Paola Tinoco, una escritora ejemplar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Paola Tinoco, una escritora ejemplar

Por Moisés Castillo
30 de abril, 2011
Comparte

A Gabriela le pagan mil pesos para ser humillada en público. Uli roba libros, se vuelve adicto a la lectura y pierde a su mujer. Ramses, un escritor no cotidiano hace de su casa un lugar donde todo puede suceder. Mario se sumerge a las profundidades de un cementerio para encontrar un cadáver cojo. Enrique es un súper actor en los hospitales públicos. Una jefa de prensa de una editorial ve la sangre de un escritor narco…

Estos son los trabajos que muchas personas con imaginación ejercen para sobrevivir ante el desempleo y las crisis económicas, que en nuestro país ya son una enfermedad crónica.

Los 14 cuentos que ofrece la escritora Paola Tinoco en su libro debut “Oficios ejemplares” (Páginas de Espuma) reflejan precisamente una realidad cruda pero que con su narrativa refinada nos traslada a escenarios asombrosos, llenos de humor negro, cinismo, ternura y maldad. Si un cuento no sorprende de inmediato muere. Y las historias de Paola Tinoco tienen el factor sorpresa en la línea exacta, en el diálogo honesto o en la frase contundente.

Dicen que el escritor debe tentar al lector y el comienzo de cada uno de los cuentos despierta una poderosa curiosidad que poco a poco refleja una realidad agridulce. Los relatos de Paola Tinoco tienen algo que decir, sus palabras son pasos leves que nos llevan a lugares donde fuimos protagonistas o testigos privilegiados de situaciones que aparentan ser normales pero que se vuelven delirantes.

Seguramente habrá algún lector que en este mismo instante está sumergido en “Oficios ejemplares” y dirá convencido “Sí, me caso con este libro”.

Gay Talese, padre del Nuevo Periodismo, dice que los escritores le roban al periodismo temas todo el tiempo. Cambian los nombres de la gente, dramatizan aquí y allá, y lo llaman ficción. Paola Tinoco hizo el trabajo completo hace seis años: reporteó muchas de estas crónicas que aparecieron inicialmente en la extinta revista DF por Travesías y la idea original consistía en encontrar algunos oficios poco comunes y contar historias increíbles.

Es por ello que “Oficios ejemplares” tiene la verdad del periodismo y la verosimilitud de la ficción, establece al instante un pacto sincero con el lector. Es una forma narrativa que es tan natural para la escritora de la Escandón, que le da la libertad para moverse en mundos que otros comparten o en el que otros se reconocen.

-¿Qué sucedió en el intermedio de las historias periodísticas a la publicación del libro?

Cuando leí las crónicas que había escrito a lo largo de dos años, me di cuenta que muchas de éstas podían crecer y convertirse en cuentos. Obviamente trabajándolas, haciendo ficción en muchas de ellas y eso pasó. No todas estuvieron publicadas, pero por ejemplo “Cenicienta humillada”, que es con la que abre el libro, sí es parte de las crónicas de la revista. Después me di cuenta que había una línea. No creo que todos los libros tienen que tener siempre un tema, por ejemplo el de Guadalupe Netel, “Pétalos”, es el título de uno de los cuentos pero todos son distintos, no hay un hilo conductor. En este caso me pareció que estaba bien que se quedará con el tema de los oficios y así lo dejé.

-¿Fue difícil trasladar este trabajo periodístico a cuentos?

En realidad las historias ya se habían contado y yo nada más como que uní puntos, no me costó mucho trabajo. Creo que lo mas difícil fue corregir, nunca estás contento con eso, con alguna coma, línea, pero las historias se dejaron ir solitas.

-¿El periodismo es menor a la literatura? ¿Cómo ubicas esta combinación?

El periodismo es una base para escribir una buena historia. Porque ahí de entrada ya tienes una historia contada, después “ficcionas” o digamos que le das forma a la historia. Es una herramienta muy importante. Hay muchos periodistas que son escritores. En Estados Unidos se utiliza el término escritor para los dos, para los que escriben ficción o columnas en un periódico. Creo que de alguna manera es así. Pero en México lamentablemente hay muchos periodistas que en realidad no escriben, no escriben de oficio y escriben por escribir y, en ese sentido, yo no los llamaría escritores.

