justicia un padrón nacional de intérpretes y traductores al cual puedan acudir cuando requieran sus servicios”.

Por otra parte, el funcionario señaló que entre los problemas manifestados por las autoridades, están los de carácter administrativo, por ejemplo, el que los ministerios públicos o los jueces tienen tiempos muy cortos para conseguir intérpretes.

“Son de 24 a 48 horas, no hay un instrumento eficiente que les permita tener un intérprete cuando se necesita”, dijo Cerna Lara, y agregó que de ahí surge la necesidad de dar a conocer el padrón nacional de intérpretes y traductores acreditados.

A la fecha se han realizado nueve diplomados en este tema, y ya se acreditó a 265 intérpretes de diferentes variantes lingüísticas, cantidad que, sin embargo, se encuentra por debajo de las necesidades de la población indígena en México.

El primer diplomado fue en 2007 y se realizó en Guerrero y después en Oaxaca, Chiapas, Quintana Roo y Chihuahua, estados en los que se encuentran los mayores problemas en cuestiones jurídicas con la población indígena.

Sin embargo, hasta la fecha no existe un registro del número de intérpretes o traductores que prestan servicios sin demostrar que cuentan con conocimientos vastos que les permitan realizar una defensa adecuada, lo que propicia el incumplimiento de los procesos y procedimientos jurídicos o administrativos en perjuicio de los indígenas.

Los principales obstáculos

Es importante que los intérpretes o traductores conozcan la lengua indígena, sin embargo, se enfrentan a la tarea de conocer a cabalidad los conceptos jurídicos. Aun cuando los intérpretes tienen conocimientos de derecho, no siempre son bien aplicados a los casos reales, por lo que se han dado a la tarea de realizar un glosario de los preceptos del derecho positivo para lograr que los implicados comprendan el alcance de su acusación y las consecuencias.

Otro de los problemas es la falta de recursos económicos para defender a los indígenas, ya que aunque las instancias públicas buscan cubrir los honorarios de los defensores, intérpretes y traductores, muchas veces son las organizaciones civiles que de buena voluntad hacen esta tarea.

En el Informe del Relator Especial sobre la Situación de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales de los Indígenas 2003 y 2004 se señala que es en el campo de la procuración de justicia donde se observa la vulnerabilidad de los pueblos indígenas, que denuncian ser víctimas de discriminación, vejaciones, abusos, detenciones arbitrarias y torturas.

Ante esta situación, organismos nacionales e internacionales de protección de los derechos humanos se han dado a la tarea de vigilar que se cumpla el proceso pertinente, es decir, que se cumpla, en primera instancia, la garantía de contar con un intérprete.

En los mismos informes se señala que en los juicios en los que se ven involucrados los indígenas se multiplican las irregularidades porque el ministerio público y los jueces suelen ignorar las costumbres jurídicas indígenas, así como sus usos y costumbres.

En muchas ocasiones, según los informes, las sentencias están fuera de proporción a los delitos imputados, como sucede con los casos vinculados a delitos ambientales, contra la salud, las leyes federales de armas y de telecomunicaciones.

Cerna Lara argumenta que se debe buscar que los indígenas primero sean juzgados con base en sus usos y costumbres, salvo que sean mestizos, ya que en ese caso se apela de manera irrestricta al derecho positivo, y que si se apela sólo a la justicia indígena la problemática es menor, pero cuando se sale de estos límites, es indispensable el requerimiento de intérpretes.

“Por ello es importante que estos conozcan la cultura para que los indígenas puedan ser defendidos apropiadamente, y en los casos que así sean, puedan evadir las consecuencias del dolo en la ejecución de un delito”, subrayó Cerna.

El funcionario del INLI refirió que, por ejemplo, “robarse a la novia” es una tradición en los pueblos indígenas: “puede resultar incluso loable este hecho al interior de la comunidad, al defender el hombre su rol de protector, hombre valeroso y proveedor; sin embargo, de acuerdo a los mestizos, este hecho puede llevar a un indígena a la imputación de las responsabilidades por el delito de secuestro”.

De igual forma, dijo Cerna, algunos indígenas se ven obligados a portar armas de fuego que les permiten desarrollar su trabajo en el campo para defenderse, incluso, de animales salvajes, lo que ha provocado que varios sean juzgados y sentenciados.

Otros son utilizados en el paso de drogas, es decir, que sin tener conocimiento de la mercancía que trasladan de un lugar a otro, son juzgados por tráfico de droga, explicó el funcionario del INLI.

Cerna Lora subrayó que dentro de la capacitación que se da a los defensores, intérpretes y traductores prevalece la defensa de los derechos humanos, aún por encima de los usos y costumbres, como es en el caso de la violencia contra las mujeres.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El extraordinario caso de Lucy Lintott: pese a tener enfermedad de la motoneurona, pudo tener dos hijos

La EMN es una enfermedad terminal que progresa rápidamente y que impide que los mensajes del cerebro lleguen a los músculos. La mayoría de los enfermos no viven más allá de tres años tras el diagnóstico. Lucy Lintott vive desde hace ocho años con la enfermedad y ha dado a luz dos niños.
4 de mayo, 2022
Comparte

Lucy Lintott siempre soñó con tener hijos, pero cuando le diagnosticaron la enfermedad de la motoneurona (EMN), con solo 19 años, los médicos le dijeron que nunca podría tener una familia.

La mayoría de las personas que sufren esa enfermedad no sobreviven más allá de los tres años siguientes al diagnóstico, pero ocho años después, Lucy tiene dos hijos pequeños y planea casarse con su pareja, Tommy, a finales de este mes.

Se cree que es la segunda persona en el mundo con EMN en dar a luz dos veces.

