Juan Cirerol, el profeta del country-pisteo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Juan Cirerol,
el profeta del country-pisteo

Por Moisés Castillo
9 de abril, 2011
Comparte

Gracias al beisbol, Juan Cirerol toca la guitarra, le canta a las cholas bonitas y se la pasa los días pisteando con puro perico del bueno. El chiquillo jugaba todos los sábados el llamado “rey de los deportes”, era tercera base de Los Cachanillas hasta que en una barrida le tronó su pierna derecha al intentar un robo de la segunda base. Su pie se atoró en la arcilla y mordió el polvo. Lloró sin parar y se alejó para siempre del diamante, una de sus grandes pasiones. Nunca imaginó que en la guitarra tendría un extra inning en su vida.

A sus 13 años y tumbado en la cama, comenzó a raspar las cuerdas de una vieja guitarra que estaba arrumbada y sin dueño. A su corta edad, Juan estaba consciente de que algo terrible le pasaba: no le gustaba la escuela, en Mexicali no había mucho qué hacer y se sentía muy solo tras la inesperada muerte de su padre. Su ausencia sepultó todo, se sintió fuera de lugar y sus noches agonizaban sin alivio. Tenía pesadillas. Pensaba que si cerraba los ojos con todas sus fuerzas y recordaba a su papá por unos minutos, aparecería debajo de la cama.

En ese tiempo, el maleficio extraviaba los caminos. A pesar de todo, en su etapa de secundaria, Juan se la pasó muy bien porque no sabía lo que hacía, se ponía muy “pirata”, tomaba caguamas aprovechando que su madre no le ponía tanta atención. Era todo un libertino, hasta que entró la mano firme de su abuelo, quien fue su principal influencia musical. El viejo de Guasave, Sinaloa, fue bracero y coleccionaba discos de música norteña y country. Escuchaban horas y horas aquellos acetatos de 12 pulgadas en una elegante consola Phillips.

El autor de anarco corridos, vive en un barrio tan tranquilo que se escucha por las tardes el sonido del viento. Frente a su casa hay una tienda de abarrotes y a lado un kínder. Dice que en Chicali (Mexicali) hay muchos antros y es una rancho ciudad donde no pasa nada extraordinario, salvo el sol quemante. A dos cuadras de distancia, se encuentra la morada de su abuelo, su mamá vive con su nuevo esposo y él es feliz compartiendo el hogar con sus sobrinos y su hermana.

Juan tenía 16 años cuando renunció a la prepa y formó su primera banda. Tocaba rock pero sintió una falta de identidad y decidió quitarle distorsión a las guitarras y cantar en español. Junto con el baterista Martín del Prado, determinaron tocar música norteña y comenzaron a sacar rolas y rolas con sus guitarras acústicas de Miguel y Miguel, Ramón Ayala y Chalino Sánchez. Hojeó sus libretas y recuperó algunos poemas que había dedicado a sus amores platónicos de la escuela, rescató frases de cosas y situaciones que le molestaban y poco a poco desarrolló el sentido de las palabras.

Dice que el primer libro que leyó fue uno de pasta roja que se llamaba “Manual de cómo hablar correctamente”, tal vez por eso llegó al tono de sus canciones. En “Vida de perro”, escuchamos una voz aguardentosa y temeraria: Cuando anduve como perro/de mí todos se burlaban/me daba un chingo de agüite/que todos me pisotearan/hasta que un día me humillaron/se comieron sus palabras… Ahora la suerte está de mi lado/les recuerdo a los ojetes/que se portaron bien gacho/ahora me dicen/que se le ofrece mi hermano…

Las canciones de Juan Cirerol son una mezcla del country de Johnny Cash y música norteña de Los Alegres de Terán; una fusión del folk de Bob Dylan y ciertos toques de punk. Su disco debut “Ofrenda al Mictlán”, tiene un sonido auténtico, poderoso, quizá por su producción sencilla y grasosa.