-¿Todos tus protagonistas son reales?

Muchos de ellos sí. El escritor también tiene que hacer su trabajo de investigación como el periodista. En el caso de “Buzo de cementerio” estuve hablando con gente que se encargaba de la administración de cementerios. Nunca pude ver uno, pero me basé en las historias que me contaban de cómo él hacia su trabajo y escribí su historia.

-¿Por qué en varios de tus cuentos encontramos mujeres “sumisas”, “manipulables”, “sin autoestima”?

No lo pensé. Cuando los escribí eran personas que me llamaban la atención, la forma en que resolvían o no resolvían su vida y lo usé. No había ningún ánimo de “retratar” a la mujer mexicana.

-¿El cuento “Jefa de prensa” es un poco autobiográfico por tu labor en Anagrama-México?

Sí tiene que ver con mi trabajo, definitivamente tomo de allí muchas situaciones. No tengo un escritor narco pero sí tiene que ver. Algunas vez me tocó ir a la embajada Colombiana tratando de que me ayudaran a traer a un escritor y la respuesta fue tal y como está ahí. En realidad todas la embajadas de los países latinoamericanos no tienen mucho dinero para esas cosas, pero lo intenté.

-¿En el medio literario abundan los “rockstar”, es decir, los que no escriben tan bien y se sienten lo máximo o se comportan humildes como el escritor colombiano?

Más que hablar de buenos o malos, hablaría de temas comerciales o más como para un nicho de lectores. Por ejemplo, Daniel Sada es un gran escritor pero no vende tanto como Francisco Martín Moreno. A ti y a mi no nos gusta lo que hace pero hay como dos millones de personas a las que sí y eso es lo que vende el señor. Sí hay mucho “rockstar”, que hacen peticiones como “yo no voy a tal feria del libro si no me pagan el avión de mi asistente, de mi esposa…”. Sí hay gente así en el medio. Pero saben que pueden hacer esas cosas porque su trabajo rinde. Como el caso de Martín Moreno que sabe que vende dos millones de libros y entonces pide una limusina.

Carlos Fuentes y El dragón mágico

Desde los 15 años, Paola Tinoco escribía y escribía pequeñas historias en sus libretas de la escuela, y nunca pensó que se convertiría tiempo después en una “joven escritora dedicada a su trabajo y con gran futuro” como dice el argentino Ricardo Piglia.

Pola Tinoco confiesa que cuando entró a la UAM-Xochimilco a estudiar sociología escribía poco, pero al hacer su servicio social a la revista Proceso en un proyecto editorial que se llamó “México. Su apuesta por la cultura. El siglo XX”, tuvo la oportunidad de realizar investigaciones periodísticas y entrevistar a escritores como Carlos Fuentes. Fue una señal luminosa que la guió al mundo de las letras.

Sin embargo, como en casi todos los universitarios el dinero no fluye y menos en realizar “practicas profesionales”, tuvo que trabajar un tiempo de bibliotecaria, hasta que un amigo escritor le presentó a gente de la distribuidora de Anagrama y desde el 2003 es la representante de la editorial española en México.

Paola Tinoco se siente cómoda en su casa. Detrás de sus lentes inconfundibles de pasta delgada, sus ojos no parpadean, siempre están atentos. Sus respuestas son contundentes y sin paja como sus cuentos. Dice que en su casa no había muchos libros pero su padre se dio cuenta que su pequeña le atraía la lectura, así que le compró “La isla del tesoro”, “La vuelta al mundo en 80 días”, “Mujercitas”, historias para una niña de 8 años. Posteriormente, ya escogía sus propios libros y recuerda con mucho cariño “El dragón mágico”, de Pearl S. Buck.

-¿Cómo fue el paso de decidir ser escritora?