La EMN es una enfermedad terminal que progresa rápidamente y que impide que los mensajes del cerebro lleguen a los músculos.

La enfermedad hace que gradualmente movimientos como agarrar, caminar, hablar y tragar sean extremadamente difíciles y finalmente imposibles.

Dificultades en la movilidad y el habla

Lucy, quien creció en la ciudad de Garmouth, en el noreste de Escocia, fue diagnosticada con esta condición a fines de 2013.

Fue la persona más joven en ser diagnosticada en Escocia con esta enfermedad, que normalmente afecta a las personas de más de 40 años.

Tres años después, con 22, Lucy le dijo a la BBC que sentía como si se estuviera quedando “lentamente paralizada” y que su preocupación era ir perdiendo poco a poco su “personalidad divertida”.

La enfermedad hizo que necesitara utilizar una silla de ruedas, ya que le resultaba imposible caminar sin ayuda. Su capacidad de hablar también se vio afectada.

Lucy Lintott

BBC
A Lucy le diagnosticaron EMN a los 19 años.

Lucy grabó su voz para que pudiera usarse en caso de perder completamente el habla y comenzó a recaudar fondos para que se investigue su condición.

Pero como comentó en un nuevo documental de la BBC (Ser mamá con EMN), el futuro la aterraba.

Amigos de la escuela

A pesar de que necesitaba cuidadores profesionales para ayudarla con la mayoría de las tareas, Lucy estaba decidida a mudarse de la casa de sus padres a su propio apartamento en Elgin, una ciudad no muy lejos de donde vive su familia.

“Eso realmente cambió muchas cosas”, dice. “Empecé a ser independiente, así que podía invitar a un chico sin que mi mamá me hiciera pasar vergüenza”.

En 2018, Lucy se reconectó con su antiguo amigo de la escuela Tommy Smith, con quien compartía la clase de estudios modernos.

Tommy cuenta que él era muy tímido, pero Lucy era muy extrovertida y su risa se podía escuchar desde tres clases más lejos.

Él dice que no pudo resisitirse a su sonrisa radiante y a sus ojos enormes. A Lucy le atraían sus camisetas y pantalones ajustados.

Los amigos se convirtieron en pareja.

“Yo no tenía que protegerme a mí misma”, dice Lucy. “Él sabía en qué se estaba metiendo. Él tuvo que lidiar con gente que le decía que yo tenía EMN”.

Ayuda

Tommy le propuso matrimonio en 2019 y posteriormente la pareja anunció que Lucy estaba embarazada.

Su padre, Robert, dice que temían por la salud de Lucy, así como por la del bebé. El riesgo para Lucy era grande porque no se sabía cómo sus músculos irían a reaccionar.

Tommy, Lucy y sus dos hjijos

BBC
La recompensa de ser padres supera los riesgos, dice Lucy.

“Pero la recompensa de ser padres superaba los riesgos”, explica Lucy.

El 13 de febrero de 2020, Lucy dio a luz a un niño, a quien en público llaman LJ.

Tommy dice que Lucy asumió el rol de madre con gran facilidad, aunque tenía que trabajar de cerca con un equipo de asistentes para cuidar a LJ.

“Trabajar con cuidadores consiste en que yo les explique y les describa cómo quiero que se hagan las cosas”, dice Lucy. “Básicamente, ellos son como mis brazos“.

“Aunque usa a otra persona para atenderlos, es ella quien da las instrucciones”, agrega Tommy.

“Muchos le decían ‘no puedes hacer esto’. Lucy está haciendo un trabajo fantástico. Hace un trabajo mucho mejor que el mío”.

Nuevo embarazo

Poco después de que naciera LJ llegó la pandemia. Lucy tuvo que resguardarse y la pareja pospuso la boda.

En el peor momento de la pandemia tuvo que mudarse a la casa de sus padres para proteger su salud y continuar recibiendo los cuidados que necesitaba.

Y, en mayo del año pasado, Lucy y Tommy anunciaron que estaban esperando una niña.

La madre de Lucy, Lydia, cuenta que su hija siempre quiso tener hijos y que fue hermoso cuando llegó LJ.

Lucy, Tommy, y su bebé

BBC
La pareja planea casarse pronto.

“Pero cuando anunciaron que iban a tener otro, pensamos: ‘¡Oh, mi Dios, qué has hecho!”, recuerda Lydia.

La niña, llamada AR, nació justo después de Navidad.

“El parto fue muy duro y aterrador, pero las dos estamos bien y eso es lo más importante”, asegura Lucy.

“Ella es definitivamente la última. No creo que mi cuerpo pueda tolerarlo de nuevo”.

Matrimonio

Lucy cuenta que depende en gran medida de sus cuidadores para que la ayuden con sus niños, pero dice que está constantemente involucrada en sus vidas y ellos saben que es su madre.

“Estoy orgullosa de que la maternidad se me dio bastante fácil pese a ser persona con discapacidad”, señala.

“Si pudiese hacerlo todo físicamente, lo haría. No disfruto mirando a otra gente con mis niños”.

Lucy Lintott

Cortesía Lucy Lintott
Lucy cuenta que de pequeña era muy deportista.

Lucy tiene planeado casarse con Tommy este mes y luego quiere pasar la mayor cantidad de tiempo posible con su familia.

“No soy materialista”, dice. “A mí lo que más me interesa es mi familia y pasar tiempo con la gente que amo, porque no sé cuánto tiempo me queda por delante”.

“Estoy muy agradecida. Sé que soy una de las muy pocas personas con EMN que pudo tener un hijo, menos aún dos. No doy nada por sentado”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4SuK4Nr2-s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.