Los pecados capitales y los políticos: Avaricia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los pecados capitales y los políticos: Avaricia

Por Daniel Lizárraga
19 de abril, 2011
Comparte

En esta semana santa, Animal Político ha retomado lo que se ha escrito sobre los siete pecados capitales utilizados por el catolicismo para mirar, de una manera poco común, a los políticos en México.

Ayer lunes santo inició esta serie con la soberbia, cinco estampas de personajes como la maestra del sindicato más grande de América Latina, Elba Esther Gordillo; el ex gobernador poblano, Mario Marín; el expresidente Vicente Fox, el otrora mandatario colombiano, Álvaro Uribe y el legendario Napoleón Bonaparte.

Ahora, martes santo, utilizaremos parte de lo que se ha escrito sobre la Avaricia para alumbrar a quienes dirigen al país.

La avaricia (en latín, avaritia) es —como la lujuria y la gula—, un pecado de exceso. Sin embargo, la avaricia (vista por la Iglesia) aplica sólo a la adquisición de riquezas en particular.

Tomás de Aquino escribió que la avaricia es “un pecado contra Dios, al igual que todos los pecados mortales, en lo que el hombre condena las cosas eternas por las cosas temporales”. En el Purgatorio de Dante, por ejemplo, los penitentes eran obligados a arrodillarse en una piedra y recitar los ejemplos de avaricia y sus virtudes opuestas.

“Avaricia” es un término que describe muchos otros ejemplos de pecados. Estos incluyen la deslealtad, la traición deliberada, especialmente para el beneficio personal, como en el caso de dejarse sobornar.

La búsqueda y acumulación de objetos, robo y asalto especialmente con violencia, los engaños o la manipulación de la autoridad son todas acciones que pueden ser inspirados por la avaricia.

Cuando se han cumplido ya cuatro años del gobierno de Felipe Calderón ¿a cuántos personajes les ha ganado la avaricia?, es decir, ¿cuántos funcionarios han sido sancionados por corrupción o por malversación de recursos públicos?

De acuerdo con la Secretaría de la Función Pública (SFP), estás son las cifras:
-1, 948 denunciados penalmente hasta enero pasado.

-31 mil 223 sanciones administrativas, hasta julio del 2010.

. 7 mil 600 sanciones administrativas anualmente contra 8 mil funcionarios.

– 3 mil 877 son inhabilitaciones para volver a ejercer cargos públicos que van de los 3 hasta los 12 años.

Según estos números oficiales anualmente habría 487 funcionarios puestos ante la mirada de los jueces poder delitos que van más allá de una sanción administrativa; ya sea pública o privada. Todos ellos 1,948 fueron consignados penalmente.

No obstante, México no ha podido, durante ese mismo periodo de tiempo, obtener por lo menos una calificación aprobatoria de 6 puntos en el Índice de Percepción de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional.

De hecho, dese que inició la alternancia partidista, México no sólo nunca ha conseguido estar a media tabla entre los países menos corruptos del mundo, sino que además su calificación jamás ha llegado a los 4 puntos.

En la medición más reciente –año 2010-, México obtuvo una calificación 3.1, ubicándose en el lugar 91 de 178 países participantes. En ese mismo lugar aparecieron Burkina Faco y Egipto.

La medición de Transparencia Internacional se base en que piensa la gente sobre la corrupción en sus países. La paradoja consiste en que México cuenta con  una de las mejores leyes de transparencia en el mundo la cual ha servido de base para crear otras normas en Centroamérica y el Caribe.

El Pemexgate

Uno de los casos más que más llamaron la atención de la prensa nacional e internacional durante el sexenio pasado fue, sin duda, el llamado “pemexgate”.  Ricardo Aldana y Carlos Romero Deschamps, los principales implicados en la malversación de millones de pesos para utilizarlos en la campaña presidencial del priista Francisco Labastida Ochoa, nunca pisaron la prisión.

En contraste, durante el gobierno de Calderón 14 trabajadores de PEMEX, acusados de fraude, deberán pagar una inédita multa 5 mil 134 millones de pesos  por la presunta fraudulenta licitación para la renta de cuatro buques.

No obstante no se trata de personajes del dominio público aunque sí de importancia dentro de la estructura administrativa en la paraestatal. En este caso aún faltan las sentencias.

Además de la situación descrita, la corrupción y la forma en que los mexicanos perciben que sus gobernantes trabajan sobre el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y datos personales (IFAI) abrió un nuevo punto de controversia: las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos.

Vicente Fox

Desde que dejó Los Pinos, los bienes y la jubilación del expresidente Vicente Fox han sido dos de las piezas constantemente requeridas por organizaciones no gubernamentales y algunas reporteras. A más de cuatro años de distancia, no sólo ha sido imposible acceder a la documentación original sino que ahora ya no existen las copias de esos documentos en la propia secretaría de la Función Pública, de acuerdo con una resolución reciente del IFAI.

El pasado 15 de abril, las comisionadas –en este caso encabezadas por María Marván- ordenaron a la Secretaría de la Función Pública investigar a los funcionarios que actuaron con negligencia al no conservar en sus archivos copias de las investigaciones sobre la evolución patrimonial del Fox.