Sus canciones son retadoras y están llenas de sarcasmo que provocan carcajadas interminables, otras rolas son nostálgicas y amorosas, unas más invitan al baile y a chupar caguamas. Pareciera que Juan le sigue cantando a esa morra que se fue pero que sigue rondando en su mente. En “Trucha porque no hay tiempo”, Juan canta doloroso: Recuerdo otra vez/hablando con papel/buscando una razón perfecta/para volverte a ver.

-¿Cómo surgió esta rola?

Es muy melancólica. El día que la escribí estaba muy triste y pues alimenté mis tristeza con esa canción. Ahora, irónicamente también se vuelve feliz porque le gusta a mucha gente y veo que a los chavos les gusta mucho y la cantan a todo pulmón, para mí es muy gratificante. Esa rola es para una novia, me enamoré y fue mi primer amor y yo también el suyo. Éramos muy jóvenes, ella tenía 17 años era una chamaca. Ahora tiene 19-20 y por ahí anda. Todavía le tengo mucho cariño, es parte de mi familia porque sus sobrinos son mis sobrinos, su hermano es esposo de mi prima. Fue una relación bonita, me marcó y le hice esa canción.

-Otra muy famosa es “Toque y rol”, dicen que en Ciudad Juárez es todo un himno…

Esa irónicamente no la incluía en nada. Era como una canción que compones por nomás. La compuse un día que me fumé un toque de mota y alguna vez se la enseñé a Txema Novelo, el director del video, y se narcotizó con esa canción dijo ‘es genial’. A mí particularmente no me gusta mucho, pero ahora le agarré el tono. El día que la grabé me dijeron toca ‘Toque y rol’ y listo. La grabé así sin ensayar.

TOQUE Y ROL DE JUAN CIREROL from Txema Novelo on Vimeo.

-Luego de dejar la escuela, ¿En qué momento decidiste “profesionalizar” tu música?

Decidí ganar dinero con la guitarra. No me gustan los trabajos, aborrezco su monotonía y rutina, aunque me di cuenta con el tiempo que también en esto de hacer música hay cierta rutina. No quería despertar y hacer lo mismo, quería algo emocionante. Dejé la prepa y los libros por la música, pero ahora comprendí que es muy importante cultivarse, quiero terminarla algún día pero estoy muy ocupado.

-¿Cómo defines el sonido de tus rolas?

Lo definiría como una fusión de country con música norteña y me gusta hacer corridos. Uso la armónica porque no he encontrado a un arcordeonista. Uso la armónica porque hace un año y medio empecé a escuchar a Bob Dylan, ese sonido me gusta. Mis influencias son el country viejo de los 50s y las cosas que te pasan en la vida, las que observo o me cuentan. Cuando te enamoras te sale la inspiración.

De la frontera al DF

Cuando habla, Juan Cirerol se siente un hombre adulto de 40 años. Saca un cigarrillo y suelta unas bocanadas que tapan un poco el sudor de su frente. Acaba de grabar unas rolas para Radio Educación y se nota agotado. Dice que se fue de fiesta la noche anterior pero a sus 23 el cuerpo no cede. Su camisa gris a cuadros bien fajada luce arrugada y sus pantalones se sostienen de un cinturon de cuero con una hebilla color plata. Usa unas botas vaqueras raspadas y abraza con recelo su guitarra como si fuera una chica.

Juan es directo cuando dice que en el rock mexicano hay una falta de identidad. Le enfurece la actitud “patriota” de muchos rockeros. Sin embargo, le interesan bandas de Discos Intolerancia, Vicente Gayo y Descartes a Kant.

“No me gusta tocarlo y por eso no es que lo desprecie. Yo no tengo una vibra 100% rock. Hay quienes ven punk en mis canciones, porque lo he hecho y porque también es una de mis influencias quizás. Yo me inclino por la música folklórica”.

