Las siete estampas de la marcha en Cuernavaca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las siete estampas de la marcha
en Cuernavaca

Por Daniel Lizárraga
7 de abril, 2011
Comparte

El Presidente Felipe Calderón le prometió a Javier Sicilia que atraparán a los asesinos de su hijo Juan Francisco, de 24 años de edad, durante una reunión que sostuvieron ambos en Los Pinos entre las 10:30 horas y alrededor de las 12:30 horas de ayer.

“Eso fue lo que me dijo”,  comentó el poeta a Animal Político aún sin recuperar  la respiración, despeinado, arropado por su familia tras encabezar, durante casi tres horas, la marcha más numerosa de la que se tenga memoria en Cuernavaca, Morelos, a lo largo de aproximadamente siete kilómetros y bajo una temperatura no menor a los 30 centígrados.

Al bajar del templete instalado a las puertas del Palacio de Gobierno, Sicilia no podía dar más de cinco pasos sin ser detenido por la gente para abrazarlo, para entregarle cartas, para estrecharle la mano, para palmearle la espalda, para contarle de sus familiares desaparecidos, en una Cuernavaca que ha dejado de ser “La Ciudad de la Eterna Primavera” para convertirse en “La  Ciudad de la Eterna Balacera”,  según se escucha en los corrillos políticos y en los cafés.

La gran serpiente blanca

Alrededor de las 17:00 horas, cuando inició la marcha –a la entrada de Cuernavaca por la autopista a Acapulco- no había más de tres mil personas. “Espero que lleguen más, esto se va a poner bueno”, vaticinó José Martínez Cruz, organizador y miembro de la Comisión Independiente de los Derechos Humanos de Morelos (CIDHM).

“¿Si fuera tu hijo qué harías Marco Adame? ¡Si tuvieras vergüenza te largarías!”, rezaba la manta más visible en ese momento.  No más de media hora después, esa pancarta fue sepultada por los cientos de personas que salían de calles aledañas, que llegaban en taxis, que bajaban de colonias de clase alta como Rancho Cortes, por estudiantes que en bloques se incorporaban, por familias que salían de los negocios abiertos hasta conformar una enorme serpiente blanca que se deslizó hasta Palacio de Gobierno.

Los más optimistas calcularon que hubo hasta 25 mil personas. Los  más renuentes aseguraron que llegaron unas 15 mil. Pero no existe un sólo referente para apoyarse. Los reporteros locales nunca habían visto algo así. Los políticos, azorados, veían cómo esa serpiente blanca cascabeleaba sin que ninguno de ellos pudiera estimar sus dimensiones reales.

A la plancha del zócalo le caben 10 mil personas y la gente no cupo ahí. Cientos se quedaron varados en las calles aledañas. No pudieron escuchar los discursos. Algunos de ellos se paraban sobre las puntas de los pies para entender qué pasaba. Ninguno de los organizadores -como José Martínez- dieron crédito a lo que tenían ante sus ojos.

Las cifras

En los últimos cinco años la gente en Cuernavaca ha visto con azoro cómo aparecen cuerpos sin cabeza colgando de puentes que se utilizan para pasar por debajo de la autopista México-Acapulco. Las vendetas entre los cárteles han dejado a su paso cifras como los siguientes de acuerdo datos recopilados por organizaciones no gubernamentales como la CIDHM:

-Entre enero de 2007 y diciembre de 2010 ocurrieron 3 mil 545 homicidios, de los cuales 529 fueron ejecuciones.

-En 146 casos las víctimas fueron jóvenes entre 16 y 30 años.

Los gritos

“¡Estamos hasta la madre! ¡Estamos hasta la madre!”, gritó la gente con el puño en alto golpeando al aire caliente de la capital morelense. De los edificios y de los negocios sobre la avenida Zapata la gente aplaudía. Los meseros se asomaban desde las puertas de los restaurantes para sumarse a las consignas: “¡No más sangre!, ¡No más sangre!”.

Javier Sicilia, su familia y los amigos de su hijo fueron la cabeza de la marcha. No hubo políticos ni funcionarios con ellos. La gente se cogió de los brazos para formar, a lo largo de todo el trayecto, un cordón de seguridad. Desde el toldo de una vieja combi destartalada, el poeta hizo un primer alto en el camino frente a la zona militar  para pedir “que las deserciones no se repitan, que no se viole su código de honor. En medio del horror harían bien en regresarnos la tranquilidad y no vernos como estadísticas de guerra y evitar lo que irresponsablemente han llamado daños colaterales”.

