close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Qué tan negro fue Durazo?

Por Moisés Castillo
16 de abril, 2011
Comparte

El poeta Gabriel Zaid dijo alguna vez que si la Secretaría de Hacienda cobrara impuesto a la “mordida” la recaudación fiscal aumentaría enormemente. Arturo El Negro Durazo, fue más allá e institucionalizó las cuotas quincenales en la policía capitalina. Al paladín de la justicia no le gustaban los pesos y exigía que el dinero obtenido por las extorsiones fuera cambiado por dólares o centenarios.

El excomandante de la temible Dirección Federal de Seguridad se convirtió en la pesadilla de la ciudad de México.

Durazo creía que podía ser Presidente

Durazo creía que podía ser Presidente

Entre 1976 y 1982, El Negro Durazo acumuló tanto poder que llegó a pensar que podía ser presidente de México. Acumuló tanto dinero que construyó un Chalet estilo suizo equipado con un galgódromo, caballerizas, canchas de tenis, un gran estacionamiento para su colección de autos de lujo y hasta una réplica de la legendaria discoteca neoyorquina Studio 54. Durazo tenía delirios de grandeza y mandó a construir su propio Partenón de 20 mil metros cuadrados en Zihuatanejo.

La vida desenfrenada de El Negro Durazo no se puede entender sin la complicidad de sus amigos Luis Echeverría y José López Portillo. El originario de Cumpas, Sonora, es el ejemplo más emblemático de la corrupción y de la excentricidad que prevaleció en las altas esferas del gobierno. Fueron tan evidentes sus excesos, que no tenía nada que ocultar, sus caprichos se transformaron en políticas públicas.

Era tan transparente que se dejaba ver con sus anillos ostentosos y nunca ocultó su riqueza. En una entrevista televisiva puso las cosas en claro “Multimillonario no lo soy. Soy millonario y siempre lo he dicho”. Todos querían ser amigo de Arturo Durazo.

Pero, ¿Qué tan negro fue Durazo? ¿Se sabe todo de este personaje que a los 24 años ingresó a la Academia de Policía? ¿Fue cierto que detuvo al Che Guevara y a Fidel Castro, y les dio una “calentada” antes de que triunfara la revolución cubana?  Estas y otras preguntas las responde el documental Verdaderamente Durazo, dirigido por Mauricio Katz y producido por CANANA y Once TV México.

Verdaderamente Durazo es un documental que soslaya el cliché de la denuncia fácil, la consigna predecible y el griterío rojillo. Es una obra que tiene una propuesta visual muy kitsch y un guión que reúne información periodística y voces autorizadas como la de Lorenzo Meyer y Carlos Monsiváis, que ayudan a comprender a “El Negro” Durazo en ese momento histórico de la abundancia petrolera, del PRI omnipresente y del poder absoluto que corrompe absolutamente.

La ópera prima de Mauricio Katz se aleja del documental con “moraleja” y en cambio sorprende con un trabajo visual irreverente-inteligente, una voz en off que invita a la ironía y a recordar esas crónicas televisivas ochenteras que exaltaban los logros de la revolución encarnada en el PRI. Los abusos de El Negro Durazo, sus vínculos con el narco y su egolatría, indignan a la distancia en un país que sigue ahogándose en la corrupción. Cinco sexenios ya pasaron y Durazo sigue entre nosotros con otros nombres y apellidos…

El dibujo de Naranjo titulado “Tírele al negro” es más que elocuente: el presidente Miguel de la Madrid le dice a un pobre campesino “te doy este jitomate podrido a cambio de que olvides a ya sabes quién”. Y al fondo aparece el rostro de El Negro Durazo. Todo por la “renovación moral”.

-¿Por qué retratar a Arturo Durazo y no a “La Quina” o Elba Esther Gordillo?

Recuerdo que de niño escuchaba cosas de Durazo, sin saber realmente quién era. Un día me topé con la película “Lo Negro del Negro” de Benjamín Escamilla Espinosa y Ángel Rodríguez y dije ‘¡wuao! Qué personaje y qué historia, es un material increíble’. Escarbé y escarbé y me di cuenta que había un mundo de materiales visuales e impresos, el personaje me impresionó.

Fragmento de la película Lo negro del negro Durazo

-¿Cambió tu percepción de El Negro Durazo después de terminar el documental?

No para nada. Me encariñé con él, tenía esa percepción de la película y del libro de su ex colaborador José González González, nada más. Pero lo que sí sentí al final es que Durazo fue un personaje muy dinámico, muy querido, su vida en la fiesta, todo mundo quería estar cerca de él. Tenía un gran entusiasmo, era muy generoso con su gente. Me recuerda un poco a Elvis en el sentido de estos regalos espléndidos. La gente que lo conocía habló muy bien de él, que era chistoso y buen amigo.

