Rodolfo, un romántico incurable
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Rodolfo, un romántico incurable

Por Moisés Castillo
23 de abril, 2011
Comparte

Aunque lo pague con el precio de mi vida/aunque comprenda lo que tengo que sufrir/ puedo jurar que tú serás mi consentida/ y que nadie quiero tanto como a ti/

Esta fue la canción con la que Rodolfo conquistó a Blanca Estela, su amor del alma.

Hace 18 años, una mujer de mirada múltiple llegó a Garibaldi con unos amigos a   cantar y arrancarse la tristeza. A los pocos minutos, vieron pasar a un hombre bigotón de estatura media, que caminaba lento con una guitarra color caoba. Sin querer, Rodolfo y Blanca Estela se miraron y de pronto apareció un silencio entre los gritos de la noche.

Mientras tocaba “Mi linda esposa”, del trío Los Santos, la última canción de las cuatro rondas pactadas, Rodolfo sintió que la dulce sensación que le provocó esa mujer de cabello negro se estaba esfumando acorde tras acorde. Se percató que se quedaba sin aire, se le empezó a cerrar la voz pero terminó la melodía.

-Gracias señor, cuánto le debemos… Alcanzó a decir uno de los amigos de Blanca Estela.

-No, no, ¡No se vayan! Les voy a cantar una canción de cortesía. Con todo cariño para ella… Y Rodolfo mientras la veía fijamente a los ojos, se arrancó con “Consentida”, de Alfredo Núñez de Borbón.

Por primera vez, en mucho tiempo, mientras cantaba y raspaba las cuerdas de su guitarra, Rodolfo estaba en una inagotable certidumbre. Apenas la conocía, no sabía su nombre, pero quien quiera que fuera esa mujer, ya la amaba.

El trovador de Garibaldi nunca imaginó que en su lugar de trabajo encontraría a la que en poco tiempo se convertiría en su esposa.

“Consentida me trae un recuerdo único en mi vida. Fue la canción que tenía que cantarle a Blanca Estela en ese momento, la vida es de momentos y si no provocas algo te puedes arrepentir toda tu vida. Se la canté y se la sigo cantando como un himno de nuestro amor”.

*****

A sus 53 años de edad, Rodolfo se siente feliz. Mientras saca su cajetilla de cigarros Kent, aparece como fantasma un perro güero-rojizo con larga melena y se le queda observando con curiosidad. Quizá también nota sus zapatos desgastados, sus pantalones grises de “brinca-charcos” y su chamarra negra tipo gabardina un poco sucia.

Rodolfo le grita al señor del carrito que vende pan y café, y le pide uno bien caliente para su garganta. Entre su pelo negro, se asoman algunas canas del tiempo, que también se expanden a su bigote abundante. Dice que tiene el privilegio de hacer feliz a los demás, aunque sea por unos cuantos minutos que duran sus canciones. Vive de lo que le gusta hacer, pocos pueden decir lo mismo, por lo menos con la honestidad del quien fuera músico en “La Hora con Paco Malgesto”.

Desde 1976, Rodolfo trabaja como trovador independiente en la Plaza Garibaldi y tienen un largo recorrido musical. A los 16 años comenzó a tocar la guitarra por el ambiente bohemio que había en su casa. Cada fin de semana, su padre, Rodolfo Colorado y su madre, Beatriz Mena, tocaban la guitarra y el piano, cantaban toda la noche con familiares y amigos, entre el humo espeso del cigarro y el alcohol que nunca se terminaba.

Dice que la música romántica la trae de nacimiento, en la sangre. Escuchaba de niño mucho bolero, música ranchera, pero sus canciones favoritas siempre fueron las que interpretaban aquellos baladistas como Alberto Cortez, Leo Dan, Víctor Iturbe “El Pirulí”, José José, Rafael, Julio Iglesias, Napoleón, Roberto Carlos, Camilo Sesto, Gualberto Castro, Juan Gabriel, José Luis Perales, Leonardo Favio, Violeta Parra, entre otros.

