Las sombras de la ciudad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las sombras de la ciudad

Por Rosario Carmona
15 de abril, 2011
Comparte

Son como fantasmas,  no son nadie, deambulan por la calle, viven como pueden, duermen donde sea y comen lo que encuentran o lo que pueden comprar con los pocos pesos que consiguen.

No tienen papeles que demuestren su existencia, ni actas de nacimiento ni credenciales de ningún tipo, sus hijos ni siquiera cuentan con cartas de alumbramiento, todos sus documentos los dejaron abandonados en la casa que alguna vez habitaron y de la que salieron huyendo por los malos tratos y vejaciones.

Son las víctimas de la violencia en casa, víctimas de la tragedia que se torna interminable cuando la historia se entreteje con la separación de una pareja que termina en un reclusorio.

Esa circunstancia les niega una existencia. Las adultas no pueden trabajar en sitios bien remunerados, sus hijos no van a la escuela, es un círculo del que tal vez nunca puedan salir.

Lazos en prisión

A Gisela le enseñaron que sólo estaba diseñada para tener hijos, que era lo único que hacía bien y así se lo demostró a su pareja.

Tiene 27 años y suma siete hijos (más dos que perdió en abortos). A su manera, era feliz, a pesar de los golpes y de las humillaciones.

De pronto, lo que para ella era “toda su vida”, se le vino abajo.

Su pareja, con quien se unió cuando ella tenìa 17 años,  fue a dar a la cárcel por robo. Sola, con 7 hijos, se le acentuaron sus problemas sicológicos.

Cuentan que a veces, en medio de crisis depresivas severas,  intentaba suicidarse, lo hizo varias veces hasta que sus vecinos llamaron a las autoridades, entonces vino lo inevitable:

“Sus siete hijos fueron a parar a distintos internados del DIF, todos separados, A ella la enviaron  al hospital siquiátrico  Fray Bernardino, ahí empezó lo peor. Después de un tratamiento la dejaron salir y comenzó a vivir en la calle.

Parte de su vida es narrada por personal del albergue en el que actualmente habita: “cuando toma sus medicamentos es una excelente persona, le echa ganas al trabajo, busca como superarse, pero en cuanto los deja de tomar regresa  a lo  mismo, depresiones, pierde sus ganas de vivir”.

En sus ratos libres, dicen, va a ver a sus hijos, regados por  distintas casas hogar y albergues del DIF, pero prefiere ir a visitar a su marido en la cárcel, a él le lleva todo lo que gana, le da dinero y hasta los tenis o zapatos que a ella le regalan.

Gisela se embarazó por primera vez a  los 17 años, el más pequeño de los niños no tiene ni un año de nacido, el mayor apenas 10. Su pareja es 15 años mayor que ella y aunque siempre la golpeó y humilló, para ella era normal.

A veces no quería tener relaciones y su esposo le pegaba.

“Vive aquí sola y cuando está en sus mejores días busca trabajo, se arregla, se ve muy bonita y cuando está deprimida deja el trabajo y ya no quiere hacer nada”.

Gisela tiene familia. Pero no la quieren de vuelta.

La familia dice que les ha hecho de todo, “la hemos ayudado 50 veces y no la queremos más. Por su culpa su hermana casi pierde el matrimonio. Y te dicen: no la queremos, tengo una casa grande pero no la queremos”.

Actualmente trabaja en una cocina económica, pero todo lo que gana siempre se lo lleva a su marido a la cárcel.

Actualmente su pareja, cuenta el personal del albergue, le manda casitas de madera que construye en prisión, para que las venda y así obtenga algunos pesos más.

“Finalmente ella espera poder rehacer su vida en familia, en cuatro o cinco años cuando su pareja salga de prisión”.

Pero las circunstancias no son alentadoras. Todo indica que Gisela, nunca podrá recuperar a sus hijos.

Cuando los sueños se convierten en pesadillas

Dulce soñaba con ser abogada.

Ella misma cuenta su historia. “Mi padre murió en un asalto cuando yo era niña”.

Antes de eso tenía una vida feliz, dice, pero ese día, todo se vino abajo.

Tuvo que dejar la escuela, su mamá unió su vida a la de un extraño y ella, simplemente se fue de su casa.

Comenzó a drogarse. Hasta hace unos meses vivía en la calle, por el metro Hidalgo, exactamente afuera de la Iglesia de San Judas Tadeo (Santo patrono de las causa difíciles). Cubría a sus 4 hijos con lo que encontraba, su mayor preocupación es que les hicieran algo.

