La ASF, un organismo desconocido por los mexicanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La ASF, un organismo
desconocido por los mexicanos

Por Francisco Sandoval Alarcón
18 de abril, 2011
Comparte

Juan Manuel Portal Martínez (centro) con otros integrantes de la Auditoría Superior de la Federación.


A más de una década de su creación, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) no sólo se ha convertido en un órgano carente de dientes legales para sancionar e investigar a los servidores públicos que han ocasionados daños al erario público, sino que además es una instancia desconocida para la mayoría de la población en el país, reveló una encuesta practicada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El 70% de los 2 mil encuestados a nivel nacional, dijo desconocer qué organismos públicos realizan actividades de fiscalización o auditorías en todo el país, mientras que otro 25%  mencionó diversas instancias que no se encargan de esas labores.

Elaborada por académicos y estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y publicada en la página de internet de la ASF, el estudio -que como objetivo principal tiene el medir la percepción ciudadana acerca de la transparencia, rendición de cuentas y fiscalización en el uso de los recursos públicos en México-, reveló también que  6 de cada 10 encuestados, calificó como algo “poco confiable” la aplicación de los recursos públicos en los tres niveles de gobierno.

“El mayor porcentaje de los encuestados considera que los tres niveles de gobierno, así como el Congreso de la Unión y el Poder Judicial, son poco o nada transparentes en la rendición de cuentas”.

Según los resultados arrojados por el estudio, el 32.7% de los mexicanos encuestados consideró que en el caso del Gobierno Federal es “poco” transparente, otro 27% dijo que es “nada” y un 29.6%, respondió que es “algo” transparente.

En el caso del Congreso de la Unión, un 28.6%  de los ciudadanos opina que los diputados y senadores son “poco” transparentes; 35.2% que son “nada” y 20.3% que son “algo” transparentes cuando se trata de  rendir cuentas en el gasto de los recursos.

Otro dato revelador de la encuesta practicada por la UNAM, es que si bien 8 de cada 10 entrevistados dijo estar dispuesto a denunciar de manera anónima irregularidades y actos de corrupción por parte del sector público, éstos no consideran que esta acción vaya a  contribuir a transparentar y dar seguimiento a las irregularidades.

El miedo a las represalias y la corrupción existentes en la función pública,  son las principales razones por las cuales los 2 ciudadanos entrevistados restantes, no llevarían a cabo las denuncias.

En una de sus conclusiones, los investigadores de la UNAM reconocen que los tiempos para concluir las indagatorias por supuestas irregularidades, es un factor que los encuestados consideran de vital importancia para presentar denuncias.

“La población entrevistada considera necesario mejorar los mecanismos actuales para llevar a cabo denuncias ciudadanas, también se observa la preferencia de los encuestados por aquellas formas ágiles y anónimas tales como la denuncia telefónica”.

Ese último punto incluso, fue uno de los temas que abordó el Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal, durante una reunión de trabajo que sostuvo el pasado 7 de abril, con los legisladores federales que integran la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados.

“La población entrevistada –por la UNAM- consideró necesario definir mecanismos para llevar a cabo denuncias ciudadanas. Se observó la preferencia de los encuestados por formas ágiles y anónimas, tales como la denuncia telefónica.  Es en este contexto…que tomamos la decisión de establecer una línea ética de denuncia”, sostuvo el Auditor.

Para verificar lo dicho por Juan Manuel Portal ante los diputados, Animal Político realizó una búsqueda exhaustiva de la “línea ética de denuncia” en la página de internet de la ASF, así como de la Cámara de Diputados, pero no encontró información del supuesto mecanismo de acusación, ni rastros de su posible lanzamiento en los próximos días.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La orden de registro de la casa de Trump revela que la fiscalía lo investiga por una posible violación de la Ley de Espionaje

Entre los elementos que los agentes del FBI encontraron en Mar-a-Lago había varios documentos clasificados y una carta de clemencia para el asesor de Trump Roger Stone.
13 de agosto, 2022
Comparte

La difusión de la orden de registro por la que agentes del FBI entraron esta semana en la residencia de Donald Trump en Mar-a-Lago reveló detalles sobre la investigación que se sigue sobre el expresidente.