Y machacó:

“Porque cuando uno manda a chingar a su madre a alguien, hay que asegurarse que se vaya”.

En su segundo parada, frente a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Morelos (PGJEM), Sicilia acusó que de entre sus filas han salido los asesinos y que,  por omisión o complicidad, la mayoría de los casos no se han resuelto.

Los ausentes

A la mitad de la marcha, dos jóvenes levantaban un féretro y un muñeco de cartón y trapo con la cara del Presidente Felipe Calderón, el segundo de los presidentes panistas.

En 1998, cuando ese partido  era oposición en Morelos, quienes hoy ocupan la gubernatura como Marco Antonio Adame o un escaño en el Senado como Adrián Rivera Pérez o el exderrotado candidato a alcalde de Cuernavaca y otrora diputado federal, Sergio Álvarez Mata, formaron parte de la marcha del silencio contra la inseguridad pública que provocó la caída del entonces mandatario estatal, Jorge Carrillo Olea.

Ahora este grupo de panistas a quienes se identifica aquí en Morelos como “La Sagrada Familia” se quedaron en sus casas o detrás del escritorio.

Sin miedo

Cuando la serpiente blanca entró al centro de Cuernavaca los negocios estaban abiertos. Los empleados se acomodaban para ver pasar a la gente olvidándose si la mercancía corría algún riesgo. Dueños de zapaterías, de tiendas de ropa, de aparatos electrodomésticos y panaderías sobre la calle Matamoros repartían botes de agua, aplaudían. No sentían miedo.

El reto

Javier Sicilia se quedará en plantón frente al Palacio de Gobierno y emplazó al mandatario panista, Marco Antonio Adame, a que entregue a los culpables de los homicidios antes del 13 de abril o, de lo contrario, habrá una segunda marcha ahora hacia la ciudad de México para exigir su renuncia. Mientras tanto, invitó a la gente a que se sume a la protestas en las redes sociales.

¿Cuántas veces habrá citado a Dios en sus proclamas? ¿Por qué habrá pedido a la gente orar como una forma de protesta?

Javier Sicilia no es un sacerdote ni tampoco se formó en la Teología de la Liberación creada por el ya fallecido obispo de Cuernavaca, Sergio Méndez Arceo.

En realidad ha pertenecido a un movimiento pacifista conocido como Comunidades del Arca fundadas por Lanza del Vasto, un discípulo cristiano de Ghandi cuyos principios pacifistas inspiraron movimientos sociales en Europa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Perseverance en Marte: por qué sería una buena noticia que no descubriera vida en el planeta rojo

Si la misión no encontrara indicios de vida, muchos lo verían como un fracaso. Sin embargo, disponer de un planeta en el que la vida pudo haberse detenido en sus inicios ayudaría a responder otras preguntas clave, según un experto en astrobiología.
12 de marzo, 2021
Comparte

El 18 de febrero de 2021 aterrizó en el cráter Jezero de Marte el rover Perseverance, que estudiará la composición de rocas, el subsuelo y el clima.

Este fue el primer éxito de la misión Mars 2020 y su desarrollo contó con participación española: MEDA es una estación ambiental desarrollada por el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

La llegada de Perseverance ha avivado el debate sobre si hay o hubo vida en Marte, y su habitabilidad presente o pasada.

Habitabilidadno quiere decir que los humanos podamos construir una casa allí, sino que define las condiciones geoquímicas y ambientales favorables para el origen y evolución de la vida.

Entre los objetivos de la misión está estudiar la habitabilidad y la búsqueda de evidencias de vida microbiana antigua.

Hoy en día, por lo que sabemos, es improbable que en Marte haya vida. Pensemos en la de nuestro planeta: durante la mayor parte de su historia, la Tierra estuvo habitada solo por microorganismos.

La evolución necesitó unos 3.400 millones de años para que surgieran plantas y animales. Tiene sentido asumir que, de haber existido vida en Marte, esta era microbiana.

En la exploración espacial tomamos como referencia la vida terrestre actual, pues no conocemos otra. El inconveniente es que, si no se ven evidencias de vida marciana (algo probable), nos preguntaremos si es porque no sabemos qué buscar exactamente.

¿Qué evidencias de vida buscamos?

La ubicación del Perseverance no es casual. Si queremos buscar evidencias de vida, debemos ir a un sitio favorable.

En el cráter Jezero podría haber estado ese lugar: el delta de la desembocadura de un río.