Rodolfo dejó la escuela por la música. Apenas terminó la secundaria, iba en la Técnica No. 131 por el Centro de Tlalpan. Su niñez fue muy divertida, ya que vivió en la ex Hacienda de Coapa, todo era campo, visitaba caballerizas, gallineros, establos, olía el pasto fresco y las flores multicolores. La ex Hacienda se ubicaba en lo que ahora es Calzada del Hueso y que a mediados de los 60s se fue poblando gradualmente hasta cubrir en su totalidad esas tierras productoras de forraje.

A los 16 años, ingresó a la mítica Escuela Libre de Música y Declamación, en la calle de Sinaloa, colonia Roma. Esta escuela fue fundada en 1920 y tuvo como presidente a Antonio Caso. Ahí, Rodolfo tomó clases de solfeo, aprendió cómo entonar canciones y desarrolló una voz muy particular. Estudiar le sirvió para encontrar el tono y su estilo musical: un rumor de mar en la ciudad.

Su padre trabajaba en Televisa, en el noticiero 24 Horas de Jacobo Zabludovsky. Era un camarógrafo reconocido en ese tiempo de la televisión mexicana y siempre apoyó al joven Rodolfo en su sueño de ser una estrella de la canción romántica.

“Mi padre fue un hombre maravilloso, siempre lo respeté. Me decía que tenía que esforzarme, tenía que ganarme las cosas. Hay que aprender a pescar el pescado, es como yo me crié en el medio de la música”.

Don Rodolfo le presentó a personas del medio televisivo y de la farándula pero no sirvió de nada. Siempre soñó con grabar un disco y ser famoso, tener un nombre como baladista pero nunca llegó “un padrino” que se arriesgara e impulsara su carrera musical.

Antes de llegar a Garibaldi, estuvo en la TV tocando en el programa de Jacobo y en “La Hora del Aficionado”, trabajó muchos años en La Hostería de Plutarco Elías Calles, en la Hostería El Faisán, en el Café “El Pirulí”, a un costado del Teatro de los Insurgentes; estuvo de gira un tiempo con los Hermanos Carreón y tocó algunos meses en la Zona Rosa.

Sus canciones románticas se escucharon también en hoteles como el Camino Real, en el Bar La Cantina, en centros nocturnos como el Polly´s Belget, Las Fabulosas y otros lugares bohemios.

*****

Como trovador, Rodolfo no tiene prestaciones ni servicios médicos. Sólo su voz y su guitarra le dan de comer a su esposa Blanca Estela y a Mateo, su hijo de 18 años. Según las horas de trabajo es el salario y Rodolfo cobra tres canciones por 50 pesos. Su rutina trata de hacerla agradable, a pesar de que todos los días, excepto el domingo, llega a Garibaldi a las cinco de la tarde tras un viaje en transporte público desde la Colonia del Mar, Tláhuac.

Todos los días, de lunes a sábado, llega exhausto de trabajar a las siete de la mañana, duerme seis horas, come y se arregla para cantarle a la gente. A veces puede sacar 100 pesos en un día para olvidar, 500 en un viernes bueno o hay días en que su guitarra simplemente no suena.

Dice que la crisis que vive Garibaldi es el reflejo de la sociedad. Las crisis económicas recurrentes en el país le han pegado al sector restaurantero y a la vida nocturna de la ciudad de México. Ahora la gente necesita traer en su bolsa un “buen billete” para divertirse y prefiere comprar una botella por fuera y sentarse a escuchar el mariachi mientras comparten sorbo a sorbo el buen tequila.

“En los 70s y principios de los 80s había mucho ambiente, mucha bohemia. La noche invitaba a la gente a que acudiera a los centros nocturnos, oír música, a bailar y cantar bolero. Hoy se ha perdido el romanticismo, se ha perdido la tradición de comprarle rosas y dedicarle una canción a la mujer amada. Ahora los jóvenes tienen una mentalidad de reggaeton”.

Es miércoles y no hay mucha gente. El viento sopla tierra y pasea de un lado a otro a Rodolfo sin conseguir nada. Se sienta frente al Tenampa y dice que la Plaza antes era más bonita, más tradicional. Con los trabajos de rehabilitación y el Museo del Tequila y el Mezcal, la clientela bajó y el ambiente se perdió.