Nunca lo pensé. En realidad yo seguí escribiendo y en algún momento dije “bueno puedo presentar este proyecto a un editor”, y tuve la fortuna que le gustara a la primera, no es algo que pase muy seguido y menos en este medio que es muy chico. Aquí prácticamente todos nos conocemos, es como el patio de una escuela. Pero escribía sin pensar en hacer un libro o publicarlo en una revista, trabajando en prensa te das cuenta que no es complicado, lo presentas si te dicen sí, pues bien. La verdad me ha ido muy bien en eso. Publiqué en Play boy, en Laberinto Milenio, en la revista Replicante y por supuesto en la revista DF.

-¿Los escritores mencionan mucho el “tono” de su lenguaje? ¿Ya lo alcanzaste?

A mí me gusta lo que escribo, estoy muy cómoda utilizando la primera persona y creo que eso me ayuda ha hacer mis cuentos más fluidos porque se convierte en una especie de diálogo interior. A veces muy teatral, pero creo que tiene onda. A mí me gusta y ha recibido buenos comentarios mi estilo…

-¿El narco está de moda?

Sí hay mucho de narco, es el tema de moda pero es el reflejo de lo que está sucediendo en el país. Es inevitable que se hable del narcotráfico si lo tenemos a la vuelta de la esquina, pero no es mi tema favorito. A la editorial llegan muchos manuscritos, hay cosas muy buenas y cosas espantosas. En “Jefa de prensa” traté el tema pero en lugar de escribir sobre un trama policíaco, me busqué el oficio de alguien que trabajara para ellos, pero no que necesariamente estuviera involucrado.

-¿Percibes una crisis en las editoriales grandes y un repunte de las independientes?

No. Creo que las editoriales grandes están tratando de mantener las ganancias sacando libros que tienen más oportunidad comercial que otros, volviendo al tema de Francisco Martín Moreno. Las editoriales independientes siempre empiezan muy bien, he visto crecer un montón desde que llevo trabajando aquí en el mundo editorial y he visto a crecer a Sexto piso, Almadía, Textofilia, Tumbona, El billar de Lucrecia y algunas de ellas mantienen su línea, pero la mayoría buscan a alguien que les levante. Por ejemplo, Sexto piso sacó un libro de Carmen Boullosa, después de haber publicado a Etgar Keret y Goran Petrovic, pues dices qué diferencia. Almadía hace las mismas cosas.

-¿A qué jóvenes escritores hay que seguirles la pista?

Hay un escritor chileno que se llama Alejandro Zambra y sus “Formas de volver a casa”, es uno de mis escritores favoritos. El argentino Pedro Mairal, que es buenísimo, tiene unos cuentos estupendos, escribe con una naturalidad bárbara. Andrés Neuman me gusta mucho, más los cuentos que las novelas. Guadalupe Nettel, claro. Ahorita me llama la atención un chavo que es poeta y es muy original que se llama Feli Dávalos, tiene un programa en radio Ibero, su poesía es como rapeada. Es como si estuvieras leyendo hip-hop, es muy simpático, lo publicó Aldus.

Paola Tinoco aclara que no tuvo ningún antecedente familiar en el mundo de la escritura. Su padre trabaja en un hospital, su madre fue comerciante al igual que uno de sus hermanos. Otro es diseñador y el último es instructor de pilates. Dice que si no se dedicara a contar historias seguramente le gustaría ser diseñadora gráfica, pero no es buena para dibujar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El arresto de personas protestando contra la monarquía en Reino Unido genera preocupaciones por la libertad de expresión

Activistas critican la actuación policial en los actos que marcan el ascenso al trono del rey Carlos III.
13 de septiembre, 2022
Comparte

Activistas por la libertad de expresión en Reino Unido han calificado los arrestos de manifestantes antimonárquicos tras la muerte de la reina Isabel II como “profundamente preocupantes”.

En los últimos días, la policía de Escocia ha arrestado a dos personas, mientras que en Oxford arrestaron a un hombre, que poco después fue liberado.

Los arrestos se produjeron en eventos de homenaje tras la muerte de la reina y la profanación del rey Carlos III como nuevo monarca británico.

En Londres, donde ya han comenzado las colas para la capilla ardiente, la Policía Metropolitana dijo que la gente “tiene derecho a protestar“.