Recuerda que en el 2006 conoció por primera vez la ciudad de México. Alex Tonela, bajista de Maniquí Lazer, lo invitó a tocar en la banda en una gira programada por el Distrito Federal y, semanas más tarde, regresó a su barrio para afinar su proyecto solista. La ciudad de la “demasiada gente” como dijera Carlos Monsiváis, lo dejó impresionado y fue todo un sueño llegar y tocar. Sabía que algún día cantaría sus propias canciones ante los chilangos. Y cinco años después, tocada tras tocada, ya es un músico de culto en la escena independiente.

-¿Qué diferencias encuentras con Mexicali?

El DF es muy bonito. Tiene sus partes increíbles y horribles, es una ciudad inmensa, hay de todo. En Mexicali no hay tanta gente, es relativamente grande pero es un rancho. Es muy difícil asimilar el ritmo de vida de acá, pero es bueno para venir a trabajar.

-¿Cómo es ser joven en la frontera con Estados Unidos?

Prácticamente si quieres tener oportunidades hay que buscar las becas de Conaculta o del Fonca, que precisamente voy a pedirla para seguir componiendo rolas. Lamentablemente, la violencia llegó para quedarse, el narco compró al país, es una realidad y es triste. Ahora muere mucha gente inocente y eso es lo que no apruebo. Si se matan entre ellos pues que se maten, es su negocio.

-¿Cómo se vive la narcoviolencia allá?

Si hay y va en aumento. Si se vive, pero no tanto así de no poder salir como en Monterrey o Michoacán. Afortunadamente no he vivido muchas cosas tan fuertes, como la vez que acribillaron a cinco narcos en Clamatos. Pasó mucho tiempo para que sucedieran estas cosas y poco a poco ha incrementado. Ahorita está como en un punto medio. Si andas en el fuego, como dicen, pues te quemas.

-Si un capo importante te contactara para que le compongas un narco corrido, ¿Lo harías?

Pues no sé. Podría ser si la oferta es buena, es como un cliente más, no porque sea narco no lo haría. Esto sería en materia de negocios, si a mí me piden un negocio yo lo hago. Depende, yo tengo una ética y un criterio y cualquier cosa que rompa mis códigos pues no lo hago.

Cuando está en el escenario, Juan Cirerol se transforma, canta, baila y toca sin parar. Estoy seguro que muchos rockeros le envidían su actitud y su energía. Juan hace música pasteurizadamente sabrosa, sin miedo al lenguaje.

El de Mexicali dice que si no fuera músico seguramente se dedicaría a la cocina, sería un buen chef o un empresario para ganar “un chingo de feria” o sólo le pegaría un trago a su caguama esperando a que vuelva su amor, añorando esa tierna mirada que le roba el sueño en las madrugadas.

Clonazepam Blues

JUAN CIREROL from Txema Novelo on Vimeo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿todavía podemos detener el brote?

La Organización Mundial de la Salud dice que la viruela del mono se trata de una emergencia mundial. Entonces, ¿ahora estamos condenados a que otro virus se propague por todo el mundo?
13 de agosto, 2022
Comparte

La viruela del mono cogió al mundo por sorpresa. Durante mucho tiempo ha sido un elemento presente en partes de África central y occidental donde las personas viven cerca de los animales del bosque que transmiten el virus.

Pero ahora se ha vuelto global: se está extendiendo de formas que nunca antes se habían visto y en una escala sin precedentes.

Ha habido casi 27.000 casos confirmados de la enfermedad, principalmente en hombres que tienen sexo con otros hombres, en 88 países.

La Organización Mundial de la Salud dice que se trata de una emergencia mundial. Entonces, ¿se puede detener la viruela del mono? ¿O ahora estamos condenados a que otro virus se propague por todo el mundo?

Hay tres cosas que debemos considerar:

• ¿Es el virus particularmente difícil de manejar?

• ¿Tenemos la capacidad de detenerlo?

• ¿Existe la voluntad de hacer frente a una enfermedad que afecta principalmente a hombres homosexuales y bisexuales?

El virus

No hay nada especial en la biología del virus de la viruela del mono. No es una fuerza imparable.