-Entonces, ¿Durazo no es como lo pintan?

Sí y no. Durazo se volvió loco con el poder, tenía un problema de adicción al alcohol y a la cocaína. Al mismo tiempo fue un personaje muy temible y reprobable. Quise ponerlo en contexto, no fue el único funcionario corrupto, así eran las cosas en tiempos del PRI poderoso. Cuando llega De la Madrid empieza la persecución y vemos a un Durazo confundido, ‘porque a mí’, ‘yo por qué chingados, si los demás también lo hacen’. No es que fuera un “chivo expiatorio”, porque sí fue culpable de muchas cosas, pero fue un personaje a la medida para la “renovación moral”.

-¿Cuáles fueron los obstáculos para la realización de Verdaderamente Durazo?

Hablé con mucha gente cercana a Durazo, judiciales, policías, que no quisieron hablar frente a la cámara, algunos por miedo y paranoia, y otros no querían estar conectados con este personaje. En ese aspecto fue difícil que hablaran y al final tuve que irme con los especialistas. Fue un poco revivir la historia y agarrar todo el material y contar la historia, que la gente se acuerde y entienda bien lo que pasó. Elegir qué incluir fue de los más complicado, básicamente me metí a todos los archivos y a todas las fotos que había de él. Tuvimos mucho apoyo de Canal Once, Televisa, la revista Proceso y la hemeroteca. Al final, me interesa que cada quien saque sus propias conclusiones.

NY, Jarmusch y las chicas

 

El director del documental, Mauricio Katz

El director del documental, Mauricio Katz

Mauricio Katz tiene 34 años y hasta hace poco estuvo al frente de Tarántula Films, una de las distribuidoras más exitosas de la industria del cine. Distribuyó películas como La montaña sagrada, de Alejandro Jodorowski; El tiempo que queda, del francés François Ozon; Dramamex, de Gerardo Naranjo; La ciencia del sueño, de Michel Gondry; Lights in the Dusk, de Aki Kaurismaki; entre otras joyas del cine mundial.

Mauricio dio un saltó y quiso contar sus propias historias. Tal vez veía con un poco de recelo las películas que distribuía y sintió que era momento de crear y escribir e imaginar secuencias que había aprendido en películas que le sacudieron la cabeza como Eraserhead de David Lynch o Mystery Train de Jim Jarmuch. Una gran influencia para armar el rompecabezas de Verdaderamente Durazo fue el documental The kid stays in the picture, de N. Burnstein y B. Morgen, sobre la vida del exproductor de la Paramount Robert Evans.

“Trabajé con gráficos y márketing de películas mucho tiempo, entonces tengo experiencia en el medio y como que de ahí salió la necesidad de hacer el documental. Una crítica que recibe mucho es que no es serio, no es institucional, pero igual no se dan cuenta que me estoy burlando. Hay gente que reacciona con mucha adversidad una onda de ‘qué pedo contigo’. Quise agarrar el tono de la revista Alarma, el amarillismo y la tele de los 80s”.

A Mauricio desde niño le gustó el cine. La película Amadeus, de Milos Forman, le cambió la vida y fue la primera vez que tuvo noción de que en un film había un director, productor, fotógrafo, y así fue como empezó a realizar sus propios cortos caseros con sus amigos. Su padre Arturo Katz y su madre Rocío Mayo, siempre lo apoyaron en todo. Creció en un entorno liberal que le permitió alcanzar poco a poco sus sueños.

Luego de estudiar la preparatoria en el Colegio Americano, en 1996 se fue a tomar clases de cine en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York pero a la distancia se arrepiente un poco. Dice que perdió la oportunidad de tener su propio equipo de trabajo, que generara su dinámica y proyectos a corto y mediano plazos. Sin embargo, estar cuatro años en la Gran Manzana le abrió su mente y no permitió que lo aplastara. Regresó a México y fundó la compañía Judo, donde realizó diversas campañas publicitarias para varias películas, entre ellas, “Y tu mamá también”.

“Fue una experiencia difícil. Es muy demandante Nueva York, si te quita mucho. Nunca pensé en términos de quedarme ahí porque siempre percibí que era mucho más fácil hacer cosas acá, en un terreno más fértil. Si me abrió muchísimo, por ejemplo, inauguré el Videódromo tras mi experiencia de entrar a ese gran videoclub que es el Kim’s Video. Cuando abrí el Videódromo ya no tenías que gastar un dineral para ver una peli de Kurosawa o esperar a que la pasaran en canal 11 o en el 22. No había accesibilidad a muchas películas en DVD y era terrible para la cultura en nuestra ciudad”.