Sin embargo, Rodolfo es optimista y dice que en esto de la cantada hay que seguir estudiando y actualizándose con las canciones de moda o de algún otro baladista del momento. Presume saber la letra de 300 canciones románticas y tener en su casa una colección considerable de discos de vinilo y cassettes de todo tipo de música, desde tríos, ranchera, hasta los Bee Gees  y The Credence.

Las canciones que más le pide la gente son “Almohada”, “Amar y querer”, “El triste”, de José José; “Si nos dejan”, de José Alfredo Jiménez; “Gema”, “Tres regalos”, de Los Dandys; “Sabor a mí”, de Álvaro Carrillo; “Como quien pierde una estrella”, de Alejandro Fernández. Recientemente le han pedido mucho “Te he prometido”, de Leo Dan.

Pero a Rodolfo le gustaría cantar algún día como el argentino Alberto Cortez, su gran ídolo. En especial la canción “Mi árbol y yo”: Aquel que brotó y el tiempo pasó/mitad de mi vida/con el se quedó/hoy bajo su sombra/qué tanto creció/ tenemos recuerdos/mi árbol y yo.

En los últimos años Rodolfo ha sufrido y sus canciones no logran consolarlo. Llegó la muerte de su padre, quien falleció a los 82 años de edad víctima de enfisema pulmonar. Pocos años más tarde, su hermana mayor murió de cáncer de mama. Rodolfo sintió en esos momentos que caían en su cuerpo relámpagos y rodaban los truenos por el cielo.

Dice que mientras pueda va a seguir en Garibaldi hasta que se le acabe la voz.

“A mí siempre me ha gustado y me voy a morir con la música romántica, así que prepárense para mi funeral”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La FDA recomienda suspender uso de vacuna Johnson & Johnson tras 6 casos de trombosis en EU

Las agencias federales de Estados Unidos reportaron los seis casos de trombosis en mujeres de entre 18 y 48 años.
Getty Images
13 de abril, 2021
Comparte

Las agencias federales de salud en Estados Unidos pidieron este martes suspender inmediatamente la vacunación con la fórmula de Johnson & Johnson contra el coronavirus, luego de que se registraran seis casos de trombosis entre las 6.8 millones de dosis aplicadas en el país.

Tanto la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés) como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU (CDC) detuvieron la distribución de la vacuna Johnson & Johnson en los centros de vacunación federales y pedirán a los estados que hagan lo mismo.

“Recomendamos una pausa en el uso de esta vacuna por precaución”, informaron los CDC a través de un tuit en su cuenta oficial.

La agencia detalló que se encuentran revisando los datos que involucran seis casos reportados en EU de un tipo de coágulo sanguíneo “raro y severo” en individuos que recibieron la vacuna.

Estos eventos son hasta ahora “extremadamente inusuales”, enfatizó el organismo.

Los CDC convocarán una reunión del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) este miércoles para estudiar a profundidad estos casos y evaluar su importancia.

Todos los casos de trombosis registrados hasta ahora se dieron en pacientes mujeres, de entre 18 y 48 años, según informaciones del New York Times.

Una de ellas murió en el estado de Nebraska y otra se encuentra hospitalizada en condición crítica.

Casi siete millones de personas han recibido la vacuna

Según datos de lod CDC, casi siete millones de personas han recibido la vacuna de Johnson & Johnson en Estados Unidos, y cerca de nueve millones de dosis han sido enviadas a diferentes estados.

Las agencias federales esperan que los funcionarios estatales de salud sigan su recomendación de suspender la distribución de la vacuna.

En Europa existen preocupaciones similares vinculadas a la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, lo que ha causado en algunos países cierta resistencia a recibir la inyección.

En consecuencia, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) concluyó la semana pasada que los trombos debían incluirse como un efecto secundario raro que puede aparecer en algunos receptores de esta vacuna contra la covid-19.

Cabe destacar que la probabilidad de morir por una afección como esta es tan baja como una entre un millón. Por el contrario, la covid-19 mata a una de cada ocho personas infectadas mayores de 75 años, y uno de cada 1.000 infectados sintomáticos con alrededor de 40 años.

Por lo mismo, las autoridades y científicos han insistido en que los beneficios de AstraZeneca y de otras vacunas superan los riesgos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.