“Tenemos dos preocupaciones, hacer la tarea y seguir vivos”.
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“Tenemos dos preocupaciones, hacer la tarea y seguir vivos”.

Por Gerardo Romo
9 de abril, 2011
Comparte

 

Diputados por un día.

Diputados por un día.

Fueron diputados por un día y no desaprovecharon la oportunidad.

Niños zacatecanos y migrantes que cursan primaria alzaron la voz,   exigieron al gobernador Miguel Alonso Reyes se ocupe de la seguridad garantizando la paz.

Cruz Alberto Dorado Juárez tomó la palabra, el pequeño de 11 años soltó sin concesiones: “Los niños tenemos dos preocupaciones, hacer la tarea y seguir vivos,  si no hay seguridad no sirven los derechos”, reclamó ante la mirada de sorpresa de los legisladores en la LXI legislatura.

-Las autoridades deben proporcionarnos seguridad porque tenemos miedo de salir del hogar.

Le siguió Ricardo David Cabrera, que a sus 12 años se duele de la violencia, es hijo de padres zacatecanos y nacido en Estados Unidos, llegó ahora para ser parte del “Parlamento de los niños” y ser portavoz del sentir de sus paisanos que abandonaron su tierra a la que ya no quieren volver por la violencia.

-Siento mucha tristeza porque muchos hijos e hijas (de migrantes)  no podemos venir a Zacatecas con la misma seguridad que lo hacíamos en el pasado por la violencia.

Una de las jóvenes legisladoras.

Una de las jóvenes legisladoras.

Nos enteramos de actos delictivos que se llevan a cabo en contra de la ciudadanía como robo de vehículos, extorsiones y secuestros.

La dificultad de Ricardo para articular sus palabras en español por la falta de práctica, no le restó claridad a su mensaje:

-Antes decían que esto (la violencia) sucedía únicamente a los que estaban relacionados con el narcotráfico, pero día a día se reproduce a más personas inocentes

El joven, quien acaparó la atención de los asistentes reconoció que si bien la violencia se vive en todo el mundo, en México se carece de un sistema de justicia que castigue a quienes delinquen y proteja a las víctimas.

“No existe un sistema judicial eficaz que responda a las denuncias de manera efectiva para todos”, lamentó, mientras la diputada panista Berenice  Luna Ayala, no dejaba de poner atención… a su iPhone.

También pidió a las autoridades que no sólo vigilen la capital y las cabeceras municipales, pues “muchos crímenes se cometen en las comunidades”.

Y deseó que Zacatecas cuente con un sistema de atención de emergencias efectivo de auxilio a la ciudadanía  similar al 911 de Estados Unidos.

 

Sereno, Ricardo hace una pausa, apoya las manos en el atril de la tribuna y  exige a los diputados que  junto al gobierno gestionen becas para niños de escasos recursos que les garantice concluir la educación básica y una carrera profesional.

“Los niños de Zacatecas tienen muchas capacidades necesitamos becas para que terminen una carrera y puedan tener un mejor nivel de vida”, dijo Cabrera quien regresó a su curul entre aplausos.

El amor es un tema tabú entre los legisladores, Gumine Armijo Borjón rompió el esquema.

-El amor garantiza la justicia, por lo tanto, el amor es el valor más grande, reflexionemos por qué nuestros valores como la paz, la justicia y la veracidad se están muriendo

Gumine  puso el dedo en la llaga de la violencia que supura en la piel de los zacatecanos.

“La violencia debe dejar de ser una preocupación de ustedes diputados y autoridades, lo que las y los niños necesitamos es más bien que se ocupen de crear formas para evitarla y puedan así brindarnos un lugar más seguro para vivir”, pidió esta niña enfundada en un vestido azul y blusa blanca y leve sonrisa.

Y también su crítica alcanzó  a los partidos políticos.

Llegamos a la conclusión los niños parlamentarios que somos un país tan pobre que no alcanza para equipar las escuelas, pero sí alcanza para tapizar ciudades completas de publicidad para las campañas políticas”.

Ante las críticas los diputados sin distingo de colores sólo atinaban a intercambiarse miradas y sonrisas de desconcierto, y es que semejante claridad de ideas y sinceridad no es precisamente una  común entre ellos durante sus sesiones semanales de martes y jueves.

Las propuestas de y visión de la realidad vista desde los ojos de la niñez alcanzó también a los adultos en general a quienes los pequeñines les exigieron predicar con el ejemplo los valores que pregonan a sus hijos.

“Que los adultos prediquen con el ejemplo, sobre todo la honestidad, la fraternidad y la democracia, realicen ustedes una inversión que no cuesta mucho, practiquen la justicia y la lealtad para hacer de Zacatecas y México un mejor lugar para vivir, digamos siempre la verdad, sino nadie nos tendrá confianza, el ser humano debe aprender a convertir la agresividad en tolerancia”. Así Diana Paulina Méndez externó parte de los sueños de sus compañeros.

