close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
¿Qué tan negro fue Durazo?
Por Moisés Castillo
16 de abril, 2011
Comparte

El poeta Gabriel Zaid dijo alguna vez que si la Secretaría de Hacienda cobrara impuesto a la “mordida” la recaudación fiscal aumentaría enormemente. Arturo El Negro Durazo, fue más allá e institucionalizó las cuotas quincenales en la policía capitalina. Al paladín de la justicia no le gustaban los pesos y exigía que el dinero obtenido por las extorsiones fuera cambiado por dólares o centenarios.

El excomandante de la temible Dirección Federal de Seguridad se convirtió en la pesadilla de la ciudad de México.

Durazo creía que podía ser Presidente

Durazo creía que podía ser Presidente

Entre 1976 y 1982, El Negro Durazo acumuló tanto poder que llegó a pensar que podía ser presidente de México. Acumuló tanto dinero que construyó un Chalet estilo suizo equipado con un galgódromo, caballerizas, canchas de tenis, un gran estacionamiento para su colección de autos de lujo y hasta una réplica de la legendaria discoteca neoyorquina Studio 54. Durazo tenía delirios de grandeza y mandó a construir su propio Partenón de 20 mil metros cuadrados en Zihuatanejo.

La vida desenfrenada de El Negro Durazo no se puede entender sin la complicidad de sus amigos Luis Echeverría y José López Portillo. El originario de Cumpas, Sonora, es el ejemplo más emblemático de la corrupción y de la excentricidad que prevaleció en las altas esferas del gobierno. Fueron tan evidentes sus excesos, que no tenía nada que ocultar, sus caprichos se transformaron en políticas públicas.

Era tan transparente que se dejaba ver con sus anillos ostentosos y nunca ocultó su riqueza. En una entrevista televisiva puso las cosas en claro “Multimillonario no lo soy. Soy millonario y siempre lo he dicho”. Todos querían ser amigo de Arturo Durazo.

Pero, ¿Qué tan negro fue Durazo? ¿Se sabe todo de este personaje que a los 24 años ingresó a la Academia de Policía? ¿Fue cierto que detuvo al Che Guevara y a Fidel Castro, y les dio una “calentada” antes de que triunfara la revolución cubana?  Estas y otras preguntas las responde el documental Verdaderamente Durazo, dirigido por Mauricio Katz y producido por CANANA y Once TV México.

Verdaderamente Durazo es un documental que soslaya el cliché de la denuncia fácil, la consigna predecible y el griterío rojillo. Es una obra que tiene una propuesta visual muy kitsch y un guión que reúne información periodística y voces autorizadas como la de Lorenzo Meyer y Carlos Monsiváis, que ayudan a comprender a “El Negro” Durazo en ese momento histórico de la abundancia petrolera, del PRI omnipresente y del poder absoluto que corrompe absolutamente.

La ópera prima de Mauricio Katz se aleja del documental con “moraleja” y en cambio sorprende con un trabajo visual irreverente-inteligente, una voz en off que invita a la ironía y a recordar esas crónicas televisivas ochenteras que exaltaban los logros de la revolución encarnada en el PRI. Los abusos de El Negro Durazo, sus vínculos con el narco y su egolatría, indignan a la distancia en un país que sigue ahogándose en la corrupción. Cinco sexenios ya pasaron y Durazo sigue entre nosotros con otros nombres y apellidos…

El dibujo de Naranjo titulado “Tírele al negro” es más que elocuente: el presidente Miguel de la Madrid le dice a un pobre campesino “te doy este jitomate podrido a cambio de que olvides a ya sabes quién”. Y al fondo aparece el rostro de El Negro Durazo. Todo por la “renovación moral”.

-¿Por qué retratar a Arturo Durazo y no a “La Quina” o Elba Esther Gordillo?

Recuerdo que de niño escuchaba cosas de Durazo, sin saber realmente quién era. Un día me topé con la película “Lo Negro del Negro” de Benjamín Escamilla Espinosa y Ángel Rodríguez y dije ‘¡wuao! Qué personaje y qué historia, es un material increíble’. Escarbé y escarbé y me di cuenta que había un mundo de materiales visuales e impresos, el personaje me impresionó.

Fragmento de la película Lo negro del negro Durazo

-¿Cambió tu percepción de El Negro Durazo después de terminar el documental?