Mauricio es un cinéfilo sofisticado. Tiene una inmensa colección de películas que guarda como su gran tesoro y que en su momento le sirvieron para ligar a chicas guapas que desconocían films de la “Nueva ola francesa”, cintas rusas o cine mudo. Las invitaba a su casa a ver “Noche en la Tierra”, de Jim Jarmusch, y las mujeres enloquecían. Actualmente imparte la materia que se llama Producción, Distribución y Exhibición de Cine en la Universidad Centro. Además da asesorías de proyectos terminales de tesis

-¿Cuál es la situación en que se encuentra el documental mexicano?

Creo que está en muy buen lugar, vimos el fenómeno de “Presunto culpable” y el poder que tiene el documental para despertar a la gente. El documental mexicano está muy maduro. Hay trabajos espléndidos como Los herederos, los documentales de Rulfo, Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo, El general, La mosca, recientemente pudimos ver La guerrera. El documental tiene la ventaja que no necesita grandes presupuestos, realmente puedes hacerlo con muchas ganas, inteligencia, una cámara y un equipo de edición.

-¿Qué esperas de Verdaderamente Durazo?

Lo terminé hace tres años y veo los errores, lo que no me gusta. Lo que espero es que sea entretenido, que la gente se la pase bien y se ría un poco. Espero que me lleve a otras cosas pero la verdad no tengo pretensiones. Durazo es como un poco mi opera prima, un aprendizaje, me sirvió mucho y fue una experiencia muy rica. No es que me sintiera preparado, fue una cosa más bien de aventarme a hacerlo.

-¿Qué personaje se puede emparentar con El Negro Durazo?

No sé, igual a Gadafi, Imelda Marcos, Fujimori, Idi Amin Dada… Mmm te estoy dando nombres de dictadores, Durazo no lo fue pero tenía esa demencia de poder que lo alejó de la realidad. Sé que no tiene la importancia de ellos, pero yo lo veo así, como un loco de poder.

Avance de Verdaderamente Durazo

Sabías que…

-En la primaria lo bautizaron como El Negro y tuvo la suerte de estudiar con Luis Echeverría y José López Portillo.

-José López Portillo nombró a Durazo jefe de la Policía y Tránsito del DF, pero tenía antecedentes penales lo cual le impedía ocupar el puesto.

-El 29 de enero de 1976 fue acusado por tráfico de cocaína ante la Corte Federal del Distrito de Miami, Florida. Se expidió una orden para considerarlo fugitivo de la justicia estadounidense.

-López Portillo le pidió al presidente Gerald Ford desaparecer la orden de arresto y desaparecieron los cargos.

-A petición de Durazo, López Portillo lo nombró general de cinco estrellas, el grado más alto del Ejército Mexicano, aunque nunca formó parte de él.

-Fue nombrado hombre del año y reconocido por el director de la milicia y transporte de Moscú como un “brillante y prestigiado investigador mexicano”.

-El café con coñac era su bebida favorita y cargaba dosis de cocaína para sus viajes de trabajo.

-Regalaba centenarios a sus amigos con una leyenda grabada que decía “Del general Arturo Durazo”.

-Se le otorgó el reconocimiento “Doctor Honoris Causa” por parte del Tribunal Supremo de Justicia.

-6 de agosto del 2000, afectado de un cáncer terminal, murió de un paro cardiaco a los 76 años de edad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La revolucionaria ley que permite convertir los cadáveres humanos en abono para jardines

El estado de Washington es el primero de EU en aprobar una ley que permite que el cuerpo se transforme en compostaje como una forma de entierro.
Getty Images
29 de abril, 2019
Comparte

“Polvo eres y en polvo te convertirás”: una máxima que se ha repetido por siglos como una forma de definir lo que ocurre con nuestro cuerpo una vez acaba la vida.

Sin embargo, en el estado de Washington, Estados Unidos, han decidido cambiar un poco esa aproximación: en vez de polvo, el cuerpo humano puede convertirse en el compostaje perfecto para jardines y cultivos en general.

O sea, que los restos humanos pueden ser los cimientos de un jardín florecido a las puertas de una casa o pueden servir para alimentar las raíces de los árboles.

La idea, que fue aprobada la semana anterior por el Senado estatal y está a la espera de la firma del gobernador Jay Inslee para su visto bueno final, es convertir el compostaje en una alternativa al entierro o la cremación, mediante un proceso que dura 30 días y por el que el cadáver se convierte en abono natural.

Una idea que cada vez tiene más adeptos en EE.UU. como una forma de aportar al medio ambiente después de la muerte. Y sobre todo, hacerlo de forma legal, porque en muchos países está prohibido disponer de restos humanos por fuera de cementerios o sitios de entierro autorizados.

Ataudes

Getty Images
Se estima que más de la mitad de los cuerpos son cremados en EE.UU. y no enterrados como se hacía tradicionalmente.