El domingo, una mujer de 22 años fue acusada de haber contribuido al quebrantamiento de la paz y fue arrestada durante la proclamación de acceso al trono de Carlos III frente a la Catedral de St. Giles en Edimburgo.

Más tarde fue liberada y tendrá que comparecer en el Tribunal del Sheriff de la ciudad escocesa próximamente.

Ese mismo día, Symon Hill, de 45 años, fue arrestado bajo sospecha de que cometió un delito de orden público después de que gritara “¿Quién lo eligió?” durante un acto en torno a la proclamación del rey en Oxford.

La policía local informó que el hombre luego fue liberado y estaba colaborando con los oficiales “voluntariamente”.

“Profundamente preocupante”

El lunes, un joven de 22 años fue arrestado tras ser acusado de quebrantar la paz luego de que supuestamente interrumpiera al príncipe Andrés mientras la procesión real avanzaba por la avenida Royal Mile de Edimburgo.

Ruth Smeeth, directora ejecutiva de Index on Censorship, una organización británica que aboga por la libertad de expresión, aseguró que los arrestos eran “profundamente preocupantes”.

“Debemos evitar que este evento se use, por accidente o diseño, para erosionar de alguna manera la libertad de expresión que los ciudadanos de este país disfrutar”, agregó.

Buckingham Palace

Reuters
Se espera que un gran número de personas acuda a Londres durante los próximos días.

Por su parte, Silkie Carlo, directora de la asociación Big Brother Watch, señaló que los agentes de policía tenían el “deber de proteger el derecho de las personas a protestar tanto como el de facilitar el derecho de las personas a expresar su apoyo, pesar o presentar sus respetos”.

“No es mi rey”

Jodie Beck, oficial de políticas y campañas de Liberty, dijo que era “muy preocupante ver a la policía haciendo valer sus amplios poderes de una manera tan dura y punitiva”.

“La protesta no es un regalo del Estado, es un derecho fundamental“, añadió.

También el lunes, la policía se llevó a un manifestante que sostenía un cartel que decía “No es mi rey” frente al Parlamento, en Londres, antes de la llegada del rey al edificio.

La Policía Metropolitana explicó que le pidieron a un miembro del público en las afueras del Palacio de Westminster que se moviera “para facilitar el acceso y la salida de los vehículos a través de las puertas” e insistió en que el hombre no fue arrestado ni se le pidió que abandonara el área más amplia.

El cuerpo policial también respondió a un video que circula en las redes sociales en el que se escucha a un oficial pidiendo los detalles de un hombre que había levantado una hoja de papel en blanco mostrando la intención de escribir en ella “No es mi rey”.

En el video se escucha al oficial, que supuestamente pertenece a otra fuerza contratada para ayudar a la Policía Metropolitana, decir que el mensaje “puede ofender a las personas”.

Oficiales de policía desplegados a lo largo de la Royal Mile de Edimburgo

EPA
Oficiales de policía desplegados a lo largo de la avenida Royal Mile de Edimburgo.

Una declaración del subcomisionado adjunto Stuart Cundy dice: “El público tiene absolutamente el derecho de protestar y se lo hemos dejado claro a todos los oficiales involucrados en la operación policial extraordinaria que se lleva a cabo actualmente”.

Alrededor de 1.500 militares trabajarán junto con la policía y los delegados civiles para gestionar la gran cantidad de personas que se espera que acudan a Londres esta semana.

El nuevo comisionado de la Policía Metropolitana, Sir Mark Rowley, aseguró que su fuerza enfrentaba un “enorme desafío“.

“Tendremos un evento seguro, pero vamos a poner a miles de oficiales en esto debido al nivel de seguridad requerido y (para garantizar la seguridad de) millones de personas que quieren presentar sus respetos”, explicó.

El portavoz del primer ministro no hizo comentarios sobre los arrestos, pero comentó que este era “un período de luto nacional” para la “gran mayoría” del país.

“Pero el derecho fundamental a la protesta sigue siendo la piedra angular de nuestra democracia”, afirmó.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-s2KMg099A4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.