No para nada. Me encariñé con él, tenía esa percepción de la película y del libro de su ex colaborador José González González, nada más. Pero lo que sí sentí al final es que Durazo fue un personaje muy dinámico, muy querido, su vida en la fiesta, todo mundo quería estar cerca de él. Tenía un gran entusiasmo, era muy generoso con su gente. Me recuerda un poco a Elvis en el sentido de estos regalos espléndidos. La gente que lo conocía habló muy bien de él, que era chistoso y buen amigo.

-Entonces, ¿Durazo no es como lo pintan?

Sí y no. Durazo se volvió loco con el poder, tenía un problema de adicción al alcohol y a la cocaína. Al mismo tiempo fue un personaje muy temible y reprobable. Quise ponerlo en contexto, no fue el único funcionario corrupto, así eran las cosas en tiempos del PRI poderoso. Cuando llega De la Madrid empieza la persecución y vemos a un Durazo confundido, ‘porque a mí’, ‘yo por qué chingados, si los demás también lo hacen’. No es que fuera un “chivo expiatorio”, porque sí fue culpable de muchas cosas, pero fue un personaje a la medida para la “renovación moral”.

-¿Cuáles fueron los obstáculos para la realización de Verdaderamente Durazo?

Hablé con mucha gente cercana a Durazo, judiciales, policías, que no quisieron hablar frente a la cámara, algunos por miedo y paranoia, y otros no querían estar conectados con este personaje. En ese aspecto fue difícil que hablaran y al final tuve que irme con los especialistas. Fue un poco revivir la historia y agarrar todo el material y contar la historia, que la gente se acuerde y entienda bien lo que pasó. Elegir qué incluir fue de los más complicado, básicamente me metí a todos los archivos y a todas las fotos que había de él. Tuvimos mucho apoyo de Canal Once, Televisa, la revista Proceso y la hemeroteca. Al final, me interesa que cada quien saque sus propias conclusiones.

NY, Jarmusch y las chicas

 

El director del documental, Mauricio Katz

El director del documental, Mauricio Katz

Mauricio Katz tiene 34 años y hasta hace poco estuvo al frente de Tarántula Films, una de las distribuidoras más exitosas de la industria del cine. Distribuyó películas como La montaña sagrada, de Alejandro Jodorowski; El tiempo que queda, del francés François Ozon; Dramamex, de Gerardo Naranjo; La ciencia del sueño, de Michel Gondry; Lights in the Dusk, de Aki Kaurismaki; entre otras joyas del cine mundial.

Mauricio dio un saltó y quiso contar sus propias historias. Tal vez veía con un poco de recelo las películas que distribuía y sintió que era momento de crear y escribir e imaginar secuencias que había aprendido en películas que le sacudieron la cabeza como Eraserhead de David Lynch o Mystery Train de Jim Jarmuch. Una gran influencia para armar el rompecabezas de Verdaderamente Durazo fue el documental The kid stays in the picture, de N. Burnstein y B. Morgen, sobre la vida del exproductor de la Paramount Robert Evans.

“Trabajé con gráficos y márketing de películas mucho tiempo, entonces tengo experiencia en el medio y como que de ahí salió la necesidad de hacer el documental. Una crítica que recibe mucho es que no es serio, no es institucional, pero igual no se dan cuenta que me estoy burlando. Hay gente que reacciona con mucha adversidad una onda de ‘qué pedo contigo’. Quise agarrar el tono de la revista Alarma, el amarillismo y la tele de los 80s”.

A Mauricio desde niño le gustó el cine. La película Amadeus, de Milos Forman, le cambió la vida y fue la primera vez que tuvo noción de que en un film había un director, productor, fotógrafo, y así fue como empezó a realizar sus propios cortos caseros con sus amigos. Su padre Arturo Katz y su madre Rocío Mayo, siempre lo apoyaron en todo. Creció en un entorno liberal que le permitió alcanzar poco a poco sus sueños.

Luego de estudiar la preparatoria en el Colegio Americano, en 1996 se fue a tomar clases de cine en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York pero a la distancia se arrepiente un poco. Dice que perdió la oportunidad de tener su propio equipo de trabajo, que generara su dinámica y proyectos a corto y mediano plazos. Sin embargo, estar cuatro años en la Gran Manzana le abrió su mente y no permitió que lo aplastara. Regresó a México y fundó la compañía Judo, donde realizó diversas campañas publicitarias para varias películas, entre ellas, “Y tu mamá también”.