Yaretzi, sonríe con una inocencia que arrebata, mientras su mamá llora al repasar su tragedia.

La pequeña de tres años es parte de esta familia que lucha, según explica Dulce, por salir adelante.

Tengo otros tres hijos Yamilet, Josgart  y Moisés. Pero él no está con ella, sus tíos se lo arrebataron y sólo sabe que se encuentra bien.

Con un esposo consumidor de droga, que lleva ya dos años en la cárcel “por un problema que tuvo”, esta mujer trabaja en la cocina económica de una empresa de cosméticos.

“Tengo apenas un mes de vivir aquí, estuve cuatro meses en la calle, cuando me cansé de los maltratos de mis suegros y decidí que no podía más.

He sufrido mucho para que mis hijos estén conmigo, no los quiero perder, son todo para mí”, repite, mientras su voz se quiebra por el llanto.

“Aquí mis hijos tienen una vida, sus tres comidas al día, una cama, una cobija para taparse, tiene una guardería gracias a Dios, yo estoy trabajando en una cocina de una empresa, lo estoy haciendo todo por mis hijos, sí uno lo quiere sí se puede” (cambiar).

Explica que ya tiene cinco años que se dejó de drogar y busca salir adelante, ya no duerme en cartones ni vende paletas en la calle, tampoco tiene que decidir entre darle de comer a sus hijos o pasar la noche en un hotel.

Habla de sus sueños: comprar una casa para que sus hijos tengan donde vivir y no anden como ella, drogándose en la calle, que no anden vagando.

De su hijo Moisés, el mayor, sólo sabe que está bien, sus tíos rara vez le llaman para informarle algo.

Esta mujer que alguna vez soñó con ser abogada, enfrentó su peor pesadilla, ahora tiene una nueva posibilidad de salir adelante, aunque el recorrido no será fácil.

Al igual que Gisela o Dulce, en el albergue hay 13 mujeres que al ser víctimas de violencia o quedar solas porque sus parejas están en prisión por haber cometido algún delito, salen de sus casas y su único paradero es la calle.

Con ellas también habitan 36 niños, desde recién nacidos hasta 13 años, muchos de ellos no tienen actas de nacimiento, tampoco algún documento que demuestre quienes son, sus nombres, ni lugares de origen.

Simplemente no existen, son las sombras de la ciudad, pero ahí, al igual que cualquier niño  juegan, a veces sonríen y hasta se divierten, mientras esperan un futuro incierto. … mientras esperan, sin saber exactamente qué…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Quién es Liz Truss, la nueva primera ministra de Reino Unido que "caminará directo hacia el huracán"

Truss se convierte así automáticamente en primera ministra y entrará en Downing Street el martes, después de que Boris Johnson notifique su salida a la reina Isabel II.
5 de septiembre, 2022
Comparte

El Partido Conservador británico eligió a Liz Truss como nueva líder del partido y sucesora del dimitido Boris Johnson, lo que la convierte automáticamente en la primera ministra de Reino Unido.

Tras el anuncio de este lunes, está previsto que el martes Johnson dé su discurso de despedida y notifique su salida como primer ministro a la reina Isabel II en el castillo de Balmoral, en Escocia. Después, Truss se reunirá con la soberana para notificarle su intención de formar gobierno.

Debido a una inflación en Reino Unido que podría llegar al 18% y a una preocupación general sobre los altos costos de la energía, la nueva primera ministra no contará con el tradicional período de “luna de miel”, según anticipa el editor político del diario The Independent, Andrew Woodcock.

Liz Truss

Getty Images
Truss se impuso a su rival con más de 81.000 votos de los afiliados tories, frente a los más de 60.000 que han respaldado al el exministro de Economía, Rishi Sunak.

“Ella caminará directo hacia el huracán”, opinó el periodista.

Con una oposición laborista a la cabeza en los sondeos de intención de voto, no se espera que la ganadora de las primarias conservadoras convoque elecciones anticipadas para dar una mayor autoridad a su mandato. Todo parece indicar a que agotará la actual legislatura hasta el 2024.

Pero quién Liz Truss, a quienes los afiliados del Partido Conservador eligieron por sobre Rishi Sunak.

Tras los pasos de Thatcher

A la edad de siete años, Liz Truss interpretó el papel de Margaret Thatcher en una simulación de las elecciones generales de Reino Unido en su escuela.