El “si no pueden renuncien”  que Alejandro Martí exclamó contra las autoridades del país ante el dolor por el asesinato de su hijo, en el parlamento de los niños de Zacatecas fue modificado por Martín Quezada Muñoz de sexto grado para dirigirlo hacia los docentes de las escuelas primarias y secundarias que tienen prioridades distintas a la enseñanza en detrimento de la calidad educativa.

“Si un maestro no tiene cariño por lo que hace que se retire, deben de recordar que nos depositaron con ellos para que nos formen con amor y no por el ansia de enriquecerse”, expresó con la firmeza de un orador nato, seguro y sincero.

“Queremos escuelas seguras y maestros responsables, los maestros no están sólo para regañar, hay que cambiar” agregó, e  incluso para referirse a la seguridad, este estudiante, citó a Mahatma  Ghandi de quien recordó que “no hay camino para la paz, la paz es el camino”.

Los niños propusieron en el parlamento que los legisladores hagan una ley que elimine la venta de comida chatarra en las escuelas y destinen presupuesto para que se gestionen comedores de alimentos saludables, pues señalaron que “la comida chatarra llena pero no nutre”.

Para frenar la migración los parlamentarios infantiles demandaron más empleos con mejores salarios, apoyo la comercialización de los productos del campo y que a los gobiernos estatal y municipal se les apliquen exámenes para ver si trabajan o no.

“La migración provoca desintegración familiar, pueblos fantasmas y cierre de escuelas, por eso se deben de crear fábricas y que se otorguen permisos espaciales a los papás para ir a trabajar a Estados Unidos y que regresen”, dijo Alejandra Gutiérrez Flores.

Los pequeños se pronunciaron también porque se reduzca el uso de los automóviles y se promuevas las bicicletas para cuidar el medio ambiente, se hagan campañas de reforestación y se impida la caza de animales en peligro de extinción.

Jalón de orejas

El diputado del Partido Nueva Alianza, Ramiro Rosales, calificó la participación de los niños en el Congreso como un jalón de orejas para los políticos.

“Vinieron a darnos a todos un jalón de orejas, ahora queda en nosotros que prediquemos con buen ejemplo, lo que hicieron ellos hoy fue un llamado de atención para todos, incluido el gobierno”, dijo el legislador.

Por su parte, Jorge Luis García Vera quien fungió como Presidente de la mesa Directiva reconoció la frescura y sinceridad con que los niños dieron a conocer sus puntos de vista.

“Es que los niños, no tienen  compromisos con nadie  como sí los tenemos nosotros, con los partidos políticos u otras instancias, ellos tienen limpieza y frescura, aunque hay que reconocer que muchos de sus planteamientos no se van a poder llevar a cabo como el hecho de que todas las escuelas tengan equipos de cómputo e internet”, dijo el diputado.

Y antes del adiós, los pequeñines no se quedaron sin externar un  deseo más:

“Las niñas  y los niños soñamos con escuchar una noticia, que nos digan que los diputados y el gobernador escuchan nuestras propuestas y respetan lo que pensamos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Perseverance en Marte: por qué sería una buena noticia que no descubriera vida en el planeta rojo

Si la misión no encontrara indicios de vida, muchos lo verían como un fracaso. Sin embargo, disponer de un planeta en el que la vida pudo haberse detenido en sus inicios ayudaría a responder otras preguntas clave, según un experto en astrobiología.
12 de marzo, 2021
Comparte

El 18 de febrero de 2021 aterrizó en el cráter Jezero de Marte el rover Perseverance, que estudiará la composición de rocas, el subsuelo y el clima.

Este fue el primer éxito de la misión Mars 2020 y su desarrollo contó con participación española: MEDA es una estación ambiental desarrollada por el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

La llegada de Perseverance ha avivado el debate sobre si hay o hubo vida en Marte, y su habitabilidad presente o pasada.

Habitabilidadno quiere decir que los humanos podamos construir una casa allí, sino que define las condiciones geoquímicas y ambientales favorables para el origen y evolución de la vida.

Entre los objetivos de la misión está estudiar la habitabilidad y la búsqueda de evidencias de vida microbiana antigua.

Hoy en día, por lo que sabemos, es improbable que en Marte haya vida. Pensemos en la de nuestro planeta: durante la mayor parte de su historia, la Tierra estuvo habitada solo por microorganismos.

La evolución necesitó unos 3.400 millones de años para que surgieran plantas y animales. Tiene sentido asumir que, de haber existido vida en Marte, esta era microbiana.

En la exploración espacial tomamos como referencia la vida terrestre actual, pues no conocemos otra. El inconveniente es que, si no se ven evidencias de vida marciana (algo probable), nos preguntaremos si es porque no sabemos qué buscar exactamente.