“Fue una experiencia difícil. Es muy demandante Nueva York, si te quita mucho. Nunca pensé en términos de quedarme ahí porque siempre percibí que era mucho más fácil hacer cosas acá, en un terreno más fértil. Si me abrió muchísimo, por ejemplo, inauguré el Videódromo tras mi experiencia de entrar a ese gran videoclub que es el Kim’s Video. Cuando abrí el Videódromo ya no tenías que gastar un dineral para ver una peli de Kurosawa o esperar a que la pasaran en canal 11 o en el 22. No había accesibilidad a muchas películas en DVD y era terrible para la cultura en nuestra ciudad”.

Mauricio es un cinéfilo sofisticado. Tiene una inmensa colección de películas que guarda como su gran tesoro y que en su momento le sirvieron para ligar a chicas guapas que desconocían films de la “Nueva ola francesa”, cintas rusas o cine mudo. Las invitaba a su casa a ver “Noche en la Tierra”, de Jim Jarmusch, y las mujeres enloquecían. Actualmente imparte la materia que se llama Producción, Distribución y Exhibición de Cine en la Universidad Centro. Además da asesorías de proyectos terminales de tesis

-¿Cuál es la situación en que se encuentra el documental mexicano?

Creo que está en muy buen lugar, vimos el fenómeno de “Presunto culpable” y el poder que tiene el documental para despertar a la gente. El documental mexicano está muy maduro. Hay trabajos espléndidos como Los herederos, los documentales de Rulfo, Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo, El general, La mosca, recientemente pudimos ver La guerrera. El documental tiene la ventaja que no necesita grandes presupuestos, realmente puedes hacerlo con muchas ganas, inteligencia, una cámara y un equipo de edición.

-¿Qué esperas de Verdaderamente Durazo?

Lo terminé hace tres años y veo los errores, lo que no me gusta. Lo que espero es que sea entretenido, que la gente se la pase bien y se ría un poco. Espero que me lleve a otras cosas pero la verdad no tengo pretensiones. Durazo es como un poco mi opera prima, un aprendizaje, me sirvió mucho y fue una experiencia muy rica. No es que me sintiera preparado, fue una cosa más bien de aventarme a hacerlo.

-¿Qué personaje se puede emparentar con El Negro Durazo?

No sé, igual a Gadafi, Imelda Marcos, Fujimori, Idi Amin Dada… Mmm te estoy dando nombres de dictadores, Durazo no lo fue pero tenía esa demencia de poder que lo alejó de la realidad. Sé que no tiene la importancia de ellos, pero yo lo veo así, como un loco de poder.

Avance de Verdaderamente Durazo

Sabías que…

-En la primaria lo bautizaron como El Negro y tuvo la suerte de estudiar con Luis Echeverría y José López Portillo.

-José López Portillo nombró a Durazo jefe de la Policía y Tránsito del DF, pero tenía antecedentes penales lo cual le impedía ocupar el puesto.

-El 29 de enero de 1976 fue acusado por tráfico de cocaína ante la Corte Federal del Distrito de Miami, Florida. Se expidió una orden para considerarlo fugitivo de la justicia estadounidense.

-López Portillo le pidió al presidente Gerald Ford desaparecer la orden de arresto y desaparecieron los cargos.

-A petición de Durazo, López Portillo lo nombró general de cinco estrellas, el grado más alto del Ejército Mexicano, aunque nunca formó parte de él.

-Fue nombrado hombre del año y reconocido por el director de la milicia y transporte de Moscú como un “brillante y prestigiado investigador mexicano”.

-El café con coñac era su bebida favorita y cargaba dosis de cocaína para sus viajes de trabajo.

-Regalaba centenarios a sus amigos con una leyenda grabada que decía “Del general Arturo Durazo”.

-Se le otorgó el reconocimiento “Doctor Honoris Causa” por parte del Tribunal Supremo de Justicia.

-6 de agosto del 2000, afectado de un cáncer terminal, murió de un paro cardiaco a los 76 años de edad.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
4 trucos para convertirte en un lector voraz (y los beneficios que te traerá serlo)
Más allá de ser una buena manera de aumentar nuestros conocimientos, la lectura tiene efectos positivos sobre nuestro estado de ánimo y nuestra personalidad. Pero ¿cómo se puede llegar a ser un buen lector?
Getty Images
13 de mayo, 2019
Comparte

En febrero de 2018, el cohete de Elon Musk Falcon Heavy dejó la tierra con una inusual carga a bordo.

