Bjarke Ingels, optimista irredento, confía en dar vida al Nuevo Tamayo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Bjarke Ingels, optimista irredento, confía en dar vida al Nuevo Tamayo

Por Ana Francisca Vega
9 de abril, 2011
Comparte

En el auditorio del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) no cabe una persona más. Los asistentes, casi todos jóvenes estudiantes  –algunos de ellos parados en los pasillos con sus bolsas entre los pies– no dejan de mirar al expositor ni un solo segundo. Lo que él dice les hace sentido, los motiva –su lenguaje corporal lo dice todo: tienen ganas de salir a “hacer algo”. Inmediatamente. Ya. En ese momento.

Bjarke Ingels habla sin pausa, consciente del poder que ejerce en sus escuchas, y visiblemente contento por su respuesta. “La arquitectura no es un conjunto de dogmas”, dice a los estudiantes –casi gruppies, alguien podría decir–, “a la arquitectura hay que pensarla como algo flexible que no puede seguir un modelo establecido”.

Bjarke Ingels

Bjarke Ingels

Al fin de la conferencia, Bjarke –nadie quiere llamarle señor Ingels a alguien nacido en 1974 quien cree firmemente en las bondades del comic book y la novela gráfica como medios de expresión artística– recibe un aplauso caluroso, firma decenas de libros, y sudoroso y sediento me dice: “vamos ya”.

Sentado frente a una reconfortante Diet coke servida en un vaso repleto de hielos, Bjarke responde rápidamente a mi primera pregunta: ¿Qué pasa con el proyecto del Museo Tamayo? BIG –el despacho que fundó en 2006– en asociación con Rojkind Arquitectos –despacho mexicano–  ganó el concurso para construir el Nuevo Museo Tamayo en Atizapán, Estado de México. El alcalde de entonces –el panista Gonzalo Alarcón– había prometido donar 10 mil metros cuadrados para construirlo. El alcalde de hoy –el priista David Castañeda– dice que “la comunidad prefiere tener ahí un parque que un museo”. ¿El resultado? No hay museo, no hay parque y no hay claridad de lo que sucedió en el camino.

 

– ¿Qué va a pasar?, pregunto.

– “No sé”, se ríe.

– Pero ¿qué sucedió, nos podrías explicar?, insisto.

-“Creo que lo que pasó –y debo decir que el proceso no ha sido muy transparente– es que el alcalde anterior de Atizapán había prometido dar tierra a la fundación Tamayo y el nuevo alcalde no quiere hacerlo.

-¿Bajo qué argumentos?

– El alcalde dijo que prefería hacer un parque que un museo, no sé. En mi mente este es un argumento muy pobre. ¿Por qué no deberíamos de hacer el museo ahí si igual sería un área pública?.

Aún así, Bjarke dice ser un “optimista irredento” con respecto a que “algo bueno” va a pasar con el museo. “Mi experiencia me dice que aún cuando las cosas no suceden –y eso pasa con frecuencia– igual envías una señal que regresará eventualmente a ti en forma de algo que sí sucederá. La idea ahora es volver a hablar con la fundación Tamayo en 2012 y ya veremos”.

Mientras tanto, la idea está viva…

Bjarke cree –vive– la arquitectura “no dogmática”. El creador de monumentales y reconocidas obras alrededor del mundo habla de su arquitectura con una sencillez que se agradece: “Mi arquitectura es deliberadamente no-dogmática”, sonríe. “Creo que si llevas la máxima de que ‘la forma está antes que la función’, deliberadamente reduces tu espectro de actuar. Casi sabes la respuesta antes de que pienses en el proyecto. Es como el estilo universal del modernismo, en donde se aplican las mismas formas sin importar el contexto cultural, geográfico, climático y demás”, concluye.

De acuerdo con su propia narración, el proyecto del Museo Tamayo en Atizapán surgió precisamente de la flexibilidad con la que ellos se aproximaron a la creación. “Frecuentemente los directores de museo y los patrocinadores prefieren una pieza arquitectónica que se convierta en un icono (…) pero nosotros pensamos y tratamos de hacer una estructura puramente funcional”.

El exterior del museo según el proyecto de Bjarke

El exterior del museo según el proyecto de Bjarke

¿De dónde surgió la idea? De observar las necesidades de sus usuarios básicos: los artistas plásticos. “Si le preguntas a los artistas contemporáneos qué tipo de espacio prefieren para que su obra sea exhibida casi todos describen construcciones tipo bodega industrial. La generosidad de los crudos y amplios espacios industriales permite que los artistas alcancen el máximo nivel de libertad de expresión”.

El proyecto tiene forma de cruz

El proyecto tiene forma de cruz

Fue así como llegaron –sin buscarlo– a crear un proyecto en forma de cruz. “De alguna manera al crear las formas más crudas y amplias que pudimos terminamos recreando al que quizá sea el más poderoso de todos los iconos: una cruz”, dice en tono divertido. De proyecto destaca un elemento más –común también en otras de sus obras– la convicción de que los edificios deben vivirse. Al respecto dice: “nuestro proyecto de Museo es una forma de cruz, pero en vez de que sea algo que se voltea a ver –como en Brasil el Cristo del Corcovado– es más bien una gran plaza a la que uno llega, un edificio que te invita a entrar y a explorarlo”.