¿Qué evidencias de vida buscamos?

La ubicación del Perseverance no es casual. Si queremos buscar evidencias de vida, debemos ir a un sitio favorable.

En el cráter Jezero podría haber estado ese lugar: el delta de la desembocadura de un río.

Pero, que haya evidencias de que el agua formó paisajes familiares, con sus ríos y valles, no implica que haya habido vida. Hay que buscar las evidencias.

Cauce seco de un río en el cráter Jezero

Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin
Zona de operaciones de Perseverance en el cráter Jezero. El cauce seco del río se ve en la parte superior izquierda, con el abanico de sedimentos del delta en su desembocadura. Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin

Para la búsqueda, el Perseverance está equipado con SHERLOC, un instrumento capaz de encontrar moléculas orgánicas.

Sin embargo, debemos diferenciar entre “molécula orgánica” y “biofirma orgánica” o “biomarcador”.

Las moléculas orgánicas podrían ser un indicio de vida, pero, cuidado: en realidad, pocas lo son. A estas las llamamos biomarcadores.

Para entenderlo, pensemos en el petróleo. En los años 1930 el origen biológico del petróleo se debatía, hasta que el químico Alfred Treibs descubrió porfirina en los combustibles fósiles. Esta deriva de la clorofila y no podemos explicar su presencia sin la vida. Así, estudiando los biomarcadores (compuestos cuyo origen solo podemos atribuir a la vida), sabemos que el petróleo es lo que queda de ecosistemas de hace millones de años.

Si SHERLOC encuentra moléculas orgánicas, debe evaluarse si son biomarcadores válidos.

El problema es que ello implica asumir que el metabolismo terrestre es universal. Por ejemplo, si en Marte nunca hubo fotosíntesis con clorofila, nunca encontraremos la porfirina de Treibs como biomarcador.

Los minerales también pueden ser biofirmas:

Cristal de formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos

Gentileza C. Menor Salvan
Formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos.

Recogimos estos cristales de formiato, un compuesto orgánico, en un lago salino similar a los que pudo haber en Marte.

El (improbable) hallazgo de estos cristales en Marte tendría gran impacto y en las redes sociales se extendería la idea de que hubo vida.

A diferencia de la porfirina, el formiato puede ser abiótico y no es un biomarcador. Sabemos que lo es, porque la verdadera biofirma es el desequilibrio químico con los otros componentes del lago.

El estudio de biofirmas es difícil y requerirá el transporte de muestras a la Tierra.

¿Y si no se encuentran evidencias de vida?

Desde el punto de vista de la publicidad y la financiación, buscar indicios de vida es una buena estrategia. Es menos mediático, pero, que en Marte no haya vida, ni la haya habido, también sería una buena noticia.

Si Perseverance no encuentra indicios de vida, el público podría verlo como un fracaso. Sin embargo, la exploración de Marte siempre es un éxito, tanto por el conocimiento que nos aporta, como por las tecnologías derivadas.

Disponer de un planeta en el que se reunieron las condiciones que (pensamos) propiciaron la vida, pero que esta se haya detenido en su inicio, sería un escenario único para entender el origen de la vida terrestre.

No es una idea descabellada. El rover Curiosity encontró materiales que pudieron ser claves en el origen de la vida, formando un escenario intacto durante millones de años, libre de los cambios provocados por una potencial biosfera marciana.

Rocas de fosfato, meteoritos de hierro y vetas con sulfatos encontrados en Marte por el rover Curiosity

NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS
Rocas de fosfato (A), meteoritos de hierro (B) y vetas con sulfatos (C) encontrados en Marte por el rover Curiosity. Todos juntos son ingredientes para el origen de la vida. NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS/MSSS

Es probable que no se encuentren evidencias de vida en Marte, y la pregunta seguiría sin respuesta (la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia).

Pero, si tomamos la idea de que en Marte nunca proliferó la vida, podríamos centrarnos en las condiciones que, pensamos, debieron darse para su origen.

Si lo que encontremos encaja, ¿por qué no evolucionó la vida? ¿Faltaba algún ingrediente? ¿La dinámica de Marte no lo permitió? ¿Proliferó un tipo de vida distinto? Junto con el trabajo de laboratorio y lo que sabemos sobre nuestro planeta, quizá podríamos entender cómo empieza la vida y su evolución.

Si en Marte hubiera existido vida avanzada (y los ecosistemas bacterianos lo son), las preguntas sobre el origen de la vida seguirían abiertas. Sin embargo, un Marte sin vida podría ser la gran oportunidad para conocer nuestro propio origen.

*Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes ver los vínculos a los estudios científicos y leer la versión original aquí.

César Menor-Salván es doctor en bioquímica y astrobiología, y profesor del Departamento de Biología de Sistemas en la Universidad de Alcalá.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.