En lugar de equipamiento o astronautas, el visionario empresario introdujo su auto, un Tesla Roadster color cereza. Un maniquí vestido con un traje espacial ocupaba el asiento del conductor.

Pero la verdadera sorpresa estaba en la guantera. Ahí, inmortalizada en vidrio grabado, había una copia de la serie Fundación del escritor Isaac Asimov.

Ambientada en un decadente imperio galáctico de un futuro muy lejano, la saga de ciencia-ficción despertó el interés de Musk por los viajes espaciales cuando era un adolescente.

Tal es el poder de los libros. La lectura ha plantado semillas en las mentes de innumerables innovadores.

Barack y Michelle Obama ante un grupo de gente

Getty Images
El expresidente de Estados Unidos Barack Obama dijo que la lectura le enseñó quién es y cuáles son sus creencias.

Incluso si no tienes ambiciones tan elevadas, la lectura le puede dar un impulso a tu carrera: se sabe que este hábito reduce el estrés, estimula el funcionamiento del cerebro e incluso mejora la empatía.

Sin olvidar los evidentes beneficios de toda la información que contienen sus páginas.

Así que aquí está tu guía de las ventajas probadas de leer libros y algunos consejos para unirte al exclusivo club de personas que lo hacen al menos durante una hora al día.

Más empatía

Piensa en la empatía.

Aunque el mundo de los negocios tradicionalmente ha dejado de lado la inteligencia emocional a favor de otros factores como la seguridad y la capacidad de tomar decisiones importantes, en los últimos años se ha empezado a valorar más como un talento importante.

En 2013, el psicólogo social David Kidd se preguntaba qué actividades pueden llevar a tener más empatía.

“Y, como lector de toda la vida, se me ocurrió que la ficción es un lugar donde regularmente nos implicamos en las experiencias únicas de otras personas“, dice.

Junto con un colega de la Nueva Escuela para la Investigación Social en Nueva York, Kidd investigó si la lectura puede mejorar la capacidad de entender que otras personas tienen pensamientos y deseos y que estos pueden diferir de los de uno mismo.

Lectores

Getty Images
La lectura ha plantado semillas en las mentes de innumerables innovadores.

No es lo mismo que la empatía, pero las dos habilidades están estrechamente vinculadas.

“La mayoría de las personas, si saben cómo se sienten los demás, usarán esa información positivamente, de manera social”.

Además de mejorar tu capacidad para entenderte con colegas y empleados, la empatía puede conducir a reuniones y colaboraciones más productivas.

“Hay investigaciones que demuestran que las personas tienden a ser más productivas en grupos en los que se sienten libres para expresar su desacuerdo, especialmente cuando se trata de tareas creativas”, explica Kidd.

Consejos de ávidos lectores

Ahora que estás convencido de los beneficios de la lectura, considera esto: según un estudio de 2017 realizado con 1.875 personas por el regulador de medios británico Ofcom, el adulto británico medio pasa cerca de dos horas y 49 minutos en su teléfono cada día.

Imagen difuminada de una tienda de libros

Getty Images
La lectura es una buena manera de aumentar nuestros conocimientos.

Para alcanzar el objetivo de una hora diaria de lectura, la mayoría de las personas tendrían que reducir en un tercio el tiempo que le dedican al teléfono.

Para ayudarte en el camino, ya seas un acaparador nato de libros o un petulante exagerado, te ofrecemos algunos consejos de personas que se llaman a sí mismos con orgullo “ávidos lectores”.

1. Lee porque quieras hacerlo

Cristina Chipurici aprendió a leer sola cuando tenía 4 años. Devoró cada libro que había en la casa de sus padres. Pero entonces, algo sucedió.

“Una vez que empecé la primaria y la lectura se volvió obligatoria, desarrollé una especie de repulsión hacia la actividad, causada por el profesor de Lengua que teníamos, que me hizo no querer leer un libro nunca más”, cuenta.

Esta aversión a los libros duró hasta que tenía veintitantos años, cuando Chipurici empezó a darse cuenta, poco a poco, de lo que se estaba perdiendo, de lo avanzados que estaban los que leían y la importante información que contenían los libros.