Pero a diferencia de la primera ministra, que obtuvo una gran mayoría en las elecciones de 1983, Truss no tuvo éxito.

Muchos años después recordó aquel hecho: “Aproveché la oportunidad y pronuncié un discurso sincero en las ‘elecciones’, pero terminé sin votos. Ni siquiera yo voté por mí misma”.

Treinta y nueve años después, Liz Truss tiene ahora la oportunidad real de seguir el ejemplo de la Dama de Hierro al convertirse en líder conservadora y primera ministra británica.

Durante las cinco rondas de votación de los parlamentarios conservadores, la que fuera secretaria de Relaciones Exteriores se convirtió en la ganadora después de haber pasado años construyendo relaciones con asociaciones de electores y tras permanecer leal al ahora exprimer ministro Boris Johnson durante los días más oscuros de su mandato.

Pero en muchos sentidos, la nueva primera ministra no es una conservadora convencional.


Datos básicos sobre Liz Truss

  • Edad: 47
  • Lugar de nacimiento: Oxford
  • Hogar: Londres y Norfolk
  • Educación: Escuela Roundhay en Leeds, Universidad de Oxford
  • Familia: Casada con el contador Hugh O’Leary con dos hijas adolescentes
  • Distrito electoral: suroeste de Norfolk

Mary Elizabeth Truss nació en Oxford en 1975. Ella misma ha descrito a su padre, un profesor de matemáticas, y a su madre, una enfermera, como gente “de izquierda”.

Cuando era niña, su madre participó en marchas de la Campaña por el Desarme Nuclear, una organización que se opuso con vehemencia a la decisión del gobierno de Thatcher de permitir que se instalaran ojivas nucleares estadounidenses en la antigua base de la Real Fuerza Aérea en Greenham Common, al oeste de Londres.

La familia se mudó a Paisley, al oeste de Glasgow, Escocia, cuando Truss tenía cuatro años.

Su hermano, en declaraciones a Radio 4 de la BBC, dijo que a la familia le gustaban los juegos de mesa, pero que la joven Truss odiaba perder y que a menudo desaparecía antes de tener que arriesgarse a no ganar.

Más tarde, la familia se mudó a Leeds, al norte de Inglaterra, donde Liz asistió a Roundhay, una escuela secundaria estatal.

Liz Truss y Rishi Sunak juntos al final de la campaña electoral por el liderazgo tory a finales de agosto en Londres, Inglaterra

Getty Images
Alrededor de 160.000 afiliados ‘tories’ tuvieron que elegir entre Liz Truss y Rishi Sunak.

Ha dicho que durante el tiempo que pasó allí, vio a “niños que fallaban y eran defraudados por las bajas expectativas”.

Algunos de los contemporáneos de Truss en Roundhay han cuestionado su versión de la escuela, incluido el periodista de The Guardian, Martin Pengelly, quien escribió: “Tal vez ella está haciendo un uso selectivo de su crianza y denigrando casualmente a la escuela y a los maestros que la educaron, por una simple ganancia política”.

Independientemente de cómo fue su educación, Truss llegó a la Universidad de Oxford, donde estudió Filosofía, Política y Economía y participó activamente en la política estudiantil, inicialmente para el partido Demócrata Liberal.

En la conferencia del partido en 1994, habló a favor de la abolición de la monarquía y les dijo a los delegados: “Nosotros, los demócratas liberales, creemos en las oportunidades para todos. No creemos que las personas nazcan para gobernar”.

Ambiciones políticas

En Oxford, Truss se pasó al partido Conservador.

Después de graduarse, trabajó como contadora para Shell y Cable & Wireless, y se casó con el también contador Hugh O’Leary en 2000. La pareja tiene dos hijas.

Truss se presentó como candidata conservadora de Hemsworth, en Yorkshire, Inglaterra, en las elecciones generales de 2001, pero perdió.

Después sufrió otra derrota en Calder Valley, también en Yorkshire, en 2005.

Pero, a pesar de las derrotas, sus ambiciones políticas siguieron intactas, y fue elegida miembro del ayuntamiento de Greenwich, en el sureste de Londres, en 2006. Desde 2008 también trabajó para el grupo de expertos de centro-derecha Reform.

El entonces líder conservador David Cameron colocó a Truss en su “lista A” de candidatos prioritarios para las elecciones de 2010 y fue seleccionada para presentarse al escaño asegurado de Norfolk suroccidental.