Un juez federal hizo pública este viernes la orden emitida por el Departamento de Justicia de EU, que autorizó al FBI a registrar la mansión de Trump en el sur de Florida.

El hecho se produjo el pasado lunes y los agentes del FBI se llevaron varias cajas con documentos, algunos de ellos clasificados y considerados de alto secreto.

Agentes del FBI a las afueras de la residencia Mar-a-Lago

EPA
El registro de la casa de Trump fue un hecho inusual que los defensores del expresidente califican de innecesario y políticamente motivado.

El documento explica que la Fiscalía General de EU investiga al exmandatario por presunta obstrucción a la justicia y una posible violación de la Ley de Espionaje.

La orden autorizó a los agentes del FBI a incautar todo tipo de evidencia que pudiera revelar esfuerzos por parte de Trump para retener de manera ilegal documentos que pudieran ayudar a adversarios de EU, o para esconder o destruir documentos del gobierno estadounidense.

La primera página de la orden de registro al hogar de Donald Trump en Mar-a-Lago

Reuters
La primera página de la orden de registro al hogar de Donald Trump en Mar-a-Lago.

Trump niega haber cometido cualquier tipo de acto indebido. Dice que los documentos no estaban clasificados y estaban a salvo.

Lo que se llevó el FBI

El documento divulgado por el juez que incluye la orden de cateo tiene una longitud total de siete páginas y enumera todos los elementos que los agentes se llevaron de la casa del exmandatario.

El listado hace mención a una caja recubierta de cuero llena de documentos, un documento con el título “info re: President of France” (presidente de Francia) y una solicitud de clemencia redactada a nombre del estratega político Roger Stone, un aliado de Trump de vieja data.

El listado también muestra que los agentes encontraron documentos marcados con las siglas “TS”, es decir top secret o ultrasecreto, y “SCI”, es decir información sensible compartimentalizada.

También se hace mención a “documentos secretos varios”.

Roger Stone durante su testimonio, diciembre 2021

Reuters
Los agentes encontraron una carta de clemencia para el estratega político y aliado de Trump Roger Stone.

La orden incluye la firma de la abogada de Trump, Christina Bobb, quien estuvo presente durante el cateo.

¿Qué buscaban los agentes?

La orden explica que estaban en búsqueda de:

  • Cualquier documento físico con las marcas de “clasificado“, al igual que cajas y contenedores.
  • Detalles sobre el almacenamiento o transmisión de información relacionada con la defensa nacional o material clasificado.
  • Cualquier registro gubernamental y/o presidencial del mandato de Trump.
  • Cualquier evidencia que revelara alteración intencional, destrucción u ocultamiento de cualquier registro gubernamental y/o presidencial, o cualquier tipo de documento marcados clasificados.

La orden de registro muestra que los agentes del FBI buscaban posibles indicios de violaciones a la Ley de Espionaje, que prohíbe mantener o transmitir información de seguridad nacional potencialmente peligrosa.

Agentes del FBI a las afueras de la residencia Mar-a-Lago

EPA
Los agentes del FBI retiraron unas 20 cajas con documentos de la casa de Trump en Palm Beach.

La retirada de documentos o materiales clasificados está prohibida por ley. De hecho, el propio Trump aumentó el castigo para este delito cuando estaba en la Casa Blanca y ahora se penaliza con hasta cinco años de cárcel.

La orden precisa que los lugares registrados en Mar-a-Lago incluían una zona llamada la “oficina 45” (Trump fue el presidente número 45 de EU) y salas de almacenamiento, pero no habitaciones privadas usadas por Trump y su personal.

Un hecho “sin precedentes”

Un portavoz del exmandatario habló con la cadena estadounidense socia de la BBC, CBS News, y dijo: “El gobierno de Biden está claramente en modo de control de daños después del allanamiento fallido”.

El portavoz de Trump, Taylor Budowich, afirmó: “Este allanamiento del hogar del presidente Trump no solo no tiene precedentes, sino que fue innecesario. Y ahora están filtrando mentiras e insinuaciones para intentar darle explicaciones al uso del gobierno contra su dominante oponente político. Esto es inaudito”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=axvoXtpFVUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.