Probablemente la covid lo fue: se propaga tan fácilmente que posiblemente fue imposible contenerla incluso en los primeros días de la pandemia.

Pero la viruela del mono tiene más dificultades para pasar de una persona a otra. Necesita contacto físico cercano, como a través de la piel infectada, contacto cara a cara prolongado o superficies contaminadas como una sábana o una toalla.

Los dos virus simplemente están en ligas diferentes, y los brotes anteriores de viruela del mono simplemente se han esfumado.

Y ya hemos superado el desafío mucho mayor de vencer al primo mortal del virus, la viruela.

“La viruela del mono es más fácil ya que es menos transmisible que la viruela, por lo que estamos en una posición mucho mejor”, dice Jonathan Ball, virólogo de la Universidad de Nottingham.

Sin embargo, un problema es que algunas personas tienen síntomas leves o que pueden confundirse fácilmente con una enfermedad de transmisión sexual o varicela. Eso significa que puede transmitirse involuntariamente a otros.

En Julio pasado, la ciudad de San Francisco promovió la vacunación contra la viruela del mono durante el festival del fetiche cuyos asistentes son en mayoría hombres gay.

EPA
En Julio pasado, la ciudad de San Francisco promovió la vacunación contra la viruela del mono durante el festival del fetiche Dore Alley cuyos asistentes son en mayoría hombres gay.

Las herramientas

El virus se ha metido en un grupo de personas que tienen la cantidad suficiente de sexo o de contacto íntimo con el número suficiente de parejas para superar sus propias deficiencias y propagarse.

El virus no está clasificado como una infección de transmisión sexual. Pero un estudio del New England Journal of Medicine estima que el 95% de las infecciones de viruela del mono se adquirieron a través del sexo, particularmente el sexo entre hombres.

El sexo, obviamente, está lleno del contacto íntimo piel con piel que el virus usa para propagarse.

Eso deja dos opciones para contener la enfermedad: persuadir a las personas para que tengan menos sexo o reducir el riesgo de contraer la infección cuando se exponen.

Paul Hunter, profesor de la Universidad de East Anglia afirma que “la forma más fácil de prevenirlo es cerrar todas las redes sexuales altamente activas durante un par de meses hasta que desaparezca”, pero no cree que eso suceda nunca.

Algunas personas sí han ajustado su vida sexual en respuesta a las advertencias sobre la viruela del mono y las campañas se han dirigido a las personas con mayor riesgo.

Pero Hunter argumenta que la lección de las infecciones de transmisión sexual, desde la sífilis en la Edad Media hasta ahora, es que las personas siempre tienen relaciones sexuales y “la vacunación es prácticamente la única opción”.

Afortunadamente, la vacuna contra la viruela que se utilizó para erradicar ese virus tiene una eficacia de alrededor del 85% para prevenir la viruela del mono.

Hay suministros limitados, ya que se mantienen reservas en caso de que alguien convierta la viruela en un arma, pero no para hacer frente a un brote de viruela del mono sin precedentes.

Sin embargo, no todas las personas en riesgo necesitarían vacunarse para detener el brote. La “inmunidad colectiva” significa que una vez que se protege un umbral crítico de personas, el virus ya no puede propagarse. Esto será mucho más fácil de lograr con la viruela del mono que con otras enfermedades, incluida la covid.

Kyle Planck, de 26 años, se recuperó de la viruela del mono pero asegura que ha sido "el peor dolor de su vida".

Getty Images
Kyle Planck, de 26 años, se recuperó de la viruela del mono pero asegura que ha sido “el peor dolor de su vida”.

La gente

Si bien cualquiera puede contraer la viruela del mono, son los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres los que se ven afectados de manera desproporcionada en este brote.

Esto puede facilitar el control del virus ya que, en general, es un grupo que está más al tanto de la salud sexual. También permite que los recursos se dirijan a quienes los necesitan, como vacunar a los hombres que tienen sexo con hombres en lugar de a toda la población.