La ciudad del futuro se hace hoy

Flexibilidad, desprendimiento, observación y experimentación son cuatro conceptos cruciales en la obra de Bjarke. “Si te aferras a una sola idea nunca terminas de saber qué es lo más importante”, repite. Por eso, no sorprende cuando, cuestionado acerca de la naturaleza de las ciudades del futuro, el danés responda –palabras más, palabras menos– que las ciudades del futuro son las ciudades de hoy, las que se hacen todos los días.

“Las cosas pasan y cada vez que tenemos un nuevo proyecto estamos construyendo lentamente la ciudad del futuro”, dice sin perder la sonrisa. “Por eso no tiene mucho sentido el modernismo utópico en donde la idea es que todo se aplique universalmente”.

 

– Aún así, ¿cuándo piensas en el futuro, en las ciudades del futuro, no hay en tu mente ciertos principios básicos que guíen tu reflexión?

– Sí, responde pausado. Tengo ciertas listas mentales, ciertas cosas de las que parto como “dados”. Mi principio básico es: La vida está siempre en evolución y mientras va evolucionando es nuestro trabajo como arquitectos observar hacia dónde está yendo y asegurarnos de que lo que hacemos “encaje” en vez de hacer lo que siempre hacemos, que es tratar de imponernos.

– Y esta aproximación a la arquitectura ¿en qué te diferencia de otras visiones?

– Si hacemos esto cada vez que hagamos una nueva construcción estaremos seguros de que será una expresión hasta donde ha llegado la vida y un paso adelante para el próximo gran salto hacia delante.

Nuestra conversación va acabando. Bjarke tiene una agenda apretada que cumplir antes de irse de México. Espera volver pronto, quizá para hablar más sobre el Tamayo, quizá para hacerlo –seguro para hacerlo­– pienso contagiada de su “optimismo irredento”, mientras él termina de hablarme sobre lo que considera la diferencia fundamental entre los políticos y los arquitectos: “los políticos viven del conflicto, mientras que los arquitectos viven de la búsqueda de vías para solucionarlo”, finaliza con una carcajada. “Así es”, concluye.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Nueva York declara estado de emergencia por la propagación de la polio

La evidencia sugiere que el virus, alguna vez considerado erradicado de EU, se está propagando en Nueva York.
10 de septiembre, 2022
Comparte

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, declaró el estado de emergencia por la propagación del virus de la polio en el estado.

Funcionarios de salud han dicho que muestras recolectadas en la ciudad de Nueva York y cuatro condados circundantes arrojaron resultados positivos por la presencia de un poliovirus con el potencial de causar parálisis.

Aunque solo se ha confirmado un caso del virus hasta el momento, es el primero en el país en más de una década.

La polio fue erradicada en su mayoría de EE.UU. a través de las vacunaciones que comenzaron en 1955.

Para 1979, EE.UU. había sido declarado libre de polio.

Pero según autoridades de Nueva York, las tasas de vacunación están muy bajas en algunas partes del estado.

La declaración de emergencia que se emitió este viernes está dirigida a incrementar las tasas de inmunización.

No existe una cura para la polio, pero su contagio se puede prevenir con la vacuna. Afecta mayoritariamente a los niños, y generalmente ocasiona debilidad y parálisis, y en los casos más serios discapacidad y muerte.

El Departamento de Salud de Nueva York dijo que busca aumentar las tasas de vacunación del promedio del 79% actual a más del 90%.

“Con la polio, simplemente no podemos dejar las cosas al azar“, dijo la comisionada de salud Mary Bassett en un comunicado. “Si usted o su hijo no están vacunados o al día en la vacunación, el riesgo de una enfermedad discapacitante es real”.

Agregó que “por cada caso de polio paralítico que se observe, pueden existir cientos de personas infectadas”.

La vacuna

Una vacuna de polio inactivo se usa tanto en EE.UU. como en Reino Unido como parte del programa rutinario infantil.

En EE.UU., un 93% de bebés han sido inoculados con al menos tres dosis de la vacuna contra la polio, según datos de vacunación de los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades de EE.UU. (CDC).

Las autoridades han empezado a monitorear las aguas residuales en el estado en búsqueda de rastros de poliovirus después de que en julio, un hombre no vacunado en el condado Rockland, al norte de la ciudad de Nueva York, contrajera el virus -el primer caso que se haya registrado desde 2013 – y sufriera parálisis.

El caso luego se vinculó genéticamente a la polio paralítica que se encontró en una muestra de aguas residuales recolectada en agosto en el condado de Nassau.

También arrojaron resultados positivos para la polio paralítica muestras de aguas residuales recolectadas en los condados Orange, Sullivan y en los cinco distritos de la ciudad de Nueva York.

La orden de emergencia que emitió la gobernadora Hochul este viernes es la tercera que se declara este año, después de órdenes parecidas que se emitieron en respuesta a la pandemia del coronavirus y a la viruela del mono.

La orden otorga poderes de emergencia a los trabajadores médicos, parteras y farmacéuticos para que se unan a la red de proveedores que pueden inocular la vacuna.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9ZIEc_MgImE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.