Pero pronto se enfrentó a una batalla contra la asociación conservadora del distrito electoral que pidió retirar a Truss después de que se reveló que había tenido una aventura amorosa con el parlamentario conservador Mark Field unos años antes.

El esfuerzo por expulsarla fracasó y Truss ganó el escaño por más de 13.000 votos.

Liz Truss con Boris Johnson

Getty Images
Liz Truss sucederá a Boris Johnson en Downing Street número 10, la sede del gobierno británico.

Fue coautora del libro Britannia Unchained con otros cuatro parlamentarios conservadores elegidos en 2010.

En este recomendaban eliminar las regulaciones estatales para impulsar la posición del Reino Unido en el mundo, y el libro mostraba a Truss como una prominente defensora de las políticas de libre mercado en las filas conservadoras.

Durante un reciente debate en la BBC durante la campaña para el cargo de primer ministro, se le cuestionó por un comentario en Britannia Unchained, en el que describe a los trabajadores británicos como “unos de los peores haraganes del mundo”.

Ella insistió en que no lo había escrito.

En 2012, poco más de dos años después de convertirse en diputada, ingresó al gobierno como secretaria de Educación y en 2014 fue ascendida a secretaria de Medio Ambiente.

En la conferencia conservadora de 2015, Truss fue objeto de burlas por un discurso en el que dijo, con voz apasionada: “Importamos dos tercios de nuestro queso. Eso. Es. Una. Desgracia”.

Giro drástico sobre Brexit

Casi un año después se produjo posiblemente el que ha sido el mayor evento político en una generación: el referéndum sobre la Unión Europea.

Truss hizo campaña a favor de permanecer en ella y escribió en el diario Sun que el Brexit sería “una triple tragedia: más reglas, más formularios y más demoras al vender a la UE”.

Sin embargo, después de que su lado perdió, cambió de opinión y argumentó que el Brexit brindaba una oportunidad para “sacudir la forma en que funcionan las cosas”.

Liz Truss

Getty Images
Truss apoyó inicialmente la opción de que el Reino Unido debía quedarse en la Unión Europea y luego cambió su opinón sobre el Brexit.

Bajo el mandato de Theresa May, Truss se desempeñó como secretaria de Justicia y posteriormente como secretaria en jefe del Tesoro.

Cuando Boris Johnson se convirtió en primer ministro en 2019, Truss pasó a ser secretaria de Comercio Internacional, un trabajo que significaba reunirse con líderes políticos y empresariales mundiales para promover los intereses comerciales de Reino Unido.

En 2021, a los 46 años, se trasladó a uno de los puestos de mayor rango en el gobierno: secretaria de Relaciones Exteriores.

En este cargo, intentó resolver el espinoso problema del Protocolo de Irlanda del Norte, eliminando partes de un acuerdo entre la UE y el Reino Unido posterior al Brexit, una medida que la UE criticó ferozmente.

También consiguió la liberación de dos ciudadanos británico-iraníes que habían sido arrestados y detenidos en Irán.

Y cuando Rusia invadió Ucrania en febrero, adoptó una línea dura, insistiendo en que todas las fuerzas de Vladimir Putin deberían ser expulsadas del país.

Pero enfrentó críticas después de que respaldó a ciudadanos en Reino Unido que querían ir a pelear a Ucrania.

Cargas y ayudas

La campaña de Truss por el liderazgo del partido Conservador no estuvo exenta de controversia.

Cuando se le presionó para responder cómo abordaría la crisis del costo de vida en el país, dijo que centrará sus esfuerzos en “reducir la carga fiscal, no en dar ayuda financiera”.

Protestas en Londres

Getty Images
Durante el verano boreal se han repetido las protestas en Londres y otras ciudades por el alto costo de la vida.

También llamó a la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, una “buscadora de atención”, y agregó que era mejor “ignorarla”.

Algunos han sugerido que Truss, con sus atuendos, está tratando de emular a otra favorita de los conservadores: Margaret Thatcher.

Pero ella lo ha descartado y como le dijo a GB News: “Es bastante frustrante que las mujeres políticas siempre son comparadas con Margaret Thatcher, mientras que los hombres políticos no son comparados con (el exprimer ministro británico) Ted Heath”.

Pero esa comparación quizás no fue una desventaja cuando se estaba tratando de obtener el apoyo de los miembros del Partido Conservador.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-s2KMg099A4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.