En su última sesión pública antes del actual periodo vacacional, el IFAI determinó que se determinen las responsabilidades administrativas sobe quienes tenían la custodia del expediente 142/2007 radicada en la Dirección Adjunta de Verificación  y Evolución Patrimonial.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna contra la COVID-19: los riesgos de no ponerse la segunda dosis

Solo en Brasil más de 1.5 millones de ciudadanos no han completado el programa de vacunación contra el coronavirus. Los expertos explican cuáles son los peligros.
19 de abril, 2021
Comparte

En un desayuno con periodistas el 13 de abril en Brasilia, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que más de 1.5 millones de brasileños no acudieron a recibir la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19.

Según el Ministerio de Salud, São Paulo es el estado en el que más se registra este fenómeno, con más de 343 mil atrasos. Le siguen Bahía (con 148 mil) y Río de Janeiro (143 mil).

Queiroga señaló que tiene la intención de reforzar la campaña para que todos completen el calendario de vacunación, y para ello contará con el apoyo del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass).

En la reunión también estuvo la coordinadora del Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI), Francieli Fantinato.

La especialista pidió a todos los que tomaron la primera dosis que esperaran el tiempo mínimo necesario para regresar al centro de vacunación más cercano y completar la vacunación con la segunda dosis.

Este intervalo varía según la vacuna aplicada. En el caso de CoronaVac, de Sinovac y el Instituto Butantan, el tiempo entre la primera y la segunda dosis es de 14 a 28 días.

Para la vacuna AZD1222, de AstraZeneca, la Universidad de Oxford y la Fundación Oswaldo Cruz, el período de espera es de tres meses.

Pero, ¿cuáles son los riesgos que corren quienes no reciben la segunda dosis?

Protección dudosa

La mayoría de las vacunas contra la COVID-19 probadas y aprobadas requiere dos dosis para que proporcione un nivel de protección aceptable.

Esto se aplica a los productos desarrollados por Pfizer, Moderna, Instituto Gamaleya (la Sputnik V), CoronaVac y AZD1222.

Por ahora, la única excepción en la lista es la vacuna de Johnson&Johnson, que ofrece una buena respuesta con la aplicación de una sola dosis.

Marcelo Queiroga

Getty Images
El ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, informó que 1,5 millones brasileños no regresaron para recibir su segunda dosis de vacunación.

Estos cronogramas de vacunas se evaluaron y definieron en ensayos clínicos que involucraron a decenas de miles de voluntarios y sirvieron para determinar la seguridad y eficacia de las candidatas.

Por lo tanto, si alguien toma solo la primera dosis de CoronaVac o AZD1222 y olvida la segunda, no estará adecuadamente protegido.

Los datos que tenemos muestran que la persona está protegida con dos dosis. Si toma solo una, no ha completado el plan y no está debidamente vacunada“, explica la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Aunque la primera dosis dé un poco de protección, esta tasa no se encuentra dentro de los parámetros establecidos por expertos e instituciones que definen las reglas del sector, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud y la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, ambas de Brasil.

Otro punto peligroso: al recibir la primera dosis (y no volver para completar el calendario de vacunación), el individuo corre el riesgo de quedarse con una falsa sensación de seguridad.

Incluso puede pensar, equivocadamente, que ya es inmune ante coronavirus y seguir con su vida normal, sin cuidados básicos contra COVID-19.

Las recomendaciones, sin embargo, siguen siendo las mismas para quienes recibieron dos, una o ninguna dosis de la vacuna: todos deben mantener la distancia física, usar mascarillas, lavarse las manos y asegurarse de que el aire se renueva en los interiores.

¿Comenzar de nuevo?

Aún no está claro qué deben hacer aquellos que no han completado el plan de las dos dosis: ¿tendrán que empezar de cero o podrán aplicarse la segunda en cualquier momento?

Esto dependerá del tiempo que hayan dejado pasar desde que recibieron la primera, especulan los expertos.

“Si se ha superado el plazo máximo para recibir la segunda dosis, puede ser necesario reiniciar la pauta de vacunación, ya que todos los datos de eficacia que tenemos están basados en un protocolo”, señala la inmunóloga Cristina Bonorino, profesora titular de la Universidad Federal de Ciencias de la Salud de Porto Alegre.

“Si no nos ceñimos a esto, no podemos garantizar la inmunización”.

vacuna

Reuters
Es importante tomar las dos dosis del mismo fabricante de vacuna.

En un escenario de escasez de vacunas, esto puede comprometer aún más las existencias y dejar a muchas personas sin inmunizarse.

En cualquier caso, vale la pena seguir la recomendación del Ministerio de Salud y acudir al centro de vacunación más cercano lo antes posible para completar la protección contra la COVID-19.

“No deben retrasarse, pero si tienen algún imprevisto, es importante recibir la segunda dosis lo antes posible para obtener una buena respuesta inmunológica“, refuerza Ballalai.

Bonorino, quien también es miembro de la Sociedad Brasileña de Inmunología, cree que el gobierno debería invertir en campañas de comunicación para concienciar a la gente sobre la necesidad de seguir adecuadamente los protocolos de inmunización del país.

“Necesitamos que esta información se difunda en televisión, en las redes sociales y en todos los medios, para que la población no se olvide de tomar la segunda dosis de la vacuna en las fechas indicadas”, destaca.

Según la última información del Ministerio de Salud, Brasil ha vacunado hasta ahora a un total de 27 millones de personas contra COVID-19, el 12% de de la población.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.