Pero, que haya evidencias de que el agua formó paisajes familiares, con sus ríos y valles, no implica que haya habido vida. Hay que buscar las evidencias.

Cauce seco de un río en el cráter Jezero

Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin
Zona de operaciones de Perseverance en el cráter Jezero. El cauce seco del río se ve en la parte superior izquierda, con el abanico de sedimentos del delta en su desembocadura. Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin

Para la búsqueda, el Perseverance está equipado con SHERLOC, un instrumento capaz de encontrar moléculas orgánicas.

Sin embargo, debemos diferenciar entre “molécula orgánica” y “biofirma orgánica” o “biomarcador”.

Las moléculas orgánicas podrían ser un indicio de vida, pero, cuidado: en realidad, pocas lo son. A estas las llamamos biomarcadores.

Para entenderlo, pensemos en el petróleo. En los años 1930 el origen biológico del petróleo se debatía, hasta que el químico Alfred Treibs descubrió porfirina en los combustibles fósiles. Esta deriva de la clorofila y no podemos explicar su presencia sin la vida. Así, estudiando los biomarcadores (compuestos cuyo origen solo podemos atribuir a la vida), sabemos que el petróleo es lo que queda de ecosistemas de hace millones de años.

Si SHERLOC encuentra moléculas orgánicas, debe evaluarse si son biomarcadores válidos.

El problema es que ello implica asumir que el metabolismo terrestre es universal. Por ejemplo, si en Marte nunca hubo fotosíntesis con clorofila, nunca encontraremos la porfirina de Treibs como biomarcador.

Los minerales también pueden ser biofirmas:

Cristal de formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos

Gentileza C. Menor Salvan
Formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos.

Recogimos estos cristales de formiato, un compuesto orgánico, en un lago salino similar a los que pudo haber en Marte.

El (improbable) hallazgo de estos cristales en Marte tendría gran impacto y en las redes sociales se extendería la idea de que hubo vida.

A diferencia de la porfirina, el formiato puede ser abiótico y no es un biomarcador. Sabemos que lo es, porque la verdadera biofirma es el desequilibrio químico con los otros componentes del lago.

El estudio de biofirmas es difícil y requerirá el transporte de muestras a la Tierra.

¿Y si no se encuentran evidencias de vida?

Desde el punto de vista de la publicidad y la financiación, buscar indicios de vida es una buena estrategia. Es menos mediático, pero, que en Marte no haya vida, ni la haya habido, también sería una buena noticia.

Si Perseverance no encuentra indicios de vida, el público podría verlo como un fracaso. Sin embargo, la exploración de Marte siempre es un éxito, tanto por el conocimiento que nos aporta, como por las tecnologías derivadas.

Disponer de un planeta en el que se reunieron las condiciones que (pensamos) propiciaron la vida, pero que esta se haya detenido en su inicio, sería un escenario único para entender el origen de la vida terrestre.

No es una idea descabellada. El rover Curiosity encontró materiales que pudieron ser claves en el origen de la vida, formando un escenario intacto durante millones de años, libre de los cambios provocados por una potencial biosfera marciana.

Rocas de fosfato, meteoritos de hierro y vetas con sulfatos encontrados en Marte por el rover Curiosity

NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS
Rocas de fosfato (A), meteoritos de hierro (B) y vetas con sulfatos (C) encontrados en Marte por el rover Curiosity. Todos juntos son ingredientes para el origen de la vida. NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS/MSSS

Es probable que no se encuentren evidencias de vida en Marte, y la pregunta seguiría sin respuesta (la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia).

Pero, si tomamos la idea de que en Marte nunca proliferó la vida, podríamos centrarnos en las condiciones que, pensamos, debieron darse para su origen.

Si lo que encontremos encaja, ¿por qué no evolucionó la vida? ¿Faltaba algún ingrediente? ¿La dinámica de Marte no lo permitió? ¿Proliferó un tipo de vida distinto? Junto con el trabajo de laboratorio y lo que sabemos sobre nuestro planeta, quizá podríamos entender cómo empieza la vida y su evolución.

Si en Marte hubiera existido vida avanzada (y los ecosistemas bacterianos lo son), las preguntas sobre el origen de la vida seguirían abiertas. Sin embargo, un Marte sin vida podría ser la gran oportunidad para conocer nuestro propio origen.

*Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes ver los vínculos a los estudios científicos y leer la versión original aquí.

César Menor-Salván es doctor en bioquímica y astrobiología, y profesor del Departamento de Biología de Sistemas en la Universidad de Alcalá.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.