Tres chicas jóvenes leyendo

Getty Images
La lectura tiene efectos positivos tanto en nuestro estado de animo como en nuestra personalidad.

Aprendió a amar la lectura otra vez y terminó por establecer The CEO Library, una página web sobre los libros que han dado forma a las carreras de las personas más exitosas del mundo, desde autores a políticos pasando por magnates de las finanzas.

“Hubo muchos factores que explican este cambio, desde mentores, la decisión de invertir en un curso online donde descubrí un sistema educativo diferente, la lectura de los artículos del blog de Ryan Holiday, y probablemente muchos otros factores de los que no soy consciente”.

La moraleja de esta historia es que lo recomendable es leer porque quieras hacerlo y no dejar nunca que se convierta en una tarea.

2. Encuentra el formato de lectura ideal para ti

Pese a que el bibliófilo típico es alguien que camina cargado de libros físicos y tiene una predilección por las primeras ediciones como si fueran preciosos artefactos de la antigüedad, no tiene por qué ser así para todos.

“Tengo dos horas de camino al trabajo y de vuelta a casa”, señala Kidd. “No es ideal pero da mucho tiempo para leer”.

En sus viajes no al volante, se ha dado cuenta de que es mucho más conveniente leer en una pantalla, como la de su teléfono, que cargar con un libro todo el tiempo. Cuando lee no ficción, recurre a los audiolibros.

Montaje de un auto y de fondo la Tierra

Getty Images
Elon Musk grabó novelas de ciencia ficción de Isaac Asimov en la guantera del auto Tesla que lanzó al espacio con el cohete Space X Falcon Heavy.

3. No te pongas objetivos intimidantes

Mantener el ritmo de los hábitos de los grandes ejecutivos puede ser una tarea intimidante.

Dos destacados triunfadores entrevistados para The CEO Library son Fabrice Grinda, un emprendedor tecnológico que empezó con US$100.000 de deuda en tarjetas de crédito y ahora ha amasado una fortuna de más de US$300 millones al vender sus acciones en exitosas inversiones, y Naveen Jain, un empresario y filántropo que fundó Moon Express, una startup de Silicon Valley que aspira a minar la Luna para obtener recursos naturales.

El primero lee 100 libros al año, al segundo le gusta despertarse a las 4 de la madrugada para leer libros durante tres horas.

Pero no hace falta que sea así. Andra Zaharia experta freelance en marketing de contenido, tiene un podcast y es una apasionada lectora. Su consejo preferido es: evita expectativas poco realistas y objetivos intimidantes.

“Incorporar la lectura diaria, creo, es cuestión de empezar poco a poco”, dice Zaharia.

“No tienes que fijarte un objetivo de 60 libros al año. Los libros en Kindle pueden ser más fáciles porque no puedes ver fácilmente cuántas páginas te quedan”, explica.

4. Si realmente te cuesta trabajo, aplica la “regla de las 50”

Esta regla te ayudará a decidir cuándo debes dejar un libro. Si eres propenso a abandonar una lectura en la página cuatro de forma despiadada o tienes que hacer un gran esfuerzo con tomos que has empezado a odiar, la idea es leer 50 páginas y entonces decidir si, como diría Marie Kondo, el libro “te genera alegría”. Si no lo hace, déjalo.

La estrategia la ideó la escritora, bibliotecaria y crítica literaria Nancy Pearl, que la explicó en su libro Book Lust.

Incluye una advertencia pensada para personas que tienen más de 50 años, a quienes les sugiere que resten su edad de 100: la cantidad resultante es el número de páginas que deben leer porque -apunta Pearl- según cumples años, la vida se hace realmente demasiado corta para leer libros malos.

Así que ahí lo tienes. Soltar el teléfono solo una hora al día y sustituirlo por un libro puede aumentar tus niveles de empatía y hacerte más productivo. Si las personas más ocupadas y exitosas pueden hacerlo, tú también.

Quién sabe qué harás con todo ese conocimiento e inspiración adicional. Quizá termines teniendo tu propio emprendimiento espacial.

Este artículo fue elaborado para la versión digital de Centroamérica Cuenta, un festival literario que se celebra en San José de Costa Rica entre el 13y el 17 de mayo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.