Sin embargo, el estigma, la discriminación y el abuso pueden hacer que las personas dejen de buscar ayuda, particularmente en países donde el sexo entre hombres es ilegal.

“Algunos países no cuentan con infraestructura y es posible que algunos no tengan la voluntad de realizar pruebas para detectar la viruela del mono, porque son los hombres los que tienen sexo con hombres”, dice Francois Balloux, profesor del University College de Londres.

Todavía hay desafíos en los países que apoyan los derechos LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero). Incluso políticas como pedirles a las personas que se aíslen, con las que estamos tan familiarizados por covid, pueden tener consecuencias no deseadas.

“Eso equivale a salir del clóset, ya sea ante una esposa o padres , por lo que existe una fuerte presión para no decir quiénes fueron tus contactos”, explica Hunter.

La vacuna contra la viruela del mono está disponible en varias ciudades de EE.UU.

Getty Images
La vacuna contra la viruela del mono está disponible en varias ciudades de EE.UU.

Entonces, ¿se puede contener la viruela del mono?

Algunos países ya parecen estar superando el virus. Reino Unido dice que la cantidad de infecciones parece haberse estabilizado en alrededor de 35 por día. Pero los casos continúan aumentando en otros lugares, incluido Estados Unidos, que ha declarado la emergencia sanitaria.

Pero no será suficiente que solo los países ricos se hagan cargo del virus cuando ahora está en más de 80 países que no tienen un largo historial de la enfermedad.

“No está muy claro para mí si se controlará por completo, algunos países podrán lograrlo, otros quizás no”, afirma Balloux.

La líder técnica de la Organización Mundial de la Salud para la viruela del mono, Rosamund Lewis, dice que es “posible” poner fin al brote, pero advierte que “no tenemos una bola de cristal” y no está claro si la organización podrá “apoyar lo suficiente a los países y las comunidades, suficiente para detener este brote”.

Los países endémicos de África, donde la viruela del mono siempre está presente, continuarán lidiando con el virus mientras salta continuamente de los animales silvestres a las personas.

Los estudios han demostrado que el problema está empeorando desde que finalizó el programa de erradicación de la viruela, ya que pocas personas menores de 50 años habrán sido vacunadas.

Lo único que lo detendría es una campaña de vacunación masiva, “pero hay un gran debate en África sobre si eso es apropiado o necesario”, asevera Hunter.

Protesta que busca mayor acción contra la viruela del mono.

Getty Images

¿Qué pasa si no lo contenemos?

La preocupación es que la viruela del mono podría convertirse en una presencia permanente en personas de todo el mundo y no solo en países con animales infectados.

Por el momento eso es en hombres que tienen sexo con hombres, pero cuanto más se prolongue el brote, más posibilidades tiene el virus de establecerse más ampliamente.

Ha habido casos aislados en niños y mujeres, pero estos no han desencadenado sus propios brotes en las aulas o los lugares de trabajo.

Sin embargo, los riesgos aumentan a medida que se le da tiempo al virus para infectar mejor a las personas. Hemos sido testigos de cómo evolucionó la covid y variantes como ómicron se volvieron mucho mejores para infectarnos.

“A menos que el virus cambie, personalmente dudo que se propague entre los niños o, en general, entre las personas que no tienen muchas parejas sexuales”, ilustra Balloux.

“Pero cuanto más larga sea la espera, mayor será el riesgo de que pueda cambiar”, dijo.

El otro problema es que la viruela del mono tiene la habilidad de infectar a una amplia gama de mamíferos, incluidas ardillas, ratas, lirones y monos en África.

Existe el peligro de que el virus pueda afianzarse en otros animales y comenzar a rebotar entre especies. El brote de viruela del mono de 2003 en EE.UU., que provocó 47 casos en seis estados, fue provocado por perros de las praderas como mascotas.

Abordar este brote de viruela símica es posible, pero cuanto más tiempo lo dejemos, más difícil se vuelve y mayor el riesgo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9ZIEc_MgImE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.