Pero, ¿cómo cambia la forma en que se degrada el cuerpo con este método, comparado con el proceso que ocurre naturalmente con un cuerpo enterrado? ¿Y cómo puede ser beneficioso para el medio ambiente?

Maneras ecológicas de morir

De acuerdo al antropólogo forense Daniel Wescott, al cuerpo humano le toma meses degradarse en la tierra.

Y todo depende de la calidad del suelo. En un ambiente seco, el cuerpo puede terminar momificado. En zonas más húmedas, un rostro puede degradarse hasta llegar a los huesos en pocas semanas.

“Si tienes una buena cantidad de actividad de bacterias, en un mes el cuerpo humano ya debería estar degradado en la tierra“, le dijo Wescott a la BBC.

Pero es algo que cada vez pasa menos: más de la mitad de los cuerpos de quienes fallecieron en 2016 en Estados Unidos fueron cremados, no enterrados.

Y los que son enterrados van dentro de ataúdes de madera, que ralentizan el proceso de degradación.

Por eso, hay personas que llevan años pensando en que deberían extenderse otras maneras de ser depositado bajo tierra.

“La naturaleza sabe cómo transformar nuestros cuerpos en tierra. En abono“, le dijo a la BBC Nina Schoen, una de las promotoras de la idea de convertir el cuerpo humano en compostaje.

Ataudes

Getty Images
Para 2035 se estima que solo el 15% de los entierros se realizarán de la forma tradicional.

“Lo que es más importante, al menos para mí, es que mi cuerpo sea capaz de devolverle a la Tierra lo que ella hizo por mí cuando yo estaba viva y, a través de ese proceso, crear nuevas fuentes de vida”, agregó.

Pero, ¿cómo hacerlo?

Tal vez la mayor impulsora de esta nueva ley estadounidense es Katrina Spade, la fundadora de la compañía Recompose, con sede en la ciudad de Seattle, en el oeste del país.

Es ella la que señala que puede convertir el cuerpo humano en un fértil abono en tan solo 30 días.

“Lo que hacen es simplemente acelerar el proceso natural de descomposición”, explicó Nora Menkin, directora People’s Memorial, una organización sin ánimo de lucro que provee servicios funerarios a personas sin recursos en Seattle.

El método de Recompose, que ha sido tratado por investigadores de la Universidad de Washington, consiste en seguir el proceso normal de compostaje, pero en el caso del cuerpo humano se le añade una mezcla de astillas de madera y otros ingredientes biodegradables.

Lo que hace que microbios y bacterias termofílicas -o sea, a las que les gusta el calor- hagan su trabajo y aceleren la descomposición.

Todo el proceso ocurre a unos 55 C, que además termina de matar a posibles bacterias responsables del contagio de enfermedades.

El resultado es abono que se puede usar de manera segura, que es la razón definitiva por la que muchas personas apoyan esta forma de tratar los cuerpos tras la muerte.

“Tenemos toda esta energía que muchas veces es quemada o sellada en ataúdes que podemos utilizar para ayudar a que la vida continúe”, dijo Menkin.

Por su parte, Schoen aclara que apoya esta opción porque quiere que su cuerpo aporte al medio ambiente.

“Las preocupaciones sobre el medio ambiente son muy importantes para mí y tienen un rol central en las decisiones que tomo a diario”, dijo.

Costoso… por ahora

Para 2035, la Asociación de Funerarias de Estados Unidos (NFDA, por sus siglas en inglés) anticipa que solo el 15% de los entierros serán de tipo tradicional.

Sin embargo, experimentar puede resultar costoso.

“Es un hecho que la mayoría de las personas señalan que (el proceso de convertir al cuerpo en compostaje) es una opción costosa“, dijo Menkin.

“Ahora mismo puede llegar a costar unos US$5.500. No es un proyecto barato”, agregó.

cremación

Getty Images
La cremación sigue siendo el método más económico para disponer los restos mortales del cuerpo humano.

El costo promedio de un entierro tradicional es de alrededor de US$7.000. Sin embargo, una cremación llega solo a los US$1.000.

Por ahora, los entierros ecológicos no son muy populares.

Además de que existen reparos éticos sobre esta manera de disponer de los restos de lo que fue un ser humano.

¿Los cuerpos van a ser cuidados de forma respetable?, ¿podremos en el futuro ser capaces de recordarlos, de recordar que formaron parte de una comunidad? Esas preguntas siempre estarán cuando se insiste en cambiar la forma en que enterramos a quienes mueren”, dijo el profesor de la Universidad de California David Sloane.

Sin embargo, tanto Menkin como Schoen creen que la idea es convencer a la gente de que aunque “sea diferente, no es malo”.

“Lo que pasa es que aquí en EE.UU. nadie quiere hablar sobre el tema. No hablamos lo suficiente sobre lo que significa la muerte o sobre la muerte en general”, recalcó Schoen.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.